ACBBlogs

Radovan Kouril debutó en la Liga Endesa en el mes de enero con el Lucentum Alicante a la tierna edad de 16 años, 10 meses y 18 días. Fue ante el Blu Sens Monbus, dando Txus Vidorreta un premio a un jugador que alterna el junior del equipo alicantino con los entrenamientos en la primera plantilla.

 

El fichaje del base checo se produjo después del brillante campeonato de Europa que realizó, liderando con su compañero Martin Peterka a la República Checa a una segunda posición en este campeonato, siendo batidos en la final por la Croacia de Mario Hezonja o del jovencísimo y extraordinario Marko Arapovic. Llegaron hasta ahí sin su estrella, Adam Pechacek –del que ya hablamos en este blog- lesionado.

 


 

 

Kouril se ganó un puesto en el quinteto titular del campeonato, firmando unos brillantes 15.4 puntos, 4.2 rebotes y 6.1 asistencias, asumiendo mucho peso del juego del equipo, tanto en creación, como en ejecución de tiros.

 

Radovan Kouril es un base de 1.82, quizá algo bajo para los estándares actuales y es uno de los peros que se ciernen sobre su futuro. Aún así tiene una buena estructura física y una buena rapidez y control de piernas. Algo que le puede convertir también con mucho trabajo en un buen defensor conjuntamente con su rapidez de manos, aunque aún le queda trabajo y fuerza para poder defender con fiabilidad a jugadores potentes tanto de piernas como de estructura fica. ﷽﷽﷽﷽ trabajo y fuerza para poder defender con fiabilidad a jugadores potentes tanto de piernas como de estructura fera plaísica.

 

En ataque le gusta jugar con el campo abierto, en el que puede dar muchas soluciones, desde ver el pase adecuado para llevar el balón al aro, como doblar balones a tiros exteriores, ir al aro o paradas para suspensiones.

 

Tiene un buen manejo con ambas manos, si bien sufre ante defensores físicos y rápidos de piernas y manos, sobre todo subiendo el balón a cancha contraria, cuando no puede romperlos por velocidad.

 

Es rápido de piernas, puede atacar ambos lados para jugar al aro o pasar el balón con facilidad. Lee bien los espacios propios y de sus compañeros, para dar pases a cortes o tiros abiertos. Puede tirar, aunque su mecánica no es la más rápida del mundo y conjuntamente con su talla menor a la de la mayoría de rivales le hace bajar los porcentajes. Puede tirar abierto, esperando recibir el extra-pass. Le gusta mucho jugar tras bloqueo, bien para ver el juego, los cortes y los espacios abiertos, pero también para hacer suspensiones de media distancia, sobre todo atacando por su lado derecho.

 

En definitiva se trata de un jugador con talento, velocidad -aunque debe mejorar en velocidad de ejecución, sobre todo para salvar sus "deficiencias" físicas- y buen control del juego. Su pero más grande es su altura, la cual podrá solventar si mejora en velocidad y en templanza en algunas de sus acciones.

Después de una buena carrera en categorías inferiores, tanto a nivel internacional con Eslovenia, como en la liga junior y en la primera división eslovena, Klemen Prepelic está consiguiendo afianzarse como uno de los jugadores a seguir en la Liga Adriática debido a su gran papel con el KK Helios Domzale.

 

Aunque realmente esto no viene de nuevas, ya que Prepelic fue uno de los mejores de la selección de Eslovenia en el campeonato de Europa sub 20 en Bilbao y además formó parte de la preselección de la selección absoluta este verano, lo cual nos habla de un jugador que puede dar mucho que hablar en los próximos años a nivel europeo ya que hace tres meses cumplió tan solo 20 años.

Está firmando 14 puntos, 2,4 rebotes, 2,6 asistencias y 6 faltas recibidas para 13,8 de valoración por noche en la liga Adriática, siendo el jugador clave de su equipo, con algunas actuaciones estelares como hace dos semanas en la victoria en la prórroga ante Hemofarm con 28 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias.

Prepelic es un escolta puro de 1,91, de esos en los que el físico no es realmente lo más importante. Aún así, presenta un buen cambio de ritmo y es un jugador notablemente rápido en transiciones. Su principal arma es el tiro el exterior, tiro que ejecuta con facilidad y que usa en muchas situaciones, pudiéndoselo crear el mismo tras bote, pero con mayor eficacia en salidas de bloqueos, tras pase y paradas y tiro.

Como buen escolta presenta un buen manejo con ambas manos, puede ir hacia ambos lados para atacar con un buen cambio de ritmo y atacar el aro, parar y tirar una suspensión de media distancia –sobre todo con su mano “mala”- o ver con cierta facilidad, cada vez más, los espacios, los cortes y los hombres abiertos, siendo un jugador que puede sacar de vez en cuando una faceta de escolta creador. Puede que antes fuera un jugador más centrado en el tiro exterior, pero cada vez más se muestra más agresivo de cara al aro.

Él es el líder de su equipo, algo a lo que viene estando acostumbrado desde muy joven, y es algo que se nota, puesto que le gustan las bolas calientes.

Aún así, no es un base, ya que no es un jugador director, ni creador al 100%, es un escolta que aglutina las buenas artes del “dos puro”. Ya que a pesar de que en su búsqueda al aro puede crear, sus intenciones son más anotadoras, aunque leyendo notablemente el juego y sin abusar del tiro. Además su uso de bloqueos y pantallas son donde suele sacar buenas ventajas y espacios para sus lanzamientos.

Defensivamente es un jugador comprometido, bastante agresivo en el 1 contra 1, sobre todo atacando al balón. Aún así tiene problemas con gente muy explosiva o más grande, así como en salidas de pantallas. Tampoco es un gran reboteador. Pero en la faceta defensiva va mejorando, sobre todo en cuestiones de desplazamiento lateral.

