ACBBlogs

Llevo muchos años jugando al SuperManager y aún se me escapa la risa cada vez que un jugador de los importantes hace una mala jornada y se generaliza el maldito comentario de “no pasa nada, total, lo tiene todo el mundo…” y pienso “sí claro, ¡todo el mundo, menos Jose!”

 

Jose es un amigo de la infancia, casi un hermano, un verdadero crack con el que he compartido de todo, dentro y fuera de la pista. Incluso diría que estuvimos a punto de compartir una novia. El caso es que es uno de los principales responsables de mi vicio al SuperManager y, desde el primer año, mi rival a batir en cada edición. Siempre he pensado que algún año podría ganar la general si se lo propusiera porque es una enciclopedia de baloncesto, pero cuando uno de nuestros entrenadores le bautizó como “Impulseman”, dio en el clavo. Jose es imprevisible, funciona así, por impulsos. Un tío capaz de tirarse un triple decisivo desde medio campo cuando aún faltan 6 segundos… ¡y meterlo! Un tío capaz de vender a Navarro después de tres treintas consecutivos o de no fichar a nadie que asegure broker en la cuarta jornada y aún así sacar un kilo de beneficios. Por eso, cada año empieza destrozándome en la privada… y acaba siendo víctima de sus propias idas de olla.

 

Y por eso, seguro que mientras yo me retorcía en el sofá por el dolor del -14 combinado de Thomas, Tripkovic, Ingles y Mumbrú, él se congratulaba de haber fichado a Ricky, que estaba claro que iba a despegar… y a Urtasun… porque sí. Y seguro que esta semana, mientras los tres más vendidos son Mumbrú, Ingles y Tripkovic, él los está metiendo en sus equipos. ¿Estrategia suicida?

 

Pues mirando los números del año pasado, parece que sí ya que un 30% de los jugadores que hicieron un negativo, a la jornada siguiente fueron otra vez incapaces de superar el 0 y tres de cada cuatro no pudieron superar el 10. Aunque esa sucesión de malas puntuaciones se dio especialmente entre los jugadores más baratos. Si nos vamos a los rangos de broker de hombres como Ingles o Tripkovic, un 7% se resarció de su negativo con una valoración superior a 20 (en el caso de hombres por encima del millón como Mumbrú o Thomas, lo consiguió un 11%). En definitiva, parece que fichar a un hombre que viene de hacer negativo es bastante contraproducente. Y eso que hay casos como el de Cvetkovic, un hombre que fue capaz en dos ocasiones de pasar de un -2 a una puntuación superior a 30 a la jornada siguiente. ¿Capacidad para recuperarse o tremenda irregularidad?

 

La irregularidad es precisamente uno de los mayores riesgos a principio de temporada. El caso más claro es el de Tripkovic, que nos ha hecho perder broker (y muchos puntos) pese a parecer que era un jugador a tener sí o sí. Aunque la estrategia debe ser ir a por los jugadores que garanticen broker, hay que pensar en hombres que garanticen cierta regularidad. El paradigma de la regularidad este año está siendo Damir Markota, que se ha movido estas cuatro jornadas entre 9.6 y 12. No parece que nos pueda aportar muchos más puntos, pero nos da broker y ¡seguro que no nos hace un -6! Otros como Miralles, Terry, Urtasun o Gianella también aseguran broker, pero no son tan de fiar.

 

Aunque si nos ponemos a hablar de fiabilidad, hablamos de Gerald Fitch. Y es que su 52.8, que curiosamente habían predicho las previsiones del Rincón, tiene el precedente más cercano en la jornada 19 de la temporada 2007/08 (Marc Gasol). Curiosamente, después de sobrepasar los 50 (Rudy, Wideman y Marc dos veces lo hicieron ese año), ningún jugador baja de 16 a la jornada siguiente. Aunque su inicio (33.6) ha sido ligeramente peor que el de Reyes el año pasado (34.6), parece claro que Fitch va a hacerse un hueco entre los grandes de la historia del SuperManager. ¿Quizá el heredero del trono de Borchardt?

 

¿Quién creéis vosotros que es el mejor de la historia del SM? ¿Habrá alguien capaz de hacerle sombra a Fitch? Si el SM fuese un Grand Slam de tenis, ¿cuál sería la final y quiénes serían los primeros cabezas de serie en caer? Para divertirnos un poco, he montado un cuadro de enfrentamientos que durante las próximas semanas nos dirá quién es el rey del SuperManager ACB. Se admiten apuestas.

 

Jotas