ACBBlogs

Cuando llegó en 2004 a Gran Canaria, nadie le conocía. Sin embargo, el neozelandés Kirk Penney (23/10/1980) aterrizaba en la ACB tras unos brillantes años en NCAA y una breve historia de amor con la NBA de la mano de los Miami Heat. Tras firmar 16 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias en su último año en la Universidad de Wisconsin-Madison, y formar pareja exterior con el hoy base de los Jazz Devin Harris, no entró en el draft de 2003, uno de los más talentosos del siglo. Tuvo una oportunidad de apenas 10 días en Miami. Anotó su primera canasta desde la esquina, tras la línea de tres. Una canasta para explicar quién era él y cómo jugaba.

 

Con 23 años, el por entonces Auna Gran Canaria era su primera experiencia profesional. La terminó con 10,7 puntos por partido y un 40% de acierto en el tiro exterior. Aprovechó la oportunidad y pudo disfrutar del baloncesto de élite en Europa: subcampeonato de Euroliga con el Maccabi Tel-Aviv, militancia Zalgiris Kaunas y Alba Berlín... pero siempre con la mente en Estados Unidos, probándose a sí mismo para entrar en la NBA. Lo hizo en 2005 con los Clippers, pero en apenas cuatro partidos. Es un trotamundos experimentado, que ha sabido adaptarse a diferentes roles y lugares, y que ya tiene conocimiento de la competición ACB.

 

Kirk Penney es un alero de la vieja escuela. Una amenaza constante desde el perímetro con un tiro letal que ha superado los 24 puntos de media en sus últimas tres temporadas en Nueva Zelanda. Además, fue el segundo máximo anotador del Mundial del pasado verano con 24,7 puntos por encuentro. En su país natal, en 2010, alcanzó los 49 tantos en un partido de Playoffs. En su pasado ACB, sacó su muñeca a relucir pero también adoleció de cierta pasividad defensiva que desesperaba al aficionado. Su aporte ofensivo, no obstante, tiene un peso superior a los aspectos negativos que puedan producir sus lagunas en la retaguardia.

 

Pedro Martínez, actual entrenador del Gran Canaria 2014, también lo era en aquel Auna de 2004. De Penney destaca el consabido tiro, ya sea "saliendo de bloqueos o tras bote", además de que es un "muy buen reboteador en defensa" y de su inteligencia en la pista: "Entiende el juego. Juega inteligente, sabe escoger la mejor opción".

 

Capitán de la selección, con la que ha jugado desde 1999, debutando a los 18 años de edad, su dilatada experiencia debe valer a un Fuenlabrada joven, que volverá a vivir el reto de mantenerse entre los mejores un año más. Sin duda, uno de los mayores killers que jamás haya visto la ACB.

Por Jesús Morales

Benjamin Dewar (1.96, 30 años) es un jugador estadounidense (con pasaporte francés desde el pasado mes de mayo) que ha jugado la mayor parte de su carrera deportiva en Francia. Formado en una universidad de Michigan, su estado natal, la Lake Superior State University  de NCAA2, llegó al continente europeo en febrero de 2003, gracias a un contrato ofrecido por el Sjaelland danés. Allí jugó 10 partidos, promediando 24 puntos y casi 7 rebotes, lo que llamó la atención de los ojeadores del equipo francés de ProB (segunda categoría del basket galo) UJAP Quimper, donde jugaría tan solo una temporada, pues sería fichado en 2005-06 por la Entente Orléanaise (equipo cuya denominación actual es Orléans Loiret Basket). La temporada en Orléans fue un éxito, pues la EO45 no sólo ascendió por primera vez en su historia a ProA, sino que además fue finalista de la Coupe de France. Ben Dewar se convirtió en uno de los jugadores referencia de Orléans y en el hombre de confianza del técnico Philippe Hervé. 

