ACBBlogs

Esto va a ser más difícil de lo que me pensaba. No es sólo que eMe se haya llevado la primera batalla por un ridículo 99.8 a 81.2, que también, sino que acabamos de empezar y ya empiezan los conflictos internos. Con Franch y Granger al borde de llegar a su valor real, tengo claro que necesito un cambio en el base. Pero mientras la cabeza me dice Freire, el corazón me dice… Cabezas.

 

Mi equipo favorito, en ACB; un campeón del Mundo llevando la batuta del equipo y aún en la retina la increíble victoria en el Palau (lo siento por los culés, pero los pequeños también tenemos derecho a alegrías J ). Normal que uno se deje llevar por los colores y la euforia y vea tan claro el cambio, más aún cuando el Cajasol es el equipo al que más le valoran los bases locales (Uriz, McIntyre, Salgado, ¡Freire!)

 

Precisamente Freire, mi verdugo la jornada pasada, debería ser el candidato más lógico. Rentable y regular, lo más importante ahora mismo. Pero lo lleva el cuñao… y vuelven las dudas. No sé si al final podrá más la cabeza, o Cabezas. Aunque la experiencia me dice que, normalmente, no es buena estrategia apostar por los de tu equipo.

 

Bueno… esto… ejem… a menos que seas merengue, cordobés y vayas de que juegas al SuperManager con el corazón. Que entonces está claro que metes a Espartaco y a olvidarse todo el año de una posición de pívot. Vaya metedura de pata, ¿eh cuñao?. Una oportunidad de oro para asestarme un golpe mortal y tú te olvidas del mejor Felipe en dos años (su último 40.8 se lo hizo al CAI).

 

En fin, yo a lo mío, que ahora es conseguir broker para llegar cuanto antes a los 12-13 kilos y empezar a jugar con otras cosas. eMe se cree que me lleva ventaja, pero yo le saco 48.000€ y hay que aumentar la diferencia. Así que esta semana voy a salir con: Salgado, Granger, Freire (por Franch), Suárez, Rabaseda, Erdogan, Panko (por Owens, riesgo máximo pero Panko juega 30 minutos y está barato), McDonald, Lishchuk, Báez y Rubio (por Rey que es duda).

 

A ver con qué nos sorprende eMe esta semana, 67º de la privada (por cierto, gracias a los casi 150 que nos acompañáis en el pique y felicidades a alexlastra, primer líder)

 

[eMe]

"Pensando como el culo, así se gana". Nathaniel.6h de Neda lo vio claro, optó por la misma técnica que yo y... así nos fue. Rozando los cien puntitos en una jornada en la que a la madre de Lishchuk le pitaron los oídos allá en Ucrania... Sin embargo el placer que supuso ver a un Rafa Freire mandón que se iba hasta los 24 puntos más bonus compensa el que otras malas corazonadas, como la de Josep Franch nos condenase a la mediocridad, hablando siempre de puntos, claro.

 

Repetirá el hispano-brasileño el recital? No nos importa, se ha ganado el puesto. Lo mantendremos y lo buscaremos con el mando de la tele. Somos Freireadictos desde ya!

 

Tema Reyes. Y sí, un cordobés como yo, que no confió en su paisano... (Ni en JugonesACB.com oiga!) Cierto, cierto... Messina tuvo la culpa... Toda la semana mareando la perdiz conque a Velickovic le va a dar otra oportunidad de 4... minutos para que Nole se reivindique que habría que quitárselos a alguien y... Mala corazonada. Espero que éstas que siguen sean mejores:

 

Tomas Satoransky: Joven valor en alza. El ganador del concurso de mates cada vez está más acoplado a la ACB, Plaza le va dando poco a poco más minutos en pista y el checo responde ayudando en anotación, rebotes, asistencias, robos... Se enfrenta a un CAI donde se encontrará crecido a Van Rossom y a Cabezas queriendo agradar a su nueva afición. Si se los come, tenemos crack. (entra por Josep Franch)

 

Xavi Rabaseda: Canterano del Barça. La semana pasada dudé de su capacidad para sobresalir en Gran Canaria y... zás! en toda la boca. Como rectificar es de sabios, y a pesar del durísimo partido que le espera, sacamos al lesionado Beirán, que tampoco lo hizo mal pese a contar con menos minutos de los habituales, y metemos al catalán.

 

Martin Rancik: Xavi Rey parece que va a jugar menos con Nelson Spencer reclamando minutos. Una opción que mi cuñado sabe que me gusta mucho es Henk Norel. El holandés verdinegro cuajó una gran actuación la semana pasada pero parece que Pepu tampoco se decide a darle muchos minutos. Martin Rancik está en un gran momento de forma, juega de local y parece que tendrá opción de intentar agradar a su nueva afición en su debut en su nueva casa.

 

Suerte a todos esta semana!

Para el que no me conozca, además de invitarle a leer mi presentación del año pasado (o el blog entero), resumo que soy Jotas, un simple aficionado al baloncesto y un friki más del SuperManager. Uno muy malo, que nunca hace nada (2.498º el año pasado), pero que le pone mucho empeño. El típico al que en una pachanga de SM elegirías en último lugar y porque hay que completar el equipo.

 

Para los demás... ya os pensabais que os ibais a librar de mí este año, ¿verdad? Lo cierto es que yo también lo pensaba. Cuando ACB.com me propuso continuar el blog una temporada más pensé en aquello de que segundas partes nunca fueron buenas y que era mejor retirarse en la cumbre que hacer de Schumacher y tirar toda mi reputación (ya sea buena o mala) por los suelos. Pero... aquí estoy, con la misma ilusión que el año pasado y con un compañero de viaje, mi cuñao eMe (ya veis que esto va de letras, aunque me gusten mucho más los números), sobre el que podré cargar toda la responsabilidad si el blog no triunfa.

 

eMe, de Miguel, es muy buena gente, como diría mi novia, su hermana. Pero en esto del SuperManager... en fín, digamos que aún le elegiríais a él después que a mí en la pachanga. Le vicié el año pasado y, pese a seguir mis consejos analíticos todo el año, creo que no olió el top 50.000 en toda la temporada. Y el tío se ha empeñado en que eso es porque los números no sirven de nada y lo que cuenta en el basket y en el SM son las sensaciones. Y que este año me gana sin entrar ni una vez en El Rincón. Que si el corazón dice que Cortaberría se va a salir porque le cae bien o que Felipe es intocable porque es cordobés como él, que por qué no los va a poner.

 

Pues nada cuñao, ahí tienes el reto. Cabeza contra corazón, datos contra sensaciones, raciocinio contra... llámalo como quieras. 30 jornadas por delante y un equipo nuevo para la Jornada 4. Una liga entera para machacarte delante de toda España (Jotas vs. eMe, contraseña blogacb; estáis todos invitados, siempre que sea con un equipo nuevo de esta jornada) y demostrar que el SM, por encima de todo, son números.

 

Más sabe el diablo por viejo que por diablo. Así que yo lo tengo claro. Tabla broker ordenada por rentabilidad y a coger a losque más subidas seguidas me aseguren. Que por mucho que os parezca que vais bien de broker, hasta que no tengáis 14 kilos no tendréis al equipo que os apetezca. Así que mi equipo, el que va a barrer al de eMe va a ser el siguiente: Salgado, Franch, Granger, Suárez, Owens, Erdogan, Rabaseda, McDonald, Lishchuk, Baéz y Rey. Cuñao, espero que el tuyo sea parecido al mío... o esto va a ser una lucha desigual.

 

En fín, os dejo con mi cuñado, que igual él también quiere presentarse... Tened cuidado, que parece buena gente pero...

 

[eMe]

 

Venga... calculadora... seis millones quinientos mil entre once puestos son... Espera...

 

Jod! eMe... siempre te has sentido orgulloso de hacer las cosas con corazón y nunca con cabeza, de ordenar el cuarto solo si es año jubilar, de no hacer planes ni calcular riesgos... ¿y ahora empiezas con estas? ¿Así vas a vencer al cuñado y sus estadísticas? ¿Con presupuestos planificados? ¡hombreya! Además, Jotas lo que espera es meterte un palizón, no lo dejes mal delante de toda España... bueno... toda España... los irreductibles que aún aparcan la resaca del domingo por la mañana para ver el basket... Quién le mandará a un cordobés como tú meterse a creer que sabe de SuperManager? Con lo que tú has disfrutado siempre tus resacas...

 

No importa, hay que demostrar que esto del basket a veces es más que estadísticas. Por el que sabía que el Baskonia le iba a hacer un 3-0 al Barça en la final... Por el que puso a Cortaberría en alguna jornada del SuperManager. Si es un juego de basket, puede pasar de todo, y no todo está en los números. Apunta:

 

Javi Salgado: Éste es que es muuuy listo! Decía el otro día Joe Arlauckas en la restransmisión del Olympiacos - Real Madrid que los grandes juegan mejor pero los pequeñitos son más listos. Sin duda, Javi Salgado el que más. Javi Salgado inventó el velcro. No importa con quien juegue, no va a salir del equipo ni lesionado, no sea que como Ginobili, le quite la pizarra al entrenador...

 

Josep Franch: Canastón la semana pasada. Con chavalines así quien va a echar de menos a Ricky?

 

Rafa Freire: Qué me gustan a mí los enanos jugando con los grandes! Con McIntyre tocado y Panchi Barrera lesionado, Don Alejandro va a darle el balón a este chaval. Mitad brasileño, mitad español, 17 años y de la cantera de Unicaja. Además, juega en casa y el otro día no le tembló el pulso frente a todo un Fuenla que está en plan gallito. ¿Se puede tener más cara?

 

Carlos Suárez: Más grande que Cincinnatti. Si el día que pierde (Olympiacos) coge cinco rebotes, da tres asistencias y mete doce puntos... Toma estadísticas, cuñado!

 

Serkan Erdogan: Este tío mete los triples lo mismo que yo los tenedores en su cajón. Contra el Menorca y en casa, quizás incluso con menos esfuerzo...

 

Javier Beirán: No tuvo su día contra el Caja Laboral, pero el chaval coge rebotes, tiene buena mano, juega en casa y es barato. Otra opción sería Rabaseda, pero los viajes a Gran Canaria salen caros y esta semana le toca salirse a otro del Fuenla.

