ACBBlogs

“Tranquilo, ¡que somos campeones del mundo!” En el hotel todo era una fiesta. Los jugadores habían vuelto del pabellón. CAMPEONES DEL MUNDO. Alberto Gómez, el delegado de la Selección Española, pedía que los chavales se apresurasen, que el autobús esperaba y el “jefe”, Don Ernesto Segura de Luna, también, directos a la cena de celebración en un céntrico restaurante lisboeta. Allí nadie se apresuraba. Los chicos saludaban a todo el mundo, intercambiaban polos con los jugadores australianos, se abrazaban con todos. Una nube de gozo y felicidad.

 

 

Foto Gigantes
 

 

 

Raül López seguía abrazado a la Copa. No la soltaba. “Raül lo vivió de una manera diferente” me cuenta Carlos Sergio. “Cuando veníamos en el autobús, mientras todo eran jolgorio, risas, bromas y abrazos, Raül estaba sentado, un poco más serio que el resto, agarrado al trofeo, abrazado a él”. Quizás este título era la justificación y la explicación a muchas cosas. Eso solamente lo sabrá él. Pero como el verdadero líder de este grupo, esa era su manera de sentirlo.


Los demás lo vivimos y disfrutamos también a nuestra manera. Tras derrotar a Argentina en semifinales, había que ir a celebrarlo. Mi colega César Nanclares junto a su pareja, que se habían dejado caer por Lisboa, nos fuimos al Barrio Alto a cenar y degustar los aromas de esta ciudad cuando las luces se apoderan de ella. En un coqueto restaurante, un sabroso bacalao gratinado con nata acompañaba la velada, junto a una señora que en un momento dado, se pone a cantar fados. Bien que la señora tenía su oficio y sus tablas, pero a partir de la tercera canción, nosotros queríamos continuar con nuestra cena y sobre todo, nuestra charla. Y cuando la cantante oía el murmullo de nuestros comentarios, nos miraba con mala cara. Su perorata duró una media hora y la nuestra, un buen rato más. Era una noche especial, en una atmósfera también especial.


Mientras tanto, Charly Sáinz de Aja y Carlos Sergio están reunidos en el hotel, sacudiéndose el éxito de semifinales. “Oye, ¿y qué sabemos de Estados Unidos? Pues ni p... idea” Ambos se miran y sonríen. La verdad es que tan sólo les había dado tiempo a ver algo en aquellas sesiones televisivas que compartíamos en el hotel de Oporto, cuando el día de Australia emitieron el Estados Unidos-Argentina. “Nada, no te preocupes, que los echamos un vistazo ahora”. Eran las doce y cuarto de la noche. Tocaba preparar la gran final. “Realmente, teníamos el chip todavía de los argentinos. Pero con Estados Unidos era otra historia: eran mucho más previsibles. Allí, los pívots eran pívots, los blancos tiradores eran solamente eso, tiradores, y los bases buenos penetradores”. La atención finalmente se reducía en las suspensiones de los altos, puesto que tanto Nick Collison como Michael Wright sabían aportar desde fuera, y que su bases Keyon Dooling y Steve Logan, sobre todo éste último, no penetrasen a canasta, que ahí eran peligrosos. Un par de horas después, los deberes estaban hechos.


Las vistas desde la habitación del hotel Altis Park son impresionantes. Teniendo tantas plantas, yo que estoy en la octava, puedo divisar desde sus enormes ventanales el Puente Vasco Da Gama y la desembocadura del Tajo perfectamente, un regalo para la vista. Estas maravillas son las que uno recuerda y a veces justifican cinco estrellas en un hotel. Con César y su novia decidimos pasar la mañana del Domingo en la playa, para desconectar y afrontar la tarde de emociones que nos esperaba. En conversación sale el increíble mate que por lo oído realizó Andrés Nocioni, ese joven que juega en el Tau, delante de Kevin Garnett en el Preolímpico americano disputado en San Juan.


“El Domingo por la mañana hicimos el peor entrenamiento que he visto en mi vida” recuerda Carlos Sergio. “Veías a los jugadores, uno botando el balón en medio campo, otro tumbado en el suelo, otros intentando hacer chorradas para anotar canastas...un desastre, que Charly tampoco se tomaba a mal. “No sé, estarán relajándose” le decía a Charly. Y tampoco les venía mal. Porque más motivados en la final de lo que iban a estar, no lo íbamos a conseguir. Lo único provechoso fueron diez minutos. Los diez minutos que explicamos a los chavales cómo jugaban los americanos. Y ahí sí, prestaron atención”.


Los tres llegamos al hotel para ducharnos tras la mañana playera, y allí me encuentro a algunos de los españoles. Germán Gabriel está alucinado con los americanos. Parecen estrellas de la NBA. “Pues, ¿no me cruzo con ellos en el ascensor y me dice uno de los blancos que tienen -descubrí que fue Stephen Lepore- 'fucking europeans' cuando le iba a saludar?” Tranquilo, “Yogui”, que esta tarde se enterarán quien eres.


Llegamos al pabellón al inicio del partido por el bronce, el Croacia-Argentina que ganaron los croatas yéndose al final. Hoy jugaron más como lo han hecho habitualmente, no como el desastre que mostraron ayer frente a los americanos. Mario Stojic ha tenido un partido muy acertado desde el triple, saliendo de los bloqueos con mucho acierto. Y para contrarrestar, el mejor tirador argentino, Matías Chahab también tuvo el día de cara desde fuera. Los argentinos siguieron jugando al límite para mantener las posibilidades de victoria y ante croatas, tras el juego tan agresivo mostrado, hubo un roce entre varios de ellos en las postrimerías del choque. El caso es que el premio del bronce fue para Andrija Zizic, hoy protagonista, y sus compañeros.


Para los que estábamos allí y conocemos a esta selección nuestra, teníamos el convencimiento que hoy ganábamos a los americanos. Realmente los más pesimistas no conocían de las habilidades de los españoles. Llevan todo el campeonato recalcándolo, que Estados Unidos es perfectamente ganable, aunque sus diferencias en todos los partidos superaron la veintena, que ellos superan los noventa puntos y no llegan a setenta los puntos encajados. Que por nuestro estilo de juego nos va mucho más. Aunque dieran ayer la exhibición que dieron, sobre todo de lanzamiento exterior en la primera mitad (hubo un momento en que a Lepore ya Jacobsen les entraba todo), teníamos fe en los chicos. Nervios, eso sí. No nos los quitaba nadie. El precioso pabellón se había ido llenando durante el partido anterior, con muchos españoles en la grada. Era el escenario perfecto.


Llega la hora. Presentación de equipos y la sorpresa en el quinteto de Francesc Cabeza. “Ha jugado de titular porque ha tenido un comportamiento excelente en todo el campeonato. Ha sido el jugador que menos había jugado y hemos querido premiarle sacándole de titular” aclaraba Charly más adelante. En la presentación de los equipos, a Souleyman Dramec los entrenadores le empujan y se ríen. Hay mucha confianza. Y lo demuestra Germán Gabriel anotando las dos primeras canastas de España en poste bajo, a su manera: bote, bote, finta, pivote, otro pivote y ante el desconcierto del defensor, acaba anotando. Algo que ayer ante Argentina, apenas pudo hacer. Es cierto que es más fácil jugar contra ellos. Estados Unidos basa su defensa en situaciones de uno contra uno. A Juan Carlos Navarro le marca un hombre mucho más fuerte y atlético, Stephen Lepore, con instrucciones claras de parar a nuestro escolta. Da igual, “Gigi” se va por rapidez las veces que quiere, y Rob Evans, entrenador estadounidense, decide cambiarlo por Casey Jacobsen. Da lo mismo, tampoco pudo con él.


Sin embargo, los inicios no son nada buenos. Lepore y Wright comienzan tan acertados como ayer y Keyon Dooling hace mucho daño con sus penetraciones. A los seis minutos, Dramec entra por Cabeza. Comenzamos a recortar diferencias hasta que con un palmeo de Dramec en contragolpe, nos situamos por primera vez por delante: 23-22. Raül López anota un canastón en poste bajo ante la fuerte defensa de Steve Logan (25-23). Esto tiene muy buena pinta. Incluso Charly toma la decisión de poner en pista a los dos pívots con menos dureza de nuestro plantel al mismo tiempo: con Antonio Bueno y Pau Gasol curiosamente, es cuando España comienza a irse en el marcador. Jugada entre ambos con mate de éste último y a “Suly” lo defienden en uno contra uno. Están locos. Les destroza y 31-23 a nuestro favor en los minutos más brillantes.


Charly tiene claro que no hay que bajar la intensidad y a Navarro lo sustituye Carlos Cabezas, conocedor de la aportación del base marbellí. El juego sigue siendo un primor. Además, corremos y Antonio Bueno con una canasta en contragolpe, consigue un 35-25. (Nota del autor: hay detalles que explican situaciones futuras. Pau Gasol era el tercer pívot en importancia de la selección. Pero en ese momento de partido vi una muestra de lo que se avecinaba. En un uno contra uno a seis metros del aro, Pau consiguió irse de Jason Parker, un poderoso alero de 1.98 ¡por velocidad!, dribling y fundamentos, anotando la canasta en la entrada y forzando falta).


Estados Unidos reacciona en los últimos minutos, de la mano de Keyon Dooling y Steve Logan, aquel que debía coger Raül López y evitar sus penetraciones. En dos contra dos, aprovechando los bloqueos, se fue en diversas ocasiones hacia el aro. Y con tres tiros libres de Logan se empata a 47 el partido, llegándose así al descanso. (Nota del autor: Llegó no antes con una curiosa jugada en la que tras los libres a falta de dos segundos, los americanos habían pedido cambio a la mesa, para que abandonase otro hombre que no era el propio Logan. Charly Sáinz de Aja protesta a la mesa y se justifica ante sus colegas con el ya mítico “riuls ar de riuls”. Otra pincelada más que hizo este Mundial inolvidable).


Cuando los jugadores de retiran al vestuario, Raül López se va quejando a Charly. “Estaba muy cabreado porque Logan se le había ido en las últimas acciones y fue para canasta. En los vestuarios, entre los jugadores le intentaban apoyar y dar ánimos. Ya te he dicho que era el espíritu del equipo y había que levantarle la moral. Y la verdad es que cambió en la segunda mitad y le hizo un gran marcaje, mucho más agresivo y Logan apenas pudo entrar a canasta”.


España sigue con velocidad de crucero y con un robo y posterior mate de Juan Carlos Navarro, se va 58-51. Los americanos, que nunca habían tenido el marcador en contra, están desconcertados. Pero su calidad les hace reponerse y con un 0-8 de parcial, gracias a dos jugadas de tres de Bobby Simmons toman la delantera (64-69). La estirpe del guerrero se mantiene: contesta Navarro con cinco puntos consecutivos. A partir de aquí, con el marcador igualado, se suceden todo tipo de sensaciones, nervios y explosiones de júbilo a cada canasta. Germán Gabriel, sublime, anota dos canastas seguidas y los “yankees” que no aciertan en sus entradas. Y por primera vez en el torneo, a pesar de cargar mucho en el rebote, los rechaces no son suyos, porque Felipe Reyes mata por ellos. Y con tres puntos por delante y posesión, Raül dobla hacia la izquierda para el triple definitorio de un ganador nato: Carlos Cabezas (83-89 a falta de 45 segundos). Hubo tiempo muerto posterior, faltas, presión a toda pista...esto estaba ya ganado. Tiros libres de Navarro mientras en el banquillo todos saltan y gritan, donde Felipe Reyes está tumbado en el suelo, donde al pitido final, Germán Gabriel coge el balón, lo mete debajo de su camiseta y corre, corre por toda la pista, sin poder parar. ¡CAMPEONES DEL MUNDO! Los jugadores se tiran al suelo y Francis Tomé, como loco, no hace más que abrazarse a Mundina, a Charly y a Carlos Sergio. En la grada, es una fiesta.

 

 

Foto Gigantes

 

 

Los periodistas, ni os cuento. Salgo corriendo hacia la silla de Raúl Colorado y nos fundimos en un abrazo, conscientes de lo que estamos viviendo, sabedores de todo lo que hemos vivido estos días. (Nota del autor: A modo de homenaje, amigo, aquí tienes tu titular de “Gigantes” encabezando esta columna). Se me acerca Jesús Sánchez, enviado especial de “Marca” durante estos dos maravillosos días de Lisboa, y me enseña la foto que se hicieron posando con las medallas de oro, tumbados en el suelo, para preguntarme por algunos jugadores, cuyos nombres él desconocía. Me quedo observando la foto y tardo unos segundos en contestar. Esa foto es el resultado de la mejor experiencia que he vivido en el mundo del baloncesto, y posiblemente viva.


Roberto Hernández nos invita a la cena de celebración con los jugadores y el cuerpo técnico. Cerdo con almejas, un plato rarísimo que allí por lo visto es típico. A las súplicas de Alberto Gómez, todos los jugadores subieron al autobús, y todos nos vimos allí, incluído José López Valera, uno de los lesionados que no pudo estar en la cita (Nota del autor: el otro invitado fue José Manuel Calderón, que estuvo en el pabellón, pero se fue antes de llegar la cena. Un bonito detalle por parte de la Federación).


De las celebraciones posteriores, las dejo para el recuerdo de cada uno de ellos. Me contaron que los jugadores se unieron con el resto de selecciones en una discoteca, y que su celebración duró...creo que 15 días más, rematadas en una experiencia coruñesa francamente curiosa. Yo al día siguiente cogí un vuelo para Madrid, muerto de sueño, pero sin poder dormir. Los sueños en ocasiones lo impiden.



NOTA DEL AUTOR: Dar las gracias a Charly Sáinz de Aja, a Carlos Sergio, a Germán Gabriel y Raúl Colorado, por ser una fuente constante de consultas durante la confección de estas columnas publicadas. A Kiko Martín y Roberto Hernández, los que se ofrecieron gustosos a que una idea inicial que tuve, consiguieran que finalizase en este sueño. Y a Pablo Malo de Molina, puesto que con esta fantástica idea del diario, me ha hecho desempolvar y revivir recuerdos de la que sigue siendo mejor vivencia de toda mi vida con el maravilloso mundo del baloncesto. Gracias a todos.

