ACBBlogs

El Club Baloncesto Fuenlabrada ha vuelto a demostrar su habilidad en los despachos al hacerse con el pívot senegalés Mouhamed Saer Sene (2.11, 25 años), que estaba libre al haber concluido su vinculación contractual con el BCM Gravelines- Dunkerque de la liga ProA francesa. 

 

Saer Sene (o Mo, como es conocido entre sus amigos), nació en Thiès, la tercera ciudad de Senegal. Pese a su voluntad en ser mecánico, su padre se empeñó en que jugase al baloncesto, y no comenzó a practicarlo con seriedad hasta los 17 años, en la SEED Basket Academy de su ciudad natal, una academia para el desarrollo de jóvenes valores baloncestísticos senegaleses perteneciente a la Fundación SEEDS (Sports for Education and Economic Development in Senegal), una organización sin ánimo de lucro fundada en el año 2002 por Amadou Gallo Fall, nacido en Senegal y scout internacional de los Dallas Mavericks. Hace una década, el deporte rey en Senegal era el fútbol, y muy pocos niños jugaban con la pelota naranja, pues no hay ligas para jugadores menores de 13 años. Esa es la razón de la dedicación tardía de Saer Sene al baloncesto, al igual que su predecesor en la NBA, DeSagana Diop, que confesaba en una entrevista que prefería el fútbol y que no le gustaba el baloncesto, pero que era mucho más grande que el resto de los niños a su edad, y que eso fue lo que hizo que comenzase a jugar al basket. 

 

Mientras vivía en la SEED Academy, tiene ocasión de jugar en el US Rail de la D1 senegalesa, donde disputa la temporada 2003-04. En 2004, se proclama campeón en los Juegos Universitarios Africanos en Nigeria, y es invitado a participar en el Reebok Euro Camp de Treviso y en el Adidas Superstar Camp Europe de Berlín, donde es elegido para el equipo All-Star. A finales de ese año, formaba parte del Interhoop African All-Stars, un equipo formado para jugar partidos de exhibición contra varias universidades estadounidenses. La temporada 2004-05 era contratado por el Spirou Charleroi belga, para formar parte de su equipo junior, y en junio de 2005 tenía la oportunidad, nuevamente, de mostrar su juego a los scouts NBA en el Reebok Big Man Camp de Treviso, pero seguía estando demasiado verde. Es conveniente recordar que sólo llevaba dos años jugando al baloncesto.  

 

Su primera experiencia profesional tuvo lugar en la Liga Ethias, en Bélgica, en las filas del RBC Verviers-Pepinster. Según Sene, en una entrevista concedida poco antes del draft a Jorge Sierra en hoopshype.com, fue una experiencia difícil en el aspecto personal, sintiendo la soledad en su apartamento, pues tenía a su familia en su país natal, y debía adaptarse a la vida en Europa. La ayuda de sus compañeros fue fundamental para integrarlo y, pese a ser un jugador de banquillo en pleno aprendizaje (su promedio fue de 4 puntos, 5.2 rebotes y 1 tapón por partido), destacó en algunos encuentros donde logró cifras espectaculares en rebotes (más de 20 en algún partido). 

 

Su descubrimiento al mundo tuvo lugar en el Nike Hoop Summit del año 2006, donde lograba 15 puntos (6/8 en tiros de campo), 6 rebotes y 9 tapones, igualando el récord taponador del partido de exhibición logrado por Kevin Garnett años atrás. Un récord que rompería el congoleño Bismack Biyombo este mismo año, al lograr diez tapones. Su gran actuación en el Nike Hoop Summit provocó que muchas franquicias NBA se fijaran en un jugador cuya participación en la liga belga había sido muy escasa.  

 

Quizás demasiado pronto, llegó  el sueño americano para Saer Sene. La historia de los jugadores senegaleses en la NBA comienza en la temporada 1998-99, cuando Makhtar N'Diaye, miembro de los Tar Heels de North Carolina en la Final Four NCAA de 1998, junto con Vince Carter y Antawn Jamison, firmó como agente libre por los Vancouver Grizzlies. Su carrera en la liga profesional no fue muy exitosa, pues sólo apareció en 4 partidos y anotó cinco puntos. Dos años después, Mamadou N'Diaye, que logró el récord de tapones en Auburn, superando el precedente de Charles Barkley, se convertía en el primer senegalés drafteado, al ser seleccionado en el puesto 26 del draft de 2001 por los Denver Nuggets. Malik Badiane fue elegido por Houston Rockets en el puesto 44 en el draft de 2003, y Pape Sow fue elegido en el puesto 47, el año siguiente, por Miami Heat. Pese a no ser drafteado, Boniface Ndong jugaría con Los Angeles Clippers en la temporada 2005-06, y llegaba el año 2006, cuando dos senegaleses eran drafteados. Cheikh Samb era seleccionado en el puesto 56 por Los Angeles Lakers, y Mouhamed Saer Sene era elegido en puestos de lotería: décima elección por Seattle Supersonics. 

 

La historia de su relación intermitente con la NBA y su relativo fracaso es de sobras conocida. Hasta 2009, alternó la liga profesional con la liga de desarrollo, y pasó por un sinfín de equipos: Seattle SuperSonics (NBA); Idaho Stampede (NBDL); Oklahoma City Thunders (NBA); Alburquerque Thunderbirds (NBDL) y New York Knicks (NBA), jugando un total de 47 partidos en la NBA, con 2.2puntos, 1.6 rebotes y 0.5 tapones en 5.5 minutos de promedio. En la NBDL, Sene fue proclamado (junto con Stephane Lasme, reciente fichaje de Obradoiro) jugador defensivo de la temporada 2007-08, en su etapa en Idaho. Sus números en los 52 partidos disputados en la NBDL fueron 11.2 puntos, 8.8 rebotes y 2.1 tapones en 26.7 minutos. 