Se trata en definitiva de otro talentoso jugador de la prolífica cantera eslovena, al que habrá que seguir su evolución con atención en los próximos años y ver si es capaz de dar el salto.

En anteriores entradas de este blog ya comentamos la dificultad que han tenido para llegar al profesionalismo, concretamente al más alto nivel, algunos de los jugadores rusos que en categorías inferiores tenían un alto grado de dominio del juego y de los cuales se esperaba bastante en e futuro. Véase Zavourev, Urazmanov o sin ir tan lejos aunque con una carrera superior a la de estos la de Korolev.

 

Creciendo año a año, viene con fuerza el joven prospecto ruso Sergey Karasev, nacido en 1993 y que recientemente ha cumplido 18 años. Actualmente milita en el BC Triumph ruso, equipo en el que viene desde el año pasado actuando regularmente a nivel profesional en la liga rusa con algunas actuaciones destacados y poco a poco teniendo mucho más protagonismo, hasta el punto que se ha convertido en el alero titular de su escuadra.

 

El alero ruso es uno de los jugadores con más futuro y potencial de la generación del 93. Con sus dos metros de altura es un híbrido entre la posición de dos y de tres, atléticamente muy completo, rápido, con cambio de ritmo y muy buena potencia y timing de salto. Físicamente le falta cuerpo y fuerza, además de tener más consistencia en el choque –aunque ahora parece menos reacio al contacto- y poder trabajar su juego medio e interior con más fluidez, sobre todo ante rivales menores de estatura.


 

 

(Foto FIBA Europe / Tomas Tumalovicius)

 

Puede manejar el balón con facilidad sin ser un gran manejador, aunque tiene facilidad para tratarlo con ambas manos, aunque su mano natural es la zurda. Puede ir hacia dentro con rapidez y fuerza, pudiendo finalizar –con buen tacto en las cercanías-, muchas veces con potentes mates o incluso distribuir, no siendo un mal pasador en absoluto, ya que entiende el juego bastante bien y sabe leerlo y reconocer bien los puntos fuertes en distintas situaciones de juego.

 

En cuanto a tiro, puede crearse sus tiros en muchas situaciones, aunque muchas veces fuerza el tiro exterior en demasía. Realmente su punto fuerte es el tiro tras pase, es decir, recibir y ejecutar, donde muestra una alta fiabilidad.

 

Defensivamente es un jugador de cierta fiabilidad gracias a sus cualidades atléticas, aunque tiene capacidad para crecer mucho más ya que no es ningún factor en este aspecto. Muestra muy buena habilidad y timing en el aspecto taponador para un jugador exterior.

Raul Neto, conocido también como Raulzinho. Este es el nombre del flamante fichaje del Lagun Aro GBC. Quizá no les suene demasiado a muchos, pero jugar un Mundial de baloncesto con 18 años, en una selección con el nombre de Brasil, no es algo que esté al alcance de muchos.

 

Este dato nos sirve como introducción a uno de los mayores talentos emergentes en toda Sudamérica, que promete dar muchas alegrías a la afición donostiarra. Quizá –probablemente– no sea en este primer año, ya que va a tener que cobrar un peaje que quizá en un comienzo le resulte un poco duro –nuevo país, nueva competición, nuevas exigencias, pulir detalles…–, pero en un futuro cercano puede convertirse en un extraordinario jugador, por cualidades y entrega no quedará.

 

 

Raulzinho ya ha debutado con la selección brasileña (Foto Aitor Bouzo)

 Raulzinho ya ha debutado con la selección brasileña (Foto Aitor Bouzo)

 

 

Raulzinho es un base brasileño de 1.88, notablemente fibrado y potente y con unas grandes cualidades atléticas que lo diferencian del resto. Tremendamente explosivo es un jugador muy difícil de parar con el campo abierto, por su manejo de balón y tremenda velocidad tanto de piernas como de ejecución. Normalmente le gusta ir hacia el aro, acabar por sí mismo, obcecándose a veces en demasía con la anotación. Este es un factor que ha de mejorar –tiene las facultades para ello, es un notable pasador, muchas veces incluso arriesgando demasiado en un exceso de creatividad–, mezclando esas habilidades para finalizar como para crear ventajas para la creación de juego sacando una visión más panorámica.

 

En estático, debe aprender a dirigir y saber llevar al equipo de una forma más pausada, ya que no es un base director puro, aunque jugar con Javi Salgado le ayudará para saber leer mejor el juego y los tiempos del mismo. A pesar de ello, es un jugador con mucho desparpajo, que pone mucho ímpetu en sus acciones y que podría evolucionar en un buen líder.

 

Es más un jugador creador que director, sobre todo por su facilidad para desbordar en el 1x1, con un primer paso endiablado y una buena gama de soluciones técnicas en su camino al aro y bastante facilidad para finalizar en bandejas, tiros cortos en carrera o bombas a una mano. Puede pasar el balón, viendo los cortes, aunque realmente es algo en lo que tiene que mejorar, sobre todo en la lectura, ya que deja destellos de buena visión, pero muchas veces solo ve el aro. Esto es algo que aprenderá a leer mejor con la competición, no me cabe duda alguna.

 

En cuanto al tiro, tiene buen ejecución y rapidez, aunque aún demasiado racheado y que gana en porcentaje cuando lanza con los pies orientados. Puede crearse sus tiros de media y larga distancia, ejecutar situaciones difíciles tras bote-dribbling y saliendo de bloqueos, aunque debe ganar estabilidad en esta situaciones.

 

Defensivamente es un jugador entregado, que se va a emplear a fondo, sobre todo porque de su trabajo defensivo inicial van a depender mucho los minutos que pueda arañar. Tiene un buen desplazamiento lateral, es rápido de manos y lee muy bien las líneas de pase para salir volando. Puede aguantar el choque y atacar el rebote de fuera hacia dentro con bastante fuerza.