 

ESTADOS UNIDOS87
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4S. LOGAN23186/110/16/75231140311
5K. DOOLING33124/101/31/14315220211
6A. HALL500/00/00/0000100010
7M. CARROLL000/00/00/0000000000
8C. JACOBSEN1840/00/24/4101010031
9S. LEPORE1581/12/30/0000021035
10C. WILLIAMS2773/60/01/2413000052
11B. SIMMONS18194/92/35/66330110513
12N. COLLISON2221/30/10/0303231042
13J. PARKER421/10/00/0101100013
14L. WILLIAMS1684/60/00/0110002032
15M. WRIGHT1973/90/01/2413013020
 Total 8727/565/1318/2229111810111403250


ESPAÑA94
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4F. CABEZA400/00/00/0101000001
5B. RODRIGUEZ500/00/00/000000003-3
6C. CABEZAS1171/21/12/3202100008
7J. NAVARRO37257/131/48/173306220016
8J. GONZALEZ000/00/00/0000000000
9F. REYES2393/30/03/36150230212
10S. DRAME27124/80/14/98350320011
11A. BUENO1072/30/03/3211101044
12F. HERRAIZ300/00/00/0110000010
13G. GABRIEL27186/90/06/94310330214
14R. LOPEZ36133/41/74/11312414030
15P. GASOL1731/10/21/3532110033
 Total 9427/433/1531/5835161913121501866

Hoy es el día que más tarde escribo este diario. Lisboa embruja y hoy tocaba celebración... aunque espero que continúe aún mañana. Por el momento, a festejar el pase a la Final del Mundial, tras el partido más agónico disputado por la Selección Española. A falta de 16 segundos para la finalización del mismo, Raül López subía el balón con un punto por debajo.

 

Hasta llegar ahí, ha tenido que transcurrir una gran y larga jornada. Ayer dejé a este diario descansar. Tampoco había muchos asuntos dignos de mención, que no fueran las propias experiencias turísticas de cualquiera que visite la ciudad lisboeta, extendida sobre sus siete colinas hasta llegar al mar. Pasear hasta llegar al “Bairro Alto” y Chiado, es tan atractivo como agotador, si uno no coge un tranvía o elevador. Junto a Fernando Pérez Soto fuimos descubriendo algunas de las joyas que la capital portuguesa puede ofrecer, incluso la parte más moderna de la ciudad, que es toda la zona del Campo de las Naciones, lugar donde fue construido el recinto para la Expo el pasado año y donde se ubica el recinto en el que se disputa el torneo de baloncesto, el “Pabellón de la Utopía”.

 

Desde esta mañana estuve en tal escenario, toda una delicia de ingeniería y estética. Su techo, sin ir más lejos, es una cubierta completa de madera, que se asemeja al de un casco de un navío, pero invertido, en honor a todos los conquistadores que hace 500 años partieron hacia las Américas. Una maravilla que dicen fue el “Pabellón del Agua” en la Expo y que alberga 12.000 espectadores. Y lo primero que vimos de él fueron algunos partidos del día de ayer, con la participación de los equipos más modestos de la competición. Y se ha confirmado que Portugal ha quedado en última posición, sin ganar un solo partido. Si ayer les vimos perder con Japón, hoy ha sido frente a China para redondear su penoso papel. Sin embargo, si hoy ya no tenían ninguna convicción para ganar, lo de ayer fue increíble, puesto que si por momentos tenían el partido controlado, de repente empezaron a fallar todo y los japoneses a coger sus rebotes en defensa -algo que no hicieron casi nunca-, lo que les servía para sacar constantes contragolpes, que finalizaban con triples desde las esquinas, allá donde la defensa lusa no llegaba. Una y otra vez. Algo asombroso, que terminó con la victoria de Japón por 87-85.

 

Y para oxigenar un poco a mediodía, me he unido a Raúl Colorado y Jorge Gombau a comer en un restaurante cercano al pabellón. A propósito, pabellón que cuenta además con el atractivo de una sala de prensa en la que ¡sí hay un monitor de televisión! Curiosa sala donde ves como mucho a dos voluntarios de la organización charlando. Periodistas, pocos. Así que, de forma discreta pude instalar mi vídeo, olvidado en el hotel desde mi llegada y poder grabar la señal que realiza la televisión de los partidos. Sin audio, como suele ser estos casos, pero grabo el partido al fin y al cabo. Y de tanto ha servido, que un señor curioso que por ahí merodeaba, me pregunta como si fuese un operario. Tras varios segundos en inglés, dándose cuenta que soy español, me responde en perfecto español con acento americano. Se trata de Kevin Wilson, un ojeador de Utah Jazz, que cuando me disponía a grabar el partido entre Grecia y Rusia, ha visto el cielo abierto ante la posibilidad de llevar una copia a los Jazz del chico que han elegido en el draft este año, la joya del campeonato Andrei Kirilenko. Me comenta que sabe hablar español porque reside cerca de Barcelona habitualmente, que tiene en Joan Creus a uno de sus vecinos. Tipo simpático.


Colorado y Gombau siempre tienen sus historias. A la hora de comer, Raúl me cuenta su vivencia de ayer, presenciando el entrenamiento de Argentina. Descubre que Rubén Magnano, el seleccionador argentino, no solamente grita en los partidos y no solamente a sus jugadores. Cuando acababan cada ejercicio, allí tenían un operario de su propia federación, llamado por todos Batistone, que acercaba las botellas de agua a los chicos a medio campo, cuando hacían corrillo. Estos las tiraban al suelo y el tal Batistone las recogía. El señor en cuestión, me contaba Colorado, tiene aspecto de haber sido jugador por su estatura y por lo cascado que está también, viéndole la dificultad que tiene para moverse. Claro, cuando recogía las botellas, los jugadores ya habían iniciado el siguiente ejercicio que solía ser o de contragolpe, o de juego a toda pista, con lo que al buen señor casi lo atropellaban si no lo esquivarlo. Y ahí entraba Rubén Magnano con su grito desde la banda: “¡Batistoneeee!, para que el hombre se diera vida y se retirara lo antes posible del rectángulo de juego. Ha sucedido, cuentan, hasta en tres ocasiones, lo que provocaba las risotadas de los testigos.


De vuelta al pabellón, entablo conversación con todos los ilustres personajes que han llegado directamente para estas semifinales. Me presento a Joan Montes, tipo al que tengo gran respeto y aprecio, sobre todo tras el gran logro que consiguió hace cuatro años. Joan fue el entrenador del Barcelona la pasada temporada, sirviendo de “apagafuegos” cuando Manel Comas dimitió de su cargo. Pero donde se fraguó esa ilusión que tenía hoy por conocerle, es hace cuatro años, cuando fue precisamente el seleccionador de nuestro equipo junior en el Mundobasket de Atenas'95, alcanzando una valiosísima medalla de bronce. Selección, que aunque fuese por televisión, pude seguir en todos sus partidos.

 

Joan me comenta que aquel equipo era mucho más limitado que éste. Estando vinculado aún en el Barcelona en categorías inferiores, él sabe perfectamente de las habilidades de Pau Gasol y Juan Carlos Navarro, por lo que tal idea la tiene clara. Su equipo era un gran conjunto de “machacas”, que se dejaban la vida por un balón, por cada rebote, por cada posesión, con muchísima disciplina y sentido colectivo. Si no, hubiese sido imposible poder obtener esa medalla. Aquel combinado estaba liderado por chicos como Rodrigo de la Fuente, Carlos Jiménez, Iker Iturbe, Juan Pedro Cazorla o Darío Quesada. Y ese bronce tiene mucho mérito, si pensamos que perdimos ante la inaccesible Grecia en semifinales, y puntualizar que el equipo estadounidense, liderado por Stephon Marbury y Vince Carter, quedó en séptima posición.

 

Él me dio a conocer personalmente a Antonio Maceiras, otro componente del organigrama azulgrana, con el que llevaba relacionándome, tan sólo de forma telefónica, un par de años, en el noble arte del intercambio de vídeos (Antonio, siempre te agradeceré tus copias de la liga griega). Y allí que nos pusimos a valorar las posibilidades de esta selección y del Barcelona, que había incorporado por esas fechas a Derrick Alston y el base estadounidense del Olympiakos, Anthony Goldwire.

 

Y tranquilamente viendo transcurrir los partidos, somos testigos de la victoria de Rusia, que sigo opinando que son un desastre jugando, de una indisciplina que ya pudimos percibir por la televisión en Oporto, pero cuentan con Kirilenko, que arregla cualquier desaguisado, derrotando a una desmotivadísima Grecia, en las semifinales del quinto al octavo puesto. Y posteriormente, la primera semifinal, donde Estados Unidos no ha dado ninguna opción a Croacia (82-63). Me han gustado mucho los americanos, jugando a la antigua usanza, conocedores de sus virtudes: constantes balones interiores, golpeando a los pívots croatas una y otra vez. El jugador de Arizona Michael Wright (posteriormente jugador del C.B. Granada) ha sido el más destacado, junto a Nick Collison. Si contamos que tuvieron el plus de un 9/20 en lanzamientos triples, producto de los balones que sacaban desde poste bajo, pues los croatas anuladas sus piezas importantes, no tuvieron nada que hacer. Incluso Dalibor Bagaric jugó más tiempo del habitual, por si su estatura podía decidir de alguna manera. Imposible. Es un equipo muy ordenado este de Rob Evans, con potencial en todas sus posiciones, sorprendiéndonos gratamente su base, el fortísimo Steve Logan.


Y llegó la hora de la verdad. “Nos llamaron por teléfono y nos comunicaron que Argentina había sido la clasificada para semifinales del otro grupo. Y nos quedamos muy sorprendidos, porque esperábamos a Rusia”, comentó a posteriori Charly Sáinz de Aja. Un rocambolesco triple empate lo dinamitó Argentina en la última jornada de la fase de cuartos, cuando ganó a Brasil por paliza (84-60), a pesar de haber perdido con Estados Unidos, con Rusia y Croacia en la fase previa. A Argentina se la derrotó por 10 puntos en un torneo previo disputado en Torrelavega y eso nos daba el papel de favoritos, puesto que fue un enfrentamiento más bien cómodo y donde los sudamericanos, sin la presencia de Luis Scola, que estaba disputando el Torneo de las Américas con la absoluta (pero curioso es saber que el bueno de Luis ya había participado en un Mundial Junior, estando presente en Atenas cuatro años atrás, cuando contaba con tan sólo 15 años), bajaba muchos enteros. Eso de ser favoritos, no nos beneficiaba mucho.

 

Raül, Navarro, Dramec, Felipe Reyes y Germán Gabriel sería el cinco titular español nuevamente. Y desde los primeros compases, ya se veía que no iba a ser nada fácil ganar. La presión a al que se vio sometida Raül López por parte de su base Diego Alba era muy fuerte. Pero Felipe Reyes comienza a dominar como no lo había hecho hasta este momento -incluso anotó sus dos primeros tiros libres, viendo que el gran trabajo de Francis Tomé había tenido su efecto-, y cuando fue acompañado por hasta tres triples consecutivos (dos de ellos de Navarro), conseguimos un parcial de 14-3 que arregló nuestro mal inicio, con un 16-10. Poco  a poco, el nivel de dureza en los argentinos va subiendo, sobre todo en sus hombres interiores, lo que les vale que su pívot Martín Leiva y el alero Fernando Malara se cargasen con 3 faltas rápidamente. Pero ese 22-12 que logramos, lo redujeron bastante. Al descanso, con una canasta de estrategia de Felipe Reyes, el mejor junto a Navarro, nos sitúa nuevamente a 10 puntos (41-31).

 

En la segunda mitad, Juan Carlos Navarro cogió el absoluto control. Raül López seguía muy bien defendido y en ataque no brillaba, ni tampoco Germán Gabriel, que hasta el minuto 26 no consiguió la primera canasta. Y de lo que era mantener la decena de diferencia, a verse recortada otra vez a causa del empuje de un ala-pívot que salió tras el descanso por primera vez, muy aguerrido y móvil, llamado Guillermo Kammerichs (nota del autor: conocerle como Federico vino después). Con Navarro se van empleando todos y van rotando su marca: ahora es Diego Ciorciari, luego Fernando Malara o Matías Chahab. El caso era “dar cera”. Estas al menos se pitaban, porque Navarro salía despedido, pero lo que no se hacía era bajo canasta. Los nuestros se desesperaban. El italiano Gennaro Colucci y el angoleño Antonio de Campos no se enteraban de nada que sucediese en la zona. A Germán Gabriel lo tienen frito y Charly decide cambiarlo para se pueda calmar. Pero al rato, junto con Antonio Bueno (otro que recibió lo suyo, sobre todo porque era defendido por hombres más pequeños que él y menos fuertes, como era el caso de Kammerichs o Gabriel Mikulas), el seleccionador español coloca en pista a Felipe Reyes, porque a Gasol lo sacan de la pista. Literal. Para soportar tretas “meneghinianas”, había que sacar a gente que las pudiese soportar. Si había que hacerse imponer, esta era la medida. Sin embargo, a Argentina le iba bien: se habían acercado a un solo punto.

 

Otro arreón español iniciado con un triple de Berni Rodriguez, nos sitúa con 64-57 a falta de 10 minutos, que vuelven a perderse hasta el punto que el “negro” Malara coge un balón suelto en la zona, forzando un dos más uno, que dio a los argentinos la primera ventaja (68-69) desde los primeros parciales iniciales. Y a partir de ahí, todo tuvo tintes dramáticos. Los colegiados más pendientes de los gritos de Magnano desde la banda que de arbitrar, los argentinos intentando morir en la pista (y a Dios gracias los fallos en los tiros libres de Matías Chahab, un buen tirador) en los últimos minutos, Raül López nos hizo de salvador con dos triples consecutivos, acompañado por la gallardía de Carlos Cabezas, otro gladiador que retaba la agresividad rival (Eso sí, cometió un par de faltas, sobre todo una a un lanzamiento de tres, que desesperaba a Charly. Cosas de la juventud).

 

Con 79-77 para España, Felipe anota bajo el aro a falta de un minuto, pero Colucci decreta pasos de forma increíble. En el siguiente ataque, su pívot Pedro Calderón anota una canasta a gran pase de Mikulas, empatando a 79, seguido por un horrible tiro nuestro, cuando se agotaba la posesión. En el rebote se lucha y se comete falta sobre el propio Calderón, a falta de 16 segundos. Anota solamente el primer tiro libre (79-80).

 

Y aquí nos encontramos. Con 16 segundos, un punto por debajo y Raül López subiendo el balón. Creo que todos teníamos el corazón encogido, porque al menos en mi caso, nos veíamos eliminados. Miraba de reojo a mi buen amigo Roberto Hernández, que había llegado hoy y estaba petrificado en una de las esquinas. Pero no el base de la “Penya”, que con la picardía de un veterano, entró a canasta, forzó un contacto con el base que lo defendía, provocando falta personal. Magnano y el resto de componentes montó en cólera. De hecho, el tiempo muerto que solicitó, estuvo casi el minuto protestando a los árbitros y echando también a sus jugadores encima.

