ACBBlogs
13/05/2010

¡¡¡He vuelto!!!Seguramente ya dabais por muerto este blog y no os quito la razón, pero una vez finiquitada la temporada y con los exámenes a la vuelta de la esquina he decidido actualizarlo antes de desconectar del todo para afrontar mis vacaciones.

Podría contar miles de cosas, pero lo prometido es deuda y aunque han pasado ya unos meses relataré todo lo sucedido en esa magnífica cena que anuncié a través del blog y de la que algunos pudisteis disfrutar.

Para empezar, quisiera agradecer a mi familia el esfuerzo que hizo para aparecer por sorpresa en Salamanca, puesto que vinieron desde Barcelona única y exclusivamente para estar conmigo durante la cena. Temían tanto que pudiera sospechar algo que no acudieron ni al partido por si los veía o alguien me lo comentaba y se estropeaba la sorpresa.

 



Familia aparte, otra de las visitas más especiales de la noche fue la de Daniel y Rubén acompañados por su familia. Son dos chicos invidentes a los que tengo mucho cariño ya que son dos fieles seguidores de nuestro equipo que me aportan siempre una positividad enorme.

 

 

 

 


Uno de los momentos más divertidos fue el del sorteo de la camiseta. Y es que después del baile al estilo King África que se marcó Manu (el “niño de los abrazos” como lo conocemos en nuestra plantilla) se ganó con todo merecimiento que la suerte cayera de su lado. Fue uno de los animadores de la cena sin ninguna duda.

Se creó un ambiente fabuloso entre todos los asistentes, disfrutamos de una comida exquisita y vivimos algunos momentos inolvidables. En especial ese video homenaje que me brindaron, para mi sorpresa, en el que aparecían algunas fotos mías que no creo que nadie más que los que allí estuvieron puedan verlas alguna otra vez jejeje (quedan guardadas bajo llave). Ya sabéis, las típicas fotos de cuando no tienes todavía dientes, de cuando el balón era más grande que toda yo... y como podéis ver, se desataron unas cuantas carcajadas.

 


Agradecer también al restaurante Aguaclara y a la Cafetería Salinas por la organización del evento, por preparar tantas sorpresas y hacer que la gente lo pasara en grande. Ya sabéis de sobra que sois mi familia charra y que cuento con vosotros para futuros eventos jeje.

Es la primera vez que participo en algo así y la verdad que espero que todos volvierais a casa por lo menos tan entusiasmados como yo. No esperaba que mi propuesta fuera a tener tanta acogida pero creo que más de cien peticiones no pudieron ser aceptadas por el límite de espacio. Siento que no todos pudierais estar así que para la próxima temporada quizás tengamos que hacer otra cena, una pachanga multitudinaria… ¡se aceptan propuestas divertidas!

Tan solo me queda desear a todos un buen verano y nos vemos la próxima temporada, que promete.