 

Definitivamente, un muy buen movimiento por parte del Lagun Aro GBC. Si bien su explosión se espera en un futuro corto y no tanto en esta temporada que le servirá de un aprendizaje impagable.

En 1999 un conjunto de chicos de 18 años saltaron a las primeras páginas de los informativos al ganar el mundial junior de baloncesto en Lisboa. Los Gasol, Navarro, Raül López, Felipe Reyes se hicieron un nombre y crearon una gran ilusión en el baloncesto nacional que se ha ido manteniendo en el tiempo hasta el hecho de convertirse campeones del mundo absolutos en Japón en 2006.

 

Pero el baloncesto español no acaba con la generación del 80-81, sino que se mantiene potente con todas las nuevas hornadas que llegan. Esto lo demuestra con creces la generación del 91-92 con Nikola Mirotic, Josep Franch o Joan Sastre que hace poco más de una semana se alzaron con el oro sub 20 y la generación del 93-94 que acaba de salir campeona invicta en el europeo junior de Wroclaw.

 

 

La selección junior se ha llevado por delante a cada una de las selecciones con las que se ha topado por el camino. República Checa, Letonia, Francia, Rusia, Italia, Lituania, Croacia, Turquía y finalmente Serbia han sido las víctimas de una selección con hambre de triunfo, con ganas de victoria, a la que han llegado con un juego alegre y vistoso, creado a través de un juego exterior espectacular y un juego interior que se peleó por cada bola.

 

Vives, Medori, Hernangomez, Fernández, Sanz, Díez, Suárez, Abrines, Homs, Pérez, Olaizola y Gómez, todos ellos dirigidos por Luis Guil son los protagonistas de este nuevo éxito del baloncesto español.

 

Y, ¿quiénes son las estrellas de este equipo?

 

Alex Abrines, ha sido el MVP del campeonato. Su experiencia en la Adecco Oro se ha dejado notar. El swingman mallorquín del Unicaja es uno de los jugadores con más futuro de este equipo. Un exterior con un físico bastante bueno y unas buenas condiciones atléticas. Muy completo ofensivamente y entregado en labores defensivas. Tiene un buen manejo de balón, que aprovecha con un primer paso rápido, para sacar un abanico increíble de habilidades en su camino al aro, donde puede finalizar con ambas manos o en mate poderoso. Siendo bueno en el 1x1 y jugando el 2x2, puede finalizar o doblar balones, siendo un jugador nada egoísta. Además puede tirar con gran fluidez y con amplio rango. Tiros estáticos, tras bloqueo, suspensiones tras bote. Un jugador muy completo que en los próximos años dará mucho que hablar. A sus compañeros Suárez y Jaime Fernández les recuerda a Rudy Fernández.

 

El máximo anotador de la finalísima fue Jorge Sanz, que desatascó al equipo en aquellos momentos en los que tuvieron algunos problemas para anotar. Sanz, que ya ha debutado en el primer equipo del Real Madrid, es una de las estrellas de la generación del 93. Un base rápido de piernas y duro físicamente en el choque. Tiene un excelente manejo de balón, siempre manejando con su visión perimétrica activa para poder ver el juego en toda su inmensidad. Buen anotador, pero también bueno en la creación, sobre todo imparable con la pista abierta donde luce su velocidad, visión y capacidad de pase. Puede atacar el aro para así ver opciones de pase o llegar hasta la cocina y acabar. Tiene buen rango de tiro, tanto de media como de larga distancia. Un líder para este equipo, que también puede ayudar en el rebote ofensivo para salir rápido y que tiene unas buenas condiciones para defender, por su actividad y su velocidad de pies.

 

El jugador con más experiencia a nivel profesional es sin duda Jaime Fernández, que ya ha contado con una buena ración de minutos en la liga ACB. Un jugador explosivo, con un cambio de ritmo extraordinario y con un manejo de balón excelente. Quizá se quede un poco corto de talla para jugar de escolta, que es quizá su situación de juego más natural, sobre todo por su alto instinto anotador, aunque sus habilidades para crear juego, ver los cortes y poder doblar balones incluso de forma muy creativa, hacen que pueda tener un buen futuro en el puesto de "uno". Rápido en el 1x1, va fuerte a atacar el aro pudiendo finalizar de muchas formas. Muy buen tirador, puede lanzar en casi cualquier situación, aprovechándose muy bien de pantallas y bloqueos para ejecutar en su rápido tiro o en irse hacia el aro. Ya es un ídolo para la afición estudiantil y el año que viene lo veremos más regularmente en la Liga Endesa.

 

Dani Díez es la cuarta pata del banco. Formado hasta cadetes en el Estudiantes, en su primer año junior firmó por el Real Madrid, donde su juego se está orientando a que sea un alero puro en vez de un ala pívot. Si bien, en este equipo ha jugado de 4, su futuro se orienta a la posición de 3, posición que será la que tenga el año que viene en el primer equipo del Real Madrid, que es donde parece que va a jugar. Alto, algo más de 2 metros, con una estructura física excelente para la posición de tres, muy móvil y con una gran coordinación de pies y gran agresividad en todas sus acciones. Se mueve muy bien sin balón, buscando cortes, realizando continuaciones rápidas y agresivas para recibir y anotar fácilmente. Con el balón, le gusta jugar de cara, si bien puede postear a rivales inferiores físicamente para atacar o ver los cortes y pasar el balón, algo que también puede hacer cuando penetra, sobre todo desde su lado derecho. Le gusta correr el contraataque y poner el balón en el suelo para atacar de cara, finalizando incluso en contacto con eficacia. En cuestiones de tiro, él tiene un buen rango, aunque un tiro demasiado irregular sobre todo cuando se trata de tiros que no son estáticos. Defensivamente es un buen reboteador, aunque en profesionales no tendrá ese dominio porque no tendrá esa diferencia física. Es un buen defensor, con buen desplazamiento lateral, que le hace ser capaz de defender con eficacia en cuatro posiciones.