 

 

 

 

 

Serían tres los años que pasaría en la ciudad de Orléans, hasta que el poderoso ASVEL Villeurbanne se fijó en él para reforzar su perímetro. Sus mayores éxitos los cosechó con el equipo lionés, con el que logró un título de liga francesa (2009) y otro de la Semaine des As (2010).

 

La pasada temporada, Dewar fichó por el Le Mans Sarthe Basket, otro de los equipos punteros de la liga francesa, pero la campaña no respondió a las expectativas de la afición sarthois, quedando en octava posición de la liga regular, y cayendo frente a Cholet en la serie de cuartos de final. Pese al relativo fracaso del MSB, Ben Dewar fue uno de los mejores anotadores del equipo, tras el pívot brasileño Joao Paulo Batista, y los exACB Alex Acker y Alain Koffi.

 

Ben es un jugador que puede alternar las posiciones de escolta y alero, capaz de vaciarse en defensa, lo que lo convirtió en uno de los hombres fijos de JD Jackson, entrenador del MSB, en los momentos decisivos de los partidos. Eso sí, sufre mucho al emparejarse con aleros más fuertes físicamente, que pueden postearle en las proximidades del aro.

 

Se trata de un gran tirador, pero de un tirador de rachas, capaz de enchufar 6 triples de 7 intentos desde la línea de tres puntos en un partido, y en el siguiente, marcarse un espantoso 1 de 9. Aunque, en líneas generales, se trata de un tirador soberbio que permitirá generar espacios en la pintura para que sus compañeros puedan recibir balones bajo el aro. Pero, como todo buen tirador, su juego se ve lastrado por ese pequeño defecto que supone la obcecación por seguir intentando lanzamientos lejanos, pese a no tener su día.

 

Otro de sus puntos fuertes es su dilatada experiencia y su amplio conocimiento del juego. No es un jugador que pierda muchos balones o que no sepa qué debe hacer en cada momento. Su basket IQ es superior a la media, y será de gran ayuda para Vidorreta.

 

En resumen, magnífico fichaje del Lucentum Alicante, que se hace con un gran tirador con pasaporte comunitario, y con una amplia experiencia en el baloncesto europeo.

Por Sebastián Souviron (Solobasket.com)


Tras dos temporadas cedido en el UB La Palma (LEB Oro), el Gran Canaria 2014 ha decidido incorporar al ala-pívot colombiano de 2,03 de altura y 26 años Juan Palacios. El CID da la alternatva a Palacio. Y Jesús Morales, redactor de ACB.COM, nos lo presenta.

 

 El hombre que una vez soñara con ser pionero de ilusiones y representar a todo un país en la NBA, está ante su primera gran oportunidad como profesional. Juan Diego Tello Palacios (11/05/1985) nació en Medellín, Colombia, pero pronto dio el salto al gigante americano, Estados Unidos. Así, hizo sus años de instituto en Centereach, Nueva York, jugando al baloncesto y despuntando con 20,2 puntos, 9,3 rebotes y 2,2 robos. Luego pasó cuatro años en la prestigiosa Louisville. En 2008, soñó con ser el primer colombiano de la historia en la NBA, pero su nombre no fue pronunciado por David Stern.

 

 

 

Tuvo que rehacerse tras el duro varapalo -varios medios especializados le daban un hueco en la segunda ronda tras sus buenos años en NCAA- y tres años después tiene ante sí una gran oportunidad para demostrar a todos que se equivocaron. En 2009, tras una temporada en el Vic de LEB Oro, el Gran Canaria 2014 se hace con sus servicios gracias al interés de Himar Ojeda y el cuerpo técnico del club. Con dos años más de experiencia en la segunda división del baloncesto español, está listo para dar el salto. ¿De verdad? ¿Pero cómo juega?

