ACBBlogs

No cabe duda que el deporte corre por la sangre de Kim Tillie, nuevo fichaje del UCAM Murcia. Este pívot francés de 24 años es hijo de deportista, aunque ni su padre ni su madre practicaron alguna vez el baloncesto de forma profesional. Si dieron saltos y manejaron con sus manos un balón, pero tanto Laurent como Caroline Tillie se dedicaron al Volley ball llegando a ser incluso olímpicos con la selección francesa y holandesa respectivamente.

 

Con semejante antecedente la constitución fina, estirada y atlética de Tillie bien podía seguir los pasos de sus progenitores, pero en cambio Kim Tillie no salta para golpear ningún balón, sino para machacar aros. Formado en la cantera del Paris Basket Racing, Tillie ha competido con las categorías inferiores de la selección francesa logrando ser campeón de Europa junior en 2006 (eliminando a la España de Colom, Rabaseda, Claver y Aguilar en semifinales) y bronce en el Mundial de 2007 en una selección donde compartía minutos con Nicolas Batum, Antoine Diot y el reciente fichaje bilbaíno, Adrien  Moerman.

 

En 2006, Tillie viajó a la Universidad de Utah para compaginar su carrera deportiva (promediando 7 puntos y 5,5 rebotes por partido) con los estudios y no fue hasta el 2010 que decidió volver a Europa para jugar en el ASVEL Villeurbanne. Allí, y tras una primera temporada irregular, Tillie se convirtió el pasado verano en uno de los jugadores destacados del equipo. Firmó notables actuaciones en Eurocup (11,8 puntos y 5,7 rebotes por partido) y liga nacional (10,8 puntos, 4,9 rebotes y 1,4 asistencias), pero, sobre todo, pareció demostrar que la inconsistencia de su juego es cosa del pasado.

 

Kim Tillie destaca por su versatilidad y físico destacado. Quizá es por la genética, pero Tillie es un jugador muy físico, con gran capacidad de salto (ha participado en concurso de mates en la NCAA y Francia) y que soporta muy bien el contacto en el aire mientras entra en canasta. También es buen reboteador, siendo peligroso en el rebote ofensivo llegando desde fuera.

 

Es un interior moderno, de los que gustan con jugar espacios y moverse en la distancia del aro. Tiene un buen rango de lanzamiento, siendo nada despreciable su efectividad desde la línea de tres puntos aunque le falta regularidad. Si en ataque Tillie es un perfecto cuatro, en defensa ha mejorado para poder defender como un cinco, aunque quizá carece de algo de músculo y consistencia para aguantar a rivales de mayor peso. En cualquier caso puede suplir esta carencia con su potencia de salto a la hora de desviar lanzamientos de los oponentes.

 

El potencial de Kim Tillie es innegable tal y como atestigua que este año fuera uno de los invitados a formar parte de la preparación francesa de cara a los Juegos Olímpicos. El futuro es suyo y su presente es Murcia y la Liga Endesa.