ACBBlogs
26/11/2007
La vida debería ser vivida al contrario. Nada más empezar se debería morir, así lo peor está ya superado.

Entonces te despiertas un día en el hospital y notas que poco a poco vas mejorando.

Luego te vas a casa porque te encuentras bien y la primera cosa que haces es ir a Correos a retirar la pensión y lo pasas bomba.

Con el pasar del tiempo, tus fuerzas aumentan, tu físico mejora y las arrugas desaparecen… Che vanzada!

Empiezas a trabajar y el primer día te regalan un reloj de oro.
Trabajas cuarenta años hasta que eres tan joven como para disfrutar adecuadamente del retiro de la vida laboral.

Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, juegas, tienes sexo y te preparas para empezar a estudiar.

Luego empiezas el cole, juegas con los amigos, sin obligaciones ni responsabilidad hasta que eres un bebé.

Cuando por fin eres suficientemente pequeño, te metes en un sitio que deberías conocer muy bien.

Los últimos nueve meses, los pasas flotando tranquilo y sereno (SEMPRE!) en un sitio calentito con servicio de habitaciones y mucho cariño, sin que nadie te toque los cojones, con perdón.

Y al final de todo, dejas este mundo con un orgasmo… Che vanzada!