ACBBlogs

Aunque seguro que cada maestrillo tiene su librillo, el ritual suele ser el mismo semana tras semana, al menos para aquéllos que seguimos más de cerca el juego: entras en el foro o en ACB.com, lees el parte médico porque eres masoca y sabes que te genera más "serias dudas" de las que te despeja, retocas los cambios si eres de los previsores o te pones a la faena si eres de los que lo deja todo para el viernes o el sábado (como yo), lees opiniones, vuelves a retocar algún cambio, lo deshaces, lo vuelves a deshacer... y lo das por cerrado con el claro convencimiento de que tienes el mejor equipo del mundo y que esta jornada, por fin, sí te vas a salir. Mira, como el Madrid de fútbol (perdón por la broma fácil). Ingenuo de ti, no esperas que, como siempre, a partir de las 5 del sábado, empiecen tus problemas.


Primero llega lo del extracomunitario de turno, que no sale en el once inicial y piensas "da igual, tiene partido fácil y en 25 minutos se hará un 30". En el minuto 5 te empiezas a mosquear y las sospechas crecen. Vas al foro en busca de información y los cuatro posts con su nombre te lo confirman: primera comida de la jornada. Y lo peor de todo es que ahora resulta que todo el mundo lo ha quitado porque a las cinco menos cuarto han leído que no jugaba en el post de su equipo.

 

El banquete continúa el mismo sábado. Tenías claro que lo querías quitar, pero tras deshacer cinco veces los cambios te has decidido por otro jugador. De hecho, dudas de si al final lo dejaste o no. Entras en el SM. "Cerrado por el proceso previo a la jornada". Te entran los sudores. O lo tienes a él y su pírrica puntuación o tienes al que se ha cascado un 30. Que sea el segundo, por favor. Pulsas tu F5 en reiteradas ocasiones hasta que te das por vencido. Vas al baño, vuelves, F5, pantallita azul, te equivocas con la contraseña, entras... ¡¡¡Mierda!!! Dos comidas. Mejor me voy por ahí a que me dé el aire...

 

Aún te queda para el domingo el cuestionado jugador fijo del que nunca dudaste, que quitarás seguro en cuanto abran los cambios, pero que misteriosamente volverá a estar en tu equipo la semana que  viene. Y también al completísimo base enrachado que juega 30 minutos por partido y es imposible que se haga un negativo... hasta que se lo hace. Y, como no, resulta que has sido el único que no te la has jugado con el recién llegado que todo el mundo sabía que se iba a salir. Para acabar de redondearlo, resulta que tu apuesta de la semana, el hombre que se iba a salir porque de vez en cuando lo hace y no hay mejor partido que éste porque sus compañeros de posición son todos baja, también ha decidido alegrarte el día. Apagas el ordenador, sin mirar cómo vas en las privadas, y con la convicción de que el día siguiente será un día asqueroso, no porque sea lunes y vuelvas a las clases o al curro, sino porque eres el manager con peor suerte del mundo.

 

Dicen que el SuperManager tiene una componente de suerte y no me cabe duda de ello. Aquél que tuviera a Fitch, Navarro, Jaric, Bogdanovic y Batista (después de haber dudado si quitarle a él o a Hendrix y no poner a Massey) probablemente no sea un mal manager, pero tampoco lo va a ganar... por lo menos este año.

 

Algo más de suerte (no mucha) tuve yo la semana pasada y subí hasta la posición 2422º. Mi objetivo de alcanzar el top 500 está cada vez más complicado, pero no imposible. Pero reflexionando esta semana, me he dado cuenta que después de 7 temporadasy 24 jornadas enganchado a esto, ¡no soy nadie en el SuperManager! Sí, he acabado en el top 500 algún año, quedé el 14º en asistencias el año pasado y destrozo a mi pobre hermano pequeño temporada tras temporada (bueno, este año aún no lo tienes todo perdido). ¿Yyyyyyyyyyy? ¡No soy nadie! Y como apenas quedan 10 jornadas para decir adiós a otra edición, me he propuesto ganar lo único que puedo ya ganar este año. Así que... ¡voy a ganar una de las próximas 10 jornadas!

 

Y como la mejor forma de hacer algo cuando no tienes las habilidades innatas es imitarlo, me he puesto a analizar a los ganadores de 22 de las 24 primeras jornadas (las jornadas 1 y 6 quedan fuera porque no he encontrado los datos :) ) Ahí van las claves:

 

  • Ningún equipo ganador ha necesitado más de 12.55 kilos de broker, siendo la media de las últimas 10 jornadas de 11.3 millones.

  • Aunque se ha llegado a vencer con únicamente 4 jugadores locales, el promedio de los equipos ganadores es de 7.

  • Sólo en 3 de las 22 jornadas se ha ganado con menos de 7 jugadores con bonus, siendo el promedio de los ganadores de más de 8. En 4 ocasiones se han necesitado 10 jugadores victoriosos.

  • Todos los equipos ganadores subieron broker. El que menos, revalorizó su equipo un 2.7%; el que más, un 14.9%. Subidas del 3 al 5% son lo habitual a estas alturas de la temporada para un equipo ganador.

  • El jugador más presente en los equipos ganadores ha sido Splitter (13, apenas un 59%), seguido de Ricky (12) y San Emeterio (10). Panko, el segundo mejor alero de la liga, sólo estuvo en 4 equipos ganadores, menos que hombres como De Colo (7) o Ingles (5).
  • La mitad de las veces, el equipo ganador tenía sólo los 4 seleccionables que marcan las reglas, aunque en 8 ocasiones se permitía el lujo de jugar con un único extracomunitario.


En definitiva, para ganar una jornada, necesito un equipo con buen broker pero sin pasarse, que tenga muchos jugadores locales y ganadores y en el que no quepan los jugadores intocables, aunque sí los bastante habituales y sí los cabra loca que de vez en cuando se marquen valoraciones de escándalo. Lo mejor de todo es que tengo el equipo perfecto: se llama "Solo jugadores locales" (aunque lógicamente perdió su identidad en la jornada 2), tiene 11.98 kilos, un único extra (Panko) y jugadores irregulares como Montañez, Cook o Doblas.

 

¿Me ayudáis a hacer un equipo ganador? Os lo pongo en el foro y decidimos juntos los cambios.