 

Raül López llevaba unos instantes en la línea de tiros libres, solo, esperando que se incorporen los jugadores...que no lo hacen. Los argentinos siguen alrededor de su entrenador, con el minuto muy pasado y deben llamarles la atención. Todo sea para descentrar a Raül. Daba igual. Anotó los dos tiros libres con una frialdad asombrosa, y en los tres segundos que restaban, tan solo Carrizo pudo lanzar desde medio campo y fallar. ¡España en la final! Se había sufrido, dado varios vuelcos el corazón, pero se había ganado. Los jugadores se tiran al suelo, abrazados todos a Raül López, y en particular, no olvidaré nunca el abrazo que me di con Juan Carlos Navarro cuando éste se retiraba al túnel de vestuarios. La proeza estaba hecha, porque estábamos en la final y nos esperaba Estados Unidos. Y podrían tacharme de loco, pero el sentir general entre toda la expedición, es que a Estados Unidos les ganamos.

 

En la rueda de prensa, Charly habló de la extrema dureza del rival y que el arbitraje perjudicó por esa manera que tenían de jugar. Raúl Colorado me cuenta que nadie se atrevía de preguntar a Magnano, y que precisamente fue por la actuación de los colegiados la pregunta: “¡Ah!, ¿pero esos señores de gris eran árbitros?” contestó con la mayor de las ironías. Pero ya daba igual. El éxito de hoy olvidaba cualquier ironía. Mañana se prevee día de gloria.

 

ESPAÑA81
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4F. CABEZA000/00/00/0000000000
5B. RODRIGUEZ2260/22/50/033000104-1
6C. CABEZAS1763/60/10/020200105-2
7J. NAVARRO31225/82/46/72201240215
8J. GONZALEZ721/10/10/0110100012
9F. REYES24114/40/03/5321004044
10S. DRAME1151/11/10/0000012040
11A. BUENO1452/30/01/2321000024
12F. HERRAIZ000/00/00/0000000000
13G. GABRIEL2661/50/04/6523010024
14R. LOPEZ30171/23/56/63300210117
15P. GASOL1810/20/11/2321211020
 Total 8118/348/1821/2825178471402743


ARGENTINA80
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4D. ALBA1341/20/02/2110112040
5F. KAMMERICHS763/30/00/0101120019
6G. MIKULAS2383/40/02/24221120110
7D. CIORCIARI1500/40/10/010120102-5
8A. CAMARGO200/20/00/011000001-2
9M. CARRIZO-CORDOVA25112/71/54/5321211024
10P. CALDERÓN31133/50/07/104400200410
11M. FRANCO930/11/10/0220000004
12F. MALARA1531/10/01/1211133051
13L. LAURO25112/22/41/2110001026
14M. LEIVA1683/40/02/4000011050
15M. CHAHAB19131/12/35/9000012016
 Total 8019/366/1424/35201468121302843

Que uno es de la provincia de Toledo y toda la vida se ha criado en la vera del Tajo. Ver su muerte desde una embarcación de noche, con el resplandor de las luces de Lisboa, es una auténtica gozada. Es el final de día perfecto para una jornada viajada. Que desde Oporto esta mañana, carretera y manta, hasta la capital portuguesa, han pasado muchas horas. Adiós al hotel Ipanema que siempre quedará para el recuerdo.


Un recorrido por la geografía lusa da para observar que, al menos esta travesía, es bastante verde y abundante en vegetación. Porque me embarqué en el coche de Fernando Pérez Soto (él, que desde León utilizó su vehículo para trasladarse hasta Oporto), haciendo un viaje ameno, continuando todos los comentarios de estos días. Que a su León Baloncesto les está costando Dios y ayuda hacer el equipo, que la crisis económica aprieta lo suyo y aún están sin americanos. Precisamente el año en el que empezaré a disfrutar de la ACB de verdad. Canal + se ha hecho con los derechos de emisión y la temporada promete ser apasionante, esperando que la plata recién conseguida en París sirva de trampolín.


Callejeando en coche por nuestro nuevo destino, hasta dar con el hotel Altis Park. El tráfico es denso, pero estamos en una gran ciudad y no podía esperar otra cosa. Una vez en la residencia, ¡qué caos! Tumulto y montones de selecciones y jugadores por el hall. Y es que este hotel albergará a todos los equipos, exceptuando Qatar. Es todo bastante abrumador, aunque el hotel, muy  nuevo -de nuevo cuño, aprovechando el tirón de la pasada Exposición Universal  hace 3 años en la ciudad- promete. No en vano es de cinco estrellas, comparado con las cuatro del Ipanema.


Y esperando en recepción para conseguir las llaves de mi nueva morada, me encuentro a unos viejos conocidos junto a mí: Nigeria. Y no salía de mi asombro cuando a mi lado está el tan polémico jugador Odaudo, el base que las notas oficiales daban 17 años. Al tipo le faltan dientes, tiene cara de cuarentón, pero lo más impactante de todo es que, llevando barba de un par de días, ¡la barba tenía canas! Os lo juro, le salía blanca por algunas zonas. De hecho, lo que me parece sorprendente es que a su edad, al menos la que aparenta, siga jugando al baloncesto. Increíble pero cierto.


Pues descanso en la habitación a disfrutar de una buena siesta, bajar al salón del hotel, con  piano y todo, pero excesiva aglomeración. Además, me entero que ha habido problemas para dar de comer a todos los huéspedes. Aunque en eso no he tenido ningún problema. Nos enteramos que había una especie de recepción para equipos y medios de comunicación en cierto lugar, que resultó ser el yate anteriormente mencionado, donde hubo una suculenta cena, al tiempo que mientras caía la noche, la nave nos obsequiaba un bonito paseo por la bahía lisboeta.


Y ha habido poca gente para lo que la organización esperaba. En representación española, ningún periodista -he echado de menos a "Colo" y Gombau, que tenían trabajo por hacer-, y Alberto Gómez, como delegado de la expedición española, se personó, siendo nuestra compañía en la velada. Alberto es un tipo  que lleva muchos años relacionado con la Federación Española. Entre plato y plato hablamos de estos chicos, de la valía de cada uno, y es un verdadero lujo contar con sus vivencias, porque tenía la capacidad de  comparar a Raül López con Juan Antonio  Corbalán en su etapa junior, porque él también lo conoció.


Tuve la ocasión de charlar con  un árbitro argentino, al que llamó mucho la atención durante su estancia en Santander, donde arbitró un torneo junior, la tremenda afición que existe en España por el ciclismo. Nunca lo pudo imaginar. "Aquí nadie duerme la siesta. En el hotel, el bar estaba lleno con la gente siguiendo el Tour de Francia". Y eso que los españoles están de capa caída. Si hubiese conocido las épocas "Periquistas" y de Induráin, se hubiese caído del pasmo.


Y así acabó el día y la primera toma de contacto con Lisboa. Tranquilidad, preludio de algo grande. Espero.

Ayer lo dejé demasiado pronto. El desencanto por perder y la posibilidad de caer eliminados en la lucha por las medallas, fue demasiado. Sin embargo ayer, tras la vuelta al hotel desde el pabellón, comenzó una historia. Una historia maravillosa que acabó en un cuento de epopeya. Cuento de fantasmas, pócimas mágicas, tempestades, tropas derrotadas, huestes victoriosas, iras de dioses -del Olimpo, en este caso- y el final feliz más feliz...aunque aquí, más que lo del “... y comieron perdices” se sustituye por un más terrenal “el único fruto del amor, es la banana...” Cosas de los protagonistas del cuento.

Y tal cuento comenzó cuando en la sala de televisión, el equipo técnico de la Selección, no se reunió con el resto de nosotros, con los que habitualmente compartíamos cervezas y ver por el cable el partido del otro grupo (hoy tocaba el Argentina-Rusia). Charly se disculpó para reunirse con sus chavales.

“Estaban bastante fastidiados. Y ahí Charly es fantástico
-me cuenta Carlos Sergio, el segundo de a bordo en el plantel técnico-. Una vez todos juntos, comienza Alberto Gómez, el delegado de la Selección, a dar su particular charla a base de ánimos. “ Venga chavales, que nosotros podemos...” prolongándose un buen período de tiempo con Charly callado. Al rato, Charly es cuando advierte a Alberto el decir algo a los chicos, casi pidiendo permiso. 'Si no te importa, vamos. Total, será poco tiempo'. Esa reacción hizo gracia a los jugadores, que comenzaron a sonreír. El primer paso estaba dado. Continuó pidiendo a Berni que alegrara el cotarro con 'vamos, Bernardo, que tú te sabes los mejores chistes del grupo. Arráncate'. Y todo volvió a la normalidad”. Fantasmas fuera.

Carlos Sergio se reúne con Charly a solas y le comenta las debilidades de los croatas. “Ellos sacaban mucho partido con su juego entre pivots”. Lo formaban Andrija Zizic, que era el más interior y Boris Dzidic, un chico de 2.03, que jugaba muy abierto. Uno por dentro y el otro por fuera machacaban a los rivales. “Por eso, al primero siempre lo marcarían Germán Gabriel y Antonio Bueno, mientras que a Dzidic, lo adjudicábamos a Pau Gasol y Felipe Reyes, que tenían más movilidad. A Zizic nunca había que hacerle ayudas del otro pivot, sino alguien desde el lado débil”. A eso, añadía que Mario Stojic tuvo un mal día en tiro el partido anterior frente a Australia y no se le veía muy fino desde el exterior. “Le permitiríamos lanzar desde fuera. Y la rotación del conjunto era floja” (Nota del autor: curiosamente, cuando Dalibor Bagaric disfrutaba de pocos minutos, por un conflicto con el entrenador se rumoreaba, además de tener una futura perla, Zoran Planinic calentando banco, que por joven e inexperto apenas sí aportaba. Un año después, junto a Marko Popovic, fue el rey de su selección para proclamarse subcampeones de Europa en el Europeo de Zadar).  “Le pido que me deje hacer unos sistemas sencillos para poder atacarles. Me tiré toda la mañana del partido haciéndolos y explicándoselo luego a los jugadores”. Poción mágica.  

 

Y llegamos a la hora del partido. Reconozco que estaba de los nervios, que nunca tuve tantos miedos y temores por un resultado deportivo, sobre todo si lo estaba viviendo “in situ”. El partido no empezó bien, y los croatas dan primero. Nadie estaba a gusto en la pista y quizás Germán Gabriel -¿quien si no?- era el que ponía el acierto. Pero se terminó bien al descanso, con cuatro puntos por delante, creo recordar. Y ahí, el que se animó era Raül López. “Raül era el espíritu del equipo en la pista. Si fuera de ella quienes aportaban la alegría y el optimismo, eran Bernardo Rodríguez y Germán Gabriel, en la pista era Raül quien tenía la voz cantante. Y si él estaba cómodo, los demás también” recuerda Carlos Sergio.

Y aunque en la segunda mitad, todavía costaba jugar contra ellos, al menos la defensa estaba funcionando muy bien y los chavales poco a poco se iban soltando. Germán Gabriel estaba haciendo mucho daño en la zona y Raül López hacía jugar al resto. La diferencia -no lo olvidemos, había que ganarles por ocho de diferencia para estar en semifinales-, se iba acercando a la buscada, y la confianza era una parte más del juego de los españoles.
    
Lo que vino en los últimos diez minutos del partido ha sido una de las mayores y más grandes “borracheras” baloncestísticas de las que yo haya sido testigo. Todo fluía, todo funcionaba. Croacia ya no cogía ni un solo rebote en ataque, se desquiciaron con nuestros contragolpes y aquí Juan Carlos Navarro, demostró que era mejor que cualquier hombre exterior rival. Nos lo creemos todos y desde nuestros puestos de prensa, comenzamos a vibrar. Las diferencias se disparan y los ocho puntos necesarios ya quedaban muy atrás: diez, doce, quince, veinte...¡estábamos apalizando a Croacia! El júbilo era evidente entre toda la expedición española: banquillo, padres en la grada y nosotros. Los tres puntales del equipo   acertaban como no lo habían hecho nunca: Germán desde dentro era el martillo pilón, Raül López aceleró el ritmo hasta ser inalcanzable para unos croatas hartos de bajar a defender a toda velocidad y ver cómo el brazo ejecutor, Juan Carlos Navarro, anotaba una y otra vez.

Y aquí llega una de las historias más curiosas y rocambolescas que haya visto jamás. En los últimos segundos del partido, ya con las semifinales en el bolsillo y con 17 puntos de ventaja, Germán Gabriel fuerza una falta personal y se dirige a la línea de tiros libres.

Charly Sáinz de Aja: “Y de repente, se monta un revuelo tremendo en las gradas, detrás del banquillo español, por parte de unos aficionados croatas, que no hacen más que gritar. No tenía ni idea qué es lo que estaba sucediendo”.

Carlos Sergio: “Nos querían decir algo, y rápidamente pedimos a Francis Tomé, quien llevaba los números, que echase un vistazo a ver qué pasaba. ¡Nos estaban pidiendo que fallásemos los tiros libres!”.

La cosa se aclara: España estaba clasificada, pero si ganaba por más de 17 puntos de diferencia, a quien clasificaba para semifinales era a Grecia, no a Croacia. A los griegos, ni en pintura les queríamos ver. Estos eran capaces de ganar a los americanos y plantarse en la gran final, si los nuestros conseguían llegar a tan ansiado envite.

Germán Gabriel capta el mensaje. El primer tiro libre se queda a un metro del aro. Nos da la risa. “Yogui” en su vano intento de disimulo, se mira las palmas de las manos y hace el gesto de secarlas con el pantalón. “Tío, yo no sé fallar un tiro libre adrede”. El segundo, con un poco más decoro, también se ve la intención de ser fallado. Croacia anota y finaliza el choque con el 70-55 final.

Los nuestros se alegran y los croatas, ni os cuento. Y a partir de ahora se monta un follón en el pabellón, con los griegos como protagonistas, que emulaban a las que se arman  en sus propios foros. Para empezar, el padre de Antonis Fotsis, que había bajado a la primera fila en las gradas del fondo donde Germán lanzó los libres, gritaba fuera de sí, queriéndose comer al nacido en Caracas. Los jugadores griegos, que estaban en el túnel de vestuarios, esperando saltar a cancha para calentar, estaban que trinaban. Y a Dios gracias, apenas había aficionados helenos que no fuesen los familiares de los jugadores.

