ACBBlogs

Criado en la cantera del Partizan del Belgrado y posteriormente en el Atlas Belgrado, Milovan Rakovic está llamado a ser uno de esos nombres que llegan a la Liga Endesa con la garantía de ser un fichaje solvente. Quizá supone un giro a lo que se había visto en Bilbao las últimas temporadas, pero la lucha, fuerza y sobriedad de su juego son características que se acoplan perfectamente al juego de los hombres de negro.

 

Y es que Milovan Rakovic destaca por ser un jugador entregado en la pista. Su fuerte viene en la defensa, pues es atrás donde destaca por ser un duro defensor (de esos que quieres en tu equipo, pero odias como rival), al que es difícil sacar ventaja y que en el rebote tiene uno de sus puntos fuertes.

 

Estas virtudes hicieron que en 2007 fuera drafteado por Dallas Mavericks con el número 60 y fichado por el Spartak de San Petersburgo. En Rusia, Rakovic demostró una gran proyección que le llevó en la temporada 2009-2010 a promediar 15,2 puntos y 6,4 rebotes por partido, siendo uno de los hombres más destacados de la Eurocup.

 

Todo ello le llevó más tarde a fichar por el Montepaschi Siena donde se dio a conocer para el gran público evidenciando que en la extensa cantera de pivots serbios (ha sido internacional en categorías inferiores, siendo bronce europeo en la Sub20) todavía había mucho por descubrir. Con Siena logró el título de liga y copa y llegó a la Final Four de la Euroliga. Su temporada colectiva había sido notable, pero a nivel individual sus números bajaron pues, como era lógico, en un equipo de primer nivel debía compartir más balón.

 

De Italia pasó a Lituania donde ha firmado un año desigual en Zalgiris Kaunas. Quizá por el irregular año del equipo en Euroliga, su juego se ha resentido y aunque ha firmado buenas actuaciones, estas han quedado por debajo de lo esperado porque hay mucho juego en las manos de Milovan Rakovic.

 

 

 

 

 

 

En ataque, uno de los primeros detalles que se pueden observar en el juego de Milovan Rakovic es su buena movilidad pese a la contundencia de su físico. El pívot puede formar una gran sociedad con Raül López y ser un dolor de cabeza para los rivales ya que lee perfectamente los espacios en el pick and roll y tanto si continúa a canasta como si opta por algún lanzamiento más o menos abierto, Rakovic suele sacar gran rendimiento a esta acción del juego.

 

Seguramente no será un jugador con la capacidad de fabricarse sus propios lanzamientos de forma constante, pero por su movilidad tiene recursos más que suficientes para hacer daño ya sea cuando postea de espaldas a canastas como cuando encara el aro de cara. En cualquier caso muchos de los puntos que consiga Rakovic en la Liga Endesa vendrá del movimiento que suele hacer hacia el centro de la canasta para acabar con un gancho de derecha. Por la envergadura y la rapidez con la que ejecuta esta acción, su lanzamiento acaba siendo muy difícil de impedir y con los años ha logrado gran efectividad con él.

 

Como buen luchador del aro que es, Rakovic obtiene de los rebotes ofensivos y las segundas oportunidades otra fuente importante de puntos. Puede ser que no sea un estilista de la canasta (tiene un lanzamiento muy parabólico), pero su constancia le permite que aunque falle de primeras, en segunda o tercera instancia acabe con el objetivo de sumar puntos.

 

En definitiva, a Bilbao llega un pívot con muchas ganas de volver al primer nivel, de ser protagonistas a partir de la sobriedad de su juego. Un jugador silencioso, trabajador pero que seguro dará mucho de que hablar. Y ojo, que tiene su punto de talismán porque en los dos últimos años allá donde ha estado ha levantado títulos ¿lo hará esta temporada en Bilbao?

 

Álvaro Paricio
@Alvaropc23
ACB.COM