 

Palacios es un ala-pívot de 2,03 metros con un físico propio de escultura griega. Realmente fortalecido en sus largos años en Estados Unidos, el colombiano puede llevar al poste a casi cualquier defensor aunque este le saque varios centímetros. ¿Y una vez allí? Ha demostrado tener buenos recursos en la pintura. Sabe moverse y su mejora ha quedado demostrada: de 8 puntos de media en la 09/10 a los 16 tantos (con 6 rebotes) del pasado curso. No obstante, esta mejoría ofensiva ha llegado también gracias a su mejora en el tiro. Ha cambiado su mecánica y ya posee un tiro fiable desde los cinco metros, atreviéndose incluso a veces a probar desde el perímetro. No es un '4' moderno que pueda jugar constantemente abierto, pero su evolución va por ese camino.

 

 Atrás aporta intensidad, intimidación y entrega absoluta. Su portentoso físico le permite dar el 100% en todas las jugadas. Robó una media de 1,5 balones por partido, si bien perdió hasta 2,4 debido a las presiones 2x1 que recibía de las defensas rivales. Su lectura del juego, no obstante, no tiene lagunas importantes que puedan ser un lastre para el nivel ACB. Un jugador que ya conoce la entidad, la isla y a muchos de sus compañeros en el Gran Canaria 2014. Otro hombre de hacer piña en el vestuario.

Por Jesús Morales

Con la llegada de Micah Downs, el Assignia Manresa ha completado su juego exterior para la próxima temporada. Pero… ¿quién es éste jugador? ¿qué características le definen?. Chema de Lucas, redactor de Solobasket.com y experto en la Adecco Oro, nos presenta al último fichaje del equipo del Bages.

 

(Foto Ford Burgos)
 

Micah Downs ha sido uno de los grandes descubrimientos de la pasada temporada en la Adecco Oro, tras dos experiencias profesionales en Europa la temporada 2009-10, en la que estuvo a caballo entre el KK Zadar y el Leuven.

 

Corre bien el campo, para finalizar el contraataque normalmente en mate. Es un jugador siempre agresivo y duro penetrando hacia canasta, siendo capaz de generarse por sí mismo estas situaciones en uno contra uno, para culminar las acciones con su mano derecha.

 

Buen tirador desde todas las distancias, incluido desde más allá de 6,75 metros, es capaz de hacerlo saliendo de bloqueos y parando o tras bote. Aquí está posiblemente otra de sus grandes virtudes, la lectura de los bloqueos indirectos para ver cómo sacar ventajas.

 

Físicamente es un atleta, pero como él mismo reconoce tiene que ganar masa muscular. Participó en el concurso de mates de la liga croata. De hecho el espectáculo en El Plantío la pasada temporada se iniciaba con las ruedas de calentamiento, donde deleitaba al público con sus mates. Él y Hanga cautivarán a buen seguro al Nou Congost.

 

Tiene buenas piernas para defender, pero su principal debe puede ser su falta de continuidad y regularidad en el juego, que hace que aunque en algunos momentos sea un jugador brillante con grandes rachas, en otros parezca que no está.

 

Andrew James Ogilvy nació en Sidney, Australia, el 17 de junio de 1988. Se atrevió a dar el largo salto a Estados Unidos y con 19 años se enroló en las filas de la Universidad de Vanderbilt, Tennessee. Allá, intercaló buenos números con malos partidos, y finalmente no saldría elegido en el draft de 2010, al que se presentaría como elegible.

 


 

Pero su fama internacional no se la labró allí, sino en el Mundial sub19 de 2007, cuando promedió 22,3 puntos y 9,8 rebotes. Coincidió, curiosamente, con sus hoy compañeros Stefan Markovic y Víctor Claver. Desde aquel momento, su nombre hacía sonar alguna tímida campana entre los aficionados al baloncesto, pero el pasado verano llegó su verdadero momento al dar el salto al profesionalismo desde Vanderbilt. Lo hizo firmando con el Besiktas. Igor Minteguía, colaborador de Solobasket.com y conocedor de la liga turca, comenta que tuvo “una rápida adaptación, rindiendo a un notable nivel prácticamente desde el primer instante. Sus cualidades se adaptan al baloncesto FIBA”, aunque aclara que “necesitará un tiempo prudencial para adaptarse a la ACB, una liga muy exigente, pero con paciencia, en pocas semanas se podrá ver al auténtico Ogilvy”. Invita al optimismo recordando los casos de “Jackson o Baron, llegados a la ACB tras una sola temporada como profesionales en Turquía”.