 

Jimmy Baron Jr.: Le vienen dos partidos en casa seguidos y con Javi Salgado cerca buscándolo, Jimmy Baron es fichaje de sí o sí.

 

Xavi Rey: Revelación. Gran Canaria suele ser un fortín y me parece que el imbatido Fuenla puede perder el primer partido de la temporada esta jornada. Xavi Rey me parece mejor opción, que por ejemplo, Ayón, jugador de moda.

 

McDonald: Por supuesto, otro que va a ser fijo durante muchas jornadas este año.

 

Guille Rubio: Nacional, joven, buena mano... Cada vez que sale lo hace bien y Aíto le da minutos para que se luzca, cada vez con más confianza. Una gran opción con un valor muy por encima de su precio aún!

 

Lishchuk: Para terminar, el enorme pívot del Valencia, 24 de valoración frente al Barça... por qué asustarse del Madrid?

 

¡Equipón! Cierto que no hay muchos de los tres que van en cabeza, pero como ya he dicho, Fuenla lo va a tener complicado en Gran Canaria, creo, y las rotaciones de Madrid y Barça hacen que sea difícil sobresalir... Además, siempre me gustó más escarbar en busca de un Freire o un Xavi Rey, si valoran bien, da como más satisfacción :)

Después de una semana frenética en el trabajo, por fin tengo 5 minutos para relajarme y hacer lo que llevo días intentando hacer. Lo hago a unos 250 kilómetros por hora, sentado en una de las butacas de un AVE en el que no cabe ni un alfiler, camino de Zaragoza, ciudad ACB nuevamente, donde mañana tengo la comunión de mi prima Laura. En Atocha acabo de cruzarme con cinco de los seis jugadores interiores del Real Madrid (Felipe no sé dónde estaba) que imagino se metían en su tren hacia Sevilla donde mañana tendrán que hacer los deberes para no decir adiós a la temporada. Lavrinovic, Velickovic, Tomic, Van den Spiegel y Garbajosa parecían algo despistados, casi tanto como me han tenido a mí la mayoría de ellos durante la temporada SuperManager que acabamos de dejar atrás.

 

Un contexto bastante mágico (¿verdad?) para enfrentarme a la última hoja en blanco de la temporada, seguramente la más fácil de las 29 a las que me he tenido que enfrentar desde el pasado 9 de octubre. Después de hablaros de  pretemporada, de rentabilidades, de chollos, de cagadas, de apuestas seguras y arriesgadas, de jornadas virtuales de infarto, de novias que sufren celos de la pantallita azul y de daros los datos más obvios y los más inverosímiles que uno pueda imaginar, creo que no me queda nada más por hacer este año. Simplemente dar las gracias... y la enhorabuena.

 

Gracias, sobre todo, a la gente de ACB.com por darme la oportunidad de hacer algo apasionante en la web más importante de España relacionada con mi deporte favorito, por dejar en mis manos la bendita responsabilidad de entretener e interesar a una comunidad tan numerosa y exigente como la de los amantes de este maravilloso juego y por echarme un cable siempre que lo he necesitado. Roc, Pablo y compañía: espero haber cumplido, al menos un poco,  vuestras expectativas. Y, por supuesto, os animo a que sigáis haciendo de ACB.com una web de referencia para que este magnífico deporte vaya teniendo día a día mayor repercusión.

 

Gracias a Marta, mi novia, la que más ha tenido que sufrir esos días de cabreo en los que la inspiración no llegaba o aquéllos en los que el tiempo se me echaba encima y la inspiración tenía que llegar forzada ya entrada la madrugada. Su equipo, del que nunca salió Teletubbie (pobre de mí si se lo quitaba), ha quedado el 11.000.

 

Gracias a Guillermo, mi hermano pequeño, por ser un incondicional y el mejor “embajador” del blog y del Rincón. Lástima que un año más le haya vapuleado en la privada J Y a Juan, el mayor, por no haberse perdido ninguna de las entradas pese a no haber jugado nunca al SuperManager. Y a Miguel, el cuñao, que me llamaba la atención cuando me retrasaba más de la cuenta… y encima me hacía caso en los consejillos que me he atrevido a dar durante el año. Así le ha ido en la privada con sus vecinos de Gavisa… Gracias también a ellos por ser tan fans.

 

Gracias a mi primo Yago y a sus colegas psicomanagers del GEPE, a mi gran amigo José (el año que viene ganamos con Petete Teleko, te lo prometo) y a Ming Estanis, por ser fuente de inspiración. Y a TASTET, el forero manresano más “interactivo”, que no me ha dejado solo ninguna semana con sus comentarios. Gracias a los incondicionales del Rincón, tanto a los de la página, como a los del post del foro ACB, como a los casi 700 fans de Facebook. Gracias a los que, sin yo saberlo, me habéis seguido semana tras semana y habéis convertido la lectura de mis líneas en una rutina. Y gracias a todos los que habéis disfrutado, aprendido, reído o lo que sea que hayáis hecho con el blog. Algunas semanas habré resultado gracioso, otras un poco pesado y otras no habréis entendido nada de lo que he dicho. En todo caso, dad por seguro que he disfrutado como un niño con el post y he puesto todo mi empeño para que vosotros también lo hicierais.

 

Y enhorabuena, no sólo a Koke y al resto de merecidos triunfadores del resto de específicas, sino a todos. Enhorabuena por haber llegado hasta el final de una edición (ahora que no nos oyen los organizadores) bastante desesperante. Con decir que, con la puntuación de otros años, hubiera ganado la general esta temporada, queda todo dicho. Podría decir que a nivel personal ha sido un fracaso de temporada: 2.498º de la general (el objetivo era el top 500), 91º en anotación (el objetivo era repetir un top 25 en específicas) y sin ninguna jornada ganada (69º en la mejor). Pero lejos de desanimarme, empiezo ya a cargar las pilas para empezar a tope en el octubre que viene. Aunque, antes, disfrutemos del descanso que nos hemos merecido y gocemos de este apasionante play-off y de nuestros chicos, que esperamos vuelvan a ser de oro en Turquía.

 

¡¡Muchas gracias a todos y hasta pronto!! ¡¡Os espero en el próximo SuperManager!!

 

Jotas

Esto se acaba queridos amigos supermanageradictos. En algo menos de 48 horas nos olvidaremos de cambios, partes médicos traicioneros, previsiones, comidas generales, grandes cagadas personales, jornadas virtuales de infarto, al azul chicle que nos acompaña desde octubre... En definitiva, a todo lo que rodea al SuperManager.

 

Pero antes de ponernos nostálgicos -eso será la semana que viene. Espero que me leáis, que os conozco y sé que en cuanto esto se acaba salís corriendo todos como chavalillos para los que acaban de empezar las vacaciones de verano- tenemos que hacer lo deberes y ponerle la guinda a la temporada en un fin de semana que promete ser de infarto.

 

En mi caso la cosa está difícil pues, pese a haber recuperado las buenas sensaciones la pasada jornada (224 puntos; 1.299 de la jornada), la caída libre que había tenido en las últimas 6 o 7 me habían alejado definitivamente de mi objetivo (top 500) y las privadas en las que participo están todas vistas para sentencia (lo siento hermanito, este año tampoco será :) ). Así que me tendré que conformar con disfrutar de la última jornada de la liga regular y sufrir con mi Mallorqueta y sus muy remotas opciones de disputar la Champion's.

 

Tan remotas como las de los perseguidores de Koke Martínez, que seguro que llevan toda la semana dándole vueltas a la cabeza (y al mercado SuperManager) en busca del elixir mágico que les lleve a lo más alto... y a ese destino soñado con el que se pueda llegar con 6.000 euros. Una remontada casi imposible, de al menos 63.4 puntos, accesible únicamente para superhéroes con mucha suerte. Me pregunto qué estará pasando por la cabeza de lebron, apmonjas, Sorikevicius y compañía. ¿Cómo debe ser el proceso de selección de los 11 espartanos que tienen que derrotar al gran imperio? Y, sobre todo, ¿en qué pensará Koke cuando dé por válidos sus 4 cambios de esta semana después de haber sido líder casi desde el principio y de haber oído infinidad de veces en los últimos días que a raya se le escapó la victoria con una ventaja mayor a la suya?

 

Lo que está claro es que a sus perseguidores no les vale con hacer un jornadón. Ni siquiera con que Koke pinche un poco. Necesitan una jornada de verdadera locura, como aquella trepidante jornada 34 de hace 2 años en la que el ganador se fue por encima de los 300 puntos (se ha dado en 3 ocasiones este año, las tres de manera consecutiva entre las jornadas 15 y 17). Una jornada en la que hacer 200 puntos pelados sea sinónimo de catástrofe. Aunque tal y como ha sido esta edición, quizá lo mejor que les pueda pasar es que sea una de esas jornadas, de las que no hemos tenido pocas este año, en las que crees que tienes un equipazo y te cuesta pasar de 120.

 

Sea como sea, gracias a la colaboración de los cuatro managers más cracks hasta la fecha, vamos a poder vivir esta frenética jornada con mucha emoción. Los cuatro nos dejarán sus equipos tras el cierre de cambios y podremos seguir la evolución de la clasificación del SuperManager ACB en tiempo real a medida que avancen los partidos.

 

A ver con qué nos sorprenden los cuatro superhéroes de este año. ¿Será con algún jugador inesperado que está explotando en este final de liga (Báez), con algún experto en jornadas finales (Stojic: 39, 26 y 26.4 en la jornada 34 de las 3 últimas temporadas), con algún MVP en el que otros no confíen (Navarro) o incluso dejando fuera a algún fijo (el increíble Rudy sólo hizo 8 en esa fatídica última jornada de raya)? Hagan lo que hagan, y sin conocer el desenlace, todos los que están ahí arriba ya merecen mi enhorabuena por el temporadón que han hecho en el SM más difícil de la historia. Desafortunadamente, sólo puede quedar uno...

 

¡Mucha suerte a todos y a disfrutar de la última dosis de SuperManager hasta la temporada que viene!

 

PD: Os dejo mi equipo ideal para la jornada. Con lo bien que estoy este año, seguro que os echáis unas risas al final de la jornada.

