ACBBlogs

Para empezar quería agradecer todos los comentarios que he recibido acerca de la expectación creada por mi video del mate jejeje (¡qué vergüenza!). Algunos me preguntáis que para cuando llegará en la grande….Creo que o me pongo unos muelles en las zapatillas o bajan un poco, por no decir bastante, las canastas. Hasta entonces os tendréis que conformar con lo que hay…

Realmente estoy empezando a escribir sin tener en mente un tema en concreto para esta actualización, y parte de la culpa la tiene el frio de Salamanca, que me congela las ideas (¿suena a excusa? jeje). La única diferencia entre esta semana en Salamanca y los días que estuve en Rusia es que en Salamanca no ha nevado y no he tenido que soportar los bolazos que mis compañeras de equipo proporcionaban tan amablemente en cuanto te despistabas jeje.

 

 

 

Después de estar incontables horas esperando en un hotel para coger nuestro vuelo Moscú-Madrid, salimos a despejarnos un poco y a esperar dentro del bus que nos llevaría al aeropuerto. Mientras cuerpo técnico y periodistas llegaban, algunas valientes decidieron aprovechar el buen estado de la nieve para hacer un muñeco (se está convirtiendo en tradición), pero el pobre no llegó a sobrevivir más de tres segundos montado porque se desató una guerra de bolazos y, sin culpa alguna, él se convirtió en la fuente principal para la adquisición de nieve.

 

 

 

Así que ante tal improvisada guerra el autocar se convirtió en un bunker. Desde las escaleras de mi refugio intenté sacar algunas fotos y grabar un vídeo hasta que fui tocada y hundida por un cañonazo de una de mis compañeras, aunque después de eso no sé si se merece que la llame “compañera” jeje. La nieve llegó en algunas ocasiones hasta dentro del bus como podéis leer y ni siquiera ése era un lugar seguro…

 

 

 

Luego dicen que si soy la más jovencita y esas cosas, pero pones un montón de nieve y la que lian algunas treintañeras jeje. Algunas se lo tomaban enserio, porque ahí no se salvó ni el pobre prepa, al que le endosaron tal bolazo que tuvo que volver al hotel a quitarse hasta la sudadera porque se le había metido nieve por todo el cuerpo.

Porque ese es otro tema….que vas equipada al completo, la única parte visible de tu cuerpo son los ojos, pero al final siempre se te acaba metiendo algo de nieve por debajo… Ahora tan solo deseo por mi bien, que el frío de Salamanca no dé paso a nevadas considerables y convierta al parking de Wurzburg en otro campo de batalla de proporciones similares a las contadas jeje.

¡¡Un saludo a todos y hasta la próxima!!!