ACBBlogs

29 minutos de juego, 3 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias y 1 de 7 en tiros de campo para un total de 3 puntos de valoración. Aunque parezca mentira, estos números son del mismo jugador que apenas hace tres semanas firmaba un 44 gracias a 35 puntos, 4 asistencias, 4 rebotes, 3 robos y un magnífico 13/20 en tiros de campo. Aunque lo peor no es que Clay Tucker hiciera el sábado uno de sus peores partidos en la ACB, sino que, los que vimos el partido, tuvimos la imagen de un Tucker apático, sin ideas y más preocupado por tener bien limpias las suelas de las zapatillas que por hacer daño al Estudiantes. En el fondo, el DKV estuvo casi 29 minutos jugando con 4 jugadores.

 

Con cuatro, e incluso con tres, llegamos a jugar -y a ganar pese a ir perdiendo de 3 a falta de 5 segundos y con dos hombres menos- en algunas ocasiones con el equipo de la residencia en mi época de universitario. No nos costaba demasiado ser uno de los equipos punteros en esa liga de la UB pese a no tener un cinco en el equipo. Porque, como bromeaba con mi gran amigo Estanis, pese a sus dos metros de altura, él no jugaba de cinco, sino de seis o de siete, pues ese era el número de tiros que necesitaba a veces para meter una :-) Los mismos que necesitó el amigo Tucker el sábado... aunque alguno menos de los que necesitó su ex compañero de equipo Ellis para meter 5 puntitos (2/13 en 33 minutos)...

 

Dos actuaciones paupérrimas, aunque no únicas esta temporada. De hecho, en más de un centenar de ocasiones hemos visto ya a un jugador más de 25 minutos en pista sin conseguir superar el 3 de valoración. Tucker, con su 0 en 38 minutos ante el Murcia y su -2 en 36 ante el Bilbao es el claro ejemplo de que no por mucho jugar, se valora más temprano. Aunque la palma se la lleva Milos Vujanic, el único capaz de hacerlo en 5 ocasiones, promediando 27.6 minutos y -1.8 de valoración en esos 5 encuentros. Bogdanovic, Ellis, Montañez, Ribas y San Miguel le persiguen con 4 partidos en los que el rendimiento que le sacaron a sus minutos fue lamentable. En este sentido, Barac, Splitter, Ricky y Navarro, por este orden, son los que más rentabilizan su tiempo en pista, mientras que Paco Vázquez, Laviña y Asselin son los que menos, necesitando casi 20 minutos para conseguir menos de 2 puntos de valoración.

 

Un dato bochornoso que los managers muchas veces no entendemos y nos hace maldecir en masa a jugadores como Tucker que son incapaces de darnos puntos pese a contar con un buen saco de minutos. Yo, lamentablemente, el domingo lo entendí a la perfección. Tras no haber bajado de 10 puntos en toda la temporada y enfrentarme a una defensa bastante asequible, el partido del domingo pintaba bien. Resultado: 40 minutos jugados, 3 puntos anotados y probablemente valoración negativa, pese a haber estado decente en otras facetas del juego. Mal partido eligieron Juan, mi querido hermano mayor al que estoy a punto de convencer para que se haga un equipo, y Sonia, mi cuñada, para ir a verme después de años sin verme jugar. Aunque la excusa está clara: no se puede jugar un partido a la una y media de un domingo, cuando el cuerpo lo que te pide es una cañita y una paella o unas buenas tapas.

 

En general, jugar el domingo a mediodía no parece ser lo ideal para sacar lo mejor de los jugadores. Pese a ser lo más habitual en la ACB, los partidos del domingo mediodía, en media, son los que tienen las valoraciones más bajas por jugador (8.35 frente a los 8.49 de las jornadas intersemanales). Pero... ¿de verdad tiene alguna relación el horario del partido con el rendimiento individual de los jugadores?

 

Aunque algunos managers dirán que sí con maldad, estableciendo la vida nocturna de los jugadores como tercer factor de la ecuación, personalmente creo que no existe relación alguna, aunque os dejo algunos datos curiosos:

 

  • Joe Ingles baja un 33% sus números cuando juega el domingo a mediodía y, curiosamente, los dos partidos que ha jugado el domingo por la tarde le han llevado a ser MVP. No sería raro que el Granada se plantease un cambio en el horario de sus partidos :)

  • Gerald Fitch espera ansioso una nueva jornada intersemanal, ya que en las dos que ha disputado ha promediado 47,4 puntos de valoración SM. Los domingos mediodía también son su horario maldito, bajando sus números un 23%.

  • Rafa Martínez y Robert Battle son los dos únicos jugadores del club del millón de broker que mejora sus números más de un 20% los domingos mediodía.

  • Mark Jackson es partidario de irse de fiesta los sábados con los debers cumplidos. Los 3 partidos que ha disputado en ese horario han acabado con 19 o más en su casillero SM. Lorbek, con 20.2 puntos de media en 6 partidos, también es de los que se lucen en los partidos adelantados al sábado.

  • En cambio, Teletovic no es capaz de superar el 12 cuando juega el sábado. ¿Presión televisiva? Su compañero Splitter lo lleva mucho mejor y promedia casi 28 en ese horario. 

  • Hernández-Sonseca es uno de los jugadores que mejor rinden el domingo por la tarde. Ha jugado 3 partidos en los que ha promediado más de 20 puntos de valoración SuperManager.

 

Lo dicho, datos más anecdóticos que significativos, pero que en algún caso puede que tengan una razón escondida. Yo, tengo que aceptar que mi patético partido del domingo nada tiene que ver con el horario del partido. Afortunadamente, ningún manager tuvo que sufrir mi 1/11 en tiros de campo... aunque los padres de mis compañeros igual piensan lo mismo de mí que el del vídeo de "Seis contra seis". Ya es demasiada coincidencia que el prota malo se llame casi como yo ;)