 

¿Pero cómo juega? Igor cuenta que tiene un “arsenal ofensivo amplio” y unos “buenos movimientos de espaldas al aro”, lo que le convierte en un “pívot muy móvil y activo en la cancha”. No obstante, “debe mejorar sus tiros en suspensión” apunta, a su vez que señala a su “mejorable defensa” y su “movilidad lateral regular” como puntos débiles en los que debe trabajar. En Valencia compartirá pintura con el ucraniano Lishchuk, que de seguro sabrá aconsejarle para aumentar esa agresividad e imponer respeto en la jungla de la ACB.

 

En su periplo estadounidense, Andrew James Ogilvy se labró una fama de “blando” que le martirizó hasta su ultimísimo partido en NCAA, y que finalmente le condenó a no tener un hueco en la NBA. Igor Minteguía opina sobre esto que “le pone ganas, le pone garra, pero su constitución física y su capacidad atlética le hacen sufrir ante pívots más poderosos”. Anota, eso sí, que aunque “sufre para mantener la posición en defensa ante jugadores de este perfil”, estos “tampoco abundan en el baloncesto ACB y en Eurocup”.

 

En Valencia se encontrará con una genial pareja de bases de increíble talento y una visión de juego fuera de lo normal: Markovic y De Colo. ¿Estará al nivel de las exigencias? “Tiene un IQ realmente buena. Lee bien el baloncesto y puede jugar eficientemente el pick and roll. Un jugador maduro en este sentido”. En definitiva, un joven pívot australiano que dará mucho de que hablar en su primer año como jugador ACB.

Por Jesús Morales

Unicaja no ha tardado en completar su dirección. Y ya tiene timones para afrontar una nueva campaña. Tras el primera anuncio de Kristaps Valters, los malagueños han firmado, por dos temporadas, al base Earl Rowland. Norteamericano de 1,88 y con pasaporte búlgaro, procede del Vanoli Cremona italiano. En la Lega ha promediado 32 minutos de juego con 14 puntos, 3 rebotes y casi 4 asistencias por partido. Lo podremos ver en Lituania, en el Eurobasket, defendiendo los colores de Bulgaria. Pero antes, diseccionamos sus características.

 

 

 

 

 

Con su fichaje por Unicaja, Earl Jerrod Rowland ha completado este verano su particular ascensión a la élite del baloncesto continental. Formado en California, este atlético base dio el salto a Europa tras una experiencia en la D-League con Florida Flame. Ya en el viejo continente, Rowland ha ido progresando año tras año y desde el Barons letón, pasó por el Artland Dragons y Telekom Bonn de la liga alemana hasta ser el líder las dos últimas temporadas del Vanoli Cremona de la Lega italiana.

 

 

El buen aficionado le recordará por su pasada participación en el Eurobasket 2009 con Bulgaria. Allí le ganó la partida a Andre Owens con su juego explosivo y facilidad de sumar en ataque. Es un base alto (1,88 centímetros) con una gran capacidad atlética que le hace machacar el aro con asiduidad. Los seguidores de Unicaja, así como el resto de aficionados a la ACB, a buen seguro que disfrutaran con sus vuelos tanto en penetraciones como en transición.

 

 

Y es que estas son dos facetas muy a tener en cuenta en el juego de Rowland. El base es un excelente jugador al contraataque, normalmente es el primero en salir y es un gran finalizador debido a esa facilidad para saltar que tiene. De igual modo, es en campo abierto y jugando en transición donde mejor se aprecian sus virtudes como pasador.

