ACBBlogs
Javtokas
Robertas Javtokas (Foto EFE)

El Power Electronics Valencia ha reforzado la posición de pívot con Robertas Javtokas, que formará junto con Serhiy Lishchuk una pareja temible de “5” defensivos e intimidadores. Compartirán responsabilidades con un juego que ofrece una garantía común: rebote, defensa, tapones y espectáculo.

Para conocer al fichaje taronja hay que retraerse a hace una década, a sus inicios en el baloncesto profesional. Entonces era uno de los mejores atletas del baloncesto mundial, pero absolutamente verde en aspectos técnicos. Fue capaz de machacar a 3,65 metros del aro y también se puede recordar un reportaje de Gigantes en el que, al primer intento, se colgaba del aro hasta el codo en un entrenamiento de un torneo Sub20.

Era un monstruo físico, pero tuvo un serio accidente de moto en 2002, cuando contaba con 22 años. Varias fracturas en el fémur, lesiones en el cráneo, en la columna, rodillas y riñones hicieron muy probable su obligada retirada. Sin embargo, Javtokas pudo recuperarse contra todo pronóstico y volver a jugar al baloncesto.

La pérdida de algo de explosividad le hizo mejorar técnicamente y en la finalización cerca de canasta, con lo que aun sin ser un dechado de virtudes con el balón en las manos, es muy resolutivo e importante a alto nivel. Sus estadísticas la pasada temporada, con 10,1 puntos y 6,4 rebotes en la Euroliga con el Khimki, confirman que sigue siendo un jugador clave.

 

Javtokas define muy bien bajo tableros y es letal si recibe en movimiento, pero también en estos últimos años ha desarrollado un aceptable tiro de media distancia que le abre nuevas opciones. Feroz reboteador y buen taponador, con él se podría usar a la clásica descripción americana de “juega por encima del aro”.


En cambio, Javtokas tiene más dificultades cuando ha de poner el balón en el suelo y, especialmente, en su particular vía crucis: los tiros libres. Aunque ha tenido fases mejores, esta temporada ha vuelto a las andadas con un 21% en el Eurobasket 2009, un 45,7% en Euroliga y un 49,6% en la liga rusa.

 

 

Pablo Malo de Molina