 

Más allá de los cuatro jugadores más destacados no nos podemos olvidar del resto, desde el extraordinario trabajo que ha realizado el pívot guipuzcoano Julen Olaizola, a la verticalidad de Guillem Vives o la importancia que van a tener el año que viene en el torneo los tres jugadores del 94, el explosivo Josep Pérez, el excelente pívot madridista Willy Hernangomez, con tiro y juego de espaldas o el completo Albert Homs del que ya les hablamos en este blog.

 

Sin duda, el futuro del baloncesto español está garantizado.

 

Resulta curioso que un jugador que ha sido nombrado en este Mundial sub 19 y en el pasado europeo sub 18, como mejor base-escolta de ambas competiciones, se encuentre sin equipo. Él es Dmitry Kulagin, un talentoso base-escolta ruso nacido en el 92 y que esta temporada, en su primer año senior ha promediado 8.6 puntos, 2.4 rebotes y 1.7 asistencias por noche en el Nizhny Novgorod de la Superliga Rusa.

 

 

 

Su impacto fue inmediato en el campeonato ruso, por fin parecía que los rusos encontraban un jugador de real proyección que no se quedara en la estacada como otros tantos anteriormente. Ahora Dmitry espera una segunda oportunidad después de haber sido cortado por su equipo hace ya casi dos meses. ¿La razón? Una supuesta pelea en un bar que acababa con la paciencia de Sergey Panov, General Manager del equipo.

 

 

La primera piedra en su búsqueda para la redención ha sido ser el mejor jugador de Rusia en el mundial sub 19, teniendo un impacto especial en los últimos tres partidos de su equipo. Ahora solo le queda esperar esa oportunidad en vista de no acabar truncada una de las carreras más prometedoras de Rusia.

 

 

Pero, ¿quién es Kulagin? Es un base-escolta de 1.95 con una capacidad atlética notable  y con una buena estructura física que debe seguir creciendo, en vista de poder aprovechar más alguna de sus buenas facultades, tanto defensivas como ofensivas, sobre todo pudiendo finalizar en contacto con más facilidad.

 

 

Ofensivamente es un jugador muy peligroso, muy bueno con el campo abierto, pero también creando con el balón en sus manos en el cinco contra cinco. Tiene un primer paso rápido combinado con un excelente manejo de balón y una gran agresividad, que le permite ir al aro con mucha fuerza y activar su gran creatividad y sentido del juego. Busca el pase definitivo con mucha facilidad. También es capaz de finalizar con ambas manos, aunque realmente le cuesta acabar con jugadores muy físicos.

 

 

Crea una doble amenaza con su juego con el balón. Tiene una mecánica de tiro muy rápida y que puede ejecutar en cualquier ocasión, salidas tras bloqueo, recibir y tirar. Es una constante amenaza, ya que siempre ve el aro y por el rabillo del ojo el pase al hombre abierto o la continuación de un pick and roll o pick and pop, jugadas que juega con una naturalidad y fluidez espectacular en él.

 

 

Un jugador con personalidad, que ha estado jugando a nivel profesional como un líder, como un jugador que parece llevar ya unas cuentas temporadas senior a sus espaldas. Un jugador agresivo, talentoso, que puede amenazar con su juego de anotador pero también con su fluidez como pasador y creador directo de juego. No es un director, sino un excelente creador de juego.

 

 

Defensivamente es un jugador decentemente activo, al que le falta algo de explosividad en la defensa de 1x1 y que tiene una especial actividad en la defensa sin balón para controlar la línea de pase y salir rápidamente al contraataque. Aún así, tiene fallos de concentración defensiva, por una cierta obsesión de ir al robo.

 

 

En definitiva, un jugador con gran potencial, sobre todo por su constante amenaza con el balón. Debe pulir algunos aspectos atléticos y físicos sobre todo concernientes a su capacidad defensiva y aprender a ser un jugador más aprovechable lejos del balón y así trasladarse de forma más constante al puesto de base donde realmente puede ser un factor diferencial gracias a su constante amenaza. 

Si bien Mario Hezonja ganaba el campeonato de Croacia cadete anotando este fin de semana 46 puntos, la generación europea del 95 no se queda tan solo ahí. Hoy hablamos de la nueva perla del bósforo, James Metecan Birsen, cuyo potencial es realmente ilusionante, al nivel del propio Hezonja o de otros talentos destacados de la generación como Dusan Ristic o Agustí Sans. Además, llega con fuerza otro buen proyecto desde la República Checa, Adam Pechacek.

 

El turco Birsen es un jugador de gran talento y con una planta física, aunque por desarrollar,  muy buena. Es alto -2.03- y versátil, ya que su posición natural se encuentra en el juego exterior, en un futuro, probablemente como un swingman, es decir, un híbrido entre el escolta y el alero. A pesar de ello, físicamente aún le falta por desarrollar, ganar fuerza y definir, mientras que atléticamente le falta dar un pasito en temas de explosividad, cosa que con el trabajo diario que realiza en el Fenerbahçe dará sin duda alguna.

 

 

(Foto FIBA Europe / Marko Metlas)
 

Aún así, ya tiene la fluidez y la velocidad para ejecutar su juego, si bien, le va a venir bien ganar esa chispa de explosividad que le haga dar un salta cualitativo tremendo, que haga que sus enormes capacidades técnicas se multipliquen de forma exponencial.

 

 

Toda esta combinación hace que actualmente en juniors sea capaz de jugar en prácticamente cuatro posiciones. En el NIJT le pudimos ver en muchísimos momentos jugando como base, gracias a su capacidad para doblar balones y ver el juego en 360 grados.