Huertas/Vujanic/Stanic

Ingles/Suárez/Panko/Stojic

Splitter/Gabriel/Doblas/Davis

07/05/2010

¡Qué grande es el SuperManager! Por si a alguien le quedaban dudas de que este final de SM iba a ser más emocionante que el de Lost, el juego nos ha llevado exactamente donde él quería: el líder pinchó en una jornada 32 extrañísima (Urtasun MVP, Fitch se cae a última hora, Van Lacke se va hasta -10, Doblas y Ndong en el 11 ideal...) y tiene "sólo" 79 puntos de ventaja (10 más de los que tenía raya a falta de una jornada hace 2 temporadas). Y para colmo, la jornada 33 se presenta con alguna baja sonada (Williams), sin los jugadores del Barça y del Bilbao y con 8 partidos por delante que forman parte de la historia de esta edición.

 

Y es que en la jornada 33 se disputa el partido de vuelta de la que hasta ahora es la mejor jornada de toda la temporada. En aquella jornada 16 se vieron más puntos que nunca (1503), más valoración SM que nunca (1740, ¡casi 100 por equipo!), más jugadores por encima de 20 de valoración SM que nunca (29) y el MVP más caro de la temporada (Diego García con 47 más bonus se lo quitó in extremis a Cook que había hecho 46, también con bonus). ¿Os imagináis lo que supondría una jornada como esa a falta de dos para acabar la temporada? Efectivamente, un auténtico festival de puntuaciones que no perdonaría a nadie. El que fallase (incluido Koke) se quedaría herido de muerte.

 

Efectivamente, el contexto es muy diferente al de aquella jornada. Había equipos jugándose entrar en la Copa (ahora los hay jugándose el play-off), pero todos los equipos necesitaban la victoria para hacer más grueso su colchón y acercarse más a su objetivo final de temporada. Hoy, con el Murcia y el Xacobeo descendidos y varios equipos más sin ninguna motivación para lo que queda de temporada, muchos os estaréis preguntando cuál es la mejor estrategia a seguir: ¿confiamos en los que se juegan algo y necesitan desplegar todo su potencial o en los que, libres de presión, pueden disfrutar del partido o dejarse llevar por un exceso de relajación?

 

Ni tengo la respuesta a esta pregunta, ni os voy a avasallar con datos intentando demostraros una cosa u otra. La lógica dice que los partidos con algo en juego deberían beneficiar a los grandes jugones y los partidos sin historia a jugadores menos habituales y con ganas de lucimiento personal. Pero si por algo se ha caracterizado esta edición del SuperManager es por no tener nada que ver con la lógica. Así que, lo único que puedo hacer es dejaros algunos nombres (en general no de los típicos) que me dan buenas vibraciones para esta jornada, para que os riáis un rato al final de la jornada viendo las barbaridades que he puesto:

 

  • Paul Davis y Clay Tucker: el partido del fracaso (Xacobeo descendido y DKV fuera de los play-off) parece un buen escenario para que los dos cracks busquen su lucimiento personal. En la ida Terry y Hettsheimeir ya destrozaron al DKV por dentro y Tucker fue el único que se salvó de los suyos. Pueden ser una pareja de extras muy válida para el que se quiera arriesgar sin Carroll.

  • Felipe Reyes: sólo se ha salido una vez en toda la temporada, pero los play-off llegan y no me creo que el cordobés no vaya a jugar un papel importante. En su primer enfrentamiento con Batista creo que ganará la partida y conseguirá su segunda mejor valoración del año.

  • Diego García: se salió contra el Murcia en la ida (gran parte de la culpa la tuvo la prórroga) y sus compañeros Van Lacke, Chase y Dumas andan tocados. No ha pasado de 20 en ningún otro partido, pero si hay un rival propicio para volverlo a hacer es el descendido (y peor defensa de aleros de la liga) Murcia.

  • Faverani y Asselin: dos de los hombres más "on fire" de la liga (teniendo en cuenta su media). Se han hecho con un hueco en la pintura del Murcia y están en su mejor momento de la temporada. Jugando mucho más que de costumbre y en un partido intrascendente, el riesgo es enorme, pero el premio puede ser superior.

  • Báez: con un final de liga parecido al de Faverani (6 partidos seguidos por encima de 10), también él se puede aprovechar de un partido en el que, previsiblemente, se dejará jugar mucho.

  • Marinovic: con Simeón y De Colo entre algodones y unas ganas brutales de demostrar su valía, tendrá que luchar contra la necesidad canaria de asegurarse los play-off. Con el francés de baja, Marinovic promedia casi 15 por partido.

  • Saúl Blanco: viene de colarse en el 11 ideal de la pasada jornada y, aunque está siendo muy intermitente, debe ser una de las armas principales del Unicaja para asaltar el 5º puesto. Granada, donde el año pasado hizo 17, no es mala plaza para él.


Aunque lo mejor, si no queréis pifiarla, es no hacer caso a un paquete como yo, que desde que me asomé al top 1.000 hace unas 7 jornadas, no he dejado de firmar jornadas penosas y de bajar posiciones (ahora estoy sobre el 3.500). El único reto que me queda ya para esta temporada es ganar la Liga Super 14 y, quién sabe, llevarme de rebote una de las dos jornadas que quedan.

 

¡¡¡Mucha suerte para todos!!!  ¡¡¡A por todas, que ya queda poco!!! 

Pase lo que pase en las tres últimas jornadas, el SuperManager 2009/10 habrá sido también el SuperManager de la crisis. Mientras los telediarios han hablado día tras día de hipotecas subprime, burbuja inmobiliaria, dificultad para llegar a final de mes y países al borde de la quiebra, los managers hablamos semana tras semana de valoraciones bajas, falta de jugadores fijos, dificultades para llegar a 200 y errores en las decisiones tomadas a la hora de hacer los cambios. Y, al igual que economistas, gobiernos y empresas, nosotros tenemos nuestros propios indicadores para medir esa crisis:

  1. Valoración media por jugador y partido: 8.41, lo que significa un 2.8% menos que en la temporada 2007/08 y un 3.2% menos que la temporada pasada.
  2. Valoraciones iguales o superiores a 20: 11.7%, es decir, -6.1% y -9.1% respecto a años anteriores.
  3. Jugadores de más de 1kilo de broker en la jornada 32: 25, un 10.7% menos que el año pasado.
  4. Jugadores con una media superior a 15: 19 (ningún base), lo que significa un 9.5% y un 17.4% menos que en las últimas dos temporadas.
  5. Jugadores con una media superior a 20: 4, casi la mitad de los que había el año pasado a estas alturas.


Sin embargo, mientras algún gurú de la economía apela a la sensatez para salir de la crisis, yo, que ni soy gurú ni sensato (para algunas cosas), creo que lo mejor para acabar con esta temporada de crisis supermanagerística es creer en las locuras y buscar la sorpresa con cambios que nunca te hubieras atrevido a hacer. Al menos si eres del 90% de los managers que, a falta de 3 jornadas para acabar, tienen que hacer algo para cumplir su objetivo.

 

Porque si eres Koke Martínez o el líder destacado de tu liga privada, lo mejor es que te pongas el disfraz de Mourinho y adoptes una estrategia algo más amarrategui, buscando jugadores que difícilmente te den una desagradable sorpresa. Ahí entrarían los fijos (Splitter y Suárez, según la opinión de la mayoría), los jugadores regulares (Davis, Hendrix, Huertas, Jiménez, Freeland, San Emeterio...) y los jugadores que difícilmente harán un negativo porque o nunca lo han hecho o hace mucho que no lo hacen (Llull, Carroll, Savanovic, Triguero, Ivanov, Gabriel...).

 

Como la mayoría de los que me leéis intuyo que no sois ni Koke ni líder de todas vuestras privadas, lo que tendréis que hacer es arriesgar y jugárosla con jugadores que nunca antes entraron en vuestros planes o, incluso, a los que habéis llegado a "odiar" porque os han fallado en las contadas ocasiones que habéis apostado por él (como Mickeal en mi caso, que viene de darme un bonito -4, contribuyendo a mi sexta caída consecutiva en la general). Tendréis que ir en busca de jugadores capaces de superar los 25 y que no estén demasiado arriba en las tablas de mercado. Pero, ¿cómo acertar en la selección de un jugador de este tipo?

 

Esta semana me he propuesto encontrar algún patrón para identificar los bombazos de la jornada. Jugadores baratos (esto es, poco habituales) y que acaban siendo además buenos y bonitos. En las 31 jornadas anteriores, hasta 309 veces un jugador ha acabado con 25 o más puntos de valoración SM, siendo el broker medio de ese jugador de casi 900.000. Así que nos tendremos que ir un poco más abajo y buscar entre los de, por ejemplo, 700.000 o menos.

 

Ahí encontramos a 97 jugadores (más de 3 por jornada), destacando los 4 partidos de Pau Ribas y los 3 de Roman Montañez y Axel Hervelle. Algunos datos de interés al respecto:

  1. Sólo un jugador (Trias) fue capaz de superar los 25 de valoración en las tres últimas jornadas de la temporada pasada sin haberlo conseguido antes. Parece claro que el que no haya hecho ya un partidazo, no es candidato para salirse, a menos que haya F4s por ahí.
  2. Entre los 97 jugadores que comentábamos antes, únicamente Ricky Rubio (J4) y Pietrus (J6) han conseguido pasar de 25 de valoración sin conseguir dos dígitos en anotación. Busquemos anotadores compulsivos.
  3. Es más fácil encontrar jugadores baratos saliéndose en equipos de la zona alta de la clasificación. En Alicante, Granada, Manresa o Lagun Aro, por ejemplo, se ha dado 4 o menos veces la situación de ver a un jugador de menos de 700.000 de broker superando los 25.
  4. En 85 de los 97 casos, el jugador ganó el partido, así que no busquemos la sorpresa en un equipo que vaya a perder... o las probabilidades de fallar serán altísimas.
  5. En 56 de las 97 ocasiones, era un jugador local. Poca diferencia como para descartar a un jugador visitante por el mero hecho de jugar lejos de casa.
  6. Aunque 10 de esos jugadores venían de hacer un negativo la jornada anterior, el 33% de los jugadores bonitos y baratos habían superado los 15 de valoración la jornada anterior y el 60% los 10. Busca sorpresas pero no milagros.