Pero la comedia sigue. Grecia tenía que disputar ahora un choque con los australianos sin ninguna transcendencia: iban a disputar las semifinales del quinto al octavo puesto. Una tortura de partido que tenía la paradoja que ellos habían retrasado. El sorteo decía que eran ellos quienes tenían que jugar primero, previo al España-Croacia. Pero la federación helena presionó para que ellos actuasen más tarde, por antojos de la programación de la televisión de su país, que lo iba a emitir en directo en su cadena nacional. Y esto enojaba aún más.

A todo esto, la organización del Mundobasket estaba hasta el gorro de ellos, hartos de ceder a sus caprichos y a su vandalismo (el día antes se pusieron a jugar a fútbol con los balones de baloncesto en el entrenamiento, y uno de los balones destrozó un equipo informático de la mesa de anotadores). Por el mismo túnel donde estaban ellos esperando, tenía que retirarse la Selección Española. Charly pide a los suyos que abandonen la pista en silencio. Se montó un cordón policial para separar ambos combinados y había un operario de seguridad que según Carlos Sergio, les tenía muchas ganas y parecía buscar una excusa para actuar. “Recuerdo que aquel hombre, bajito, con un gran bigote, nos decía en su mejor español 'que no se pasen ni un pelo. Que se van a enterar como tenga un problema con ellos', quedándonos alucinados del ardor guerrero del tipo”.

Era un equipo odiado entre sus colegas por el comportamiento como por su juego. Y si se les podía evitar, se hacía. Rusia lo hizo en el grupo del pasado Eurobasket junior. Y añadir que con la selección Española en semifinales de aquel torneo, al margen de la milagrosa suspensión de Raül López, hubo un problema con la mesa, puesto que los griegos pidieron tiempo muerto tras la canasta del base de Vic, y los operarios de la mesa no se enteraron. Dejaron pasar tres segundos más o menos de los seis que les restaban aproximadamente. Lío al canto. Y era tal la sensación del error, que los árbitros se tragaron el silbato en la última jugada, cuando Lazaros Papadopoulos derribó a Antonio Bueno en medio campo, para luego recibir el balón totalmente solo...para fallar finalmente. O sea, que una fantástica generación, mejor que la croata que jugó la final de Varna y ahora las semifinales en este Mundobasket, se vería relegada a jugar del quinto al octavo lugar.

Los “Dioses del Olimpo”, desterrados a fangos terrenales, disputan un enfrentamiento que he visto entre los aficionados australianos. Es increíble con la distancia que hay respecto a nuestras antípodas, ahí no solamente estaban los padres de los jugadores. Allí había hasta abuelos, y a juzgar por el número, primos, tíos y demás ramificaciones del árbol familiar. Y todos con su “Osi, osi, osi, hoij, hoij, hoij” a cada rato. Ellos no tenían ni idea de la historia que había pasado ante sus ojos un rato antes. Se dedicaban a animar a los suyos y punto. Mentalidad casi americana, más que anglosajona. Era tal su pureza a la hora de entender el deporte que al finalizar el choque, con ellos exultantes por haber vencido (72-70 y en los últimos segundos, para completar la tragedia helena), les dio por aplaudir a los suyos y a los rivales. Los griegos, cabreados como nunca, les brindaron tal detalle con los gestos más obscenos, dedos corazones al aire incluido. Y esta panda de “aussies” que no se enteraban de nada, les aplaudían con más fervor.

“El único que parece buen tipo entre los griegos es el entrenador
-Nikos Apostolidis -. Pero entre el ayudante -todo un broncas al que creo recordar que ha entrenado al Aris Salónica- que le debe volver la cabeza loca, increpándolo constantemente y el delegado, un señor mayor que no hace más que gritar a todo el mundo durante los partidos, lo vuelven loco al hombre” Juanjo Pérez Toledano, nuestro médico, se explayaba aún más en mostrar las lindezas de los helenos.

Todos felices en la sala de televisión, mientras veíamos el Estados Unidos-Argentina. Sí, porque la cadena portuguesa se ha hartado de emitir a los portugueses, que no han ganado ningún partido todavía. Dos años preparando, para ésto. El centro de atención hoy era el vicepresidente de la Federación Española, José Luis Sáez, encantado el hombre por el resultado del baloncesto en la Universiada disputada en Mallorca. Si los chicos habían conseguido el bronce, las chicas habían sido campeonas. Los del bronce se lo arrebataron a México. “Tienen un tío los mexicanos que mataría a su madre en la pista. Un tío con un carácter ganador y unos c... tremendos”. Tal tipo se llama Eduardo Nájera, y sí, ya conozco de sus virtudes al haberlo visto actuar en la universidad de Oklahoma.

Y con esto, a preparar las maletas, que nos vamos a Lisboa. Despido Oporto con cierta pena. Tras una semana aquí, uno tiene la sensación que ha dejado parte de su vida entre las paredes de este hotel y los muros del Palacio de Cristal. Tan sólo combato la sensación de melancolía el pensar que puede quedarnos lo mejor por vivir. Está por ver.

 
{ESPAÑA}{70}
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4F. CABEZA0{0}0/00/00/0{0}00000000
5B. RODRIGUEZ17{3}0/01/20/0{1}01210015
6C. CABEZAS17{4}2/50/20/0{2}20131013
7J. NAVARRO37{19}7/131/42/2{0}00012018
8J. GONZALEZ0{0}0/00/00/0{0}00000000
9F. REYES17{2}1/80/00/4{7}2511004-4
10S. DRAME22{10}3/70/04/6{7}160210210
11A. BUENO5{4}2/40/00/0{1}01000021
12F. HERRAIZ0{0}0/00/00/0{0}00000000
13G. GABRIEL38{16}5/100/06/8{11}740030215
14R. LOPEZ25{5}0/41/32/2{4}31201031
15P. GASOL20{7}2/21/10/0{4}400000110
 Total {70}22/534/1214/22{37}191868801749


{CROACIA}{55}
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4S. SUBOTIC40{6}2/50/22/4{4}4000204-3
5A. SAMAC34{6}3/60/20/0{1}10000020
6M. MALIC9{0}0/10/00/0{0}0001001-1
7M. MORIC0{0}0/00/00/0{0}00000000
8D. DEVCIC0{0}0/00/00/0{0}00000000
9B. DZIDIC33{9}2/31/32/6{3}12000023
10Z. PLANINIC0{0}0/00/00/0{0}00000000
11M. STOJIC37{10}1/61/65/6{10}73215043
12D. BAGARIC23{11}5/80/01/1{3}21103045
13Z. PEHAR0{0}0/00/00/0{0}00000000
14A. ZIZIC24{13}6/70/01/2{3}210100411
15I. SKALABRIN0{0}0/00/00/0{0}00000000
 Total {55}19/362/1311/19{24}177331002118
Los entrenamientos de un equipo son esa parte del iceberg sumergida, a la que solamente los componentes de la plantilla en cuestión viven, y que acaban explicando los resultados en pista durante los encuentros oficiales. Cuando uno es testigo de ellos, se da cuenta de la atmósfera que rodea al equipo. Consigo entender a muchos entrenadores que se molestan cuando en los medios de comunicación les critican el sacar o no a determinado jugador en determinado partido, sin haberse parado a apreciar cual ha sido la actuación de ese sustituto o ese cambiado a lo largo de la semana de entrenamientos.

Durante estos días, he podido notar que el ambiente de los nuestros es inmejorable. También es cierto que los entrenamientos son suaves, que sesiones de tiro, ejercicios específicos y sobre todo explicaciones tácticas de cómo afrontar al rival de ese día, suelen completar ese rato en el que pueden disfrutar del pabellón durante las mañanas. Ahí, tanto Charly como Carlos Sergio, se afanan en dejar todo muy claro. Uno de esos ejercicios específicos se centra en Felipe Reyes y los tiros libres. Felipe está haciendo un notable torneo, sobre todo por la contagiosa intensidad que le hace destacar todos los días, y aunque no deslumbre en ataque, tampoco importa. Para anotar, hay otros. Pero un gladiador como es él, con la cantidad de faltas que provoca, está teniendo grandes problemas con los tiros libres (lleva 4/12 hasta el momento). Francis Tomé intenta trabajar eso con él en estas sesiones matutinas. En este tipo de campeonatos, el trabajo ante una situación así, es más mental que práctico. Por supuesto que al chico no le vas a pedir que cambie su mecánica -que no es mala-. Se trata de hacerle creer que puede meterlos. Que siga una rutina que lo tranquilice, que lo relaje durante los partidos. Y estoy convencido que de la efectividad de esa rutina y de la fe con la que encare a la línea, dependerán mucho las posibilidades para éxitos futuros. En definitiva, que pueda creer que es capaz de anotarlos.

Sulyyyy!" Grito de Charly Sáinz de Aja a Dramec. Durante un partidillo a dos canastas, el alero se despista. Es de los que más le cuesta mantener la concentración. Hace días le confiscaron el teléfono móvil, sobre todo cuando llegó tarde a desayunar por estar demasiado pendiente de él. El entrenamiento continúa: "¡Sulyyyy!" Nuevamente. Ahora, Charly pierde la paciencia y lo echa del rectángulo de juego, ante el enfado de Dramec. Entra Francesc Cabeza, chico ejemplar que sabiendo que venía como sustituto y a pesar de sus pocos minutos en los envites, está disfrutando como el que más, asumiendo su papel y dando todo lo que sabe tanto en los partidos como en los entrenamientos. Cuando la sesión finaliza, Charly coge a Suly aparte, se sientan en el banquillo y charla con él. Entrenador y jugador. Mentor y alumno. Estampa de padre e hijo.

“Suly nos va ayudar mucho
-me comenta Charly-. Estas cosas pasan, que quizás tengas que estar más encima de él que con otros. Pero se deja aconsejar. Y sabemos que será importantísimo, sobre todo cuando nos enfrentemos a los americanos, si lo hacemos. Mira, el año pasado en Manheim, entró a canasta superando al suyo y hace un mate que dejó asombrados a todos. Cuando baja a defender, de repente, se da media vuelta y roba el balón para hacer otro mate”. Los americanos no lo olvidarán fácilmente. Y sus compañeros y entrenadores tampoco. Por eso tienen tanta fe en él. Si hay que llamarle la atención un poco más que al resto, no pasa nada. Souleyman es un chico que sabe confiar en los suyos. De hecho, en Raül López en quien más. Ambos comparten piso, y cuando tienes que darle algún recado o advertirle de algo que sea común del equipo, te pide que lo digas a Raül.

Otra de las maravillas que tienen los entrenamientos, es que puedes ver cosas insólitas que por regla general no se dan en los encuentros. En esta ocasión es “Gasolfa”. quien de forma tímida intenta en un par de ocasiones el mate desde la línea de tiros libres. Ver a un tipo de esa estatura tomar carrerilla y saltar desde tan lejos, es bastante impactante. No lo consigue, pero se queda muy cerca. 

Hoy me uno a los chicos en el hall del hotel, antes de partir al pabellón para jugar frente a Grecia. Charlo con ellos. Quizás sea la primera ocasión que charlo con algunos. La conexión malagueña es de lo más extrovertida y ya tenía cierta relación (más con “Yogui” y Berni Rodríguez. Cabezas es más callado, aunque muy afable. Más extrovertido es su padre, aquí desplazado). Germán Gabriel es el que aúna a todo el grupo para los momentos de diversión. Es el primero en hacer bromas, el primero que se arranca con el cántico de “el único fruto del amor, es la banana, es la banana” y el que más se deja notar. Charly me cuenta que en el pasado Europeo junior, “Yogui” no pudo debutar frente a Israel por una lesión en un tobillo, que intentaron recuperar a marchas forzadas. “Pues ahí lo tenías, a las nueve de la mañana, cuando nos teníamos que levantar, armando bulla y animando a todos por las habitaciones”.

Sin embargo, los hay más tímidos o simplemente, aún no se había dado la situación de poder hablar con ellos. Ese es el caso de Raül López, Antonio Bueno, Francesc Cabeza o Felipe Reyes. Con este último estoy un rato, y me parece increíble su timidez, cuando en la pista es el más aguerrido. Le llama la atención lo que me llega desde España. Felipe consigue esa polaridad típica en Pedro Barthe cuando narra los partidos por la tele (desde San Cugat, supongo. Porque aquí, en Oporto, no hay nadie): se derrite cuando lo ve pegarse por un rebote, se “rebota” cuando falla algún tiro fácil o los libres, en esa peculiar e inconfundible “manera Barthe”. 

Todos sonrientes y confiados. Tras el gran partido de ayer, se cree que los griegos, los temidos griegos, pueden arrodillarse. Pero no ha sido así. Los nuestros, que llevaban una media anotadora de 86 puntos, se han quedado en 68, bastante explicativo de lo ha sido el choque. 78-68 ha sido el marcador final. Y bien que nos hemos chocado. Ahora entiendo todos aquellos temores que iban rondando en la expedición española, conocedores de estos helenos.

No nos han dejado correr en ninguna ocasión. Hoy Raül López ha tenido su peor actuación (3 asistencias, 4 pérdidas). Tener enfrente un base tan fuerte como Manolis Papamakarios, le ha hecho pasar por muchos apuros. No ha sido el caso de Carlos Cabezas, del mismo corte físico que el heleno, acertadísimo en el triple (convirtió 3 de sus cuatro intentos triples, para un total de 14 puntos). Pero sin correr, no era lo mismo. Lo peor de todo fueron las 22 pérdidas, que mostraban un nerviosismo latente, que las cosas no salían bien y por primera vez, me he topado con que los defectos de los chicos han superado las virtudes. Lazaros Papadopoulos es una fuerza descomunal que ha podido con todos nuestros pivots. Con movimientos a cámara lenta, cada vez que recibía en poste bajo, nos destrozaba. El tipo es conocedor de su lentitud, pero trabaja sus pies y el cuerpo como no he visto a nadie en esta categoría. Sin ser virtuoso como Germán Gabriel o David Andersen, levanta el balón, espera el uno contra uno y cuando lo ve claro, utiliza codos, el cuerpo, buenos pivotes y gran protección en sus tiros cortos, para acaba anotando canasta, sin acaparar en absoluto protagonismo ofensivo. Otro que nos ha hecho mucho daño por su movilidad ha sido Antonis Fotsis, chico que ya ha jugado con los seniors del Panathinaikos, pero con un carácter marrullero que nos ha desquiciado.