 

Desde un buen manejo de balón puede crear juego, normalmente para él mismo, atacando el aro directamente con su capacidad de cambiar de dirección y ritmo para finalizar con ambas manos. Puede llevar a sus rivales al poste, atacar directamente y tirar con una buena mecánica aunque de momento muchas veces con cierta inconsistencia.

 

Sin duda un proyecto de futuro muy interesante, por su capacidad para poder mejorar sus buenos fundamentos físico-técnicos y por su ya impacto en el juego.

 

Adam Pechacek representa a la nueva generación checa post-Vesely. El jugador checo es un espigado ala-pívot de 2.08 con unas capacidades atléticas bastante interesantes. Su envergadura es bastante buena, aunque da la impresión de ser mayor de lo que es por su capacidad atlética.

 

Muy versátil, rápido y con un tren superior fuerte, el jugador de la Virtus de Bolonia tiene un físico tremendamente útil para jugar en las posiciones de 4 y de 5, aunque su juego está mucho más orientado a la posición de ala pívot. Su juego siempre va de fuera hacia dentro, aunque puede hacer daño en posiciones interiores pero siempre jugando de cara en situaciones en las que desborda por su velocidad y su gran habilidad para poner el balón en el suelo, sobre todo con su mano buena, la izquierda.

 

(Foto FIBA Europe / Siim Semiskar)

 

Realiza con mucha fluidez las continuaciones para finalizar muy fácil en las cercanías al aro, con bandejas, tiros cortos a una mano o mates. Además puede tirar con cierta facilidad de distancia media e incluso de larga distancia.

 

En defensa, tiene unas facultades muy buenas para ser un buen defensor, tiene capacidad atlética, muy buen timing y un cuerpo que aún puede moldear más, fibroso y fuerte. En un futuro puede ser una buena arma en missmatches, dada su buena versatilidad.

 

Un jugador realmente interesante, sobre todo por su capacidad atlética, su tren superior y su habilidad para poner el balón en el suelo y tirar. Habrá que seguir de cerca su evolución, ya que se puede convertir en el futuro en un jugador importante.

El chico maravilla ha vuelto a asombrar al mundo. Lo ha vuelto a hacer, el mejor prospect de los últimos años en los Balcanes volvió a deslumbrar con su juego, mezcla de la exquisitez de la profílica escuela  balcánica y un físico privilegiado que le hace ver el juego desde sus 2.05 –descalzo- como nadie. Un erudito, digno sucesor de los más grandes y con una ambición que no ve el horizonte.

 

Pero esta vez él no estaba solo, le acompañaba un dúo de auténtico lujo, que hizo que su participación en el Nike International Junior Tournament no fuera una mera hazaña individual para recordar en los libros de historia de la cita. Junto a Mario Hezonja y Dominik Mavra formó un trío de auténtico lujo que fue la sensación del largo fin de semana. Con un quinteto sólido, los croatas del KK Zagreb –al que los que Saric definió como “una cuadrilla de buenos amigos que juegan al baloncesto”- no encontraron rival que fuera capaz de plantar cara al extremado talento de los tres mejores jugadores croatas salidos entre el 90 y el 95.

 

Dario se llevo el MVP más merecido -20.3 pts, 12.3 reb, 6.3 reb, 29.3 val-, probablemente, de la historia del torneo, finalizando el torneo como un torbellino –casi- imposible de parar, finalizado con un triple-doble que acabó con una bella asitencia. El trío mágico, como se definió en el anexo del Palau a Saric, Hezonja y Mavra, se veía por momentos imparable, tocados por una mágica varita que les proporcionaba seguridad, creatividad, anotación y una transmisión de alegría que contagiaba a la repleta grada hasta llegar al enamoramiento. Esto sin llegar a jugar un juego colectivo redondo, ya que su juego se basaba más en las maravillas individuales más que otra cosa.

 

 

Dario Saric con la bandera de Croacia (Foto FIBA Europe / Marko Metlas)

 

El equipo más joven deslumbraba, sobre todo en el último partido de grupo en el que arrasaron al Fenerbahçe Ülker en una exhibición brutal, delante de promesas del nivel James Metecan Birsen, Erbil Eroglu o Berkay Candan. En ese partido, el trío mágico sumó 74 puntos, 32 rebotes y 13 asistencias para 107 de valoración.

 

Siempre acompañado por su padre, Pedrag Saric, Dario ha mostrado al mundo, a una grada plagada de scouters de todos los lugares de Europa y de Estados Unidos, el porqué de su mito.

 

Saric es un completísimo todo terreno de 2.05, que osa a alcanzar los 2.09 cuando se calza sus Nike blancas y rojas y desde donde ve el mundo mucho más fácil que el resto de los mortales. Una combinación de clase, físico, mentalidad, liderazgo, visión y ejecución extraordinaria, algo que le permite jugar en casi todas las posiciones, si bien su calificación más ajustada sería la de point-forward, es decir, una combinación de alero y ala-pívot, cuya misión de dirección y creación de juego supera incluso a la del base.

 

Con Saric todo fluye, él se lo guisa, él se lo come. Rebotea, sube el balón toda la pista, levanta la cabeza. Examina, manda, crea y ejecuta la acción. No duda en crear para sus compañeros, cree en ellos.

 

Hace de todo, rebotea gracias a su físico –tamaño y buena velocidad-, agresividad y habilidad; sube el balón como un base y manda la acción. Es un jugador que ve muy bien el juego, siendo capaz de ordenar, ver las ventajas y examinar. Lo hace muy bien desde el 1x1 o el 2x2, donde puede ser bloqueador o manejador. Un buen primer paso y unas exquisitas habilidades en el manejo del balón le permiten desbordar con la cabeza bien alta, oteando todas las posibilidades, si finalizar con una de sus dos ambidiestras manos llegando al aro o con un buen tiro o bandeja corto a tablero. Eso, sin ser el mejor atleta del mundo, sino una conjunción de inteligencia y fundamentos que lo hace extraordinario. En el paso de la penetración su cabeza calcula, ve el campo, siempre viendo la posibilidad de sacar un pase a tiro abierto por difícil que sea –gracias a su amplitud de visión y sus largos brazos- o a cortes al aro que crea gracias a las ayudas que recibe.