Y sobre todo, no olvides que el Barça y el Bilbao han jugado hoy (y dan cambio gratis la semana que viene), los culés tienen más en mente la F4 que el partido del fin de semana, el Murcia ya está descendido, pero casi todos los demás equipos aún se juegan algo. Piensa en cómo eso puede afectar a los minutos de los jugadores y al ritmo de los partidos (los partidos decididos y sin tensión facilitan las altas valoraciones, sobre todo de jugadores menos habituales).

 

Arriesgues o seas amarrategui, mucha suerte y espero que mis consejos no te lleven a obviar al Simeón de turno (pasó de 30 la jornada anterior pese a no haber superado los 12 en toda la temporada) o a asegurar con el Uriz de turno (se marcó un bonito -12 después de ser uno de los bases más fiables en las últimas jornadas). Aunque es lo que tiene la crisis, que hasta lo más sensato puede salir mal...

Cuando el domingo pasado llegué a casa por la tarde y vi las puntuaciones de mis jugadores, se me vino el mundo abajo. Por enésima jornada consecutiva, había perdido la oportunidad de pegar un buen salto en la general y bajaba algunas posiciones más. Pensé en escribiros sobre lo mal que estoy acabando el año, sobre cómo llevo más de 150 puntos perdidos con los cambios de las últimas 5 jornadas, sobre cómo deshice en el último minuto los cambios para dejar a Ricky y fichar a Mickeal y Freeland en lugar de dejar a Hendrix y fichar a Llull y Kirksay como había hecho, sobre cómo tengo casi imposible llegar al top 500 cuando hace unas semanas ya casi lo tenía y sobre como todo eso me recuerda a cuando estuve meses detrás de una chica en la universidad y me dejó a los pocos días de empezar a salir no sin antes llevarme al cine a ver "Cómo perder a un chico en 10 días".

 

Pero entonces pensé que muchos de vosotros estaréis más apasionados que nunca en este final de temporada, luchando a tope por un puesto en la general. O por el liderato en alguna de vuestras ligas privadas, ya sea con vuestros familiares, amigos, compañeros de equipo, de trabajo o de clase o vete tú a saber con quién.  Y que seguramente, vais a vivir las cuatro jornadas que quedan enganchados a la jornada virtual. Uno de los mejores inventos que existen para vivir a tope el baloncesto ACB y el SuperManager. Y uno de los peores para nuestra salud, todo sea dicho.

 

Y si no que se lo pregunten a los que la jornada pasada apostaron a tope por Dusko Savanovic y se vieron en el descanso con un 0 en su casillero y la certeza de haber cometido el mayor error de la temporada. O mejor, que se lo pregunten a los que, como yo, dudaron entre Freeland y él, decidieron poner al primero y vieron como el del Cajasol subía como la espuma hasta firmar el mejor cuarto y la mejor mitad de un jugador en toda la temporada. Savanovic se fue hasta los 26 en el tercer cuarto, superando los 23 de Hervelle en el tercer cuarto ante el Madrid, y hasta los 40 en la segunda parte, mejorando los 30 que Cook, Tucker y Fitch consiguieron ante Granada, Lagun Aro y Alicante respectivamete.

 

Los que soléis seguir habitualmente la jornada virtual ya sabéis lo que eso supone: una montaña rusa espectacular de rachas, estancamientos, maldiciones a entrenadores y jugadores, alegrías, cabreos... de sensaciones, al fin y al cabo. ¿Me acompañáis a hacer un tour por la más virtual de las jornadas?

 

Primer cuarto: en busca de los jugadores "La Casera"

 

Entramos en la JV unos minutos antes de que empiecen los partidos, abrimos cada partido en una ventana (si los conocimientos informáticos nos lo permiten) y ponemos nuestro equipo en la sección "Tu equipo" del Rincón. La ilusión por las nubes, convencidos que hemo hecho los mejores cambios entre los miles de managers. Casi todos nuestros jugadores son titulares. ¡Bien!

 

Los partidos empiezan a tope y algunos de nuestros jugadores empiezan genial; Hendrix es el que tiene el mejor minuto 1 de la liga (1 punto de media por partido) por delante de Fitch y Navarro (0.9), aunque el mejor arranque de la temporada lo tuvo Jim Moran en la jornada 9 ante el Bilbao (2 triples, 1 falta recibida y 7 puntos para 8 de valoración en un minuto... acabando el partido en 14). Pero los verdaderos jugadores gaseosa son Austin, Augustine, Ingles y Carroll, que han hecho más de la cuarta parte de su valoración en los primeros 5 minutos de los partidos. Más le cuesta arrancar a los Tucker, Vujanic o Vasileiadis, que no llegan al 10% de su valoración en los 5 primeros minutos, aunque por lo menos no se van hasta el -4 que McDonald llevaba ante Estudiantes con dos faltas en ataque en el primer minuto.

 

El primer cuarto llega a su fin y los nervios ya están a flor de piel. Uno que ha hecho dos faltas, otro que no ha salido todavía, otro que ha jugado 10 minutos y no ha tirado a canasta... ni ha hecho nada de nada... y luego tienes a Joe Ingles, que ya ha hecho la mitad de lo que va a hacer en todo el partido. Sólo Hendrix y Splitter han conseguido más puntos de valoración en los primeros cuartos, pero en el caso del australiano eso representa el 45% de su valoración total. Si se permitieran cambios en tiempo real, piensas, Ingles empezaría siempre en mis equipos, aunque no haya conseguido llegar nunca a los 20 con los que acabaron Nielsen y Carroll su mejor primer cuarto.

 

Segundo cuarto: malditas rotaciones

 

Tras darle repetidas veces al F5 para ver si las cheer leaders han acabado ya su trabajo, ves que varios de los tuyos se han ido al banco y el que no había salido todavía tiene el asterisco a la izquierda, lo que significa que no está lesionado y que no te vas a comer un cero. Pero sale frío, como casi todos, y por eso no te extraña que el minuto 11 sea el peor minuto de los partidos (se suman 2.82 puntos por partido de media, cuando en un minuto medio se suman casi 4).

 

Ingles y Carroll, siguen a lo suyo, conscientes de que en la segunda parte les llega el bajón y los Gabriel,  Williams, Guardia, Vujanic, Tucker o Suárez empiezan a sumar de verdad. Para todos ellos el segundo cuarto, el peor estadísticamente, es mejor que para la mayoría y consiguen más del 25% de su valoración en ese cuarto. Para Claver, Caner-Medley o Hervelle, el segundo cuarto no debería existir, ya que no promedian ni 1 punto por partido en ese cuarto.

 

Aunque la mejor primera parte de la liga la hicieron Cook y Fitch (30) y el mejor segundo cuarto lo hizo Tripkovic (22), Ingles sigue siendo el rey de las primeras partes (69% de su valoración), con permiso de Carroll y Splitter, los dos únicos que tienen una media superior a 10 al descanso. Jiménez, Kirksay, Vasileiadis, Ivanov y, como no, Savanovic siguen esperando su turno...

 

Tercer cuarto: el despertar de los jugones

 

La primera parte no ha sido todo lo buena que esperabas. Las faltas han lastrado a uno de tus pivots y otro se ha pasado todo el segundo cuarto en el banquillo. Si las cosas siguen así, no llegas a 200 ni de coña.

 

Las cosas no son mucho mejores al inicio del último periodo. Ingles y Carroll parecen haber desaparecido, lo mismo que Huertas o Williams, que vuelve a estar en el banquillo, y La Bomba sigue sin explotar. Pero de repente las cosas se revolucionan por dentro: Savanovic, Lorbek, Hervelle, Barnes, Triguero. Todos se ponen el mono de trabajo y firman su mejor cuarto (entre el 30 y el 46% de su contribución total). Por fuera, Kirksay, Van Lacke y Vasileiadis también se entonan (31%).

 

Maldices a varios entrenadores (por supuesto, Ivanovic entre ellos) porque tienen a tus bases en el banquillo. Si no fuera por eso, la cosa estaría pintando mucho mejor. Y es que cuando has fichado a un tío que hace 26 en un cuarto, todo sienta mejor.

 

Cuarto cuarto: éxtasis final

 

Pero sabes que los últimos 10 minutos son vitales y hay que rematar la faena. Confías en intangibles Jiménez, que siempre acaba bastante bien los partidos (33% de su valoración en el último cuarto). Y en  Huertas (38%), Williams (38%), Ivanov (35%) y Teletovic (32%). Lástima que alguno empiece con 4 faltas y se vaya a tirar casi todo el cuarto en el banco.

 

Algunos partidos parecen sentenciados, situación ideal para jugadores como Pablo Aguilar (13% de su valoración en los últimos 5 minutos de partidos ya sentenciados). O como Velickovic (12%), Vázquez (12%), Jasen (11%), De Colo (11%), Navarro (10%) o Ricky (9%). Peor pintarían las cosas para Cook (2%), San Emeterio (2%) o Tucker (3%). El maquillaje está a la orden del día en esos partidos y algunos jugadores saben perfectamente cómo aprovecharlo y convertir un horrible partido en una valoración más que decente (¿verdad Llull?)

 

Por suerte el partido del Barça por una vez no está sentenciado. Te dio por meter a Mickeal, el auténtico experto en finales ajustados (16% de su valoración viene de los últimos 5 minutos de partidos con diferencias mínimas) y saltas de alegría con su sprint final. A Ivanov (13%), Prigioni (12%), Panko (12%) o Batista y Thomas (10%) tampoco se le dan nada mal. No como a Perovic, De Colo o Hendrix (2%).

 

Savanovic sigue completando una segunda parte de ensueño. No en vano es de los mejores de la liga en ese apartado (61% de su valoración) y es el único capaz de llegar a 40 en una única mitad. Por suerte esta vez no te ha tocado el -9 de Archibald en la segunda parte, ni el -8 de Montañez en el último cuarto.

 

Huertas (11%), Mickeal (10%), Williams (10%), Battle (7%), Ivanov (7%), Vázquez (7%) y Navarro (7%), los reyes del último minuto, te ayudan a superar los 200 antes del bocinazo final. Pero encima, Hunter falla una vez más (-5 en la suma de todos los últimos minutos que ha jugado) y hay prórroga.