 

 

En estático, Rowland es muy vertical y ataca rápidamente el aro con sus explosivas penetraciones. Tiene un buen manejo de balón aunque normalmente acaba con la derecha. No suele parar y tirar cuando inicia su entrada a canasta. En cuanto al tiro, Rowland es capaz de lanzar tanto después de bloqueo y tras bote como tras recibir, aunque no es un especialista en el tiro de tres.

 

 

Sin ser un especialista defensivo, Rowland también sorprenderá en defensa. Ayuda en el rebote defensivo, pero, sobre todo, es una amenaza para el base rival. Es muy rápido de manos y suele acabar los partidos siempre con un par de recuperaciones. Con él no hay despistes que valgan.

Por Álvaro Paricio

 

Nadie esperaba el golpe de timón que dio el Gran Canaria 2014 el pasado domingo a la tarde. El intercambio twittero entre Pedro Martínez y el director general y deportivo del club grancanario Himar Ojeda tuvo en vilo a gran parte del mundo ACB durante unas horas, finalmente pasadas las 5 de la tarde saltó la noticia, Marquez Haynes era el elegido para sorpresa de muchos y alegría de otros tantos.

 


 

Fichaje de campanillas, uno de los jugadores más destacados de la France Pro-A en la temporada 2010-2011, con unos números que dan un fiel reflejo de la calidad que atesora el escolta estadounidense. Sus 14.4 puntos, 2.4 rebotes y 3.8 asistencias por partido han llevado al Chalon-Sur-Saone a completar una actuación histórica, consiguiendo la Copa francesa y cayendo en cuartos de final ante el ASVEL Villeurbanne en la lucha por el título.


En sus inicios en la NCAA no tuvo el protagonismo esperado en Boston College, pero al volver a su Texas natal comprobó que hacía mejores estadísticas jugando de escolta que de base. Al no encontrar hueco en el Draft2010 decidió probar fortuna en el viejo continente y aceptar la oferta del Chalon.


Las principales virtudes de Haynes se encuentran en ataque, siendo este año la principal referencia ofensiva del conjunto galo. El paso por el baloncesto europeo le ha servido para mejorar esa faceta, es un director de juego completo que ha progresado mucho en el baloncesto francés. Esta media de 4 asistencias por encuentro se justifica con un gran entendimiento con su ex compañero Aminu, el pick and roll más alley hoop del pívot norte-americano era muy habitual. ¿Funcionará con Savané?. Tampoco es mal defensor, gracias a su velocidad recupera una buena cantidad de balones.


El físico es lo que le hace valer. Con un buen dominio de balón, a semejanza de Carroll, sabe crearse sus propios lanzamientos a través de veloces cambios de ritmo, que dejan al defensor sin recursos para poder frenarle. Otro factor a tener en cuenta es la agresividad con la que encara al aro rival, culminando la mayoría de sus acciones con acierto o forzando la personal. Eso no quiere decir que sea un jugador individualista, ve los espacios donde se encuentran solos sus compañeros con asiduidad, sobretodo el pase al lado débil remontando este la línea de fondo.


Pero si hay que hablar de factores desequilibrantes y que le hacen diferente a los demás empezaríamos por la puntería que tiene desde la línea de 6’75 (puede encestar desde siete metros sin ningún problema), su jugada preferida es recibir y tirar desde cualquier ángulo exterior en suspensión. La joya de la corona es la capacidad de salto que tiene, machacando de forma contundente en contraataque o al encarar la canasta en carrera. Hasta ha participado en el concurso de mates en el All Star galo. Podría ser un asiduo candidato a los TOP5 de ACBTV.


Obviamente nadie es perfecto: los tiros libres y una irregular selección de tiro son sus puntos a mejorar y desarrollar.


Muchos dudan del rendimiento que dan jugadores que proceden de la liga francesa y llegan a la ACB, pero si retrocedemos unos cuantos años atrás vemos como gente del nivel de Laurent Foirest o el propio jugador del Cajasol Luka Bogdanovic tuvieron una buena actuación en su primera incursión en la ACB.


