ACBBlogs

Hola a todos. Será una semana de Euroleague esta que entra bastante apasionante. Por curiosidades del calendario, el DKV Joventut se enfrenta al Tau Cerámica una semana después de haberlo hecho en ACB. Tuve la suerte de estar en el Palau Olimpic junto a David González, de El Correo de Vitoria. Me gustaría hablar un momento de Igor Rakocevic y de su momento de forma. Creo que a día de hoy, Rakocevic es el mejor jugador de Europa. Está imparable, sin más. Sus opciones se multiplican en ataque porque tiene la confianza que únicamente los grandes tienen y sólo cuando están enrachados. Ahora es capaz de intentar tiros que antes no se planteaba, de elegir mejor lo que tiene que hacer, de encontrar compañeros desmarcados - 5 asistencias contra el Joventut - debido a la obsesión de las defensas para con él.

 

De todos modos espero un partido muy distinto, más orientado a la defensa, esta semana en la Euroleague. Será interesante comparar lo que pasó el jueves pasado con el partido de esta semana. Sigo pensando que el jugador clave del partido será Mirza Teletovic, porque sin Pops Mensah-Bonsu falta un jugador que equilibre el juego interior del Joventut. Defensivamente el equipo no es el mismo que el año pasado, y el marrón que le espera a Ricky Rubio es importante. Hace bien la Penya en tener paciencia con una lesión en la mano de tiro del chaval. Ricky siempre ha sido un tipo capaz de asumir todo tipo de presión, y claro, acostumbrados positivamente a lo de los últimos dos años, los aficionados lo esperan como el salvador, el jugador que haga que el Joventut funcione como lo hizo en 2006 y 2007. Veremos.

 

Este fin de semana estuve en Sevilla y fui al Cajasol - Pamesa, partido horrible donde los haya con dos equipos tratando de buscar su mejor momento. Me gustó la mejora en defensa del Caja, que tiene jugadores con carácter como Ty Ellis y Andrea Pecile, capaces de tirar para alante en momentos difíciles como estos. Estoy seguro que con la llegada del entrenador Martínez el equipo mejorará mucho. Solo espero que perdiendo por 11 al descanso, no vea a dos jugadores del equipo descojonándose en la rueda de calentamiento para la segunda parte.

 

Hay que valorar en su justa medida la llegada de Martínez. A mí siempre me ha parecido un gran entrenador. Recuerdo la Copa Korac que ganó el Joventut con él en el banquillo en 1990. La Scavolini era un equipo superior con Darren Daye y Darwin Cook de estrellas, pero el Joventut tiró de Villacampa, Montero - vaya segundo partido el suyo -, Lemone Lampley y Reggie Johnson para ganar el título a doble partido. El baloncesto que jugó esa Penya fue tremendo, con Martínez siendo un chaval. Sudé tinta para conseguir el primer partido, que lo tengo en italiano. Recuerdo que siempre he seguido con ilusión la carrera de Martínez desde aquel momento. Cómo el CB Salamanca ganó al Real Madrid en su único año en ACB. De hecho y anecdóticamente, el Madrid ha ganado en todas las canchas que ha jugado en ACB al menos una vez... menos en Salamanca. En el TDK también lo hizo bien, haciendo un gran trabajo que sentó las bases para que luego Luis Casimiro rematase la faena con aquel improbable título de liga.

 

Cuando Martínez bajó a LEB, en Tenerife, Ourense y Menorca, siempre decía a mis conocidos que triunfaría, que era un entrenador con un conocimiento y una riqueza táctica espectacular. Por eso me alegré mucho cuando volvió a ACB de la mano del Gran Canaria y lo llevó a territorio de playoffs. No había hablado nunca con él antes de la Final Eight de la ULEB Cup y tenía muchas ganas de decirle eso, que había seguido toda su carrera y que me alegraba mucho de que estaba allí. Pero ah, no tuve opción. Mejor dicho, no me dio opción. Tuvimos un desencuentro importante en una minientrevista para la web que tuvimos horas antes del partido de cuartos ante el Unics Kazan. Desde entonces pues ando con esa espina clavada. Primero, porque Martínez se propasó conmigo en los términos en esa ocasión y segundo, porque conocer a alguien que admiras te decepcione siempre es algo un tanto descorazonador.

 

El destino es a veces caprichoso y Martínez es ahora el entrenador de mi equipo. Quizás ahora tendré la oportunidad de poder decirle todo aquello. Y si no, pues no pasa nada. Lo único que deseo es que le vaya bien, que gane muchos, muchísimos partidos de baloncesto y que pueda estar en el club muchos años. La verdad es que me sabe mal por Manel Comas, que seguro que estaba capacitado para sacar al equipo de ahí abajo. Solo quiero decir una cosa al respecto: quien piense que Manel no ha dimitido para llevárselo calentito se equivoca. Manel es un loco del basket que a estas altura de la vida no necesita el dinero para nada. Si ha seguido es porque creía al 100% que podía levantar al equipo. Qué queréis que os diga, espero que encuentre acomodo en un banquillo ACB muy pronto.

 

La vida no es igual sin el BAF. Bigotudo, Absurdo y Fabuloso.

 

Ha empezado la Eurocup con mil cosas: 1,000 puntos de Todor Stoykov en su carrera, récord defensivo del Turow, un par de prórrogas y todos los favoritos demostrando su status. Habrá tiempo de hablar de ello este fin de semana. Buena semana de Euroleague a todos.