ACBBlogs
Ibakablog
Serge Ibaka es un diamante en bruto

El Ricoh Manresa ha contratado a uno de los jugadores más prometedores de África, el congoleño Serge Ibaka. A sus 18 años, este ala-pívot de 2,08 metros ya lleva tiempo sonando en los medios debido al potencial que se le atribuye. Este año ha sido elegido en la posición 24 del Draft por los Seattle Supersonics, pero ha decidido apostar por la ACB y por su dureza como camino para mejorar.

Ibaka es un portento físico. A un salto vertical que se sale, literalmente, de las tablas de medición (en la NBA necesitaron modificar el instrumento de medición para poder calcular su salto), debe añadírsele una gran fuerza y agilidad que no lastran la elegancia en los movimientos. Su especialidad es jugar por encima del aro, pero es capaz de correr la cancha en contraataque y, sobre todo, puede lanzar con mucha eficacia de 6,25 (más que desde 4 o 5 metros).

Se trata de un jugador con muy poca experiencia de competición, pero que lleva ya dos años con un trabajo individual intensivo, desde que llegó a Europa. Problemas burocráticos impidieron que compitiera con regularidad durante casi dos años, por lo que esta pasada temporada con el CB L'Hospitalet (que tampoco jugó entera) ha sido su primer año normal como jugador de equipo.

Esta circunstancia se nota en su juego y se convierte, seguramente, en su mayor defecto. Le falta conocimiento del juego en equipo, aunque le sobra intuición. Seguramente necesita un fuerte trabajo táctico para convertirse en un jugador sólido que pueda contribuir al trabajo en equipo, tanto defensivo como ofensivo. Esta temporada ha parecido, en algunos momentos, una isla jugando sola en medio del océano.

Pero ahí acaban sus defectos. En el apartado estrictamente individual, Ibaka es capaz de intimidar infinidad de tiros rivales, llegando a taponar lanzamientos que parecen inalcanzables. Además, su portentoso salto le ayuda a dominar en el rebote tanto ofensivo como defensivo. En ataque, se puede decir que resuelve con insultante facilidad cualquier situación cerca del aro. Mate, gancho, alleyoop... Ahí está en su salsa.

Otro aspecto positivo de Ibaka es su mentalidad, su personalidad. Aprende muy rápido, asimila disciplinadamente conceptos nuevos y, sobre todo, se crece ante los retos. Así ha sido hasta el momento, sorprendiendo a los que han dudado de su capacidad. ¿Demasiado verde para la ACB? Me atrevería a apostar que antes de que entre el año 2009 estará entre los mejores pívots de la competición.

En ese sentido, Manresa es el sitio ideal para desarrollarse. Ahí coincidirá con un staff técnico y un club que está acostumbrado y preparado para mejorar a jugadores con un intenso trabajo diario. Aunque la urgencia por la permanencia que tendrá el Ricoh Manresa puede añadir presión, seguro que en el seno del club catalán habrá la paciencia suficiente para esperar que la apuesta rinda. No tardará en hacerlo.

 

Roc Massaguer

ACB.COM