 

En su retorno a Europa, en la temporada 2009-10, Saer Sene recaló en la liga francesa, en el Hyères- Toulon Var Basket, convirtiéndose en el máximo reboteador (11.3) y taponador (2.41) de la ProA, lo que le sirvió para ser nombrado mejor defensor de la liga. Promedió, además, 12.4 puntos. 

 

A inicios de la pasada temporada, concretamente en junio, el Charleroi hizo público que había contratado a Saer Sene para que jugase en el equipo belga durante dos temporadas. Poco después se fue de vacaciones a Senegal, y no se incorporó a su nuevo equipo cuando comenzó la temporada, alegando que tenía problemas con su pasaporte y que no podía salir de Senegal. Pese a sonar para algún equipo ACB como Manresa, finalmente, los problemas con su visado acabaron liquidando el contrato con Charleroi de común acuerdo. Charleroi pasaba la ronda previa y se clasificaba para la fase de grupos de la Euroliga sin la participación de Sene. No era la primera vez que Sene manifestaba problemas burocráticos para salir de Senegal. No en vano, mientras militaba en el HTV, la temporada anterior, se había perdido algún partido en febrero porque no podía salir de Senegal al haber extraviado su pasaporte. 

 

En noviembre de 2010, el conjunto francés BCM Gravelines- Dunkerque anunció el fichaje de Saer Sene hasta el final de la temporada, ocupando la plaza libre que había dejado Chris Owens al marchar al Mariupol ucraniano. El hecho de que Sene se encontrara sin equipo había provocado que su caché bajara sensiblemente, por lo que el equipo marítimo lograba ficharlo por la mitad de lo que pedía el jugador inicialmente. 

 

La temporada pasada, en Gravelines- Dunkerque, fue un jugador importante para su entrenador Christian Moschau. Pese a no ser uno de los jugadores interiores titulares, responsabilidad que recaía en Dounia Issa y Cyril Akpomedah, Mo se convertía en una de las presencias más determinantes en la pintura de la liga, en el equipo más intimidador para los jugadores rivales. Sene era el cuarto mejor taponador de la ProA francesa (1.30 tapones por partido en liga regular), y junto con sus compañeros Issa (quinto mejor taponador, con 1.28) y Akpomedah (mejor taponador, con 2 tapones de media), conformaban un muro infranqueable. Acabó como octavo mejor reboteador de la liga (7.30) y tercer mejor reboteador ofensivo (3.25). Tuvo partidos muy destacables, como los 20 puntos, 16 rebotes (7 ofensivos) y 4 tapones en 26 minutos, en el triunfo de su equipo frente a Orléans; los 22 puntos y 12 rebotes (8 ofensivos) en la derrota del BCM con la Chorale Roanne, o los 13 puntos, 14 rebotes (6 ofensivos) y 2 tapones en el triunfo marítimo frente a su antiguo equipo, Hyères-Toulon. 

 

Su participación fue decisiva para que Gravelines- Dunkerque se proclamara campeón de la Semaine des As (competición calcada a la Copa del Rey de la ACB), especialmente por su actuación en el partido de cuartos frente a la Chorale Roanne: 24 puntos, 6 rebotes y 3 tapones, e imponiéndose a Uche Nsonwu- Amadi, center roannais y uno de los pívots más dominantes del campeonato francés. 

 

Saer Sene destaca por su constitución atlética, que le permite saltar a taponar tiros rivales y, en la misma jugada, correr el contraataque para culminarlo con un poderoso mate. Dotado de una gran envergadura, sus largos brazos le permiten rebotear y taponar con facilidad, convirtiéndose en una pesadilla para sus rivales. Aunque, en ocasiones, ese ansia taponadora que posee le hace saltar a destiempo, cayendo en las argucias del pívot rival e incurriendo en falta. 

 

Una de sus jugadas favoritas que, a bien seguro veremos este año en muchas ocasiones en la Liga Endesa, es capturar el rebote ofensivo tras lanzamiento de un compañero, y hundir la pelota con un mate imponente, levantando las rodillas hasta la altura de su barbilla. 

 

Aunque su corte sea eminentemente defensivo (ha sido comparado muchas veces con Dikembe Mutombo), ha desarrollado un curioso ganchito por elevación bastante efectivo. El tiro en suspensión no es uno de sus fuertes y no resulta habitual verlo practicarlo aunque, si se le flota mucho, es capaz de sorprender a su defensor con un tiro de media distancia. Pero el que quizás sea su mayor problema es su errático lanzamiento en los tiros libres, algo preocupante en un jugador interior que acude con frecuencia a la línea. 

 

Pese a su perfil defensivo, Saer Sene ha declarado que él es algo más que un defensor y que desea progresar en ataque. En una entrevista concedida a sport24.com, en su época con el HTV francés, manifestaba que su intención es progresar en ataque y desarrollar su técnica. Si los entrenadores de Fuenlabrada consiguen que Sene evolucione en ataque, podemos encontrarnos ante uno de los mejores fichajes de la temporada.