Sin embargo, la balanza la ha decantado su estrella y escolta Georgios Diamantopoulos (que no Christos, como escribí hace unos días). Desesperantemente bueno. Todo lo que ayer no convenció, hoy se ha salido. Parece un veterano controlando el ritmo de todo. 5/10 en triples para un total de 25 puntos, como auténticas dagas. Cuando más dolía. Hoy Navarro se ha visto superado por este chico con pose mucho más chulesca (a decir verdad, esa pose es extensible a todos los griegos). No nos han dado la opción de llegar al final igualado donde Raül López obrara el milagro, como el año pasado. En esta ocasión no ha podido ser y los nuestros se van cabizbajos al hotel, puesto que están al borde de no entrar en semifinales. Mañana, con los poderosos croatas (que hoy las han pasado “canutas” para vencer a Australia: 58-56) no solamente hay que ganarles: hay que hacerlo por 8 puntos de diferencia. Reconozco que tengo bastante miedo. Este equipo merece estar entre los cuatro primeros. Cualquier otra clasificación, sería un palo.

GRECIA78
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4P. MANTZANAS1931/20/21/211002102-1
5E. PAPAMAKARIOS3081/21/43/4110122032
6C. PAPPAS000/00/00/0000000000
7G. PETROPOULOS000/00/00/0000000000
8P. DORKOFIKIS1300/20/00/011000000-1
9N. PETTAS2492/41/12/3541044029
10G. DIAMANTOPOULOS28254/85/102/52022340412
11P. YFANTIS000/00/00/0000000000
12A. FOTSIS26145/70/04/55410110016
13L. PAPADOPOULOS23105/70/00/0752003057
14L. AGADAKOS3692/31/22/4321212018
15A. GLINIADAKIS000/00/00/0000000000
 Total 7820/358/1914/23251875131701752


ESPAÑA68
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4F. CABEZA000/00/00/0000000000
5B. RODRIGUEZ1421/10/10/000001402-4
6C. CABEZAS22142/33/41/22111320312
7J. NAVARRO34153/113/50/0220204032
8J. GONZALEZ721/20/00/0000121012
9F. REYES1942/50/00/361500304-3
10S. DRAME2263/70/00/0413122034
11A. BUENO1442/30/00/0321011006
12F. HERRAIZ000/00/00/0000000000
13G. GABRIEL28126/90/00/05410200313
14R. LOPEZ2772/41/50/0440304013
15P. GASOL1321/10/00/0110101012
 Total 6823/467/151/52716119112202137
20/07/2009

Oporto, lunes 19 de julio de 1999 

 

¡Qué buenos son! ¡Qué buenos son! Brasil, Letonia, Nigeria, bla, bla, bla...podíamos dar expectación a la primera fase. Pero comparado con lo que hemos visto hoy, eso no es nada. Señores, comienza el verdadero Mundobasket Junior, donde los verdaderos contendientes al título se cruzan entre ellos a partir de ahora. Y España lo ha bordado. ¡Qué buenos son!

 

A todo esto, que no he comentado el sistema de competición. Del grupo de cuatro que hay en Oporto (el otro, lo componen el Almada, población cercana a Lisboa, Estados Unidos, Argentina, Rusia y Brasil), se clasifican dos que viajan directamente a semifinales, puesto que ésta es una fase de cuartos de final en tres jornadas.

 

Como tenía previsto, hoy era el día para conocer la ciudad a fondo. Y la ruta marcada ha valido la pena y nos ha creado tanto a Fernando Pérez Soto como a mí, una imagen de lo que realmente Oporto puede ofrecer. Y es muy bonita. Su casco antiguo es decadente, por lo general es bastante vieja toda ella y de ahí su encanto.

 

Para empezar, el pabellón, el Palacio de Cristal, fue construído en 1951 (se nota que es viejo) y tiene unos jardines muy bonitos alrededor, donde conviven desde curiosas ardillas o pavos reales, inspirados en el Crystal Palace londinense. Sus puentes están siendo remodelados, y la intención es ponerlos a dos alturas. El actual y más famoso, el de Luis I, al pie de la carretera que bordea el Duero -y donde dicen que los niños del lugar, para sacar algunas monedas, se tiran al río, a pesar de su altura- y otro paso que pretenden construir más arriba, justo encima del actual, que parta desde la parte más alzada de la ciudad.

 

Transitar esta carretera que flanquea los últimos tramos del Duero, es inundarte de todo tipo de vinos y exquisiteces gastronómicas en pequeñas tiendas, con gente amabilísima. Y subimos hasta un castillo, desde donde se podía divisar la barriada que vio crecer a Luis Figo. Y es para verla desde un castillo. Me asombra que esos edificios aún se mantengan en pie. No parece que adentrarse en ella sea apropiado ni recomendable.

 

Pero lo que se lleva la palma son sus mercados. El mercado de Bolhao, en el interior de un edificio que más vale que remodelen en breve, o la integridad de sus trabajadores peligrará no dentro de mucho, tiene una cantidad de colores, olores, contrastes...muy bonito. Bastante impresionante. No es La Boquería barcelonesa, pero tiene encanto. Y si continúas por los alrededores, los mercados o puestos ambulantes se extienden varias calles más abajo. De hecho, cercano al Palacio de la Bolsa, sigue habiendo tenderetes que disfrazan la ciudad con un tono particular. Tan, tan particular, que si no tienes puesto, te las ingenias. Y ahí te encuentras que en una tienda de repuestos para coches, ruedas y todo tipo de neumáticos, ves en el exterior del escaparate junto a las correas del motor, ¡ropa interior de mujer!que una señora decidió colocar para su venta. Os juro que me sorprendo la cantidad de cosas tan diversas que se pueden vender en un "Todo a cien". Pero tal mezcla, no la había visto en mi vida.

 

Bajo la presencia de la catedral, Fernando y yo decidimos comer en un restaurante cercano, sus famosas "lulas" (que no son más que calamares, en portugués). Más pequeñas que en España, pero bastante sabrosas, aunque sea por la frescura del producto. Eso sí, son menos pulcros que en España para prepararlas, puesto que aquí no limpian el interior del animal y da "cosica" estar limpiando. En fin, que de cabeza al pabellón, a ver a los nuestros con Australia.

 

"Ese es el que ha fichado la Kinder Bolonia" nos aclara Raúl Colorado cuando vemos la rueda de calentamiento de los "aussies". Y nos señala a un pivot rubio, con bastante gracia moviéndose, llamado David Andersen. Esta selección, junto al citado Andersen, la componen como hombres destacados, el alero Andrew Rice y un base bastante habilidoso y buen anotador, llamado Stephen Black.

 

El partido ha sido maravilloso. El mejor que he visto hasta este momento y probablemente lo sea de todo el campeonato. Una delicia, que nos dicen desde España que han tenido oportunidad de seguirlo por TeleDeporte (y también nos cuentan que los periodistas salimos en antena en alguna ocasión. Periodistas, no éramos más que nosotros, acompañados por José Asensio, que decidió ver el partido en nuestra compañía). Hoy "Gigi" (apelativo de Juan Carlos Navarro) ha estado sublime (26 puntos, con 5/7 en triples). Sin poder correr como suele hacer esta selección, la manera de martillear desde la línea de tres puntos ha sido increíble. Acompañado por Raül López (3/6 desde los 6.25), ha sido una manera de matar eficaz y constante, para ganar un partido que nos llevamos con muchos apuros. Sin embargo, siempre fue de esas sensaciones más de disfrute que sufrimiento, porque todo salía y todo entraba durante algunas fases del match. De estas borracheras de canastas que, no has asimilado una gran acción cuando llega la siguiente aún mejor. Tanto a Navarro como a David Andersen, que si no le interesaba mucho pegarse bajo tableros en ataque -la poción Felipe Reyes no le gustaba mucho-, sí se ha decidido a lanzar suspensiones con mucho acierto y a repartir el juego con una clase descomunal. Ettore Messina tiene vista con este chaval.

 

Navarro ha demostrado que el año que viene, con un poquito más de físico, puede ser estrella en categoría senior. Qué gozada verlo jugar. ¡Qué mano tiene! La misma que veo en los entrenamientos, que me dejan alucinado. Cuando éstos acaban el global, Navarro se dedica a juguetear, coge un balón y en entradas a canasta, lo lanza muy, muy arriba -os aseguro que a 6-8 metros-, a ver si cuela alguna. Es francamente difícil, pero es que en todas las ocasiones toca el aro. Y luego se enzarza con Pau Gasol en un duelo a triples. Y aunque gane Navarro, ambos amigos se "pican" una y otra vez, hasta que "Gasolfa" gana alguna serie... para picarse más y seguir con su duelo. Porque la mecánica de Pau es perfecta. Charly Sáinz de Aja me comentó en una ocasión que en el torneo de Manheim del año pasado, en la semifinal frente a Estados Unidos, las primeros cinco canastas de Gasol en la primera mitad ¡fueron cinco triples! Los pobres "yankees", no sabían ni por dónde les venían.

 

En la segunda parte hemos pasado muchísimos apuros y los aficionados/familiares de los australianos, vieron que podían ganar el partido. De nuestro arrogante "éstos no saben a quienes se enfrentan", a tragar saliva, que veíamos que esto se podía perder. Ellos, por su parte, animaban sin parar muy al estilo anglosajón. Tienen un grito de guerra curioso. Su "alabim-alabam, alabim-bom-bam" versión australiana, comienza cuando uno se arranca y grita: "¡Osi, osi, osi -la transcripción de "aussey, claro queda-". Y el resto le sigue con un "Hoij, hoij, hoij". Creo que se pega con el "El-el-Israel" a cántico más ridículo entre las selecciones nacionales. Pero ahí les tenías a todos, al unísono, con su particular coreografía, pensando que se podían llevar el triunfo a casa.

 

Pero Navarro y López no estuvieron solos. "Yogui", o sea, Germán Gabriel, hizo otro gran partido. En verdad que no recuerdo un juego de pies así desde Dino Radja. Tiene menos condiciones físicas que éste, pero es un show verlo evolucionar en una pista. Y pone la cara cuando sea para pegarse. Aunque aquí, tenemos a Felipe Reyes. Sus estadísticas dicen poco -sí, sus malos porcentajes en tiros libres, de los que hablaré mañana-, pero deja claro de quien es, en el terreno pintado de verde cuando alguien se acerca por allí. Y otro que ha realizado un gran trabajo defensivo ha sido Berni Rodríguez, minimizando en mucho la aportación ofensiva de Andrew Rice, mayor que él en estatura, para dejarlo en 9 puntos. Tres triples, sí. Pero no estuvo muy cómodo.

 

Y no quisiera acabar esta crónica sin mencionar a Carlos Cabezas. Su fortaleza, más mental incluso que física, le hace estar en los momentos importantes. ([Nota actual: Charly Sáinz de Aja a posteriori, me comentó que siempre intentaba hacer coincidir en pista a Navarro, Raúl López y Cabezas en los últimos minutos de los partidos igualados. Sabía que eran los tres jugadores más definitorios en los momentos decisivos]). Y se ha lucido con 12 puntos, anotando los 2 triples que intentó. Y ya con el partido ganado en los últimos segundos, se preparó una jugada para un triple final de Navarro -"por posibles empates y basket-average" comentó Charly-, que viendo el día que tenía, tenía que anotarlo. Y dejó el marcador en el definitivo 80-75, y la lógica alegría de todos nosotros.

 

Tranquilos, relajados, nos dispusimos a ver el Croacia-Grecia, por ver nuestro próximos rivales. Dan miedo. Ganó Croacia con facilidad 73-59, mostrando una nueva joya, el alero Mario Stojic, que ya deslumbró en Manheim y que se ha marcado 25 puntos. Pero me ha llamado la atención lo grandes y físicos que son. Tienen un base muy seguro, Subotic, que sabe que lo suyo es hacer jugar y distribuir. Y dos pivots muy dominadores. Andrija Zizic, un 2,04 con gran movilidad, se mueve muy bien y juega duro de verdad. Y luego un 2.18 de estatura, Dalibor Bagaric, que si ha tenido problemas con las faltas inicialmente y ha jugado poco -luego, tampoco hizo mucha falta-, es para tenerlo muy en cuenta. A Grecia les ha matado el mal día de Diamantopoulos, porque su hombre alto, Lazaros Papadopoulos ha hecho un gran trabajo (con éste dicen que Gasol las pasa "canutas"), y en la zona se ha impuesto a todos. Pero no fue suficiente.

 

Y así acabó la jornada. Tras el partido ganado hoy, comienzo a hacerme una ligera idea de las posibilidades de nuestro equipo. Y debemos aspirar a semifinales. A partir de ahí, se verá.

 

ESPAÑA80
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4F. CABEZA000/00/00/0000000000
5B. RODRIGUEZ2100/30/10/011020002-3
6C. CABEZAS25122/52/22/31013000111
7J. NAVARRO33265/125/71/22203220021
8J. GONZALEZZ200/00/10/200000000-3
9F. REYES2642/40/00/2945100037
10S. DRAME500/30/00/020200100-2
11A. BUENO17105/70/00/0312001028
12F. HERRAIZ000/00/00/0000000000
13G. GABRIEL2362/60/02/2532121027
14R. LOPEZ34151/54/71/2440001037
15P. GASOL1473/40/21/2413000007
 Total 8020/4911/207/15311615104601360


AUSTRALIA75
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4A. RICE1690/13/60/0321002051
5L. SPENCER-GARDNER2193/31/10/0321010049
6B. CLOWRY521/10/00/0211000004
7D. ANDERSEN38218/100/05/63216030222
8A. LOOKE1130/01/10/0550100027
9A. LATIMER2672/51/20/0440000025
10A. MAJSTROVICH321/10/00/0000001010
11S. BLACK32101/42/32/422011702-1
12B. SHERIDAN3672/41/40/0550003022
13H. WARDROPE1251/11/10/0110002022
14J. BROWN000/00/00/0000000000
15A. QUICK000/00/00/0000000000
 Total 7519/3010/187/1028244821802251

 

Mañana... Contra Grecia, en un partido muy exigente.

Abro los ojos. Estoy en la misma habitación de hotel. Ayer tuve que confirmar en recepción que permanecía algunos días más. España, como primera de grupo, permanece en Oporto y bien que lo agradezco, y bien que lo agradecen. Hoy es el primer día de descanso, sin partidos. Tendré la oportunidad de conocer la ciudad más en profundidad que unos paseos previos a las jornadas baloncestísticas de tarde. Y si en el folleto que nos dieron con la acreditación, tenía una cabecera que rezaba "Oporto, una ciudad por descubrir", pues será verdad. Aún en la cama, lo más que alcanzo a coger sin incorporarme, es el mando de la tele. Anoche vi "Jamón, jamón" en una cadena portuguesa. ¿La voz de Penélope Cruz? Pues la suya, acompañada de subtítulos. Aquí en Portugal, no se dobla nada. Siempre recordé a Carlos Pumares poner a este país como ejemplo en tales menesteres. Están habituados y leen. Y a los españoles siempre nos tachó de paletos en ese sentido, aunque con matices: nunca hubiésemos descubierto los grandes profesionales de la industria del doblaje en España de hace unas décadas.