El objetivo no es buscar una copia de Carroll, sino encontrar un complemento que de forma y ayude el grupo en momentos puntuales del juego. Es cierto que en algunos aspectos se asemeja al escolta de Laramie, hasta ocupará la misma posición en la cancha, pero uno y otro son diferentes. Se adaptará sin problemas.


Puede ser una de las grandes revelaciones, apuesten por él, se llama Marquez Haynes y juega en el Gran Canaria 2014.

 

Por Mario Gómez

 

Mientras Regal Barça y Bizkaia Bilbao competían en el tercer partido de la final ACB, el CAI Zaragoza sorprendía con el fichaje de un alero americano poco conocido en España: Jacob Burtschi. Pero... ¿Quién es?

"Me defino como un jugador energético, mi motor no para. Me enorgullezco de ser un jugador versátil que puede jugar en cualquier posición para ayudar, tanto en ataque como en defensa", explicaba el protagonista, mientras su futuro entrenador, José Luis Abós, hablaba de él en estos términos: "Jacob Burtschi es un jugador físicamente fuerte, bueno en el rebote, tanto en defensa como -especialmente- en ataque. Es muy buen tirador exterior, tiene buenos porcentajes tanto de 2 como de 3 y posee una buena utilización de bote para penetrar a canasta. Es además un buen defensor y tiene una gran capacidad para los robos de balón. Es un "alero alto que durante gran parte de su carrera ha jugado de ala pívot. Su dominio del bote, su tiro exterior y su capacidad de jugar de frente a canasta hacen que se le pueda considerar un 3, que en momentos determinados podría jugar de 4".

 

 

 

Para completar el análisis, hablamos con Simon Jatsch, periodista alemán de http://www.in-the-game.org, y que nos cuenta que "llegó a Hagen tras estar tres años en las Fuerzas Aéreas y no jugar profesionalmente, y allí ha jugado a un ritmo alto (el más alto de la liga), con un juego de pequeños en el que actuaba principalmente de ala-pívot, siendo un problema de ajuste para la mayoría de ala-pívots rivales".

¿Alero o ala-pívot? "Si juega de 4, pese a no ser buen defensor, podría tener algunos problemas defendiendo a ala-pívots puros; si juega de 3, se enfrentará a nuevas situaciones en ataque. Hay que tener en cuenta que buena parte de las razones por las que destacó en la BBL son debido a su ventaja en velocidad en ataque. Como 3 se encontrará a defensores más rápidos y esa ventaja no existirá, teniendo que ser más creativo. De todos modos, su tiro de larga distancia y su ética de trabajo no se puede discutir y se puede trasladar perfectamente a la ACB".

Jatsch explica sobre el nuevo fichaje maño que "es enérgico, agresivo (también como reboteador), rápido y buen dominador de balón para un 4. Le encantaba a los aficioandos de Hagen porque era un luchador que se lo dejaba todo en la pista en cada partido. Pero sobre todo, es un gran tirador capaz de meter un 44,2% en tiros de tres con casi cinco intentos de tiro. Lanzó mucho, incluso más de tres (163) que de dos (150) pero sus porcentajes refuerzan sus decisiones. Incluso fue el campeón del concurso de triples en el All Star".

"Estadísticamente, acabó 9º en puntos por partido, 6º en rebotes, 24º en asistencias (primero entre los ala-pívots) y 2º en robos, siendo además tercero en valoración. Los números están algo inflados por el estilo de juego rápido del Hagen y sus minutos en la pista, pero a pesar de ello fue el 12º de la liga en valoración por minuto".

 

Markovic ataca a Satoransky (Foto Euroleague/Getty)
 

 

Cuando los expertos hablan de las grandes perlas del baloncesto serbio, salen a colación nombres como el de Milos Teodosic, Marko Keselj, Nikola Velickovic, Nemanja Bjelica o Milenko Tepic. Pero pocos se acuerdan de Stefan Markovic, base que nació en Belgrado en el año 1988 y que acude a la selección nacional desde la categoría sub16. Estuvo, sin ir más lejos, en la plata de Polonia de 2009 o en el cuarto puesto de Turquía en 2010.

