ACBBlogs
01/12/2007

Jugar en la liga ACB no sólo implica baloncesto, sino muchas más cosas. Una de ellas, si tienes la suerte de haber hecho una buena temporada el año anterior, es viajar por el Viejo Continente.

 

Este año no jugamos la Euroliga pero eso no tiene por que afectar a la hora de viajar, aunque a veces sí se nota en que los equipos importantes suelen ser de grandes ciudades. Sin embargo, hemos tenido suerte en el sorteo y tenemos viajes muy interesantes en la primera ronda de la ULEB Cup.

 

El primer viaje fue a Londres, mejor dicho a una pequeña ciudad llamada Guilford, a unos 50 Km. de la capital. Esta distancia no fue un impedimento para visitar el downtown de Londres; cogimos un par de taxis grandes y fuimos todo el equipo, ya que pocos habían estado allí al no ser un destino habitual para disputar partidos de baloncesto.

 

Estuvimos en "Picadilly Circus" y pasamos por delante del BIG BEN, sólo nos faltó comer un poco de Fish&Chips, pero estuvimos bien guiados porque Rudy llamó a Andy Betts y nos informó de por donde nos podíamos mover.

 

Ricky Rubio y Pau Ribas en una cabina de teléfono en Londres

 

Para jugar la 4ª jornada viajamos hasta Sarajevo, capital de Bosnia. Salimos del aeropuerto y la nieve y el frío nos recibieron... estábamos a - 4ºC. Suerte que tenemos una magnifico y bonito anorak del club... bueno, más magnifico que bonito, ¡lo tendríais que ver!

 

Sarajevo es una ciudad que parece que vaya 20 años atrasada, supongo que como todas por las que ha pasado una guerra. Aun había disparos en las paredes de las casas y edificios en ruinas, pero se veía que poco a poco iban para adelante.

 

Aparte de estos dos viajes, nos quedan por ver Berlín y Ankara, y espero que además de ganar ambos partidos podamos disfrutar de las dos ciudades.

Rugby
Rugby, un deporte muy físico pero deportivo
Para empezar he pensado hablar de un deporte que no es el baloncesto... Estos días, unos lo sabréis y otros no, se ha disputado el Mundial de rugby en Francia. Ha sido la primera vez que me he sentado para ver un partido de rugby, ya que un amigo me lo recomendó, y realmente he quedado alucinado.

Resulta que 15 tios por equipo, alguno de los cuales impacta más que cualquier 2,15 de la ACB, luchan para llevar el balón a la zona de ensayo del equipo rival, hasta aquí todo normal. Pero lo hacen de una forma tan espectacular que te pone la piel de gallina. Que si "melés", placajes impresionantes, pateadas de balón a metros y metros...
 
El caso es que en el rugby al ser un deporte distinto donde el corazón y coraje afectan más que en cualquier otro deporte, hace que los favoritos no lo sean por mucha diferencia, y entonces se genere una expectación enorme en las distintas naciones. Hasta yo que no tenía equipo que me representase saltaba del sofá al ver alguna jugada de los Wilkinson, Chabal o Habana. Imagínate cuando tienes un arsenal de jugadores que te representa... Creo que este año en Francia hasta 18 millones de personas vieron la semifinal Francia-Inglaterra por televisión y que en Argentina la gente salía a la calle a celebrar los triunfos de su selección como si del propio fútbol se tratara. Desde mi punto de vista, creo que el rugby crea esta euforia por la forma como se practica: es deporte 100% intensidad y dureza y a la vez táctica, velocidad y sobre todo juego límpio. Este "fairplay" es lo que más me ha impresionado en un deporte de contacto permanente y dureza extrema... y es a partir de este hecho que gente como yo se engancha a una competición como el Mundial de rugby.

Espero que con el baloncesto hagamos que personas amantes de otros deportes salten del sofà cuando vean alley-oops de Rudy, "bombas" de Navarro o tapones de Pau Gasol.