 

Pero también puede crear desde el poste bajo y medio, donde se encuentra muy cómodo. Lugares donde pide el balón sin cesar para ejecutar él mismo con un buen juego de pies al poste o poniendo el balón en el suelo en el poste medio para hacer medias penetraciones, lanzar o abrir a esquinas. Si está con un jugador inferior en físico le postea, si es inferior en capacidad atlética le rompe en el 1x1.

 

 

Su tiro no es todo lo consistente que podría. A veces abusa de algunas situaciones de tiro algo precipitadas sin haber creado nada. Su tiro es demasiado estático, no busca tiros en suspensión o raramente lo hace, aunque a decir verdad su tamaño se lo permite en cierto modo. Puede tirar con consistencia saliendo de bote, aunque tiene que ganar más regularidad y quizá algo de selección en estas situaciones, a parte de regularizar su mecánica que a veces parece distinta en un tiro y otro.

 

Ciertamente puede dominar en estos aspectos de juego, lo ha demostrado ya ante gente mayor y más física en la liga croata con el Dubrava. Sin embargo, tan solo en el primer tiempo ante el FMP le hicieron una defensa consistente, muy cerrada y algo física, por lo que ha gozado de bastantes facilidades vistas desde la defensa rival durante el torneo. Esta y su capacidad defensiva, han sido los dos aspectos que no se han podido evaluar correctamente para sacar un análisis más completo de su potencial.

 

¿Por qué? Por la pura necesidad de mantener a Saric, Hezonja y Mavra en pista todos los minutos posibles, a poder ser 40. Por ello, Saric no ha podido demostrar ningún tipo de habilidad defensiva, incluso en muchas ocasiones se colocaba en el centro de la zona dirigiendo los movimientos defensivos y avisando de bloqueos y de cortes. Aún así, es un jugador con un buen desplazamiento lateral y que combinado con sus brazos, tamaño y agresividad pueden hacer que sea un más que correcto defensor en un futuro.

 

Más allá de lo puramente técnico, verle jugar es un espectaculo. Es un auténtico líder. Organiza a sus compañeros, echa broncas por errores, dirige y gesticula. Cada canasta clave la celebra como si fuera el tiro ganador de la Euroleague. Es ese tipo de jugador que al verlo no tiene término medio, o lo amas o lo odias.

 

Hezonja y Mavra, sus dos fieles escuderos

 

Pero él no estaba solo en esta aventura. Dos buenos jugadores le acompañaban como fieles escuderos: Mario Hezonja y Dominik Mavra.

 

Mario Hezonja -21 pts, 7.8 reb, 1.1 ass, 22.1 val-  es el que parece que tiene mejor futuro y es que estamos hablando de un jugador de edad cadete,  es decir, dos años menor de la media del torneo. Mario es un swingman –un jugador entre las posiciones de escolta y alero- con una extraordinarias condiciones físicas y atléticas. Mide 1.98, es pura fibra, tiene una capacidad de salto extraordinaria y es rápido. Algo que le permite ir al rebote con extraordinaria fuerza y eficacia.

 

 

Machaca Mario Hezonja (Foto Jordi Montraveta)

 

Es muy completo ofensivamente, gracias a sus habilidades físicas y a un buen manejo de balón. Puede tirar desde fuera y en suspensiones de media distancia tras bote, aunque también de larga. Realmente letal en situaciones de recibir y tirar, con un tiro muy rápido, con buena mecánica y puntería. Puede atacar el aro gracias a una buena gama de soluciones técnicas con las que atajar obstaculos, su potencia y un buen primer paso. Es muy agresivo finalizando y además puede doblar balones.

 

Donde más agusto se siente es con campo abierto, donde se convierte en un jugador muy poderoso, buscando siempre el aro de forma agresiva y viendo el juego a su alrededor. Él es el que ha dejado las jugadas más espectaculares del campeonato, en forma de tremendos mates –no duda en ir a reventar el aro esté quien esté por medio- o de contrataques en los que se ha atrevido a hacer autopases y caños. Sin duda, se trata de un jugador espectacular y con un futuro brillante.

 

El otro acompañante en este trío mágico es Dominik Mavra -21.3 pts, 7.5 reb, 3.3 ass 27.8 val-, un escolta que también ha tenido sus minutos como base nacido en 1994 –de la edad de Saric y un año más que Hezonja-. En sus 1.94, Mavra ha dado un salto de calidad en estos últimos meses gracias a su experiencia a nivel senior. Su explosión le ha llevado a ser de lo mejor del torneo, teniendo minutos totalmente locos en anotación, como en la segunda parte ante FMP.

 

 Dominik Mavra (Foto Euroleague/Getty)

 

Mavra es un anotador, sobre todo a través del tiro, aunque su manejo y velocidad le hacen también poder atacar el aro directamente. Pero sobre todo su juego se basa en un tiro muy rápido y que se puede crear él mismo, mayoritariamente en suspensiones letales en media distancia. Gana muy fácil el espacio con un paso muy rápido para recular y ejecutar, ahí es letal, tiene unos porcentajes altísimos en la media distancia. Además también puede tirar desde fuera, rebotear y pasar el balón, si bien, cuando juega en la posición de “uno” ha abusado demasiado del sobredribbling y forzando muchas opciones de tiro para él.

 

Finalizamos, con una mención especial para el pegamento de este equipo Filip Knezevic, un jugador que pese a su poca visibilidad y brillantez ha sido un factor fundamental en el rendimiento estelar de las tres figuras clave del equipo y jugadores con un futuro más prometedor.

