ACBBlogs
Seibutis
Renaldas Seibutis vivió un 2005 idílico (Foto EFE)

El iurbentia Bilbao Basket ha cerrado la plantilla 2008-09 con el fichaje del joven lituano Renaldas Seibutis, un jugador que salió de la nada hace apenas tres años, enamorando a toda Europa. Las lesiones y la exigencia del Olympiacos no le han permitido brillar como se esperaba, pero tiene el talento y la determinación suficientes para triunfar, por lo que el iurbentia puede haber encontrado una joya.

 

Seibutis creció en Palanga, el resort veraniego de la gélida Lituania, y poco a poco empezó a brillar en equipos y competiciones de poco nivel. Anotaciones escandalosas, partidos fantásticos... pero incomprensiblemente, no llamaba la atención de Zalgiris o Lietuvos Rytas, tampoco de las selecciones inferiores. Y así fue hasta 2005, año en el que hizo una temporada sensacional con el modesto Sakalai Vilnius -ya en primera división, al menos- y acudió al Europeo Sub20 y Mundial Sub21.

 

Y ahí empezó todo. En el Europeo celebrado en Rusia, Seibutis promedió 17,4 puntos y llevó a Lituania a la plata tras la selección anfitriona. Justo después, el joven escolta se erigió en líder de los bálticos en el Mundial Sub21 jugado en Argentina, ganando el oro y el MVP. Incluso, tuvo la sangre fría de anotar dos tiros libres para dar la victoria a los suyos ya con el reloj a cero.

 

Imagínense: joven determinante salido de la nada, sin compensación económica y sin ocupar plaza de extranjero; media Europa le quería. Así, Seibutis decidió recalar en el Olympiacos griego, donde se perdió en la inmensidad de una plantilla llena de estrellas y con una enorme presión. Empezó jugando con el técnico lituano Kazlauskas como maestro pero la marcha de éste le obligó a emigrar, cedido al Maroussi. Ya su última temporada, la 2007-08, apenas jugó y se vio mermado por una hernia discal que preocupó mucho a los equipos interesados en su fichaje. Afortunadamente se ha recuperado y ha vuelto a brillar en el marco de las NBA Summer Leagues.

 

Pero... ¿cómo es Renaldas Seibutis? Bueno, es un jugador que no hace casi nada mal y que tampoco es extraordinario en una faceta en concreto. Es un atleta correcto pero no impresionante, es un buen tirador pero no formidable, va bien hacia canasta pero tampoco es único en ello. Quizá lo que mejor le pueda definir es su inteligencia y avidez ofensiva, aprovechando su buen tiro en suspensión y la facilidad para poner el balón en el suelo. Defensivamente, no desentona en absoluto. A su físico correcto une una buena intensidad y unos brazos muy largos que le ayudan mucho.

 

En resumen, un jugador con un gran potencial para ser importante en la ACB, pero que tendrá que despejar las dudas generadas por sus últimos años en Grecia y conseguir demostrar todo lo que lleva dentro.

 

por Pablo Malo de Molina