ACBBlogs

Antes que nada, creo que para inaugurar este blog lo mejor será presentarme. Aunque quizás a algunos les suene mi nombre, la gran mayoría seguramente no me conozca. Soy Silvia Domínguez, base del Perfumerías Avenida de Salamanca y jugadora de la selección sub-20 (¡las del oro! jeje) durante este verano.

 

Bueno, pues una vez hechas las presentaciones, hablemos de baloncesto. Porque si algo se respira en Salamanca es eso: baloncesto. Y más concretamente, baloncesto femenino. Una ciudad volcada con el equipo, una afición que es la mejor sexta jugadora del campeonato. Quizás os parecerá poco si os hablo de las 3.000 personas que acuden a todos los partidos que se disputan en el pabellón de Wurzburg; o del apoyo de la televisión y la radio, además de tres periódicos locales que nos siguen incluso por Europa. Y es que, aunque el baloncesto femenino va creciendo poco a poco, el ambiente que se vive aquí, afortunadamente para nosotras y desgraciadamente para el resto, es difícil de encontrar.

 

Este es el segundo año que el equipo disputa la Euroliga y lo afrontamos con mucha ilusión, con el objetivo de seguir mejorando y creciendo como equipo. En esta competición  nos encontramos con las mejores jugadoras del mundo, ya que la WNBA se disputa durante los meses de verano y eso permite a muchos equipos hacerse con las mejores jugadoras (especialmente en Rusia), por lo que siempre siento una motivación especial al tenerlas enfrente. 

 

A parte del baloncestístico, Salamanca también respira, y mucho, ambiente universitario. El hecho de que la mayoría de mis compañeras de equipo y yo vivamos en un edificio situado al lado de una residencia de estudiantes hace que tengamos muy presente este ambiente, y no sólo durante el día. Pero eso ya os lo contaré en otro momento... ¡Menos mal que ya se acabaron las novatadas!

 

Un saludo a todos los que leáis este Blog  y una sugerencia: dad una oportunidad al baloncesto femenino. Os sorprenderá gratamente. Y si no, preguntadle a los 3.000 que vienen a vernos en Salamanca (y porque no caben más...).