ACBBlogs

 

 

 

Nacido en Zadar el 5 de noviembre de 1984, Luka Zoric es un pívot de 2,09 que llega al Unicaja para apuntalar el juego ofensivo con su intensidad, su capacidad de rebote y su intimidación. Además, Zoric viene a la ACB tras firmar su mejor temporada como profesional, y con ganas de demostrar su valía en la mejor liga del continente. En sus palabras, “llevo 6 meses esperando este momento, y sólo me planteé salir de mi equipo para venir a Málaga, por eso ahora estoy realmente feliz”.

 

 

Y es que Luka debía estar muy cómodo en su país. Se va de Croacia dejando al KK Zagreb campeón nacional, desbancando contra todo pronóstico a la potente Cibona. Fue MVP de la competición, pero también de la más exigente Liga Adriática, en la que promedió 19,4 puntos, 8,2 rebotes y 23,6 de valoración, alcanzando topes como 30 (en anotación), 11 (en rechaces) o 42 en valoración. No pudo lucir su juego en Europa, pues quedaron apeados de la Eurocup en la ronda clasificatoria por el Gran Canaria 2014. No obstante, en el partido de ida, disputado en el país balcánico, Zoric ya dejó claro de qué pasta está hecho al lograr 16 puntos y 12 rebotes, superando a los interiores del equipo insular.

 

Zoric es un pívot que también puede desenvolverse adecuadamente en la posición de cuatro. A pesar de ello, no se puede ver al jugador de Zadar como un ‘4’ contemporáneo, de esos abiertos que saben tirar a canasta. Si bien tiene buenos porcentajes de tiro y, además, de tiro libre (firmó un impresionante 17/18 en un encuentro de la pasada Liga Adriática), no es un jugador que suela tirar de tres. Su buena muñeca de media distancia, eso sí, le garantiza ser una amenaza interior jugando de ala-pívot o de pívot. Además, complemente esta buena técnica con unos buenos fundamentos ofensivos en el poste medio.

 

Su altura le convierte en un buen intimidador. Sin ir más lejos, colocó más de un tapón por encuentro en la pasada temporada, llegando a un tope de 5 en Liga Adriática, donde dejó a su equipo al borde de la gran Final Four. Es un jugador inteligente, que sabe leer los bloqueos y correr la pista. Además, tiene una buena visión de juego, lo que le hace ser una amenaza para las defensas que opten por hacerle un 2x1 en defensa. Ante el KK Cedevita, finalista de la pasada Eurocup, se quedó a sólo tres asistencias de lograr un triple-doble.

 

A sus 26 años, llega en su mejor momento de forma. En muy poco tiempo, ha pasado de la sombra de Ante Tomic a ensombrecer a Mario Kasun, su pareja de baile en el KK Zagreb.  Después de toda una carrera desarrollada en los Balcanes (salvo un breve inciso en Alemania en 2004), y tras tener pretendientes a lo largo y ancho del continente, Zoric da el salto a Málaga con la idea clara de “poner todo mi corazón para poder dar lo máximo al equipo como he hecho en Croacia. Estoy preparado para jugar 5 ó 40 minutos, para mí lo importante es el equipo”.

 

Por Jesús Morales