ACBBlogs

No es el nombre de la próxima película chorra americana que se estrena en España, pero resume a la perfección lo que ha pasado este fin de semana en el universo SuperManager. Y es que lo sucedido en la jornada 5 tiene un gran parecido con la película (por cierto, no demasiado recomendable) de Todd Phillips ambientada en Las Vegas. Porque ni organizadores, ni jugadores ni managers nos acordamos de en qué consistía la fiesta, pero todos nos hemos dado cuenta que algo no ha ido bien del todo.

 

Por no hacer leña del árbol caído (o la web en este caso), digamos que los más perjudicados han sido los managers. Por continuar con el símil de la película, alguno habrá aprovechado las horas extra que le ha brindado la ausencia de jornada virtual y de foro para contraer matrimonio o incluso para encargar un renacuajo a la cigüeña. Vamos, que en nueve meses experimentaremos en España un nuevo baby boom y, quién sabe si hasta nos encontraremos con los primeros niños llamados Acebé. O en el peor de los casos, alguno habrá perdido uno de sus dientes al caer de boca sobre el teclado al observar sus puntuaciones el lunes por la tarde. Porque esta semana había dos razones para no ver el post de puntuaciones finales lleno de managers comentando sus puntuaciones astronómicas: 1) el foro no funcionaba y 2) sólo un manager superó los 200 puntos, siendo el ganador de la jornada.

 

Aunque la verdadera cogorza es la que tenían encima los jugadores el fin de semana. Si no, no se explica que Rafa Martínez se haya llevado el MVP más “barato” que se recuerda en los últimos años, con apenas 24 puntos de valoración, superando los 26 de Pecile en la jornada 4 de la temporada pasada. O que a hombres que parecían un seguro de vida como Navarro, Aguilar o Fitch se les haya acabado la gasolina y no hayan pasado de 10 de valoración ACB. Ni siquiera hombres que debían partir con una motivación especial, como Mumbrú, estuvieron al nivel de otras semanas.

 

Motivación especial que compartirán esta jornada los ocho jugadores que se enfrentarán ante sus equipos de la temporada pasada: Rey (Barça), Junyent (Estu), English (Granca), McDonald (Caja Laboral), Bulfoni (Manresa), Dean (Murcia) y Faverani y Prestes (Unicaja). Los doce precedentes de esta temporada no marcan una tendencia clara, yendo desde el -5 de Saúl frente al Fuenla hasta el 30 de Ricky frente a la Penya o el 34.8 de Ignerski frente al Cajasol. Aunque sí parece que, a nivel global, jugar ante tu ex suele mejorar tu rendimiento (+30% en el global de esos 12 casos). ¿Alguien se atreve con alguno de los 8 de arriba?

 

Lo que no hay duda es que la jornada 6 ya puede empezar a marcar una tendencia en la elección de jugadores. Aún nos queda mucho broker por ganar y aún quedan jugadores que lo garantiza (hasta 60 tienen una rentabilidad mayor a 1 y 13 pueden subir el 15% hasta haciendo negativo) pero ya es hora de ir introduciendo en los equipos jugadores fijos. Y eso que el riesgo está ahí y si no que se lo pregunten a los que perdieron 213.000 con Navarro…

 

Y es que jugadores que no hayan fallado en las primeras 5 jornadas (es decir, que hayan subido de broker y además lo hayan hecho con una valoración superior a la que marca su precio) únicamente quedan tres: Vasileiadis, Lavrinovic y Juan Ignacio Jasen. Eso sí, ahí también podríamos incluir a Batista (único que jugando más de un partido aún no ha bajado de 15) u otros como Splitter, Panko, Navarro, Valters, Moss o Jackson, que no se han bajado de los dos dígitos en las cinco primeras jornadas.

 

Los que hayan hecho los deberes hasta ahora ya tendrán más de 10 kilos y podrán formar un equipo con una media de 900.000 de broker por jugador, lo que nos da pie ya a pensar por fin en altas valoraciones. Eso sí, pensad que cada punto equivale a 70.000 de broker, por lo que para asegurar 200 puntos por jornada, lo que debe ser el objetivo pese a lo visto en esta última jornada, hay que llegar hasta los 14 kilos, así que tengamos paciencia y metamos a los jugones poco a poco.

 

¡Suerte a todos y a recuperarse de la resaca!

 

Jotas