 

Markovic es un base corpulento que mide 192 centímetros. Formado en el Atlas Novi Beograd, uno de los muchos equipos de la ciudad en la que nació, su salto al profesionalismo fue 2006, cuando contaba con apenas 18 años, y de la mano del Hemofarm serbio. Su trayectoria ya le avalaba: oro europeo sub16 y oro mundial sub19. Le faltaría aún dar otro estirón, pero ya por entonces se erigía como un portento físico, superior a los rivales de su edad. Sus buenos números le llevaron a la Benetton de Treviso, con la que llegó hasta la Final Four de la Eurocup. En la competición continental, Markovic fue el tercer mejor pasador promediando 4,9 asistencias, además de 6,8 puntos, 4,1 rebotes y 1,7 robos.

 

Su año en Italia fue el argumento definitivo para creer en la validez del jugador en una competición de mayor exigencia que la liga serbia. El serboaustraliano (su madre es de Australia) es un base alto, de 1,92, que sabe tomar ventaja de esa superioridad física, tanto en aspectos ofensivos como defensivos. A Markovic le gusta correr, y sabe hacer correr a su equipo, dotándole de un ritmo de juego difícilmente alcanzable por los rivales. Pero también sabe dirigir en estático y crear ocasiones de tiro para él o para sus compañeros, gracias a un gran manejo de la bola que por momentos recuerda al de un jugador callejero.

 

Su físico le valida para jugar como escolta, si bien uno de los puntos flojos de su juego es, precisamente, el del tiro de tres. Con su rápido movimiento de pies es capaz de desequilibrar y crear buenos espacios, pero siempre ha tenido problemas con los aciertos desde el perímetro. Además, no hay que olvidar que es un gran pasador, con una gran visión de juego y una inteligencia en la pista característica de un exterior balcánico. En circunstancias extraordinarias, ha sabido adaptar su juego al de ‘2’, por lo que el Power Electronics Valencia de seguro que tendrá en mente esa opción, ya que también tienen en sus filas a otro alto playmaker como Nando de Colo.

 

Su intensidad y dedicación le han convertido, tanto en el Hemofarm como en la Benetton, en uno de los líderes del vestuario. También hay que destacar su influencia en la selección serbia. Stefan Markovic es un base muy habilidoso, con un físico importante para su posición en la cancha, y que carga bien el rebote gracias a su altura.

 

Por Jesús Morales

 

 

 

Nacido en Zadar el 5 de noviembre de 1984, Luka Zoric es un pívot de 2,09 que llega al Unicaja para apuntalar el juego ofensivo con su intensidad, su capacidad de rebote y su intimidación. Además, Zoric viene a la ACB tras firmar su mejor temporada como profesional, y con ganas de demostrar su valía en la mejor liga del continente. En sus palabras, “llevo 6 meses esperando este momento, y sólo me planteé salir de mi equipo para venir a Málaga, por eso ahora estoy realmente feliz”.

 

 

Y es que Luka debía estar muy cómodo en su país. Se va de Croacia dejando al KK Zagreb campeón nacional, desbancando contra todo pronóstico a la potente Cibona. Fue MVP de la competición, pero también de la más exigente Liga Adriática, en la que promedió 19,4 puntos, 8,2 rebotes y 23,6 de valoración, alcanzando topes como 30 (en anotación), 11 (en rechaces) o 42 en valoración. No pudo lucir su juego en Europa, pues quedaron apeados de la Eurocup en la ronda clasificatoria por el Gran Canaria 2014. No obstante, en el partido de ida, disputado en el país balcánico, Zoric ya dejó claro de qué pasta está hecho al lograr 16 puntos y 12 rebotes, superando a los interiores del equipo insular.

