ACBBlogs
Hola a todos. Sí, ha pasado más tiempo del que debiera, pero es que tras la Final Four he tratado de desconectar un poco. Hay muchas cosas que contar, trataré de sintetizar un poco. Creo que la Final Four de Berlín ha sido la mejor de la historia, al menos la mejor que yo recuerde. Un pabellón cinco estrellas - el mejor de Europa sin haber visto el 02 de Londres en modo basket -, buenos partidos, buenos equipos y me gustaría pensar que buena organización. Hemos recibido más felicitaciones de las que normalmente recibimos, así que algo habrá de eso. Al final lanzamos 100 notas de prensa, más o menos, algunas mucho antes del evento.
 
Poco puedo contar de los partidos que no sepáis. El CSKA utilizó a un enorme Siskauskas para ganar al Barça en semifinales, el Panathinaikos sobrevivió la Gran Batalla Griega con un comportamiento correcto de las aficiones... y luego el CSKA en la final estuvo a punto de culminar con éxito lo que habría sido la aplicación cum laude de la Táctica del Conejo de Manel Comas. Habría sido como Roger Rabbitt, Bugs Bunny, el conejo de Pascua, el de Duracell y el Conejo de la Lole, todo en uno. Habría sido una de las bastantes consecuencias que habría tenido el hecho de que el triple de Siska se saliese de dentro en una de las remontadas más increíbles de la historia.
 
¿Qué consecuencias habría tenido que el triple hubiese entrado? Pues casi que es mejor no saberlo, francamente.
 
Tampoco me pasó nada estelar durante la Final Four. Casi que lo más gracioso o anecdótico me pasó en la ceremonia de entrega de premios. Allí estaba yo, en el medio de la pista, persiguiendo a jugadores de Panathinaikos para tomar declaraciones y que se imprimiesen para nuestros amigos de la prensa lo más rápido posible. Andaba a la carrera persiguiendo a Perperoglou cuando pisé una zona mojada con champán. Resbalé algo así como un metro por la pista, adelantando al propio Perperoglou (!) con un pie en el suelo y otro en el aire. Cuando ya estaba a punto de darme la gran hostia de mi vida delante de miles de personas y más o menos en el centro de la pista, cuando ya era carne de zapping autonómico y local... me frené milagrosamente. Stratos solo acertó a decirme "no puedo creerme que no te hayas caído".
 
Yo aún no me lo puedo explicar. Por cierto, si no han estado, recomiendo Berlín como destino turístico. Lo tiene todo. me dio tiempo a ver algo por mi cuenta el lunes y merece mucho la pena. Tradición, historia, buena comida, buenos precios... Todo bueno.
 
A todo esto acabó la temporada de Cajasol con más sombras que luces por aquel asunto entre Nik Caner-Medley y Michel Diouf. La verdad es que salvo los dos interesados nadie sabe exactamente qué pasó y es difícil hacer valoraciones. Yo solo espero que la renovación de Nik dependa de 20 partidos bien jugdos dejándose sudor, esfuerzo, ganas y testiculina en la pista que de un incidente que pasa cuando el equipo justo se ha salvado esa mañana después de una presión terrible. Por lo demás, habrá que esperar un poco a ver cómo se suceden los acontecimientos. Sigo pensando que Clay Tucker no va a tener mejor sitio para desarrollar su baloncesto que en Sevilla. Espero que sepa entenderlo.
 
Con el Caja KO y la Euroleague acabada, la sorpresa agradable de la post-temporada son mis queridos Denver Nuggets. Llevo siendo fan de los Nugs desde mediados de los 80. Me molaban los uniformes, sus jugadores y el hecho de que siempre eran el equipo que más puntos anotaba y encajaba. Desde entonces he sufrido mucho. Temporadas de 11 victorias, 14, 17. Llegar a pensar que Allan Bristow era un crack. Ver cómo Nick the Quick pasaba a ser Nick the Quit. Paquetes siderales como Marcus Liberty, Marc Macon, Joe Barely Cares, Joe Wolf, Todd Lichti, Scott Hastings, Ervin 'no Magic' Johnson, Dean Garrett, Mengke Bateer o Rastko Cvetkovic. Llevar uno de los uniformes más insulsos de la liga. Aplaudir porque cambiar a medio equipo por el contrato expirable de Juwan Howard daba un poco de luz...
 
...pero los Nuggets empezaron a hacer bien las cosas con Kiki Vandeweghe al frente. Draftear a Melo, darle el tocomocho a los Knicks cambiando a Dice por Nene y Camby, obtener a Kenyon Martin prácticamente a cambio de nada... y ya sin Kiki, el traspaso Iverson - Billups y la vuelta de Chris Andersen. Al final todo encaja, desde J.R. Smith hasta Linas Kleiza pasando por todas las estrellas. Y esta noche la NuggetNation celebra su primer partido en final de conferencia desde 1985. Hemos ganado al Dirkteam. Ahora, permítanme la broma, vamos a por el Marcateam.
 
Viendo la nómina blogger en ACB para los playoffs, permítanme que me retire, disfrute leyendo y vuelva eventualmente cuando la ACB haya terminado.
 
Aunque para mí, la verdad, en el fondo se acabó una mañana en el Palau cuando el Caja se salvó...