 

La ansiada prórroga

 

Lo que iba a ser una jornada buena, se convierte en perfecta gracias a la prórroga. Porque en las prórrogas suceden cosas insospechables. Como que sólo en el último minuto de una se sumen hasta 22 puntos de valoración entre los dos equipos (como en el Murcia-Valladolid) o que  un jugador firme el minuto de oro de la temporada con hasta 12 puntos en apenas 60 segundos y se convierta en inesperado MVP.

 

Sonríes porque todo ha acabado ya y la jornada te ha salido redonda. Remontarás fácilmente 200 posiciones hasta meterte por fin en el top 500, tu objetivo de la temporada. Tu corazón ha sufrido lo suyo, pero ha merecido la pena... Con 297,8 deberías poder ganar la jornada, ¿no? Despiertas del sueño...

 

 

Cuatro jornadas para acabar. Cuatro jornadas virtuales como ésta, repleta de altibajos y de emoción. Tardes de transistores (o de ventanitas de la JV, en este caso) para saber si conseguimos o no nuestro ambicioso objetivo de la temporada. Para unos pocos será pillar a Koke, para otros muchos, ganar su privada. Pero todos vibraremos juntos con el SuperManager en directo, con esos ceros que se convierten en cuarentas... o con esos quinces que se quedan en dieces... ¿Estáis preparados?

Una jornada menos y ya sólo quedan 5 para la conclusión de la edición más complicada de la historia del SuperManager. Mientras las señoras siguen pasando de 200 gracias a una jornada 29 de altas valoraciones, yo sigo con mi caída libre y esa extraña habilidad de perder puntos con todos y cada uno de los cambios que me da por confirmar. Y digo por confirmar porque la semana pasada se me pasaron por la cabeza algunos magníficos, pero al final Williams entró por Vujanic (-14 o -25 si tenemos en cuenta que al que pude quitar fue a Ricky) y Savané por Banic (-14). Resta y sigue: otros 28 puntos perdidos y descenso a la posición 2.418º.

 

El objetivo del top 500, que os aseguré que alcanzaría, queda ya un poquito lejos, pero no nos vamos a rendir (mola eso de utilizar el plural mayestático al estilo Induráin y otros deportistas). Como tampoco se deberían rendir los perseguidores de Koke por muy grande que parezca la diferencia de 130 puntos. Los que ya peinamos canas en esto del SuperManager sabemos que las últimas jornadas son una auténtica locura: los complejos se dejan de lado, se lanzan órdagos continuos en forma de jugadores poco habituales y, perdón por el símil deportivamente incorrecto, el dopping se legaliza.

 

Ya la semana pasada algunos equipos salieron dopados, aprovechándose de un error en la condición de comunitario de Paul Davis, y jugaron con tres extras. Y aunque estos equipos están obligados esta semana a volver a su consumo normal de extracomunitarios, hasta final de temporada vamos a tener la oportunidad de probar con otras sustancias gracias a las finales de las competiciones europeas. Sin duda, los cambios extra que nos dan los partidos aplazados (y adelantados, recordad que esta semana se juega el Granca-Alicante) suponen una de las claves de este final de temporada, provocando una mayor variabilidad en los equipos (o no) y facilitando más que nunca las sorpresas/remontadas. Aunque, no os obsesionéis con conseguir cambios extra, porque ya veis lo que me pasó a mí pensando en que Savané jugaba dos partidos seguidos en casa y luego me regalaba un cambio.

 

También factor clave de todos los sprints finales es la llegada de nuevos jugadores a la liga y, por tanto, al juego. Paul Davis la semana pasada y Gary Neal y Morris Almond ésta han sido los últimos en llegar. La experiencia dice que suelen ser más eficientes los que llegan para salvar a un equipo del descenso (Tucker, que lo consiguió, y Woods, que no, son los ejemplos del año pasado) que los que lo hacen para reforzar a un equipo de play-off (Winston el año pasado, o Singleton o el propio Neal hace dos no fueron especialmente productivos), pero habitualmente sólo los valientes que se lanzan sin tener referencias consiguen sacar tajada con estos jugadores... o se hunden definitivamente. Aquí ya entra en juego la necesidad que tenga cada uno de arriesgar. No creo que el Sr. Martínez se la juegue con ninguno de ellos.

 

La tercera clave para lo que resta de temporada, bajo mi punto de vista, son los bases. En la peor temporada que recuerdo en esta posición, cuando parecía que dos de ellos podrían hacerse con una plaza fija, el descenso de su equipo se consuma y regresan las dudas. Vujanic y Williams son de los pocos capaces de salirse del mapa, pero nadie sabe cómo van a responder los murcianos en las cinco jornadas previas a su regreso al infierno, y el miedo al negativo sobrevuela. Con este panorama, no parece tan descabellado pensar en hombres con menos nombre pero que han alcanzado una regularidad muy apetitosa en este final de liga. Huertas, Llull, Gianella, Salgado e incluso el sorprendente Uriz parecen buenas alternativas visto lo visto.

 

El base del Lagun Aro, con 16.12 puntos de media en los últimos partidos (el mejor de su equipo y el 19º de toda la liga), lidera el batallón de jugadores de clase medio-baja que están sorprendiendo en este final de temporada. Con Freeland fuera de ese grupo por su ya elevado precio, aquí incluiríamos a los Sonseca, Berni Rodríguez, Will McDonald o Albert Miralles, Asselin o Báez, todos ellos con buenas puntuaciones en las últimas jornadas. Aunque parece que todos ellos están siendo muy regulares, dar con uno que consiga una valoración astronómica (como los 33.6 de Uriz o los 25 de Sonseca hace dos jornadas) parece más un trabajo que hay que dejar en manos de la suerte. Habrá que ir a buscarla si queremos remontar.

 

Cambios extra, nuevos jugadores, trío de bases extraño o jugadores sorpresa. Todo vale para quemar los últimos cartuchos antes de renunciar al objetivo que nos marcamos al inicio de temporada o que nos ha ido ofreciendo el transcurso de la misma. Lo que está claro es que, si tienes que remontar, estas cinco jornadas son para divertirse y hacer locuras. Si sale bien, perfecto; si no, que nos quiten lo bailado. Total, para perder puntos con cambios típicos ya estoy yo.

"Señoras que pasan de 200 en el SuperManager". Probablemente éste sea uno de los pocos grupos que no existen sobre las nuevas dominadoras del mundo digital aunque, tras lo acontecido en la jornada 28, quizá vaya siendo hora de crearlo. Lo peor de las jornadas como la pasada, en la que casi todos los fijos se salen y casi todos los jugadores que parece que tienen partido idóneo para salirse lo hacen, es que como tengas la habilidad de dar con los pocos que no cumplen, te hundes en la general y te pasan hasta las señorasque por izquierda y derecha.

 

Eso mismo es lo que me pasó a mí la pasada jornada, abanderando el grupo de "Managers que pasan de 150 por los pelos el día que todos hacen 250" y, como consecuencia, el de "Managers que echan por la borda toda una temporada del SM en una única jornada". Y no es que se me fuera especialmente la cabeza con los cambios y armara un equipo lleno de riesgos, sino simplemente me dio por ser uno de esos "Managers que no sabían que era mejor olvidarse de hacer los cambios" y me cargué a Jaric, Vasileiadis y Reyes para meter a Cook, Van Lacke y Tomic, consiguiendo un extraordinario saldo de 2.4 puntos negativos. Por supuesto, "yo también sabía que Navarro iba a ser MVP" pero no lo puse porque soy masoca y me encanta ser de esos "Managers que dudan entre dos o tres jugadores y siempre aciertan con el que menos puntuación hace". Y mira que lo tenía fácil para elegir, porque Shammond Williams es el jugador que tenía más "me gusta" en su muro esta semana, pero yo preferí estrellarme contra uno y ser el único en no ficharle.

 

Aún así, el domingo me fui a la habitual comida familiar de Pascua con la impresión de estar haciendo un jornadón. Con los partidos en el descanso, tenía a varios de los jugadores con mayor valoración (Rafa, Cook, Carroll...) y, como puse en la página de fans del Rincón, pensaba que sólo Ricky me estaba estropeando la jornada. Iluso de mí, no sabía que era uno de esos "Managers que no saben que tienen cangrejos en lugar de jugadores en sus equipos" y a Cook le dio por bajar de los 10, a Vujanic por volver a la casilla de salida y a Ricky por quedarse bajo cero. Definitivamente, con 8.8 puntos entre mis tres bases, cuando otros que hicieron casi 4 veces más ellos solos, mejor que me dedique a sembrar y recoger coles o a descubrir "qué cheerleader del Barça eres", que a pretender ser alguien en el SuperManager.

 

Por supuesto, con el equipo con el que intento ganar una jornada, las cosas no fueron mejor. Con 156.6 puntos, me quedé casi con la mitad de los que servían para ganar. Y es que soy bueno hasta para identificar a los jugadores baratos que van a dar la sorpresa... y quitarlos. Entró Saúl por Amara Sy (mi apuesta de la anterior jornada) y perdí otros 4.8 puntos. Con apenas 6 jornadas por delante, ya no sé si seguir pidiendo que me ayudéis a confeccionar el equipo ganador o directamente crear el grupo "si 100 millones de personas se hacen fan, Jotas ganará una jornada del SM".

 

Para la jornada 29, mientras todo el mundo está pendiente del Clásico (y no el de basket, desgraciadamente), yo creo que lo mejor es olvidarse de Madrid y Barça. Cinco partidos en menos de un mes me parecen demasiados como para que veamos a un jugador interesante sin que lo hayan visto ya Messina o Pascual y tengan algo preparado para frenarlo. Aunque, para el que quiera arriesgarse, ahí van algunos datos de los 7 enfrentamientos que llevan esta temporada:

 

  • Hasta 17 jugadores diferentes han conseguido una valoración superior a 10 en, al menos, uno de los siete partidos. No están ahí ni Grimau, ni Sada, ni Vidal, ni Kaukenas, ni Morris...

  • Navarro, Lorbek y Mickeal, con 5 partidos por encima de 10 son los mejores de esta serie de 7 partidos. 