 

Respiro hondo. Estoy puñetero y me cuesta levantarme. Sigo mirando por la habitación y veo la botella de vino de Oporto sobre la cómoda. No puedo evitar una sonrisa. Nos la regaló ayer el "bulldog" de la organización, nuevamente con la mejor de sus sonrisas. Si él obvia las malas caras de días anteriores, aunque sea por obligación, el resto haremos lo mismo. Además, nos cae cada vez mejor este tipo. Como azafata voluntaria de la organización, hay una chica encantadora, guapísima -Raúl Colorado me cuenta que el gran Gombau la rebautizó como "La chata"-, y resulta que es la hija del "bulldog" (que tendrá nombre, pero tampoco nos hemos molestado en memorizarlo). Sí, nos cae mejor. Mucho mejor.

 

Sigo puñetero. No me muevo de la cama. Y pienso en el día de ayer. Y tengo que decir que hubo cosas que no escribí. Ayer, nos fuimos directamente tras el partido de España, pero aguantamos algo más en el pabellón viendo el Brasil-Letonia hasta el descanso. Por Brasil jugó por primera vez Joanoni, porque su equipo tenía la necesidad de ganar para ser segundos de grupo. Por fin pude verlo. Y el chaval estaba muy mermado físicamente. Lo que me llamaba la atención es que no tenía muchas protecciones en el tobillo y sí una rodillera descomunal. Ante su falta de velocidad, se dedicó a tirar de larga distancia y a pasar desde poste alto. Y mire usted que sí, que el tipo tiene mucho desparpajo jugando. Desborda clase a raudales. Me gustó muchísimo la primera parte que vi de él, y eso que apenas anotó. Pero verle moverse por la pista y cómo sabía optimizar sus energías para sacar el máximo provecho, consiguió que se ganase una gran imagen.

 

Durante el descanso del partido de España, pude charlar con el entrenador brasileño, Lula Ferreira. Tipo muy amable y con un español muy fluido, se lamentaba del poco nivel competitivo de la liga de su país. Los chicos se curten cuando juegan torneos frente a combinados europeos, pero no en su tierra. La dureza mostrada y la defensa como prioridad entre sus chavales, sello primordial que intenta inculcar, no tiene continuidad cuando dan el salto a equipos profesionales en su país. Y espera y desea colaborar con esa evolución para poder competir con la élite, como hace casi 30 años hacía su país en el concierto internacional.([Nota actual: Años después, lo vi como entrenador de un equipo brasileño que participó en el torneo de Navidad del Real Madrid, y sus jugadores no defendían ni a su abuela en una cabina telefónica. Me hizo gracia]).

 

Por la tarde, quedé con la "pareja del año" de la revista "Gigantes". Antes, vi como toda la selección española al completo daba un paseo aprovechando su día libre y se dirigían al centro comercial de al lado. "Vamos al McDonald's de al lado" según Raül López. Alberto Gómez, jefe de la expedición española, que tenía intención de visitar cualquier otro rincón de la ciudad, no se reprimió para decir un "¡qué originales!". Más tarde los encontramos invadiendo la tienda de zapatillas del centro comercial.

 

Ya con Colorado y Gombau, dimos un paseo por toda la zona, incluido tal centro comercial, y por el camino encontramos algunos de los nuevos inquilinos de Oporto: el resto de selecciones que jugarían aquí. Brasil, Letonia y Nigeria debían emigrar a otras sedes, mientras que España recibía las visitas de Australia, Grecia y Croacia. Y esto ya era otro cuento. Y recién llegados y dando una vuelta, nos cruzamos con tres chicos con indumentaria de Grecia, y ahí Raúl Colorado se paró para saludar a Christos Diamantopoulos. Nunca un apellido fue tan apropiado. El muchacho en lenguaje baloncestístico es carbono cristalizado, y bien pulido, oiga. Es como su Navarro particular. Raúl me dice que es hijo de entrenador, por lo que lo lleva en la sangre. Colorado hizo un reportaje el año pasado sobre los "Nuevos Dioses del Olimpo", cuyos protagonistas eran Fotsis, Papadopoulos y sobre todo, el citado Diamantopoulos [Nota actual: Fotsis y Papadopoulos han llegado a ser estrellas en Europa, mientras que Diamantopoulos fue poco a poco diluyéndose y pese a algunos años a un nivel correcto en Grecia e Italia, su carrera ha acabado alejada de la senda del éxito. Ha llegado a jugar en la LEB sin pena ni gloria]. El chaval se muestra muy simpático, también ilusionado porque lo conozcan en la calle, aunque se trate de un periodista. Junto a él, me percato en otro jugador, que mira con recelo y cara de pocos amigos. Es el base reserva del Peristeri, Manolis Papamakarios, al que he visto en grabaciones. Nunca supuse que fuera tan joven. Sin embargo, tenía la idea equivocada que su compañero de equipo, Kostas Tsartsaris estaría aquí, hasta que me enteré que supera la edad, que nació en el 79.

 

Raúl Colorado vuelve a recordarme lo que todos no paran de decirme cuando sale Grecia a la palestra: que el año pasado en el Eurobasket junior les ganamos en semifinales de milagro. Que su ritmo lento y su gran potencia física se nos da fatal, que no sabemos jugar contra ellos a ese ritmo. La final de Varna frente a Croacia fue más sencilla. Pero esta generación helena es una tortura para una tan brillante como la nuestra. Y veremos que pasa cuando nos enfrentemos el Martes a ellos.

 

Pero eso será el Martes. De momento, acabo el Domingo de forma tranquila y quedo con Fernando Pérez Soto para visitar la ciudad mañana por la mañana. Os contaré.

Oporto, sábado 17 de julio de 1999

 

Hoy me he levantado más tarde de lo habitual. También con la cena de anoche, nos acostamos más tarde de lo habitual. Gran noche, sin duda. Ramón Fernández creo que iba a la otra sede, con lo cual desaparecía de Oporto, pero iba uniéndose más representación española. José Asensio ha sido uno de ellos.       

 

Hoy la jornada en el pabellón ha sido más corta de lo habitual. Tan sólo he visto el partido de España. Hoy nos tocaba cerrar el grupo, presumiblemente con victoria frente a Nigeria, los "adolescentes" de Nigeria. Y aquí me detengo, por la polémica que ha ido rodeando esta sede con esta selección, a lo largo de estos días.

 

Tras el primer choque, Charly Sáinz de Aja dijo en rueda de prensa que algunos de estos jugadores no tenían la edad reglamentaria, y que había que tener en cuenta esos detalles. Hablando con el médico, Juanjo Pérez Toledano, decía  sobre Oyedeji que no podía tener 19 años: "Mira la cara que tiene ese tío. Y mira la de Suly -Dramec-. Suly tiene descendencia nigeriana. Son los mismos genes. Y uno tiene cara de niño, y el otro no". Pero más divertida es la versión de Charly:

 

"Cuando vimos entrenar el primer día a los nigerianos, me llama la atención que alguien mucho mayor se pone a entrenar con los jugadores. Bueno, pensé que podía ser el fisio o algún delegado, que participara en el partidillo. Pero cuando les veo frente a Letonia, en el primer partido, al tipo lo veo vestido de corto y que salta a jugar. Ya me pareció excesivo".

 

El jugador en cuestión es su base Ogah Odaudo. Es para verlo. Dicen que tiene 32 años, y yo creo que más, porque su cara está muy castigada. Es pequeño, delgadito, pero es lo único que se parece a un base en Nigeria. De hecho, había un rumor que corrió como la pólvora durante la mañana por el hotel Ipanema, que decía que si Brasil llega a perder con los africanos ayer, hubiesen recurrido el partido, porque dicen que tienen documentación que demuestra que ese base es el ¡cuarto Mundial junior que estaba disputando! ¡16 años jugando Mundiales juniors! ¡Vaya fenómeno!

 

El partido no ha sido muy igualado (74-63), y ha sido perfecto para la reafirmación de los dos pívots de banquillo españoles: Felipe Reyes y Antonio Bueno. El primero parecía tener algún reto personal con Olumide Oyedeji. Algo así como "not in Felipe house": se ha pegado, se ha tirado al suelo, ha reboteado como nadie (13 rebotes por 8 el nigeriano), y ha salido victorioso. Y Bueno se ha hartado a soltar codazos para no verse nunca superado por su rival, el otro pívot, Ndubuisi, un poco más delgado que Oyedeji, pero se le ve también con mucha potencia. De hecho, ha sido el otro destacado de su selección. [Nota actual: Indagando a posteriori, me he enterado que el tal Ndubuisi que tan buena pinta tenía, es nada más y nada menos que Benjamin Eze, el actual pívot de Montepaschi Siena. El respingo por la sorpresa, ha sido curioso-].

 

Eso sí, el rey hoy ha sido Raül López. Exhibición la suya. Uno de los voluntarios de la organización, un chico de una población cercana a Oporto, está entusiasmado con el juego de Raül. Es verdad que por rapidez, capacidades innatas y creatividad, estamos ante un base como hace muchos años no teníamos en nuestro baloncesto, con todos los respetos a Rafa Jofresa, pero con pinta de superar a todos los que han defendido la camiseta nacional en la década de los 90. Un lujo de jugador y un tipo simpático y risueño. Una joya más de la "Penya" que habrá que ¿mimar? No será necesario. Este chaval saldrá por sí solo hacia el éxito bien pronto.

 

Dato curioso del partido. Con la polémica suscitada con el base nigeriano, hoy han puesto en cancha a su otro jugador pequeño, un tal Baba Jubril, que no había disputado ni un segundo con su equipo. Y el amigo, bastante decente, sobre todo en tiro exterior, se marca 24 puntos el día de hoy. Como bien diría Groucho Marx, "que me maten si lo entiendo".

 

Por ver el Letonia-Brasil tampoco había mucha expectación, con lo que decidimos volver al hotel, donde el cuerpo técnico de la selección se reúne en su bar, y seguir por televisión el partido de Portugal y tener buenas conversaciones en la compañía de una cerveza. Con el añadido de Angel Palmi, que llegó ayer. Portugal ha vuelto a perder, en esta ocasión frente a Croacia, algo lógico. Pero es que los pobres organizadores, que llevaban 2 años preparando este torneo, con todos los chavales jugando juntos todo este tiempo, han perdido sus tres envites. Ayer fue sangrante, porque en un final igualado, por pardillos, perdieron ante Qatar, que tienen un ala-pívot, un tal Yaseen Mahmoud bastante móvil, bastante bueno, y que cuando las cámaras cierran a él, también es sospechoso que tenga edad para jugar este tipo de torneos.

 

Mientras iba bajando la concurrencia de sus habitaciones uniéndose a la improvisada reunión, Raúl Colorado advierte que el que está al fondo en la barra es nada más y nada menos que Paolo Futre, que ahora parece trabaja los oficios de agente de jugadores. Muy elegante, tenía un chavalín joven a su lado, que suponíamos que podía ser el nuevo fichaje del Atlético de Madrid, que el bueno de Paolo ya mediaría. [Nota actual: El chico era Simao, y nuestros designios se cumplirían... pero con unos años de retraso. Aquel verano, se adelantó el Barcelona-].

 

Con Angel Palmi he estado charlando de historias pasadas. Aquel Areslux Granollers que él entrenó, cuando sustituyó a Pedro Zorrozúa, y que contaba en sus filas con el jugador por el que yo más he suspirado viendo evolucionar en una pista de baloncesto: el gran Essie Hollis. "Uuf, de eso hace mucho tiempo. Era muy joven", contesta Palmi. Tanto Charly como su asistente, Carlos Sergio, otro gran tipo, entrenador en el centro de alto rendimiento de la Federación Española "Siglo XXI", están tranquilos. Las cosas van funcionando. Las situaciones tácticas que habían trabajado van saliendo, y los chicos están contentos. Y esa alegría la plasma Germán Gabriel, "Yogui", el cabecilla del equipo a la hora de crear ambiente. Se arranca con una sintonía que invade la televisión en una cuña publicitaria estos últimos meses, y que todos siguen: "El único fruto del amor, es la banana, es la banana".

 

NIGERIA63
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4O. ODAUDU31102/32/60/04314120210
5J. VAREM700/00/00/0110010002
7E. OBOH1030/11/10/0110011012
8O. MAKUN000/00/00/000000001-1
9F. OGUNS000/00/00/0000000000
10K. JIBRIL31242/56/112/22110310218
10M. LASEGE100/00/00/000000002-2
11K. IDEH1500/10/20/000010103-6
12N. EZE3484/120/20/2633010021
13L. WILLIAMS2642/20/30/0440110016
14U. OKAFOR1300/20/00/011011103-3
15O. OYEDEJI32146/110/02/28530010313
 Total 6316/379/254/62719879702040


ESPAÑA74
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4F. CABEZA1000/00/00/000000100-1
5B. RODRIGUEZ2030/10/13/4220311005
6C. CABEZAS19114/60/03/3312002019
7J. NAVARRO2572/40/43/6110110001
8J. GONZALEZ900/10/10/010100100-2
9F. REYES22104/90/02/513670100214
10S. DRAME1021/20/00/0000111002
11A. BUENO2584/100/00/0422002031
12F. HERRAIZ910/10/01/2101000000
13G. GABRIEL2084/70/00/07610100211
14R. LOPEZ27227/92/32/26601020123
15P. GASOL421/10/10/0000000001
 Total 7427/512/1014/2238241465100964

 

Mañana... Día de descanso, preparando la segunda fase. Aumenta el nivel y el lunes jugamos contra Australia.

Oporto, viernes 16 de julio de 1999 

 

Día de vida social. Este tipo de torneos sirven para conocer a toda la gente habitual en estos eventos, los que por trabajo no se pierden ni uno. En las gradas del pabellón ya me había encontrado con alguien que recordaba, pero no con la cabeza afeitada: Ivica Ducan, un escolta aguerrido de los primerísimos años en la Jugoplastika de Kukoc y Radja, actual ojeador de Chicago Bulls, que con su libreta, observa los partidos sin mediar palabra y apuntando notas. Lo curioso es que su esposa está a su lado -digna de ver-, y se dedica a observar el juego, a aburrirse, a mirar su teléfono móvil, a ver el partido, a la gente de su alrededor, a aburrirse... pero la santa señora intercambiará no más de dos frases con él a lo largo de la jornada.