Talento, velocidad, visión, liderazgo y trabajo. Son cualidades, cualidades que entran dentro de las posibles que puede tener un jugador de baloncesto, pero que difícilmente se encuentran dentro de un mismo jugador y que por ellas mismas (casi) garantizan el éxito. Estas cualidades las aglutina Aleksandar Cvetkovic, joven base del Estrella Roja de Belgrado que dominó de manera de descomunal en el Torneo FMP clasificatorio para el NIJT –Nike International Junior Tournament- que se disputará en mayo en Barcelona de forma paralela a la Final Four.

 

En cuatro partidos el serbio promedió 29 puntos, 5,75 rebotes, 8 asistencias y 3 robos para un total de 38.75 puntos de valoración por partido. Números descomunales que disparó en la final ante el favorito FMP de NenadMiljenovic. En ese mágico choque, hizo 35 puntos –con grandes porcentajes- 9 rebotes y 8 asistencias –ninguna pérdida- para 55 de valoración.

 

 

 

 

Dominó el partido ante la gran promesa serbia y dominador de la liga junior Miljenovic. Realmente el dedicarse a la primera plantilla al 100% ha conseguido que Cvetkovic, haya dado en los últimos meses un salto espectacular en su juego. Tal ha sido su trabajo, que se ha estabilizado en los últimos tiempos como base titular del equipo de Belgrado.

 

Aún así su nivel en los dos últimos años ya era espectacular, en Barcelona podré comprobar in situ la dimensión que ha alcanzado su juego y que nos trasladan numerosos expertos desde la capital serbia en la que se puede denominar su explosión definitiva.

 

AleksCvetkovic es un base de 1.85 nacido en 1993. Su llegada al Estrella Roja se produjo tras una extraña salida del icono de Belgrado, el Partizan. Salida que forma parte de una política extraña de cantera del club de Belgrado que ya se “cargó” en su época a la generación de NemanjaBjelica para darle protagonismo a otra generación en la que tenía más confianza. Miodrag Rakic, gran conocedor de la cantera balcánica nos habla de esta situación. “Toda la generación del 93 fue expulsada del Partizan, para dar más oportunidades a la del 94. Al final, fue una decisión equivocada. Solo tenían 12 años, IvanMarinkovic, también estaba en aquel equipo”.Aunque realmente la historia no era tan sencilla, aclara, ya que tenía otro trasfondo, “DuskoVujosevic los echó en 2005 por problemas entre el entrenador Marko Tabakovic y algunos padres de los jugadores”.

 

Cvetkovic ya era el otro líder de la Serbia cadete en 2009 junto con el omnipresente Miljenovic. Entonces era un jugador más orientado a la anotación más que a otra cosa, algo que puede venir dado por la coincidencia en cancha de ambos jugadores durante la mayoría del tiempo. A pesar de ello, ya se le veían maneras de muy buen director.

 

Anotación que llega de múltiples maneras, penetración, tiro o contraataque. Es un jugador muy rápido, con un gran manejo con ambas manos, que rompe muy fácil gracias a su velocidad de piernas y ejecución. Puede ir hacia el aro y finalizar o parar y tirar con bastante acierto. Además su rango de tiro es larguísimo, pudiendo sacar el tiro en situaciones muy complicadas, creándose sus propios tiros  sin ningún tipo de problema de todas las formas posibles.

 

A eso hay que añadirle su capacidad de dirigir y crear juego. Ha madurado en su juego, sigue manteniendo ese punto de juego salvaje a través de sus tiros y su explosividad, pero es capaz de manejar mejor el tempo de juego y crear para sus compañeros. Juega muy bien tras pantallas y bloqueos, viendo los movimientos y localizando la situación más clara. Puede hacerlo desde el 1x1 también debido a su velocidad, rapidez de ejecución y su gran capacidad de pase.

 

Christophe Ney un gran conocedor de jóvenes valores a nivel europeo y creador de la excelente europeanprospects.com destaca este aspecto como su mayor virtud. Christophe cree que “su mayor virtud es su capacidad para crear e integrar a sus compañeros en el juego. Claro que es un gran anotador, desde larga distancia, media y en penetraciones, pero en lo que más destaca es en su gran trabajo para compartir el balón. No hacerlo por hacer para hacer un partido más completo, sino porque ve oportunidades en el juego y tiene mucha confianza en sus compañeros”. Ney cree que esto  le viene por el hecho de trabajar diariamente y jugar con el equipo de Liga Adriática lo que le ha dado “gran velocidad de ejecución y la habilidad de pasar el balón en situaciones complicadas sin perderlo”.

 

Aunque realmente lo que más impresionó a Jonathan Givony gurú de la prestigiosa draftexpress.com es “su confianza y madurez. Él estuvo muy inteligente y decidido en sus decisiones. Sabía que era el mejor jugador sobre la pista y jugó como tal. El jugar en el primer equipo del Estrella Roja le ha venido, evidentemente, de maravilla”.

 

Rakic se muestra conforme con las palabras de Givony, “es base director real, bueno en transición y en estático. Puede crear para sus compañeros, tiene un gran instinto para dar asistencias”. Además se atreve a comprarlo, dentro de unos límites con Chris Paul. “Me recuerda a él en que es líder natural, un tío con una grandísima confianza”, apuntilla.

 

Sobre su crecimiento, Rakic nos habla sobre su gran capacidad de trabajo y sacrificio diciendo que “Aleks no era nadie cuando le echaron de la cantera del Partizan. Un adicto a los “playgrounds y sobre todo el mayor trabajador de toda su generación en Serbia”.

 

Alejandro González, Scouter internacional de Netscouts Basketball, gran conocedor de la cantera europea, nos muestra otra faceta sobre su capacidad de liderazgo, calificándolo como “todo un personaje, muy competitivo que irradia muchas sensaciones”.