  • Navarro es el único que ha pasado de 20 en más de dos ocasiones y siempre que ha jugado más de 25 minutos ha superado los 10 de valoración.

  • Prigioni, con 4 valoraciones por encima de 10 es el mejor de los blancos, aunque Tomic con dos 20+ y Jaric con tres 10+ también destacan al haber disputado menos partidos.

  • Tomic es el único madridista que ha pasado de 20 en algún partido. En los dos que no lo hizo, jugó menos de 25 minutos y tuvo problemas de faltas.

Para el que piense que tanto clásico es malo, quizá debería plantearse fichar jugadores del Valencia y del Bilbao, que los cambios extra nunca vienen mal, aunque la lesión de De Colo no nos facilite las cosas. Y es que el tema de los bases, continúa siendo uno de los mayores quebraderos de cabeza jornada tras jornada hasta el punto de que alguno nos planteemos hasta unirnos a las "Señoras que se han hartado de los bases y fichan a Ricardo Uriz y a un velociraptor" porque están on fire.

¡¡Suerte a todos!!

Aunque ya pocos osaban dudar de ello, la jornada 27 nos ha acabado de confirmar que la presente edición del SuperManager está siendo la más extraña/complicada de la historia. Por si no fuera suficiente lo que había pasado hasta la fecha, los jugadores, especialmente los más habituales en nuestros equipos por ser los más caros, decidieron adelantar unos días la Semana Santa, época que se relaciona, entre otras cosas, con vacaciones y pasión, para tomarse un fin de semana libre y hacernos pasar nuestro particular calvario. Entre todos se pusieron de acuerdo para montar un festival que podríamos resumir con lo siguiente:

 

  • 6 jugadores del "club del millón" (1 kilo o más de broker) se quedaron sin sumar, con 4 de ellos en negativo y otros 7 sin pasar de 10 puntos

  • Dos de los jugadores más regulares de la ACB, Panko y Jiménez, hicieron su peor partido del año y se quedaron sin puntuar. Jiménez era el único jugador (con permiso del retirado Jackson) que, habiendo jugado más de 5 partidos, no había bajado aún de 5 de valoración. Panko, por su parte, no había hecho un negativo desde que volvió a la ACB la temporada pasada.

  • Rafa Martínez, el tercer jugador con mejor media de valoración en partidos ajustados (diferencias de menos de 10 puntos) tras Batista y Fitch, y máximo anotador de su equipo, se quedó sin puntuar en un partido resuelto por tan solo 5 puntos y en el que su equipo igualaba su récord de anotación de la temporada.

  • Tras 15 jornadas sin bajar de 9.6, Marko Banic decidió saborear de nuevo el gusto de un negativo.

  • Juan Carlos Navarro firmó otro negativo y su 4º partido sin sumar en los últimos 6, alcanzando su precio mínimo en la temporada, 1.406 por debajo del broker inicial.Si la temporada acabase en la jornada 27 el premio no se lo debería llevar Koke, sino el que le puso el precio a Navarro a principio de temporada.


Dicen los expertos del SuperManager que llegados a este punto del juego (quedan 7 jornadas) hay que arriesgar, sobre todo si el objetivo que nos marcamos a principio de temporada no se está cumpliendo. Pero con este panorama, la pregunta es: ¿es posible no arriesgar, aunque no quieras hacerlo? Quizá con Splitter, Suárez y, si me apuras, Hendrix, los únicos que impidieron que hacer 100 puntos fuera sinónimo de salvar la jornada. Ay... ¡qué tiempos aquéllos en los que quedarte en 190 era casi un fracaso...!

 

Otra forma de "ir a lo seguro", si es que este año esa expresión tiene validez en el SuperManager, es confiar en los jugadores que están acabando mejor la temporada. Como cada año, ya sea por haberse adaptado finalmente a la liga o su nuevo equipo o por el motivo que sea, algunos jugadores pegan un sprint final sorprendente que les convierte en fijos en ese último tramo, como puede ser el caso de Ilyasova o Sergio Sánchez hace dos temporadas o el de Moiso, Vázquez o Jeter la pasada, jugadores que alcanzaron su pico de forma y, por tanto, su precio máximo, en las últimas jornadas.

 

En ese conjunto podríamos incluir a los 19 jugadores que alcanzaron su broker máximo al finalizar la jornada 27, especialmente a aquéllos suficientemente importanes como Tomic, Prestes, Freeland, Jasen, Massey (aunque lo de éste tiene trampa), Carroll y Suárez. Y también a aquéllos que, pese a estar más "baratos" que en otros momentos de la temporada, atraviesan un momento dulce como Mickeal (un clásico entre los que acaban a tope las temporadas) o Germán Gabriel.

 

Aunque para que nuestra alegría sea completa, y podamos volver a saborear los 200 puntos en una jornada, hará falta que "resuciten" los teóricos fijos. De momento, uno se nos adelantó ayer y mostró buenos síntomas. Tras desaparecer de muchos equipos en el, quizá, mayor bache de su carrera, Navarro se me antoja como una de las claves de este final de liga. El que logre recuperarlo en el momento idóneo conseguirá "La Bomba" de oxígeno extra que necesita para alcanzar la cima que se marcó. ¿O es que alguien se cree que JC nos dejará con este mal sabor de boca?

 

En lo que a mí y mi objetivo de ganar una jornada respecta, a la tercera tampoco fue la vencida y el equipo que seleccioné para la gloria finalizó el 22762º de la jornada. Los cambios de De Colo y Carroll funcionaron, pero en busca de la sorpresa de la jornada me topé con Amara Sy y su 4.8 y los amigos Rubio y Banic y su 1.2 conjunto. ¡Así es imposible! Así que para esta jornada os necesito de nuevo para dar con el mejor equipo de la jornada 28. Un cambio lo tengo claro: entra Joe Ingles. ¿Loco? Eso vosotros que no os habéis fijado cuándo se juega el partido. Aunque ojo, que Fitch y su Fuenla juegan el lunes!!! :)

19/03/2010

Por suerte o por desgracia para los managers, el ser humano funciona como un sistema con memoria, esto es, como un sistema en el que el resultado de la ejecución de un proceso depende del resultado de anteriores ejecuciones. El principal problema con el que nos encontramos es que no sabemos encontrar el número optimo de ejecuciones pasadas que debemos tener en cuenta al tomar decisiones y, lo que es peor, dependiendo del caso, lo vamos variando.

 

No es que me haya vuelto loco con eso de tener un viernes libre (¡felicidades a todos los Josés y derivados y a todos los papás!) y haberme tenido que levantar igualmente a las 8:30 para trabajar por no tener una memoria de pez y olvidarme que tenía cosas pendientes que hacer para el lunes. Lo que pasa es que, como cada temporada, uno se da cuenta de que somos muy selectivos a la hora de tener en cuenta los cambios de rol, las rachas o las evoluciones de los jugadores. Veamos algunos ejemplos.

 

El más evidente, por ser además el que afecta a más managers, es el de Juan Carlos Navarro.  Si os preguntase si ficharíais o mantendríais a un jugador que lleva una media de 4.65 de valoración en los últimos 4 partidos y que encima en 3 de ellos no ha sumado (0 o negativo) os costaría menos de medio segundo contestar. Si encima os dijera que tenéis que invertir más de 1.2 millones de broker en él, me diríais que estoy loco. Sin embargo, muchos serán los que sigan contando esta semana con Navarro, incluso de los equipos más punteros. De su calidad no duda nadie, de su historial tampoco, pero... ¿no está viviendo de rentas? ¿Haríais lo mismo con Tucker o Fitch o incluso Suárez o diríais aquello de "no lo vuelvo a meter en toda la temporada"?

 

La segunda vuelta de Navarro está siendo un completo desastre. Ante los mismos rivales, ha conseguido apenas un 60% de lo que consiguió en la ida. Pero no es el que ha experimentado un bajón tan grande; Garbajosa (57%), Barbour (56%), Welsch (47%), Barac (45%), Mumbrú (42%), Valters (39%) o Aguilar (35%) se han desmoronado más que él, aunque difícilmente os habréis planteado su fichaje tanto como el de Navarro, con alguna pequeña excepción puntual. Otros jugadores que también parecen estar viviendo de rentas son Batista (62% de lo que hizo en la ida), Thomas (62%), Claver (69%) o Tucker (72%), todos ellos con menos de 13 de media en esta segunda vuelta.

 

Otros jugadores, sin embargo, se van adaptando a la categoría y a sus equipos y mejoran considerablemente sus números. Casos como el de Vujanic (240%), Burstein (233%), Salgado (208%), Ingles (190%) o Van Lacke (163%), conviven con los de jugadores asentados ya en ACB y en sus equipos en los que van ganando protagonismo, como Archibald (268%), Augustine (204%), Gabriel (172%) o Suárez (157%). Van entrando de vez en cuando en nuestras apuestas, pero ninguno (excepto Suárez) consiguen acomodarse en nuestros equipos porque nada en la memoria nos dice que puedan llegar a ser fijos.

 

La misma memoria que nos dice, por ejemplo, que Felipe Reyes puede ser una excepcional apuesta jornada tras jornada, pese a ver reducidos considerablemente sus minutos en un equipo colapsado en las posiciones interiores. Aún así, bastantes fueron los que disfrutaron de su excelente valoración de la semana pasada pese a no haber superado los 17 en ninguno de sus anteriores 11 partidos. ¿Por qué no confiamos tanto en Juanpi Gutiérrez o Paco Vázquez o Alain Koffi que también tenían en 16.8 su máxima valoración? Otra vez cuestión de memoria y de saber que, si en el pasado lo hizo, ahora también puede hacerlo. Pero... curiosamente nos olvidamos más fácilmente que hombres como Asselin o Herrmann u Oleson también fueron fijos o casi en otras épocas.

 

Supongo que es completamente razonable que algunos jugadores se hayan ganado el derecho a vivir de rentas y otros no, aunque eso nos haga perder puntos jornada tras jornadas (¿por qué Jiménez no da la impresión de ser tan fijo o más que Navarro?). Lo mismo pasa entre los managers. Si tuviéramos que apostar por uno a estas alturas, todavía lo haríamos por Koke, que parece estar dando síntomas de debilidad últimamente pero sigue viviendo cómodamente de las rentas de su espectacular inicio de temporada.