 

Pero mucho más allegado -al margen de Tim Shea, conocido personal, puesto que en alguna ocasión ha colaborado en las retransmisiones de la NBA en Canal +-, está en la grada el bueno de Ramón Fernández, tipo al que tenía ganas de conocer. Como director deportivo en Fuenlabrada, este año lo ha bordado: conseguir a dos jugadores como Rico Hill y sobre todo Nate Huffman, posiblemente la revelación liguera, le hace ser cotizado y envidiado entre sus colegas. Normal que el "Fuenla" haya llegado al Playoff. Sabía de su conocimiento del mercado sudamericano, pero no del norteamericano como para traerse tal joya de 2,13 de estatura y que diese tal rendimiento. Ramón venía con el nuevo fichaje de la mano: el alero portugués Nuno Marçal, la estrella de la selección portuguesa [Nota actual: Marçal nunca llegó a cuajar en el primer equipo fuenlabreño]. A Fernando Pérez Soto le ha hecho mucha ilusión coincidir con él, conocidos por lo visto, de sus tiempos de León. El caso es que para después de la jornada, junto con Raúl Colorado y el gran Jorge Gombau hemos quedado para cenar. La agenda de restaurantes de Ramón Fernández debe ser de las más cotizadas. Eso sí: tras saludos y charla inicial, con su frase de "vamos a trabajar un poco", Ramón Fernández se separa del resto, se sienta y observa las evoluciones del juego.

 

Y ya metidos en faena, Brasil lo ha pasado bastante mal para ganar a Nigeria. No eran los cariocas tan aguerridos como lo fueron ayer, y Olumide Oyedeji ha estado más batallador que frente a los letones. En la zona había mordiscos y 72-67 para Brasil, dejando a Nigeria, nuestro rival de mañana, con dos derrotas.

 

Letonia, nuestro siguiente rival. Esta mañana les vi entrenar. Lo más divertido vino cuando tras finalizar el mismo, casi al filo de mediodía, Valdis Valters, con sus inconfundibles bermudas color butano y sus sandalias (o es como Albert Einstein, o es la misma ropa de ayer), ha retado a su hijo a un concurso de triples. Fantástico. Sigue teniendo la misma muñeca de hace 12 años. Y digo 12, porque es la última vez que recuerdo cortar el hipo a los aficionados rivales, cuando en la prórroga de aquella epopeya entre Grecia y la Unión Soviética de Atenas, final del Eurobasket 1987, tres triples consecutivos suyos casi les dieron la victoria. Su hijo no es tan buen tirador como él, y el padre ha ganado claramente. Kristaps, cada vez que perdía en una serie, se desahogaba haciendo un mate. Y la expresión "bruceleeniana" en la cara de su padre, como el actor asiático y su mirada "perdona-vidas", era evidente cuando veía a su pequeño hacer mates, pero no anotar en los triples. Galones son galones.

 

Pues Valters -hijo-, hoy ha estado todo lo rápido que le ha dejado la selección española. Porque tenía en contra a otro base más rápido aún si cabe: Raül López, que se ha marcado otro gran partido. Es increíble la rapidez de Raül y la potencia de sus piernas, cuando parece que ha sido un chico gordito durante su infancia (Colorado me contó que sí, que lo llamaban "Gordi" en su etapa badalonesa de categorías inferiores. Ah! Y que éste se ganó a su madre, cuando al hacerlo una entrevista para la revista, puso el nombre y dos apellidos del chaval, como corresponde. "Que las madres también pintamos algo". Y sí, deben pintar, sobre todo viendo la estatura de la madre de Pau Gasol, puesto que el padre tampoco es para que saquen un querubín de 2.14, que en Varna, el año pasado, medía 2,08. Para sacar tal mozalbete, hay que contar con materia prima genética).

 

Navarro también ha tenido otro partido extraordinario, aunque su anotación fue menor (14 puntos), al repartirla más con los compañeros. Ha corrido contragolpes, ha anotado de fuera con la gracia habitual y se ha hecho notar en el momento en que España rompió el envite. Y allí se apuntó Souleymane Dramec -o "Suly", para el resto de la concurrencia-, que ayer estuvo bastante gris. Cuando el partido va rápido, Dramec es pura dinamita. Germán Gabriel ha podido jugar tras el tratamiento del fisio y el médico, José Betolaza y Juan José Pérez Toledano (aquel "machaca" del Rentimo de 1ª B casi 20 años atrás), que hicieron un gran trabajo, y aportó lo suyo. Pau Gasol hoy debió emplearse menos que ayer, y cedió el testigo a otro jugador de la cantera del Real Madrid, que lo hace fácil en ataque: Antonio Bueno. Incluso el pívot de Pamesa, Félix Herráiz, más especializado en defensa y con menos minutos, tuvo sus puntitos y sus momentos de gloria. Por los letones, Valters no ha estado muy afortunado en tiro. Aún no tiene la sapiencia de su padre, puesto que ha forzado demasiados tiros, sumando malos porcentajes. Sin embargo, el temido Raitis Grafs, su pívot, con 15 puntos y 13 rebotes, ha sido el más destacado, junto a su escolta Raimonds Vaikulis, que fue el máximo encestador con 17 puntos. Es una buena selección, pero al día de hoy no nos ponen en problemas.

 

Poco a poco, los chicos se van dando a conocer,  tanto dentro como fuera de la cancha. Esta noche en el hotel, cuando coincidí con algunos de ellos en el ascensor, camino de las habitaciones, "Suly" se extraña de oírme hablar español. "Que sí, que lo soy. De hecho, estoy aquí por vosotros". Si la mayoría me habían visto deambular por el hotel, el pabellón, hablar con Charly, Carlos Sergio o Francis Tomé -el delegado- el despistado de Dramec no fue uno de ellos. A cada ratito que tiene libre, se las ingenia para llamar a la novia, motivo de sorna de muchos de sus compañeros.

 

Y dentro de la pista, los menos habituales también tienen sus minutos de importancia. Desde el banquillo, Berni Rodríguez ha hecho hoy un notable partido, Carlos Cabezas es muy seguro como base reserva, y quizás el que menos minutos tiene es el alero del Barcelona Francesc Cabeza. Pero todos van haciéndose con su rol dentro de la plantilla.

 

Tras dos jornadas, y bastante conocedores de las posibilidades de esta selección nuestra, nos fuimos a cenar junto a Ramón Fernández a una marisquería conocida por él. Más que los percebes, la maravilla fueron sus batallas contadas, historias de "Abuelo Cebolleta" que nos encantaban a todos. Sale a la palestra aquel gran americano que tuvieron en León, que posteriormente fichó por el Barcelona: Ben Coleman.

 

"Le queríamos dar un toque de atención porque el tío estaba perro entrenando, bastante vaguete. Cuando le citamos al despacho, allí había unas bolsas de deporte nuevas, que acabábamos de recibir, y que estaban apiladas. Y cuando entra allí, lo primero que vio fueron las bolsas, y estaba pendiente de ellas. Se le cuenta que se implique más, que suba su esfuerzo y rendimiento, y él asintiendo a todo. Cuando acabamos, al irse, el tío nos pregunta si se puede llevar una de las bolsas. El cabrón ni nos había hecho caso y tan sólo quería llevarse una de las bolsas. Pero qué bueno era".

 

También nos contó de la multitud de torneos juniors a los que ha viajado y ha visto en directo. Que viajó en coche hasta Bulgaria para ver uno de ellos. Y tiene memorizados todos los jugadores de aquellos torneos. De hecho, me ha hecho tener la buena costumbre de nombrar sus selecciones por el año de nacimiento de los chavales, no por el año que jugaron el torneo, algo que llevaba a confusiones. Es tan cabal en la plantilla de tal selección de tal año, que cree que Perasovic le miente con la edad que tiene, puesto que las cuentas al bueno de Ramón no le salen. "Que yo te vi ya jugar en el junior de 1984. ¡Que no me engañas. Que tú te quitas años!"  Maravilloso. O una apuesta que hicimos, consistente en responder si Marchulenis jugó el Mundial Junior de 1983 en Palma de Mallorca -que si yo tenía razón, puesto que  conocía una foto en la que allí estaba, le permití la apostilla de ganar él si disputó pocos minutos. Y sí, su aparición era testimonial como descubrí más adelante. Mucha más importancia se le dio a un base, que en boca de Héctor Quiroga, en aquella época lo llamaba "Kornichiu", que se perdería en las estepas soviéticas, supongo-.

 

La otra joya de la noche ha sido Jorge Gombau. El mítico fotógrafo de "Gigantes" desde hace muchos años, contaba mil batallas de los mil viajes que él había hecho. Sobre todo, los años de "Belle Epoque" de la revista, que precisamente pasa ahora por uno de los momentos de más apuros económicos. De él he aprendido que cualquier moneda de cualquier parte del mundo que no sea la peseta española, se denomina "pichurros". El país es lo de menos. "Pichurros". Pues hoy, con tan extravagante moneda, ha pagado toda la cena Ramón. Amigo, te debo una.



LETONIA73
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4J. PIPIKIS200/00/00/0000000000
5R. GRAFS32156/120/03/513851030117
6S. AMOLINS2021/10/10/022002204-1
7E. SURAKS1721/10/20/0220111021
8K. CIPRUSS2363/80/00/0404010033
9M. LAKSA1421/20/30/011000104-6
10K. VALTERS31154/121/54/522020304-1
11R. VAIKULIS32178/160/01/3532021049
12J. BLUMS100/10/10/000000000-2
13R. JUMIKIS28147/140/00/0422101056
14A. OZOLS000/00/00/0000000000
15J. SNIKVALDS000/00/00/0000000000
 Total 7331/671/128/13332013561202726


ESPAÑA98
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4F. CABEZA1241/10/02/2101010006
5B. RODRIGUEZ18121/12/34/42201100312
6C. CABEZAS2071/51/22/2541112007
7J. NAVARRO21145/71/31/11102210014
8J. GONZALEZ1263/40/00/0110222026
9F. REYES1331/50/01/253201205-3
10S. DRAME17112/70/07/9110013021
11A. BUENO24126/100/00/0532003028
12F. HERRAIZ740/00/04/6110000003
13G. GABRIEL1483/30/02/36421020111
14R. LOPEZ20113/51/22/22200100011
15P. GASOL2262/30/12/26421000110
 Total 9828/515/1127/333626108101501686

 

Mañana... Contra Nigeria en el último partido de la primera fase. Los africanos han perdido sus dos partidos y no deberían ser duros rivales.

Oporto, jueves, 15 de julio de 1999.

 

Me levanto con el mismo sol y el mismo calor de ayer. Eso sí, el aire acondicionado de la habitación lo bajé de "volumen", porque la colcha que cubre las camas, no sobraba. Que estamos en verano, por favor. Que prefiero pasar algo de calor.

 

Y pasarlo, lo pasaría. Por la mañana dando un paseo, primero para orientarme donde estaba el pabellón y el Palacio de Cristal respecto al hotel. Y cargado con el vídeo, pues el calor aún es mayor. Sí, mi querido vídeo, compañero de fatigas cuando viajo a este tipo de torneos, ávido de llevarme a España testimonios audiovisuales de lo que vivo. Una conexión al monitor de televisión que suele haber en la zona de prensa, y listo. Miguel Angel Forniés me ayudó en todo hace 2 años, como jefe de prensa en el pasado Eurobasket senior. Aquí en Oporto, si tengo que esperar colaboración, lo veo francamente complicado. Bastante tendré con esquivar al "bulldog" de la organización.

 

Más calor. Entro en el recinto, y el "bulldog" me mira la bolsa donde guardo/escondo el vídeo. Bueno, la cosa queda ahí: en simple mirada. Dentro del pabellón, no hay quien pare. Es coqueto, pero bastante viejo. Tiene como techo una curiosa cúpula, salpicada con decenas de ventanales circulares acristalados, que cuando da el sol de pleno, como es el caso, aumenta más su temperatura y la sensación sofocante dentro es difícilmente soportable.

 

Subo a los sitios asignados para prensa. ¿Estos son? Tan simple como un brazo en forma de mesa para todos nuestros asientos, en la parte superior de la tribuna lateral. En dos palabras: allá arriba. Sin más adornos, ni monitores de televisión, pero sí más calor. El vídeo viajará de camino de vuelta al hotel, sin haber salido de la bolsa.

 

Allí me encuentro al otro periodista español que va a cubrir la competición para la agencia EFE, un leonés llamado Fernando Pérez Soto ([Nota: En Oporto, no hubo más]). Hablamos de nuestra selección, del rival con quienes debutamos, Brasil, y de su estrella Guillherme Joanoni ([NOTA ACTUAL: por aquel entonces, su apellido era así. Posteriormente cambió a Giovannoni. Jugaría en Fuenlabrada y Gijón y es internacional absoluto con Brasil]), que se había lesionado de un tobillo fechas antes de llegar a Oporto. Y se supone que debía ser un alivio para los nuestros, tal y como pintan al tal Joanoni.

 

Previamente, Nigeria y Letonia, los otros componentes del grupo, abrieron el torneo, con victoria para los europeos (69-65), donde hay un entrenador y un jugador conocidos. El seleccionador es el gran Valdis Valters, aquel base ex soviético, delicia absoluta en su etapa de jugador, que maravilló a toda la concurrencia en el Eurobasket de Praga'81 y continuó su carrera a lo largo de la década de los 80, convirtiéndose en uno de los iconos de nuestro baloncesto continental. Un fenómeno que evocaba recuerdos de años gloriosos y de aquella Unión Soviética desmembrada, que ahora jugaba en "fragmentos", como esta Letonia. En en la posición de base está su hijo, Kristaps ([NOTA ACTUAL: llegaría a la ACB nueve años después, vía Fuenlabrada]), más pequeño que el padre (1.86) y totalmente distinto a él. Este es endemoniadamente rápido, con una gran habilidad para entrar a canasta, cliché del baloncesto moderno -tan diferente al que disputaba su progenitor-, y no muy buen tirador. Junto a él, un pívot fuerte, Raitis Grafs, que supo aguantar bastante bien al espécimen físico que vimos ayer: el nigeriano Olumide Oyedeyi, que no es ni de lejos tan torpe como pensaba (juega en la 2ª División alemana), pero terco y obcecado con anotar en lugares imposibles. Nigeria va bastante bien de físico, pero les falta algo que se parezca a un director de juego. El que tienen, es un horror.

