ACBBlogs
17/03/2011

[Jotas]

El SuperManager entra en su último cuarto de competición y llega la hora de quemar nuestras últimas naves en, quizá otra vez, la edición más complicada del SuperManager. Buena muestra de ello es que poca gente habrá salido totalmente satisfecha de la doble jornada de la semana pasada. Personalmente,  sigo en mi montaña rusa: el jueves subí hasta el puesto 240 y pico y el domingo ya volvía a estar el 397º de la general tras mis pésimos 150.8 puntos (¡ay, qué tiempos aquellos en los que pasar de 200 era casi una obligación…!). No puedo poner excusas cuando entre los tres bases y mis dos aleros más caros apenas sumé 30.2 puntos.

 

Pero mientras mi equipo de la general sigue dando bandazos, mi equipo de la privada del blog (ése que creamos en la J4 para picarnos con vosotros, por si no os acordáis :) ) sigue on fire. Una vez asumido que mi cuñado no era una amenaza, el objetivo pasó a ser el de ganar la liga. Tras una espectacular remontada, sólo 30.8 puntos me separan de la cima. Para 9 jornadas, se presenta como un bonito a la par que alcanzable reto. Simplemente hay que tener claras las claves de este final de liga.

 

Ricky Rubio. El claro ejemplo de que, hasta los más puristas de las estadísticas, no siempre nos guiamos por los números y nos dejamos llevar en ocasiones por los nombres. Con la temporada que está haciendo, sus últimos partidos y su tremenda irregularidad, si en vez de Ricky se llamase Miguel Pérez, hace semanas que nadie pensaría en él como una opción. Mucho he aguantado ya y, por mucho que espabile, no parece que no llevar a Ricky pueda ser motivo de hacer una mala jornada. Más aún cuando hay otros compañeros de posición, como Cabezas o De Colo, en mucho mejor momento.

 

La pareja de extras. El abanico de posibilidades es más amplio que nunca. Desde jugadores que han ganado un protagonismo enorme a otros que parecen despertar después de no firmar los números que se esperaban de ellos. Ayón, Panko, Slaughter, Caner-Medley, Wallace e incluso los imprevisibles Fitch, Karl y Jackson, se presentan como buenas opciones. Pero ojo, que las tendencias cambian rápido. Por ejemplo, cómo afectará el regreso de Gabriel, cuya ausencia ha encumbrado a su compañero Caner-Medley (36.65 de media cuando no juega Gabriel y 15.76 cuando sí lo hace).

 

Los teóricos fijos. San Emeterio lleva cinco jornadas seguidas por debajo de su media y en tres de ellas no ha llegado a 3 puntos. Pobre bagaje para alguien de 1.3 millones, pero apenas hace 5 jornadas superó los 40. Carlos Suárez, por su parte, ha bajado broker en 9 de sus últimos 10 partidos. Jugárselas sin ellos parecía prohibitivo; ahora, muchos celebran el haber tomado el riesgo en las últimas jornadas. ¿Conservadurismo o riesgo? Bajo mi punto de vista, ya no existe ni una cosa ni otra. Los fijos ya no existen, pero mucho cuidado a perderte una de sus valoraciones de escándalo; pueden sentenciarte definitivamente.

 

Jugadores on fire. Además de Caner-Medley, hay otros jugadores que están mostrando su mejor cara en las últimas jornadas. Hombres menos habituales como Pere Tomàs (11 partidos seguidos sin bajar de 9), Mainoldi (6 por encima de 12), Llull (4 por encima de 14) o Beirán (4 por encima de 15). Jugadores que han alcanzado una excelente regularidad pero que difícilmente marcarán excesivas diferencias. Si el presupuesto no da para más, pueden ser buenísimas opciones, pero no parecen la clave para protagonizar una remontada.

 

Nuevas irrupciones. Seguro que no soy el único ingenuo que piensa que Garbajosa puede volver a ser importante en el Unicaja, y no sólo en el vestuario. Aunque probablemente Jorge y Middleton no vayan a ser los que nos hagan ganar nuestra privada, habrá que estar atentos a la llegada de nuevos jugadores a la liga, especialmente aquéllos que lleguen para ser importantes en sus nuevos equipos. Tucker, Borchardt o Mensah-Bonsu llegaron así un día y luego fueron clave para nuestros equipos.

 

Suerte. Para bien o para mal, siempre, y más esta temporada, el factor suerte determinará si nuestras decisiones son buenas, malas, peores o excelentes. Intentad buscarla, pero si no llega, no os obsesionéis, no sois tan malos managers como parece :)

 

Eso sí, dejar lesionados en tu equipo o no hacer cambios porque se te ha olvidado que la jornada 26 empieza el viernes a las 20:30 no es mala suerte… :)

 

¡¡Mucha suerte a todos!!