ACBBlogs
20/10/2009

Vaya semanita la pasada, ¿verdad? Probablemente la más vertiginosa que recuerdo en el ámbito del baloncesto y del SuperManager en mucho tiempo. Apenas ha pasado una semana desde la entrada anterior del blog y sin embargo los acontecimientos han sido innumerables: jornada intersemanal, suspensión de un partido al borde del cierre de cambios, saturación más que momentánea... Maldiciones, quejas, lamentos, “yo también me he quedado con diez”… Toma de decisiones, disculpas, reinicio de equipos, ¡¡cambios a mitad de jornada!! Más quejas, más lamentos, más maldiciones, “que injusto lo de hoy”, “que injusto lo de ayer”...

 

Y, mientras preparamos apenas sin tiempo los cambios de la jornada 3, recibimos el mazazo de la triste noticia del fallecimiento de Andrés Montes. Nos gustaría más o menos su peculiar estilo (a mí personalmente me hacía reír, algo fundamental cuando estamos hablando de un hobby), pero no podemos negar que fue uno de los que hizo crecer la afición por este deporte en España y la acompañó hasta lo más alto, poniendo la voz a las dos mayores alegrías de nuestra selección. Descansa en paz, ¡jugón!

 

Pero aún quedaban emociones (y positivas) para el fin de semana, incluso a nivel personal. Y es que me perdí la jornada virtual de la tercera jornada, con sus tres prórrogas incluidas, porque, tras cuatro años de inactividad, el domingo descolgué las botas y debuté en liga autonómica en Madrid. Reconozco que al principio tenía miedo de sufrir el “síndrome SuperManager” y pensar “mierda, menos uno” al perder un balón o fallar un triple o de echarle una mirada asesina al tío de las estadísticas por no apuntarme una asistencia o, peor aún, de pedirle explicaciones al entrenador rival de por qué no metía a su segundo base, pensando que lo tenía en mi equipo y con subida de broker garantizada. Afortunadamente, la cabeza estuvo donde tenía que estar y el debut fue casi perfecto: 5 triples y bonus por victoria. Vamos, que seguro que subo el 15%. Aunque mis compañeros lo hicieron tan bien que me hubiera hecho un equipo sólo con jugadores de mi equipo, estrategia por cierto nada recomendable en el mundo SuperManager.

 

Aunque con el espectacular momento de forma del Ayuda en Acción Fuenlabrada y sus tres jugones, muchos os habréis preguntado si es excesivo juntar a tres hombres del mismo conjunto en vuestros equipos y, en caso negativo, dónde está el límite. Recuerdo un año (o más de uno) en que tener a cuatro del TAU era casi obligatorio. Los Calderón, Nocioni, Oberto, Scola, Macijauskas, Rako, Mickeal, Teletovic e incluso Vidal o Foirest, en temporadas distintas, eran sinónimo de éxito. Este año, parece que tener a los tres del Fuenla o del CB Granada, o incluso cuatro, puede ser una buena táctica. Pero, ¿qué dicen los números?

 

Bajo la ambiciosa hipótesis de que un jugador sólo es interesante si consigue un mínimo de 20 de valoración, cogiendo todos los partidos de todos los equipos del año pasado, vemos que en un 62% de los casos, ninguno o un jugador del equipo consiguió llegar a 20 incluyendo el bonus. Una cuarta parte de las veces fueron dos los jugadores que lo consiguieron y menos de un 15% de las ocasiones, el equipo tuvo a tres o más jugadores por encima de 20. Eso sí, equipos como el TAU (47%), DKV Joventut (28%), Fuenla (28%), Regal Barça (25%) y Real Madrid (25%) consiguieron muchas veces colocar a tres o más jugadores por encima de esa barrera. Curiosamente, el récord de jugadores lo fijaron el Regal Barça y el DKV con 5 en la jornada 28, seis después de lo que hiciera el Gran Canaria (Moran, Savané, Mario, English y Augustine).

 

En este sentido, hay que tener muy presente la dependencia que tiene cada equipo de sus jugones, puesto que no es lo mismo que sean siempre los mismos los que se salen o, como pasa muchas veces con los equipos grandes, que los que pasan de 20 vayan rotando jornada tras jornada.

 

Los equipos más dependientes en estas tres primeras jornadas, en cuanto a valoración, han demostrado ser Gran Canaria 2014 (Savané acumula el 36% de la valoración), Xacobeo Blu:sens (Jackson, 33%) y Bizkaia Bilbao Basket (Mumbrú, 30%); los que menos, Suzuki Manresa (Grimau un 14%) y Unicaja (Freeland un 17%), aunque lo del Suzuki es probablemente debido a la lesión de Cusworth. Aunque si contabilizamos la dependencia respecto a los tres mejores jugadores, encontramos al Ayuda en Acción Fuenlabrada como el más dependiente, con Fitch, Thomas y Batista sumando el 79.2% de la valoración del equipo. No es extraño que los tres hayan sido ya MVP y que se encuentren entre los 7 jugadores más valorados de estas primeras jornadas.

 

¿Y vosotros, dónde creéis que está el límite en cuanto a jugadores del mismo equipo? ¿Es mejor aprovechar esa dependencia de los jugones o es mejor diversificar el riesgo? ¿Qué pasará el día que ese equipo sufra una dura derrota?

 

Por cierto, ya sé que muchos lo sufrís en las gradas o frente a la tele pero, los que jugáis, ¿habéis sufrido alguna vez el “síndrome SuperManager” en la cancha? Os animo a que entréis en el foro y compartáis vuestra experiencia.

 

¡Suerte con los cambios y hasta la semana que viene!