ACBBlogs

Unicaja no ha tardado en completar su dirección. Y ya tiene timones para afrontar una nueva campaña. Tras el primera anuncio de Kristaps Valters, los malagueños han firmado, por dos temporadas, al base Earl Rowland. Norteamericano de 1,88 y con pasaporte búlgaro, procede del Vanoli Cremona italiano. En la Lega ha promediado 32 minutos de juego con 14 puntos, 3 rebotes y casi 4 asistencias por partido. Lo podremos ver en Lituania, en el Eurobasket, defendiendo los colores de Bulgaria. Pero antes, diseccionamos sus características.

 

 

 

 

 

Con su fichaje por Unicaja, Earl Jerrod Rowland ha completado este verano su particular ascensión a la élite del baloncesto continental. Formado en California, este atlético base dio el salto a Europa tras una experiencia en la D-League con Florida Flame. Ya en el viejo continente, Rowland ha ido progresando año tras año y desde el Barons letón, pasó por el Artland Dragons y Telekom Bonn de la liga alemana hasta ser el líder las dos últimas temporadas del Vanoli Cremona de la Lega italiana.

 

 

El buen aficionado le recordará por su pasada participación en el Eurobasket 2009 con Bulgaria. Allí le ganó la partida a Andre Owens con su juego explosivo y facilidad de sumar en ataque. Es un base alto (1,88 centímetros) con una gran capacidad atlética que le hace machacar el aro con asiduidad. Los seguidores de Unicaja, así como el resto de aficionados a la ACB, a buen seguro que disfrutaran con sus vuelos tanto en penetraciones como en transición.

 

 

Y es que estas son dos facetas muy a tener en cuenta en el juego de Rowland. El base es un excelente jugador al contraataque, normalmente es el primero en salir y es un gran finalizador debido a esa facilidad para saltar que tiene. De igual modo, es en campo abierto y jugando en transición donde mejor se aprecian sus virtudes como pasador.

 

 

En estático, Rowland es muy vertical y ataca rápidamente el aro con sus explosivas penetraciones. Tiene un buen manejo de balón aunque normalmente acaba con la derecha. No suele parar y tirar cuando inicia su entrada a canasta. En cuanto al tiro, Rowland es capaz de lanzar tanto después de bloqueo y tras bote como tras recibir, aunque no es un especialista en el tiro de tres.

 

 

Sin ser un especialista defensivo, Rowland también sorprenderá en defensa. Ayuda en el rebote defensivo, pero, sobre todo, es una amenaza para el base rival. Es muy rápido de manos y suele acabar los partidos siempre con un par de recuperaciones. Con él no hay despistes que valgan.

Por Álvaro Paricio