ACBBlogs

En 2011 sorprendió a sus vecinos del Bronx anotando 50 puntos en un partido de la Dyckman Summer League. Todos los presentes habían acudido al Gauchos Gym para ver a Kemba Walker y Brandon Jennings, que compartían equipo y eran rivales del ''Dominican Power''. Al final, los NBA ganaron por 109-104, pero los espectadores se quedaron con la cara de aquel chaval de la dura Washington Heights que, decían, jugaba en España. Se fijaban en James Earl Feldeine Padilla.

 

 

James Feldeine nació el 26 de junio de 1988. Tras unos grandes años de instituto, decidió acudir a la modesta Quinnipiac, en Connecticut -allí jugaría contra Aaron Jackson-. Apenas jugó 12 partidos en su año de freshman, y mejoró en su segundo año promediando 27 minutos por partido y 8 puntos. En el tercer año universitario, y último, Feldeine se fue hasta los 17 puntos, 6,5 rebotes y 2,3 asistencias de media, llegando a firmar incluso un triple doble. Había explotado.

 

El salto al profesionalismo le vino de la mano del Breogán. En su primer año en Lugo, firmó unos promedios de 15,2 puntos (49,1% en tiros de 2 y 36,6% en triples), 3,1 rebotes y 1,5 asistencias para 11,3 de valoración. Estos números ascendieron en su segundo año en la Adecco Oro: 17,7 puntos (49,9% en tiros de 2 y 39,9% en triples), 4,1 rebotes y 1,7 asistencias para 16,2 de valoración.

 

Feldeine es un escolta puro y duro, muy buen anotador y con un físico envidiable que le sirve para ser también una buena baza en el rebote. Está acostumbrado a ser la referencia ofensiva, y posee un buen tiro de media y lejana distancia. Es un jugador muy completo que, aunque se caracteriza por su capacidad anotadora, es capaz de ayudar al equipo en diversos aspectos del juego. En sus dos años en Adecco Oro, se mostró muy superior a casi todas las defensas rivales. Además, sus compañeros destacan su amabilidad y simpatía, siempre dispuesto a hablar y a liderar al grupo.

 

Queda pendiente ver cómo es su adaptación al juego de la Liga Endesa. Tendrá en frente rivales más altos, más fuertes y más inteligentes. Además, suele sufrir cuando las defensas se centran en él y le cubren de manera personal. En el Mad-Croc Fuenlabrada, él será una pieza fundamental en la ofensiva del equipo, y quizá no pueda asegurar esa cuota de puntos que cualquier conjunto necesita de su ''estrella''.

 

Feldeine es un escolta con buen físico, excelsa técnica y buenos fundamentos. Basa su juego en el uno contra uno, y esto quizá se convierta en su mayor debilidad para la Liga Endesa. Sea como sea, es un jugador que dará mucho espectáculo y más de una alegría a la afición fuenlabreña.

Jesús Morales
@MoralesJAlmeida