 

“Lo controla todo, tanto lo que hace él como lo que hacen sus compañeros. Tiene una personalidad especial, algo diferente. Se ve en la forma de gesticular, de reaccionar, de comportarse. Muchas veces sube la bola con cara de venga va, ya que estoy voy, pero no me apetece y a veces consigue relajar al defensor y justo después explota hacia la canasta. Hace lo mismo penetrando, casi actuando como si al no encontrar hueco diese la jugada por perdida para después sacar un pase tremendo a un compañero abierto fuera o cortando a canasta. Juega con sus rivales, domina la situación. A nivel junior está muy por encima de la gran mayoría de los rivales que se encuentra”, añade Alejandro que termina afirmando que “hace mejores a sus compañeros, les deja las jugadas en bandeja. Lo sabe, y lo busca”.

 

 

Sobre sus posibilidades en un futuro y su impacto nos da su opinión Jonathan Givony, al que le parece un jugador con infinitas posibilidades y claramente piensa que “es un jugador con potencial NBA, aunque no sea el prototípico jugador con talla, altura o fuerza, creo que lo compensa con otras cosas que él puede dar, como su velocidad, su alto nivel técnico y su habilidad para dirigir. Bases puros que puedan tirar, crear y que son “super” rápidos son difíciles de encontrar”.

 

González también se atreve a dar su visión de futuro sobre Cvetkovic, “Seguirá teniendo su técnica, su velocidad y todo eso, pero va a perder la clara ventaja que tiene (en términos de instintos, experiencia y madurez) ahora sobre el resto de chicos. Seguirá siendo mejor que muchos jugadores en eso, pero no sobre tantos”.

 

Aunque a pesar de que en profesionales no pueda mantener algunas de sus herramientas definitivas en junior, realmente el experto de Netscouts Basketball sí lo ve destacando a nivel profesional ya que “puede jugar de base, dirigir y crear juego, además de seguir anotando. Siempre es complicado determinar y predecir, pero sí que le veo a muy buen nivel en Europa”.

 

Eurohopes.com, creciente y fresca web sobre jóvenes valores también estuvo en Belgrado vía Joan Danés que asegura que “puede llegar hasta donde se proponga, tiene todas la capacidades para ser el líder. Además lo tiene todo técnicamente no abusa del tiro y una cosa importante es que hace mejores a sus compañeros. Al finalizar un partido no te da la sensación que ha abusado del tiro y como en la final había metido 35 puntos”.

 

Obviamente tiene sus debes. Ningún jugador es perfecto y menos un junior. Aún así su capacidad de trabajo es alta y poco a poco suple sus carencias. Carencias como su altura, físico y capacidad atlética que no son los más cercanos a los estándares que existen ahora mismo en Europa y en America y le penalizan sobre todo en aspectos defensivos, sobre todo ante jugadores más altos que le pueden postear y en situaciones de 1x1.

 

Alejandro González nos muestra otras de sus debilidades diciendo que “dosifica intensidad y concentración, y se tomas descansos muy claros en defensa, incluso desentendiéndose claramente de la jugada. Cuando pasa, uno puede estar seguro de que el siguiente balón se lo juega. Y seguramente, anotando. Pero esto en profesionales no lo va a poder hacer, sobre todo entrenado por determinados técnicos en equipos grandes”. Givony se muestra de acuerdo con este comentario comparándolo con una montaña rusa, “tiene grandes picos altos y bajos en su juego”.

 

Finalizamos este perfil de Cvetkovic con una contundente frase de Danés que describe su torneo a la perfección: “Para dominar el torneo se tienen que hacer muchas cosas: dirigir, anotar, ser decisivo, hacer mejores a sus compañeros, crear espacios, ser agresivo en defensa, ir a por los rebotes, no dejar ni un balón por perdido. Todo esto y más hacen de Cvetkovic un gran jugador".

Hay veces que un cambio de aires viene bien. Esto es algo que debió pensar Vasilije Micic al abandonar este verano la factoría del FMP Zeleznik para aterrizar en el Mega Vizura. Todo ello para “buscar un mayor papel en la liga junior serbia e intentar dar el salto a la primera plantilla” e asentarse en la misma.

 

Aun jugando en un equipo que siempre ha apostado por la cantera como forma de subsistencia y marca de la casa, caracterizado por hacer jugar a sus miembros más destacados siempre en categorías superiores a la suya, el caso es que Micic, no tenía un rol acorde al que el propio jugador pretendía, sobre todo siendo eclipsado en el junior por la alargada estrella del niño prodigio Nenad Miljenovic. Además las oportunidades para llegar a jugar en la primera plantilla eran prácticamente nulas, algo que el Mega Vizura, también de Belgrado, si le podía ofrecer a medio plazo.

 

La jugada le ha salido perfecta al base de Kraljevo, sobre todo en un final de año inolvidable para él, en el que ha estallado de forma absoluta en la Liga de Serbia –aún sin los equipos de Liga Adriática- en las dos últimas jornadas. A pesar de este último chispazo fulminante, poco a poco se había venido ganando la confianza, jugando en los últimos choques más de 24 minutos y promediando en lo que va de año 20 minutos por choque.

 

En su último partido anotó 21 puntos con un solo fallo en el tiro, capturó un rebote y dio un par de asistencias para alcanzar su máximo de 24 puntos de valoración. Por noche promedia 7.3 puntos, 2.4 rebotes y 2 asistencias.

 

En la liga junior, también ha dado un salto de gigante, siendo el líder del Mega Vizura de dicha categoría y siendo el segundo jugador más valorado de la competición, tan solo por detrás del omnipresente Nenad Miljenovic. Aquí Micic anota 18 puntos con grandes porcentajes – 83% en tiros libres, 57% en tiros de dos y 53% en tiros triples-, coge 3.4 rebotes, reparte 8.7 asistencias y roba 5 balones –pierde 2.5- para 26.3 de valoración.

 

Pero, ