ACBBlogs

Si simplificásemos al máximo lo que este juego supone para un aficionado al basket, podríamos decir que hay dos tipos de managers: por una parte los que entran el lunes a ver qué puntuación ha hecho su equipo, hace los cambios rápido despidiendo a los que no han estado a la altura en la última jornada y disfrutan el fin de semana de su deporte favorito; por otra, los frikis que el viernes analizan hasta el último dato, hacen y deshacen el equipo cuarenta y cinco veces y son incapaces de ver un partido sin maldecir a los árbitros por pitarle pasos a San Emeterio en un reverso de libro, mientras observan cómo baja en directo la puntuación de su equipo.

 

Yo, por supuesto, estoy en el segundo grupo. Y no sólo fue la canasta que le quitaron a San Eme, o la posterior antideportiva, lo que me hizo levantarme exaltado del sofá con un cabreo de campeonato. Y es que la decisión de vender a Barac el sábado por la mañana condicionó todo mi fin de semana. Cada rebote, cada canasta, cada falta recibida del gigante baskonista me dolía más a mí que al mismísimo Jordi Culé. 30 puntos tirados a la basura que le han supuesto a mi equipo Maldito Teodosic descender del puesto 700 y pico al 1.414. Y eso que, a pesar de pensar en Batista, en Nik Caner-Medley o en Justin Doellman, al final el sustituto fue Paul Davis. ¡¡Con lo fácil que era quedarse con  Barac y gastar el cambio en echar a Freire!!

 

Por fortuna, el formato de ligas privadas del SM hace que una jornada desastrosa pueda llegar a ser maravillosa. Trasladado el gafe de los bases al cuñao (menos mal que no me dio por poner esta jornada a Cabezas), mis tres cambios en la privada del blog funcionaron a la perfección y sumaron 55.8 de los 147 puntos de mi equipo. 4-1 y por fin por delante de eMe en la general. Si es que si me llega a ganar un equipo con Stefansson… En fin… ¿De verdad pretendes ganarme así cuñado?

 

Para esta semana, la tomo con el partido de Málaga y me cargo a Freire, Van Lacke y Báez. Primero, porque las defensas de ambos me parecen molestas (6ª y 4ª mejor);  y segundo porque fueron los tres que peor lo hicieron la pasada jornada y ya he comentado que esa es la táctica de los que disfrutan del basket el fin de semana. Entran Lakovic (espero que gane minutos con la baja de Mickeal), Oleson (que está en racha) y Caner-Medley (por eso de no renunciar a subidas fáciles de broker).

 

Que se preparen TASTET, mateomorral y JLUISETE que, con el cuñao por detrás, me voy a por ellos en la privada con mis 11 jugones: Ricky, Gianella, Lakovic, Suárez, Rafa M., Rabaseda, Oleson, Doellman, Caner-Medley, McDonald y Banic.

 

[eMe]

En fin... Se rompió la igualdad de la manera más sospechada: casi 50 puntos me metió el cuñado la semana pasada, lo que empieza a oler al baño que me dio el año pasado en la privada. Además, la lesión de Cabezas esta semana nos obliga a hacer un cambio nada esperado, así están las cosas, si yo fuese base de la ACB, y viendo lo de Prigioni, Calloway, McIntyre, el mencionado Cabezas... y sabiendo que salimos a lesión por jornada en la demarcación, me ponía la tirita antes que saliese la herida...

 

Previsión... Y quizás sea eso lo que hace fuerte un equipo. El largo plazo como objetivo primordial.

 

Pensando en eso esta semana la pequeña revolución de cada jornada, el cambio de tres que cada fin de semana acometemos, he decidido hacerlo según ésta premisa, pensando en el qué será más que en el qué es.

 

Marcelinho Huertas es ya, sin duda, uno de los valores más seguros de la liga en el puesto de base. Juegue contra quien juegue, la aportación del brasileño es fundamental para su equipo, y no suele defraudar. Aunque su precio ya está en un nivel alto, quizás aún le quede margen de mejora, y, desde luego, puede ser un jugador que siga en el equipo durante mucho mucho tiempo, lo cual hace que nos olvidemos de otro (Javi Salgado ya es fijo) puesto de base. Entra por el lesionado Cabezas que, sin duda, volverá.

 

Thomas Heurtel constituía la gran esperanza del Meridiano Alicante para esta temporada. Su lesión, justo antes del arranque de la misma, hizo entrar a los levantinos con dudas en la competición. Su recuperación ha traído consigo la del otro puntal del equipo, Doellman y, si bien aún no han conseguido que ésta mejoría se traduzca en victorias, de seguir a éste nivel, seguro que más de uno se lleva un susto en el Centro de Tecnificación como ya le ocurrió al Madrid. Además, el francés aún debe acoplarse más a la competición y a sus compañeros y seguir creciendo.

 

Nadie va a descubrir ahora a Axel Hervelle. El belga es uno de los mejores valores del Bilbao, que, debido también a una lesión al inicio de la temporada, aún no está al nivel que sin duda alcanzará. Los menos de 400.000 que cuesta tenerlo en el equipo son su principal atractivo, ya que, sin duda, su precio alcanzará los 700 u 800.000 de temporadas pasadas.

 

Sacar a los cajistas Freire y Guillem Rubio ha sido un trago, pero parece que la confianza de Aíto en ellos ha decaído. Así pues, el equipo esta semana, con vistas puestas a cambios que aguanten mucho tiempo en el equipo, es: Salgado, Huertas, Heurtel; Suárez, Barlow, Rabaseda, Stefansson; Doblas, Hervelle, Donaldson y Banic. Suerte a todos... Menos a mi cuñado.