 

Por mi parte, la primera tentativa para convertirme en ganador de la jornada acabó en fracaso estrepitoso. Es cierto que fue una jornada atípica en la que se llegaron a subir posiciones con menos de 140 puntos (mi mejor equipo subió al 2.238º con apenas 139.4) pero, precisamente por eso, era el momento de dar la campanada. Hice bien quitando a Navarro y a Velickovic, pero ganar con un único jugador por encima de 20 puntos y con Montañez en -4, es misión imposible. Para esta jornada, creo que mantendré a Román y buscaré dar la campanada con viejos rockeros de los que nos hemos olvidado fácilmente como Moss o Welsch. ¿Me ayudáis de nuevo a decidir los cambios en el foro? Segundo intento de diez para asaltar la victoria en una jornada.

Aunque seguro que cada maestrillo tiene su librillo, el ritual suele ser el mismo semana tras semana, al menos para aquéllos que seguimos más de cerca el juego: entras en el foro o en ACB.com, lees el parte médico porque eres masoca y sabes que te genera más "serias dudas" de las que te despeja, retocas los cambios si eres de los previsores o te pones a la faena si eres de los que lo deja todo para el viernes o el sábado (como yo), lees opiniones, vuelves a retocar algún cambio, lo deshaces, lo vuelves a deshacer... y lo das por cerrado con el claro convencimiento de que tienes el mejor equipo del mundo y que esta jornada, por fin, sí te vas a salir. Mira, como el Madrid de fútbol (perdón por la broma fácil). Ingenuo de ti, no esperas que, como siempre, a partir de las 5 del sábado, empiecen tus problemas.


Primero llega lo del extracomunitario de turno, que no sale en el once inicial y piensas "da igual, tiene partido fácil y en 25 minutos se hará un 30". En el minuto 5 te empiezas a mosquear y las sospechas crecen. Vas al foro en busca de información y los cuatro posts con su nombre te lo confirman: primera comida de la jornada. Y lo peor de todo es que ahora resulta que todo el mundo lo ha quitado porque a las cinco menos cuarto han leído que no jugaba en el post de su equipo.

 

El banquete continúa el mismo sábado. Tenías claro que lo querías quitar, pero tras deshacer cinco veces los cambios te has decidido por otro jugador. De hecho, dudas de si al final lo dejaste o no. Entras en el SM. "Cerrado por el proceso previo a la jornada". Te entran los sudores. O lo tienes a él y su pírrica puntuación o tienes al que se ha cascado un 30. Que sea el segundo, por favor. Pulsas tu F5 en reiteradas ocasiones hasta que te das por vencido. Vas al baño, vuelves, F5, pantallita azul, te equivocas con la contraseña, entras... ¡¡¡Mierda!!! Dos comidas. Mejor me voy por ahí a que me dé el aire...

 

Aún te queda para el domingo el cuestionado jugador fijo del que nunca dudaste, que quitarás seguro en cuanto abran los cambios, pero que misteriosamente volverá a estar en tu equipo la semana que  viene. Y también al completísimo base enrachado que juega 30 minutos por partido y es imposible que se haga un negativo... hasta que se lo hace. Y, como no, resulta que has sido el único que no te la has jugado con el recién llegado que todo el mundo sabía que se iba a salir. Para acabar de redondearlo, resulta que tu apuesta de la semana, el hombre que se iba a salir porque de vez en cuando lo hace y no hay mejor partido que éste porque sus compañeros de posición son todos baja, también ha decidido alegrarte el día. Apagas el ordenador, sin mirar cómo vas en las privadas, y con la convicción de que el día siguiente será un día asqueroso, no porque sea lunes y vuelvas a las clases o al curro, sino porque eres el manager con peor suerte del mundo.

 

Dicen que el SuperManager tiene una componente de suerte y no me cabe duda de ello. Aquél que tuviera a Fitch, Navarro, Jaric, Bogdanovic y Batista (después de haber dudado si quitarle a él o a Hendrix y no poner a Massey) probablemente no sea un mal manager, pero tampoco lo va a ganar... por lo menos este año.

 

Algo más de suerte (no mucha) tuve yo la semana pasada y subí hasta la posición 2422º. Mi objetivo de alcanzar el top 500 está cada vez más complicado, pero no imposible. Pero reflexionando esta semana, me he dado cuenta que después de 7 temporadasy 24 jornadas enganchado a esto, ¡no soy nadie en el SuperManager! Sí, he acabado en el top 500 algún año, quedé el 14º en asistencias el año pasado y destrozo a mi pobre hermano pequeño temporada tras temporada (bueno, este año aún no lo tienes todo perdido). ¿Yyyyyyyyyyy? ¡No soy nadie! Y como apenas quedan 10 jornadas para decir adiós a otra edición, me he propuesto ganar lo único que puedo ya ganar este año. Así que... ¡voy a ganar una de las próximas 10 jornadas!

 

Y como la mejor forma de hacer algo cuando no tienes las habilidades innatas es imitarlo, me he puesto a analizar a los ganadores de 22 de las 24 primeras jornadas (las jornadas 1 y 6 quedan fuera porque no he encontrado los datos :) ) Ahí van las claves:

 

  • Ningún equipo ganador ha necesitado más de 12.55 kilos de broker, siendo la media de las últimas 10 jornadas de 11.3 millones.

  • Aunque se ha llegado a vencer con únicamente 4 jugadores locales, el promedio de los equipos ganadores es de 7.

  • Sólo en 3 de las 22 jornadas se ha ganado con menos de 7 jugadores con bonus, siendo el promedio de los ganadores de más de 8. En 4 ocasiones se han necesitado 10 jugadores victoriosos.

  • Todos los equipos ganadores subieron broker. El que menos, revalorizó su equipo un 2.7%; el que más, un 14.9%. Subidas del 3 al 5% son lo habitual a estas alturas de la temporada para un equipo ganador.

  • El jugador más presente en los equipos ganadores ha sido Splitter (13, apenas un 59%), seguido de Ricky (12) y San Emeterio (10). Panko, el segundo mejor alero de la liga, sólo estuvo en 4 equipos ganadores, menos que hombres como De Colo (7) o Ingles (5).
  • La mitad de las veces, el equipo ganador tenía sólo los 4 seleccionables que marcan las reglas, aunque en 8 ocasiones se permitía el lujo de jugar con un único extracomunitario.


En definitiva, para ganar una jornada, necesito un equipo con buen broker pero sin pasarse, que tenga muchos jugadores locales y ganadores y en el que no quepan los jugadores intocables, aunque sí los bastante habituales y sí los cabra loca que de vez en cuando se marquen valoraciones de escándalo. Lo mejor de todo es que tengo el equipo perfecto: se llama "Solo jugadores locales" (aunque lógicamente perdió su identidad en la jornada 2), tiene 11.98 kilos, un único extra (Panko) y jugadores irregulares como Montañez, Cook o Doblas.

 

¿Me ayudáis a hacer un equipo ganador? Os lo pongo en el foro y decidimos juntos los cambios.

Hay que ver lo rápido que se pasa el tiempo. Casi sin darnos cuenta, nos adentramos ya en el último tercio del SuperManager. Y a mí, casi sin darme cuenta y con el ajetreo de la semana, casi me dan los cambios y aún no os he escrito. Un poco tarde, pero ya me tenéis aquí, sobre todo los que amáis dejar los cambios para último momento y el viernes tarde y el sábado por la mañana seguís aquí intentando descubrir el factor clave que os permita pegar el pelotazo en la jornada.

 

Dice El Sabio (el de Hortaleza) que las ligas se ganan en las últimas 10 jornadas. Aquí quedan 11 y el líder lo es cada vez más. Pero jornadas como la pasada nos permiten afrontar a todos con optimismo lo que resta hasta el final del juego. En línea de lo que está siendo esta temporada, la jornada pasada fue un claro ejemplo de lo abierto que está el SuperManager, en contra de las opiniones de aquéllos que aseguran que "todos los equipos son iguales y esto no tiene emoción". Para mí, después de muchísimo tiempo, fue una jornada casi para enmarcar. Superé los 200, di en el clavo con todos los cambios y acerté incluso con los jugadores de mi equipo a los que hubiera cambiado de tener más cambios. Pero lo que fue muy gracioso (o al menos curioso) fue leer los comentarios del foro y ver como equipos dentro del Top Fortune y separados por escasas posiciones habían conseguido puntuaciones tremendamente dispares, oscilando entre los 120, los menos afortunados, y los 220 puntos, los más.

 

Si bien la lesión de Splitter, las dudas que sobrevuelan la figura de Navarro y el amplio abanico de posibilidades en las dos plazas de extracomunitarios están incrementando espcialmente las variaciones en las últimas jornadas, la falta de referentes claros está siendo la tónica de una de las ediciones más atípicas que se recuerdan. Veamos algunos datos:

  • Splitter, con 17 partidos, es el jugador que más veces ha superado la barrera de los 20 puntos este año. Los mismos que llevaba Rakocevic el año pasado a estas alturas y uno más que Gasol hace dos temporada. El problema es que el segundo jugador en este apartado es Batista, con 11. La temporada pasada, había 5 jugadores (Rako, Felipe, Oleson, Borchardt y Splitter) que lo habían hecho 11 o más veces. Y la anterior, 6 (Marc, Rudy, Ricky, Splitter, Lakovic y Triguero).

  • Si subimos la barrera a los 30 puntos, encontramos a Splitter con 7 partidos y a Banic y Tucker con 5, lejos de los 9 de Felipe y 7 de Oleson la pasada temporada o los 9 de Marc y Rudy la anterior.

  • Únicamente Splitter y Carlos Suárez han superado los 15 de valoración en 3 de cada 4 partidos este año, siendo los más regulares del juego. A estas alturas, el año pasado, Rako, Reyes, Borchardt, Oleson, Haislip y Splitter, además de Pops que ya no estaba, lo habían conseguido. Y el año anterior, Marc (con un ¡96%!), Rudy y Borchardt, con Splitter y Triguero muy cerca de ese 75%.