 

Y llega el turno a España. Al otro lado de las gradas, estaban todos los padres y familiares de los jugadores que habían ido aterrizando ayer, y que Raúl Colorado fue saludando a todos y cada uno, caras conocidas ya de Varna, el pasado verano. Y nervios que pasaron, porque el partido fue tremendamente duro y nos costó ganarles muchísimo (91-83).

 

Joanoni no estaba, pero sí tenían gente dentro con mucho poderío, junto con exteriores de calidad. Reconozco a Adriano Galvao, un base muy habilidoso -me recuerda a Galilea en su etapa junior-, al que vi anoche con uno de los asistentes del entrenador, hablando en el comedor del hotel, y a juzgar por los gestos, se estaban despachando a gusto de alguien.

 

Y en el partido, problemas. Muchos problemas los que nos ofrecieron estos brasileños, que son todo lo contrario a la imagen que ha ofrecido siempre esta selección a lo largo de los años. Estos son duros, muy agresivos, utilizan muchos tipos de defensas, algunas de ellas presionantes y con mucho orden. Sus pívots son bajitos, pero atizan lo suyo. Creo que están perfectamente representados en la imagen de Tiago Lima, uno de sus interiores, que con tan solo 1.98, pero un poderío físico impropio de hombres de su edad (prototipo Barkley), les hizo pasar un mal trago a nuestros pívots. A Pau Gasol, el más frágil físicamente entre nuestros altos, lo puso a prueba. Y aunque a empujones, éste siempre tenía que perder, pero nunca se amilanaba. De hecho, fue el pívot que más anotó (14 puntos) Claro, que la historia era muy distinta con los dos titulares nuestros: Germán Gabriel y sobre todo, Felipe Reyes.

 

Felipe Reyes es el hermano de Alfonso, también de la cantera del Estudiantes, y ante los armarios rivales, parece estar en su hábitat natural. En ataque no aporta mucho. Le gusta encarar el aro más que a su hermano para entrar, porque es algo más alto y más rápido. Su importancia vino en elevar la agresividad en las zonas entre los nuestros. Y Germán Gabriel, un malagueño bastante duro, fue la sensación para mí. Era uno de los que no había oído hablar en absoluto. Y me encantó el juego de pies y su sapiencia en poste bajo, de espaldas al aro. Anotó 11 puntos, pero en los momentos farragosos y cuando peor se nos daba el rival.

 

Porque este equipo es una maravilla cuando corre. Raül López estaba nerviosísimo, pero se quitó bastante lastre cuando comenzamos a correr. Ay, que aquello comenzó ser la tumba de Brasil. Berni Rodríguez, un chaval con un pundonor extraordinario y avispado como pocos, provocaba pérdidas rivales y saltaba al contragolpe como un resorte. Julio César González, un alero leonés con un físico muy potente, también tuvo su importancia. Pero el rey aquí era Juan Carlos Navarro.  Su aspecto es el más aniñado de todos, muy delgadito y su cuerpo aún está por hacer. Pero, señores, es para verlo jugar. El más pícaro y "resabiao", les volvió locos en transiciones. No solamente era correr y acabar en bandejas sus canastas, sino que tiene un tiro que desesperaba a los cariocas que le esperaban bajo el aro, porque no llegaba hasta el final, sino que saltando a un par de metros del aro, impulsándose con una pierna, donde nadie se espera que lo haga, lanza un tiro con la mecánica de una suspensión a una mano -ésta por encima del balón, no por debajo como en una bandeja-, y por elevación, hace que nadie llegue. Y ese balón tan bombeado, recurso de situaciones muy determinadas y complicadas para cualquier jugador, él la utiliza con mucha naturalidad. Ni que decir tiene que todas acaban dentro. Este chico ha nacido para jugar a esto.

 

El caso es que con muchos apuros, con nervios en algunas fases del juego por nuestra parte, con cierta molestia por los árbitros que dejaban hacer en las zonas mucho más de lo permitido a los sudamericanos, acabamos ganando 90-83, ante el alivio generalizado. Y es que estuvo tan difícil y ante la posibilidad de la derrota, Raúl Colorado nos recuerda que el año pasado en nuestro debut, perdimos ante Israel y finalmente quedamos campeones.

Antes de meterse en las duchas, todos los chicos en el parquet estiran de forma concienzuda, mientras les reparten chocolatinas para minimizar dentro de lo posible el gasto energético (el trabajo físico y de recuperación post-partido es importantísimo en este tipo de campeonatos, en los que se juega casi a diario). Los chavales se descalzan y estiran todos sus músculos. A Germán Gabriel se lo llevaron a vestuarios directamente, porque sufrió una contractura lumbar, que había que tratar de forma especial. Bajo al parquet y mientras que doy la enhorabuena a algunos, me detengo en Pau Gasol, el más castigado de todos. El jugador me enseña algún que otro moratón, aún sin quitarse la camiseta. Sí, hay trabajo de recuperación, sí. 

ESPAÑA91
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4F. CABEZA CAMPILLO 000/00/00/0000000000
5B. RODRIGUEZ 26154/41/54/5000010047
6C. CABEZAS 900/10/00/000001002-2
7J. NAVARRO 37217/101/64/63212310117
8J. GONZALEZ SANCHEZ 2172/41/10/0101001014
9F. REYES 1773/50/01/51275033049
10S. DRAME KAMARA 1100/30/00/032100102-3
11A. BUENO DELGADO 842/40/00/200001003-2
12F. HERRAIZ GOMAR 200/00/00/000000001-1
13G. GABRIEL BENACHES 19113/40/05/56510010114
14R. LOPEZ 26122/50/28/8651216019
15P. GASOL 24144/70/26/85320000210
 Total 9127/473/1628/393624124101302262


BRASIL83
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4D. PINHEIRO DA SILVA 40132/63/60/0211113052
5A. FAGGEANE GALVAO 35176/101/52/3220000046
6T. GEHRKE 000/00/00/0000000000
7J. SOUZA SOBRAL 931/20/01/200000005-4
8L. CAMPOS LEMES 000/00/00/0000000000
9A. BRÜGGER DE MELLO RODRIGUES 1882/41/31/2422012033
10T. VALENTIN DE LIMA 38123/70/06/99720200511
11G. DOS SANTOS SILVA 200/00/00/200000000-2
12G. GIOVANNONI 000/00/00/0000000000
13L. MOURA COSTA 36239/160/15/710642150318
14J. AMARAL SERAPHIM 1051/11/10/0211012024
15J. RODRIGUES C. LIMA 1221/30/00/231210204-4
 Total 8325/496/1615/27322012461403134

 

Mañana... Contra Letonia, y si ganamos prácticamente habremos asegurado el primer puesto del grupo.

Llegando al hotel Ipanema, empiezo a darme cuenta en el taxi que esto del portugués no es tan fácil de entender como yo pensaba. El taxista tiene un acento cerrado, al que no le cojo una. Por su parte, él sí entiende todo. Le aguanto la perorata del cliché que tiene del turista español. Más que turista, le comento que vengo en calidad de "yernelist". ¿Por qué demonios, cuando alguien no entiende algo -aquello de periodista, le sonaba un enigma indescifrable-,  nos salimos por la tangente del inglés? Eso sí, un inglés con acento ibérico, para que le sea más de andar por casa. Ahí tienen material para un monólogo cómico. Las maletas, por suerte, aparecieron pronto en el aeropuerto, y aunque el viaje Madrid-Oporto es breve, tengo ganas de llegar al hotel. Hace calor. ¡Uff si lo hace! Pero, ¿esto no está cercano a Galicia?

 

En la recepción del hotel me encuentro con el único conocido: Charly Sáinz de Aja, nuestro seleccionador. El mismo que hace poco más de un mes me presentaron en la sede de la Federación Española, mis buenos amigos Roberto Hernández y Kiko Martín.

 

-"He oído que estos chavales van para figuras. Los que quedaron campeones el año pasado en Varna, pueden cortar oreja en Lisboa. Me llamo Antonio Rodríguez, trabajo en Canal +, y me encantaría acompañar al equipo".

 

Así de fácil. Charly no tuvo ningún problema al respecto. Compartir hotel y experiencias era mi intención. Y el bueno de Charly no se oponía. Y un mes después me lo he encontrado en el hall, esperando al resto de jugadores, que iban al entrenamiento de por la tarde. Tras una breve charla, mientras la expedición baja de sus habitaciones, Sáinz de Aja es fiel a sus palabras: me invita a subir al autobús del equipo, de camino al Palacio de Cristal, donde se encuentra ubicado el "Pavilhao Rosa Mota".

 

Me presenta al resto del cuerpo técnico. No, no da tiempo a entrelazar grandes amistades: el viaje dura apenas 5 minutos. El recinto está al lado del hotel. Los jugadores entrenan, mientras que al tiempo, intento buscar mi acreditación. Un señor bastante pelmazo me advierte en un par de ocasiones de no sé qué. La primera, le contesto con amabilidad. En la segunda, mala cara y ganas de mandarlo a paseo. En un pabellón donde no hay ni un alma, el tipo parece que tiene manía persecutoria. Cuando doy con las oficinas de las acreditaciones, allí me lo encuentro, solemne él: es el encargado de la organización. Empezamos bien. Aún así, ambos intentamos esbozar la mejor de nuestras sonrisas.

 

El entrenamiento de los nuestros acaba, y en la pista, tras cuatro palabras introductorias, me presento a dos tipos españoles. Uno, alto y serio. Lo reconozco: Raúl Colorado, el enviado especial de "Gigantes del basket". El otro, pequeño, sudoroso y cabreado como una mona, no hace más que quejarse de un tipo que no le deja trabajar ¿Adivinan quien? Pues sí: el mismo de la organización, acompañado de algún "secuaz". El hombre, más calmado, se presenta: nada más y nada menos que el mítico fotógrafo Jorge Gombau, toda una institución del medio dentro de este mundillo.

 

Gombau se va a sus tareas, a subirse a los techos del recinto y poder colocar los flashes electrónicos, necesarios para que sus fotos tengan la calidad que ilustran la revista. Mientras, charlo con Colorado, que me comenta que llegaron ayer. Raúl fue testigo de la proeza de estos chicos en Varna, y poco a poco me pone en antecedentes. Reconozco que lo único que había visto de ellos era los minutos habituales de Raül López en la Penya, las breves imágenes de Pau Gasol, un pívot muy desgarbado que jugó algunos minutos en la semifinal frente al Estudiantes, y Juan Carlos Navarro, que ya había debutado la temporada anterior, de la mano de Joan Montes. A los demás, les ponía cara y nombre gracias a un reportaje de la semana pasada en "Gigantes del Basket". Se llamaba "Buscadores de oro" y caracterizaba en foto a los 12 chavales con un look "cowboy".

 

-"Pues tío, todo eso era a base de mucho ingenio. Fui a una tienda de los "veinte duros" y compré a ese precio unos sombreros de paja, para emular a aquellos americanos de hace 3 siglos. Con un spray negro, pude tintar algunos de los gorros, que eran casi todos iguales. Sí que hubo uno que era mejor que los demás, que al verlo Raül López en el maletero del coche, se apropió de él con un 'éste es para mí', sin opción a réplica".

 

"En el fondo del armario tenía aparcadas las típicas camisas de leñador que durante tantos años había usado -modas crueles- y que desempolvé para esta foto". -Raúl Colorado mide más de 1.90, y con el corte amplio de aquellas camisas, no hubo problemas de tallas. Hasta a Gasol le valía-.

 

"Y el último toque fue buscar el atrezzo, como palas, picos, un rifle de la época... Allí me acordé de un conocido que participaba en una pequeña compañía de teatro, y se lo pedí: "Tío, pero mucho cuidado con ello, por favor". "No te preocupes, Agustín, que te lo cuidaré mucho". [Nota actual: Aquel conocido de su barrio en Manoteras, era nada más y nada menos que Agustín Jiménez, el famoso humorista y monologuista de "Paramount Comedy", con su "Macho Español"].

 

"Y ya estaba todo. Remangarse los pantalones y las camisas, descalzarles y trasladarles a una esquina de las instalaciones del INEF, donde parecía que estábamos en medio del campo. Ya estaba todo listo para sacar las fotos del artículo".

 

El equipo que entrenaba tras España, era Nigeria. Y ambos nos quedamos alucinados observando uno de sus jugadores: Olumide Oyedeji. Sus brazos eran tres de los nuestros, y en sus gemelos se podían apreciar músculos que ni sabíamos de su existencia. No era muy alto, un jugador muy parecido a Larry Johnson físicamente. Pero en la rueda de tiro, encestar, más bien pocas.

 

Y tras despedirme de ambos corresponsales, que residían en un hotel cercano al Ipanema, volví al hotel para cenar en él. No había ni tiempo ni ganas de conocer la ciudad este primer día. Eso sí, el rape que me sirvieron, de lujo. Y mientras, lo amenizaba ojeando la "Revista Oficial NBA" que compré en el aeropuerto, repasando las pasadas Finales entre New York Knicks y San Antonio Spurs [Nota actual: En España, tuvieron más audiencia que las anteriores de los títulos de Michael Jordan. Curiosísimo dato]. Una vez conocida la sede, hay que dar la bienvenida al inicio de la competición. Mañana, Brasil.

Calendario de la primera fase

FechaLugarPartidoHora
15/07/1999OportoEspaña - Brasil17:30h
16/07/1999OportoEspaña - Letonia17:30h
17/07/1999OportoEspaña - Nigeria15:30h

 

 

Selección Española

DorsalNombrePosAlt.Fecha Nac.LugarEquipo
4Francesc CabezaAlero20127/06/1981SabadellFC Barcelona
5Berni RodríguezEscolta19707/06/1980MálagaUnicaja
6Carlos CabezasBase18714/11/1980MarbellaUnicaja
7Juan Carlos NavarroEscolta19113/06/1980Sant Feliú de LlobregatFC Barcelona
8Julio Alberto GonzálezAlero19519/05/1981NaviaLeón
9Felipe ReyesPívot20316/03/1980CórdobaEstudiantes
10Souleymane DramecAlero20219/04/1980Ibadan (Nigeria)Joventut
11Antonio BuenoPívot21025/09/1980MadridReal Madrid
12Félix HerráizPívot20321/04/1980AlginetPamesa Valencia
13Germán GabrielPívot20816/11/1980Caracas (Venezuela)Unicaja
14Raúl LópezBase18215/04/1980VicJoventut
15Pau GasolAlero21506/07/1980BarcelonaFC Barcelona