 

Zoric es un pívot que también puede desenvolverse adecuadamente en la posición de cuatro. A pesar de ello, no se puede ver al jugador de Zadar como un ‘4’ contemporáneo, de esos abiertos que saben tirar a canasta. Si bien tiene buenos porcentajes de tiro y, además, de tiro libre (firmó un impresionante 17/18 en un encuentro de la pasada Liga Adriática), no es un jugador que suela tirar de tres. Su buena muñeca de media distancia, eso sí, le garantiza ser una amenaza interior jugando de ala-pívot o de pívot. Además, complemente esta buena técnica con unos buenos fundamentos ofensivos en el poste medio.

 

Su altura le convierte en un buen intimidador. Sin ir más lejos, colocó más de un tapón por encuentro en la pasada temporada, llegando a un tope de 5 en Liga Adriática, donde dejó a su equipo al borde de la gran Final Four. Es un jugador inteligente, que sabe leer los bloqueos y correr la pista. Además, tiene una buena visión de juego, lo que le hace ser una amenaza para las defensas que opten por hacerle un 2x1 en defensa. Ante el KK Cedevita, finalista de la pasada Eurocup, se quedó a sólo tres asistencias de lograr un triple-doble.

 

A sus 26 años, llega en su mejor momento de forma. En muy poco tiempo, ha pasado de la sombra de Ante Tomic a ensombrecer a Mario Kasun, su pareja de baile en el KK Zagreb.  Después de toda una carrera desarrollada en los Balcanes (salvo un breve inciso en Alemania en 2004), y tras tener pretendientes a lo largo y ancho del continente, Zoric da el salto a Málaga con la idea clara de “poner todo mi corazón para poder dar lo máximo al equipo como he hecho en Croacia. Estoy preparado para jugar 5 ó 40 minutos, para mí lo importante es el equipo”.

 

Por Jesús Morales

El Assignia Manresa fue el equipo más madrugador a la hora de comenzar a confeccionar la plantilla 2011-12. Había transcurrido poco más de una semana, tras la finalización de la liga regular, y el club del Bages anunciaba el fichaje de su primer refuerzo, el húngaro Adam Hanga, quien con sólo 22 años da el salto a la ACB.

 

Para conocer un poco mejor al jugador, nos hemos puesto en contacto con Pere Capdevila, director deportivo del club manresano, quien ha explicado que “es un jugador polivalente, muy atlético”. Aunque ha jugado de base casi todo el año, “pese a sus casi dos metros de altura, puede llegar a jugar en tres posiciones, tanto de base, como de escolta, como de alero”.

 

Esa capacidad atlética, le convierten en un jugador “muy explosivo, habiendo cerrado la temporada como uno de los mejores bases del campeonato húngaro, en el que quedó subcampeón”.

 


 

Además, Capdevila, quien recuerda que Hanga “lleva un par de años en la selección, con muchas responsabilidades, siendo uno de los jugadores más importantes del combinado nacional húngaro”, ha señalado que “destaca mucho por su visión de juego y porque es un excelente pasador”.

 

Esas serán las cualidades que aportará Adam Hanga al Assignia Manresa la próxima temporada, aunque el director deportivo del club reconoce que “es un jugador que tiene que trabajar mucho, pero que tiene mucha capacidad de mejora”.

 

Pere Capdevila cree que tendrá “que mejorar en el tema físico. Atléticamente es muy bueno, pero no está acostumbrado al nivel físico de esta liga. Además, ha estado tirando muy bien en Hungría, pero en la ACB deberá mejorar aún más su tiro”.

 

Igualmente, considera que le va a costar adaptarse a la ACB, porque es un jugador con mucha capacidad pero que está acostumbrado a un juego bastante diferente al nuestro”.

 

Lo que está claro es que tiene juventud y ganas de crecer, lo que le convierte en “un jugador de futuro, aunque desde el primer día tendrá que aportar cosas”.

 

Está claro que Adam Hanga tiene mucho que ofrecer, pero sobre todo “mucha capacidad física y atlética y mucha polivalencia y capacidad para jugar en diferentes posiciones”, concluye Pere Capdevila.

 

Por Paloma Canosa