ACBBlogs

Dimitros Mavroeidis sólo podía salir de Grecia para mejorar y lo hace llegando a la ACB, de la mano de Bizkaia Bilbao Basket, equipo por el que ha firmado para las 3 próximas temporadas. El rocoso pívot griego estará a las órdenes de su compatriota Fotis Katsikaris, un entrenador que le conoce bien.

 

Formado en el Peristeri, Mavroeidis ha ido paso a paso en su carrera, pasando de la A2 a jugar la A1, primero en Panionios y, luego, en ese sorprendente Maroussi que se metió contra pronóstico en el Top 16 de la Euroliga.

 

 

 

El pívot griego, internacional en categorías inferiores con la selección helena, es un jugador que viene a la mejor liga de Europa a seguir su proceso de crecimiento. En el mejor momento de su carrera, Mavroeidis es un cinco nato, que juega la situaciones de bloqueo y continuación, el pick & roll, como pocos en Europa, gracias a su rapidez de manos, una de sus virtudes. Mejor en ataque que en defensa, genera casi todos sus puntos en el poste y tirando abierto a cuatro metros es letal. Sin tener una envergadura sobresaliente, está acostumbrado a pelearse con los mejores pivots de Europa, gracias a su mayor movilidad. Algunos de sus duelos contra Pekovic esta temporada han sido memorables, a pesar de la mayor envergadura del ex pívot de Panathinaikos. Se pega en defensa y aunque no es un jugador egoista en ataque ha promediado más de 9 puntos por partido en Euroliga , en un equipo que anotaba menos de 73, además de 4.6 rebotes…. jugando 17 minutos y medio por encuentro.

 

Es un jugador que engaña. Aparentemente tosco, duro, serio, pero que demuestra ser muy inteligente en la cancha y que quien le conoce asegura que también lo es fuera. Un diamante a pulir en un equipo en pleno crecimiento, que llevaba tiempo siguiéndole, como tantos otros en el Viejo Continente. Evidentemente, la presencia de Katsikaris ha servido de aliciente para que Mavroeidis acabe recalando en el ambicioso proyecto vasco en donde, sin duda, tendrá un lugar destacado, aportando su experiencia europea, sus condiciones físicas y, sobre todo, sus ganas de seguir creciendo. Parece que ha llegado a la liga y al equipo adecuado.

Sergio García-Ronrás