ACBBlogs

Que te comparen con una gran estrella de la NBA puede hablar maravillas de tu juego, también puede ser un problema porque cualquier comparación suele ser odiosa, pero lo que está claro es que visualmente uno ya se lleva una primera impresión. Pues bien, si la tarjeta de presentación de Nathan Jawai cuando llegó a Estados Unidos fue su apodo de "Aussie Shaq", éste dejan bien a las claras de qué tipo de jugador estamos hablando.

 

Y es que Jawai es la versión australiana de Shaquille O’Neal por dimensiones físicas, o lo que es lo mismo, viene a ser el jugador más parecido a Sofoklis Schortsianitis (otro “baby Shaq” que nos deja la historia de las comparaciones) que podemos encontrar en el baloncesto actual.

 

El aborigen australiano es un pívot de los de antaño, un gran físico que gusta de jugar de espaldas a canasta, que se siente como pez en el agua en la zona y que se aleja de muchos estereotipos actuales de pívot que rehuye de la lucha cuerpo a cuerpo por cada rebote, por cada balón.

 

No, Jawai bien podemos incluir en el catálogo de pívots en peligro de extinción porque su juego es el más clásico de cuantos se puedan distinguir en esta noble posición baloncestística. Sin embargo, Nathan Jawai sí tiene algo de modernidad en su físico, pues la movilidad y agilidad que demuestra en cada mate nos habla de una constitución que ha sabido amoldarse al juego actual y que se adapta con brillantez a las necesidades del baloncesto de hoy en día y a la creciente urgencia de dar espectáculo en las canchas.

 

Porque Nathan Jawai impresiona por su físico, pero también por sus mates. Corre bien la pista, es ágil en los reversos a canasta y en las distancias cortas al aro se mueve con soltura siendo un jugador mucho más explosivo que de esfuerzo constante, lo cual puede dejar entrever cierta irregularidad a lo largo de sus partidos.

 

Formado en el baloncesto australiano, su envergadura no pasó por alto para los deseos ojos de los americanos y proyectaron en él a una futura estrella del baloncesto como lo era aún por entonces Shaq. Jawai aterrizó en la NBA con Toronto Raptors vía draft de 2008 tras ser elegido en el número 41 por Indiana Pacers y traspasado poco después al equipo canadiense.

 

No se puede decir que la experiencia americana fuera fructífera para Jawai, sobre todo porque su comienzo fue demoledor. Una irregularidad cardiaca detectada en un chequeo médico tuvo en vilo su futuro profesional, se dudaba que pudiera jugar y en una época donde el miedo a los infartos en el deporte ha crecido, Jawai también debía preocuparse por su vida.

 

Por suerte no todas las historias de tristes comienzos acaban en tragedia y si bien Jawai nunca brilló en la NBA, el hecho de haber jugado un puñado de partidos con los Raptors y media temporada con Minnesota Timberwolves eran la mejor noticia... y un buen curriculum de cara a su desembarco en Europa.

 

Bien pudiera ser que su físico no acaba por ser determinante en Estados Unidos (sobre todo porque debe cuidarse para no coger kilos de más), pero Europa hasta la fecha le ha valido para ir creciendo cada temporada. Partizan de Belgrado demostró con él, que tiene un ojo excelente para fichar a ex jugadores de NBA y Jawai fue la mejor noticia serbia en un año difícil donde la reconstrucción le dio un papel básico.

 

 

 

 

Sus buenos números en Serbia y Euroliga (9,1 puntos y cinco rebotes de promedio), le valieron crecer económica en Kazan el año pasado. Jawai tomó la maleta y viajó para repetir experiencia en Euroliga de la mano de UNICS Kazan.

 

Allí se cruzó en la fase de grupos con el FC Barcelona Regal y por si no hubiera anotado su matrícula, lo volvieron hacer en el cruce de cuartos. Partidos donde el experto y el aficionado pudo comprobar como Jawai es un jugador que encaja perfectamente en la estructura interior del equipo de Xavi Pascual, es grande, intimidador y con buenos números en la pintura. Un cóctel de virtudes que bien agitado (pero no mucho para no alterar a Jawai) debe ser suficiente para dotar al juego interior blaugrana de ese hombre grande y de peso que durante varias temporadas parecían buscar en el mercado.

 

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM