ACBBlogs

Oporto, jueves, 15 de julio de 1999.

 

Me levanto con el mismo sol y el mismo calor de ayer. Eso sí, el aire acondicionado de la habitación lo bajé de "volumen", porque la colcha que cubre las camas, no sobraba. Que estamos en verano, por favor. Que prefiero pasar algo de calor.

 

Y pasarlo, lo pasaría. Por la mañana dando un paseo, primero para orientarme donde estaba el pabellón y el Palacio de Cristal respecto al hotel. Y cargado con el vídeo, pues el calor aún es mayor. Sí, mi querido vídeo, compañero de fatigas cuando viajo a este tipo de torneos, ávido de llevarme a España testimonios audiovisuales de lo que vivo. Una conexión al monitor de televisión que suele haber en la zona de prensa, y listo. Miguel Angel Forniés me ayudó en todo hace 2 años, como jefe de prensa en el pasado Eurobasket senior. Aquí en Oporto, si tengo que esperar colaboración, lo veo francamente complicado. Bastante tendré con esquivar al "bulldog" de la organización.

 

Más calor. Entro en el recinto, y el "bulldog" me mira la bolsa donde guardo/escondo el vídeo. Bueno, la cosa queda ahí: en simple mirada. Dentro del pabellón, no hay quien pare. Es coqueto, pero bastante viejo. Tiene como techo una curiosa cúpula, salpicada con decenas de ventanales circulares acristalados, que cuando da el sol de pleno, como es el caso, aumenta más su temperatura y la sensación sofocante dentro es difícilmente soportable.

 

Subo a los sitios asignados para prensa. ¿Estos son? Tan simple como un brazo en forma de mesa para todos nuestros asientos, en la parte superior de la tribuna lateral. En dos palabras: allá arriba. Sin más adornos, ni monitores de televisión, pero sí más calor. El vídeo viajará de camino de vuelta al hotel, sin haber salido de la bolsa.

 

Allí me encuentro al otro periodista español que va a cubrir la competición para la agencia EFE, un leonés llamado Fernando Pérez Soto ([Nota: En Oporto, no hubo más]). Hablamos de nuestra selección, del rival con quienes debutamos, Brasil, y de su estrella Guillherme Joanoni ([NOTA ACTUAL: por aquel entonces, su apellido era así. Posteriormente cambió a Giovannoni. Jugaría en Fuenlabrada y Gijón y es internacional absoluto con Brasil]), que se había lesionado de un tobillo fechas antes de llegar a Oporto. Y se supone que debía ser un alivio para los nuestros, tal y como pintan al tal Joanoni.

 

Previamente, Nigeria y Letonia, los otros componentes del grupo, abrieron el torneo, con victoria para los europeos (69-65), donde hay un entrenador y un jugador conocidos. El seleccionador es el gran Valdis Valters, aquel base ex soviético, delicia absoluta en su etapa de jugador, que maravilló a toda la concurrencia en el Eurobasket de Praga'81 y continuó su carrera a lo largo de la década de los 80, convirtiéndose en uno de los iconos de nuestro baloncesto continental. Un fenómeno que evocaba recuerdos de años gloriosos y de aquella Unión Soviética desmembrada, que ahora jugaba en "fragmentos", como esta Letonia. En en la posición de base está su hijo, Kristaps ([NOTA ACTUAL: llegaría a la ACB nueve años después, vía Fuenlabrada]), más pequeño que el padre (1.86) y totalmente distinto a él. Este es endemoniadamente rápido, con una gran habilidad para entrar a canasta, cliché del baloncesto moderno -tan diferente al que disputaba su progenitor-, y no muy buen tirador. Junto a él, un pívot fuerte, Raitis Grafs, que supo aguantar bastante bien al espécimen físico que vimos ayer: el nigeriano Olumide Oyedeyi, que no es ni de lejos tan torpe como pensaba (juega en la 2ª División alemana), pero terco y obcecado con anotar en lugares imposibles. Nigeria va bastante bien de físico, pero les falta algo que se parezca a un director de juego. El que tienen, es un horror.

 

Y llega el turno a España. Al otro lado de las gradas, estaban todos los padres y familiares de los jugadores que habían ido aterrizando ayer, y que Raúl Colorado fue saludando a todos y cada uno, caras conocidas ya de Varna, el pasado verano. Y nervios que pasaron, porque el partido fue tremendamente duro y nos costó ganarles muchísimo (91-83).

 

Joanoni no estaba, pero sí tenían gente dentro con mucho poderío, junto con exteriores de calidad. Reconozco a Adriano Galvao, un base muy habilidoso -me recuerda a Galilea en su etapa junior-, al que vi anoche con uno de los asistentes del entrenador, hablando en el comedor del hotel, y a juzgar por los gestos, se estaban despachando a gusto de alguien.

 

Y en el partido, problemas. Muchos problemas los que nos ofrecieron estos brasileños, que son todo lo contrario a la imagen que ha ofrecido siempre esta selección a lo largo de los años. Estos son duros, muy agresivos, utilizan muchos tipos de defensas, algunas de ellas presionantes y con mucho orden. Sus pívots son bajitos, pero atizan lo suyo. Creo que están perfectamente representados en la imagen de Tiago Lima, uno de sus interiores, que con tan solo 1.98, pero un poderío físico impropio de hombres de su edad (prototipo Barkley), les hizo pasar un mal trago a nuestros pívots. A Pau Gasol, el más frágil físicamente entre nuestros altos, lo puso a prueba. Y aunque a empujones, éste siempre tenía que perder, pero nunca se amilanaba. De hecho, fue el pívot que más anotó (14 puntos) Claro, que la historia era muy distinta con los dos titulares nuestros: Germán Gabriel y sobre todo, Felipe Reyes.

 

Felipe Reyes es el hermano de Alfonso, también de la cantera del Estudiantes, y ante los armarios rivales, parece estar en su hábitat natural. En ataque no aporta mucho. Le gusta encarar el aro más que a su hermano para entrar, porque es algo más alto y más rápido. Su importancia vino en elevar la agresividad en las zonas entre los nuestros. Y Germán Gabriel, un malagueño bastante duro, fue la sensación para mí. Era uno de los que no había oído hablar en absoluto. Y me encantó el juego de pies y su sapiencia en poste bajo, de espaldas al aro. Anotó 11 puntos, pero en los momentos farragosos y cuando peor se nos daba el rival.

 

Porque este equipo es una maravilla cuando corre. Raül López estaba nerviosísimo, pero se quitó bastante lastre cuando comenzamos a correr. Ay, que aquello comenzó ser la tumba de Brasil. Berni Rodríguez, un chaval con un pundonor extraordinario y avispado como pocos, provocaba pérdidas rivales y saltaba al contragolpe como un resorte. Julio César González, un alero leonés con un físico muy potente, también tuvo su importancia. Pero el rey aquí era Juan Carlos Navarro.  Su aspecto es el más aniñado de todos, muy delgadito y su cuerpo aún está por hacer. Pero, señores, es para verlo jugar. El más pícaro y "resabiao", les volvió locos en transiciones. No solamente era correr y acabar en bandejas sus canastas, sino que tiene un tiro que desesperaba a los cariocas que le esperaban bajo el aro, porque no llegaba hasta el final, sino que saltando a un par de metros del aro, impulsándose con una pierna, donde nadie se espera que lo haga, lanza un tiro con la mecánica de una suspensión a una mano -ésta por encima del balón, no por debajo como en una bandeja-, y por elevación, hace que nadie llegue. Y ese balón tan bombeado, recurso de situaciones muy determinadas y complicadas para cualquier jugador, él la utiliza con mucha naturalidad. Ni que decir tiene que todas acaban dentro. Este chico ha nacido para jugar a esto.

 

El caso es que con muchos apuros, con nervios en algunas fases del juego por nuestra parte, con cierta molestia por los árbitros que dejaban hacer en las zonas mucho más de lo permitido a los sudamericanos, acabamos ganando 90-83, ante el alivio generalizado. Y es que estuvo tan difícil y ante la posibilidad de la derrota, Raúl Colorado nos recuerda que el año pasado en nuestro debut, perdimos ante Israel y finalmente quedamos campeones.

Antes de meterse en las duchas, todos los chicos en el parquet estiran de forma concienzuda, mientras les reparten chocolatinas para minimizar dentro de lo posible el gasto energético (el trabajo físico y de recuperación post-partido es importantísimo en este tipo de campeonatos, en los que se juega casi a diario). Los chavales se descalzan y estiran todos sus músculos. A Germán Gabriel se lo llevaron a vestuarios directamente, porque sufrió una contractura lumbar, que había que tratar de forma especial. Bajo al parquet y mientras que doy la enhorabuena a algunos, me detengo en Pau Gasol, el más castigado de todos. El jugador me enseña algún que otro moratón, aún sin quitarse la camiseta. Sí, hay trabajo de recuperación, sí. 

ESPAÑA91
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4F. CABEZA CAMPILLO 000/00/00/0000000000
5B. RODRIGUEZ 26154/41/54/5000010047
6C. CABEZAS 900/10/00/000001002-2
7J. NAVARRO 37217/101/64/63212310117
8J. GONZALEZ SANCHEZ 2172/41/10/0101001014
9F. REYES 1773/50/01/51275033049
10S. DRAME KAMARA 1100/30/00/032100102-3
11A. BUENO DELGADO 842/40/00/200001003-2
12F. HERRAIZ GOMAR 200/00/00/000000001-1
13G. GABRIEL BENACHES 19113/40/05/56510010114
14R. LOPEZ 26122/50/28/8651216019
15P. GASOL 24144/70/26/85320000210
 Total 9127/473/1628/393624124101302262


BRASIL83
NNombreMinPT2T3TLR.T.RDROASBRBPTFPVAL
4D. PINHEIRO DA SILVA 40132/63/60/0211113052
5A. FAGGEANE GALVAO 35176/101/52/3220000046
6T. GEHRKE 000/00/00/0000000000
7J. SOUZA SOBRAL 931/20/01/200000005-4
8L. CAMPOS LEMES 000/00/00/0000000000
9A. BRÜGGER DE MELLO RODRIGUES 1882/41/31/2422012033
10T. VALENTIN DE LIMA 38123/70/06/99720200511
11G. DOS SANTOS SILVA 200/00/00/200000000-2
12G. GIOVANNONI 000/00/00/0000000000
13L. MOURA COSTA 36239/160/15/710642150318
14J. AMARAL SERAPHIM 1051/11/10/0211012024
15J. RODRIGUES C. LIMA 1221/30/00/231210204-4
 Total 8325/496/1615/27322012461403134

 

Mañana... Contra Letonia, y si ganamos prácticamente habremos asegurado el primer puesto del grupo.