ACBBlogs

Los datos son al baloncesto lo que el físico al amor, aunque si hay concursos de belleza, toca pues un artículo con muchos números. Guión manda. Empero, en esta ocasión no nos centraremos en las estadísticas individuales ni colectivas, en porcentajes o comparaciones numéricas, sino que nos detendremos en los verdaderos reyes de este Playoff. ¿Splitter? ¿Reyes? ¿Navarro? ¿Neal? No. Los parciales.

En un deporte con tantas alternativas como el basket, no es ninguna sorpresa que un minuto de inspiración pueda decidir el rumbo final de un partido. Sin embargo, sí que resulta curioso comprobar que la constante, la circunstancia común desde que arrancó la lucha por el título, ha sido una batalla sin cuartel de parciales. Como si fuesen por impulsos, del cielo al infierno, del infierno al cielo, el marcador se ha movido abruptamente, desorientado por tanto cambio repentino. Y el ritual se ha repetido desde el primer partido hasta el último.

 

ACB Photo/D.R.Anchuelo

 

Cuartos de final

Real Madrid-Cajasol

Una serie de locura. En el primer partido, el Real Madrid se escapó con un 7-0 (41-33) pero el Cajasol empató al instante con un 0-8 (41-41). Para colmo, los hispalenses sumaron otro 0-8 en el último cuarto (51-61) para sentenciar el choque.

En el segundo envite, los madridistas salieron de forma frenética, con un 5-22, y culminaron su inicio soñado con un 2-14 (15-38). No obstante, los sevillanos llegaron con vida al descanso merced a un 12-2 (25-40) y respondieron a un nuevo 0-6 blanco con un aplastante 13-0 (40-48) que le hizo llegar a la recta final del choque con opciones, aunque acabase perdiendo.

El encuentro de desempate tuvo similitudes con el del estreno de la serie. Un 10-0 le dio el mando del choque al Real Madrid (10-0), pero el equipo local volvió a quedarse clavado en los 41 para que el Cajasol empatase con un 0-12. En esta ocasión, el último parcial se lo apuntó el Real Madrid, un 10-0 vital (56-44) para ganarse el pase a semifinales.

ACB Photo / M.H.

 

Regal FC Barcelona-Gran Canaria 2014

La montaña rusa de parciales dio menos giros, pero resultó suficientemente importante como para marcar cada partido. En el Palau, el 12-2 de inicio blaugrana marcó el choque y los de Pascual sentenciaron tras el descanso con un 32-6 descomunal, mientras que en el CID, los barcelonistas volvieron a hacer los deberes por la vía rápida, con un 4-20 nada más empezar el partido para firmar su clasificación. Pocos, pero decisivos.

 



Caja Laboral-Asefa Estudiantes

Una de las series más locas, todo un homenaje a los parciales más salvajes. Los baskonistas debutaron en cuartos con tres minutos frenéticos para dejar el luminoso en 13-0. ¿La respuesta estudiantil? Un 2-11 y un posterior 0-11 (19-24), respondido de inmediato por el Caja Laboral con otro 10-0 (33-27). La segunda parte, resaca tras el mareo por los excesos, tuvo color baskonista, aunque sin tanto sobresalto.

Sí que los hubo en el segundo partido, en un calco del partido anterior, aunque con los papeles cambiados. El Asefa Estudiantes comenzó arrasando (14-3), pero el Caja Laboral respondió muy pronto, con un 0-14 que dejaba el resultado en 25-26. Los de casa retomaron el mando con un 7-0 pero un nuevo 0-11 baskonista entre el segundo y el tercer cuarto (46-53) fue un golpe muy duro para los colegiales, que cedieron el dominio y la serie.

 

 

Foto: EFE
 

 

Power Electronics Valencia-Unicaja

Otro monumento a las rachas. El Unicaja amagó con escaparse gracias a un 0-7 antes del descanso, mas no lo hizo definitivamente hasta el tercer cuarto (42-51). Entonces, el Power Electronics completó un parcial increíble de 17-0, que se elevó hasta el 21-2, para rozar el 1-0. Sin embargo, el equipo malagueño reaccionó a tiempo con un 1-11 que dejó el encuentro en un puño. Dowdell, sobre la bocina, haría el resto.

Ya en el Martín Carpena, el Unicaja reaccionó al dominio inicial visitante con un 18-4 (23-15), un mero espejismo ya que, en el mismo periodo, un 3-22 taronja amenazó con dinamitar el partido (30-41). Tras el descanso, los de {Aíto} fueron limando su desventaja poco a poco, aunque volvieron a tirar de los parciales para sellar su triunfo. Un 9-2 les metió del todo en el partido y un 10-2, ya en el último cuarto, culminó la sorpresa y el 0-2 en la eliminatoria.

 

Semifinales

Regal FC Barcelona-Unicaja

Otra serie con mil alternativas. En el primer duelo, el Regal Barça reaccionó a la mejor puesta en escena cajista con un 7-0 y un inmediato 8-0 que intuían un partido cómodo para sus intereses. Pero el Unicaja, con un 0-14 de la mano de Dowdell (21-27) mandó hasta el descanso. Después de pasar por vestuarios, los barcelonistas remontaron por la vía rápida, con un 10-2 en tiempo récord. A continuación, un 17-4 transformaba el sufrimiento en paseo (73-56), aunque al cuadro visitante le quedó tiempo de meter miedo con un 2-10, eclipsado por el 11-4 final para los de Pascual. 1-0.

Mismo guión 48 horas después. El Regal Barça empieza con 9-0 pero el Unicaja reacciona para acabar por delante el cuarto gracias a un 3-13. Sin embargo, el rodillo blaugrana despierta en el segundo periodo para endosar un 10-2 y un 13-0 que destrozan el partido: 40-21. ¿Había que enterrar al Unicaja? Ni mucho menos. En el Playoff de los cambios, cualquier escenario es posible, como demostraron los malagueños, que llegaron a ponerse a 6 con un 0-10 de parcial (52-46), estéril a la postre, ya que la victoria se quedó en casa con un 7-0 en el último periodo.

Finalmente, en el partido de este martes, el definitivo en la serie, el carrusel de parciales benefició al Regal Barça, que se metió el partido en un abrir y cerrar de ojos. Perdía de 9 a falta de pocos segundos para el descanso y, en el primer minuto del tercer cuarto sólo caía por dos, gracias a dos acciones positivas (3+1 de Basile y triple de Ricky). Cuando el Unicaja rozaba la victoria a cinco minutos para el final, su rival le endosó un 0-7 para remontar (68-71), que estiró hasta el 4-18 en ese tramo del partido hasta el 72-82 final.

 

Foto: EFE

 

Caja Laboral-Real Madrid

Una de las montañas rusas menos vertiginosas del Playoff. La igualdad ha provocado que haya pocos momentos de despite en uno e inspiración en el otro para parciales tan altos como los mencionados. No obstante, en el primer partido, un 0-9 le otorgó la iniciativa al Real Madrid (16-25) y un 8-0 baskonista (39-38) metió al choque en una fase de igualdad constante que favoreció a los de casa.

En el segundo partido, el Caja Laboral eclipsó los buenos minutos iniciales de su rival con un 15-4, aunque en el tercer cuarto un 4-17 visitante (41-46) fue el culpable de que se viviese otro final lleno de igualdad y tensión, resuelto finalmente a favor del conjunto vitoriano.

Con tanta racha, impulso, arrebato de inspiración o espiral de desconcentración e impotencia en este Playoff… ¿qué parcial nos espera esta noche en Vistalegre?