Por tanto, parece claro que este año hay más variabilidad y, por tanto, más margen para jugársela y apostar por jugadores menos habituales. Eso sí, sin tirarte a tope a la piscina porque, como siempre digo, los jugadores que valen más de un kilo a estas alturas, por algo será.

 

Una buena jornada para probar locuras puede ser ésta. Y lo digo porque si uno se pone a analizar los partidos de la jornada 24, se dará cuenta que hay  demasiadas cosas que parecen de cajón. Por ejempl, que los dos aleros más valorados de la liga jueguen en casa y lo hagan frente a las dos peores defensas de aleros. O que los dos bases en mejor estado de forma lo hagan contra la peor defensa de bases de la liga, también en casa. Demasiado bonito para ser verdad. O que el MVP de la pasada jornada tenga que recibir a la mejor defensa. Bueno, eso nos genera más dudas, ¿no?

 

Precisamente por eso, porque los datos son tan claros que parece que no hay ni que pensar los cambios, esta jornada se me antoja muy interesante. ¿Qué pasará con aquéllos que apuesten por Batista o Hendrix en lugar de los dos aleros extras? ¿Y con los que se la jueguen con Bogdanovic, por ejemplo, con Tucker y Tripkovic baja y un nuevo entrenador pendiente? ¿Y con los que decidan mantener o fichar a Van Lacke pese a ver el rodillo culé acercándose?¡Me encantan estas jornadas!

24/02/2010

¡Qué bien nos ha sentado la Copa! Tras 22 jornadas sin descanso, de cambios semanales, partes médicos que generan más dudas de las que disipan, bajas de última hora que luego no lo son y jornadas virtuales llenas de cabreos, los managers nos lo merecíamos. Y más aún después de nuestras ridículas puntuaciones de la jornada 22 que, en la mayoría de los casos, estuvieron por debajo de los 150 puntos con equipos de 14 kilos de presupuesto.

 

Nos merecíamos estas vacaciones, este domingo de resaca, manta, sofá y tele, este retiro espiritual, este fin de semana sin preocupaciones, este maratón de buen baloncesto, sin valoraciones negativas y cambios que nunca debimos hacer. Merecíamos olvidarnos de esa apuesta por Aguilar después de mil jornadas sin él y su -4. Merecíamos olvidarnos de que Splitter, Ivanovic y compañía nos engañaron y nos pisparon 33.6 puntos. Merecíamos disfrutar de un tiempo muerto viendo a las cheerleaders y no una pantalla llena de recuadros naranjas y numeritos.

 

Puede que los culés hayan sido los que más han disfrutado, por un doble motivo: 1) han celebrado un nuevo título de su equipo y 2) no han tenido que aplaudir ni alegrarse en todo el fin de semana de una acción positiva ni de Reyes, ni de Velickovic ni de ninguno de los jugadores del eterno rival. Pero está claro que, especialmente los que éramos neutrales, necesitábamos este fin de semana de disfrutar del baloncesto y no sufrir tanto con él.

 

Y pese a lo bien que nos ha sentado, mentiríamos si dijéramos que no nos ha entrado el mono y que no hemos echado de menos la pantallita "azul SuperManager". Así que la vuelta al cole todavía nos va a sentar mejor. A algunos les está costando madrugar el primer día después de vacaciones, pero seguro que antes del fin de semana, estamos ya todos de los nervios y estudiando cómo hacemos otra vez para reunir a las cuatro mejores banderitas, ahora que Splitter parece que es baja segura y que Navarro sigue metido en el hoyo y se las ve contra uno de los peores rivales posibles esta jornada.

 

Sacudamos el polvo de los libros y analicemos primero lo que ha pasado en esta Copa del Rey, sin apenas sorpresas pero dominada, no por las estrellas, sino por los segundas espadas. Mientras entrenadores y aficionados apostaban por los Navarro, Ricky, Velickovic, Jaric y demás miembros del club del millón como candidatos a MVP, han sido los "segundones" los que han tomado principalmente el mando de sus equipos. En el Barça, Fran Vázquez (5º más valorado en liga de su equipo) colgado permanentemente del aro, en el Madrid Llull (7º) batiendo records personales, en el Caja Laboral San Emeterio (2º) batiendo records absolutos, en el Valencia Nielsen (2º) y Caner-Medley (2º), Bogdanovic (5º) y Kirksay (2º) en los equipos que perdieron en el estreno.

 

El único que respondió a la condición de líder de su equipo fue el local Banic, que tampoco pudo evitar la derrota del Bilbao a las primeras de cambio. Aunque parece que al croata le da igual ganar o perder porque, curiosamente, es el único hombre del SM que valora exactamente lo mismo cuando su equipo gana que cuando pierde: 116 puntos de valoración en sus 7 victorias (16.57) y 232 en sus 14 derrotas (16.57). Algo parecido le sucede a Andy Panko, que apenas consigue 0.57 puntos más en media cuando su equipo gana (bonus aparte). Poco nos debería importar, por tanto, lo que pase en el Bilbao-Lagun Aro de esta semana, al menos en lo que concierne a estos dos jugones.

 

Más nos debería importar que el Cajasol (segunda mejor defensa de la liga y equipo que provoca las valoraciones más bajas en sus partidos) se enfrente al Barcelona (mejor defensa de la liga y aparentemente casi invencible). Sobre todo cuando el mejor hombre del Barça, Navarro, está en uno de sus peores momentos que se le recuerda en el SuperManager y el mejor hombre del Cajasol, Savanovic, es uno de los jugadores que provoca mayor dependencia de la liga: promedia 10 puntos más en las victorias de su equipo que en las derrotas. Dependencia que únicamente es mayor en el caso de Fitch (12 puntos más en las victorias), Vujanic (13) y Velickovic (14). Por cierto, para generar más dudas con el tema Navarro, ¿sabéis hace cuanto un alero visitante no supera los 20 en Sevilla?

 

¡Ánimo con vuestros tres cambios en esta vuelta al cole! No os quedéis dormidos, que empieza el sprint final

Por una extraña razón, llega un momento cada temporada en la que el SuperManager parece perder interés.  Lo veo todos los años en el número de visitas al Rincón del SuperManager y, aunque nadie de ACB me lo haya confirmado, también lo notan los organizadores del juego tal y como nos dice el todopoderoso Google. Es normal, o más comprensible al menos, que los menos "adictos" puedan desengancharse a medida que pasa el tiempo al verse muy lejos de la cabeza o con nulas (¿?) posibilidades de ganar su liga privada. Lo que no veo tan normal es que los más veteranos, y verdaderos enganchados del juego, lleguen a plantearse en el mes de febrero que esto ya no tiene interés. Uno de los argumentos más utilizados es que "cuando el broker deja de ser un problema, todos los equipos son iguales y recortar puntos se hace imposible".

 

Como diría aquél... ¡Y un huevo! El mejor ejemplo lo hemos tenido en esta última jornada. Para algunos, la elección de nuestras tres ventas era clara: Tucker, Reyes y Splitter, los tres con "banderita suiza invertida", aunque alguna fuera más traicionera de lo esperado. Los fichajes, ya eran más complejos: "¿Meto a Lavri o a Veli? ¿A Savané o a Teleto? ¿Me la juego con Eliyahu? ¿Van Lacke on fire o le devuelvo la confianza a Rafa?" Al final, con alguna que otra diferencia, la mayoría salimos con un equipo bastante estándar, apostando por los caros, con mucho dinero en caja y, aunque no terminaban de convencernos, con los mismos bases de la jornada anterior.

 

Sin embargo, el domingo, dos managers con equipos casi calcados tenían caras bien diferentes. Por un lado, el manager con equipo estándar y con San Miguel como apuesta de la semana anterior, se lamentaba con sus 172.8 puntos (65000º de la jornada); por otro, el manager con el mismo equipo estándar pero con un francesito en el puesto de  base, se frotaba las manos con sus 218.2 puntazos y su posición 2000 en la jornada. Dos jornadas como ésta y ni siquiera el mejor manager de Europa podría mantener su holgado liderato.

 

Desde mi humilde posición (3313º), y con la experiencia que me da el haber participado en todas las ediciones del SuperManager, os aconsejo que no os rindáis por muy lejos que veáis vuestro objetivo. Por mi parte, me apuesto mi firma del foro (curiosa moda ésta) hasta que empiece la temporada que viene, a que acabo la temporada en el top 500. Y eso que debo estar a más de 150 puntos... Así que más me vale empezar con buen pie ya en esta 22ª jornada, en la que mis dos principales preocupaciones serán las de casi todos vosotros: las cuatro banderitas y la Copa.

 

Con Splitter y Reyes lesionados (edito: y ahora también Rafa Martínez), Van Lacke duda y el, para algunos, bajo estado de forma de Navarro, conseguir cuatro seleccionables de garantías parece ser uno de los principales problemas para esta jornada. En mi opinión no lo es tanto, pero los números dicen que algo sí hay que preocuparse. Para empezar, un seleccionable medio valora un 17% menos que un comunitario y un 36% menos que un extracomunitario. Además, sólo hay 9 jugadores seleccionables de más de un millón de broker (el primero de ellos está KO, recordemos, el segundo en "baja" forma y el tercero y el cuarto juegan fuera ante las dos mejores defensas de aleros de la liga). Y para colmo, sólo una jornada en toda la temporada ha habido 10 jugadores seleccionables pasando de 20 de valoración.

 

¿Y si encima están pensando más en la Copa que en el partido de la jornada 22? Entonces ya mejor que ni miremos nuestra puntuación el domingo. Aunque para tranquilidad de todos, los jugadores que juegan la Copa no tienen porqué relajarse y valorar menos. Si bien el año pasado estuvieron un 3% por debajo de su media hasta ese momento, en la temporada 2007/08 los jugadores de los equipos que disputaban la Copa consiguieron el fin de semana anterior una valoración media un 11% superior a la que tenían hasta ese momento. Además, valoraron entre un 17% y un 40% más que los que no jugaban la Copa y, en un 70% de los casos, se llevaron el bonus por victoria. Eso sí, en las últimas dos temporadas, el MVP de la jornada previa a la Copa ha sido un jugador que no la jugaba: Caner-Medley en la 2007/08 y Oleson la temporada pasada.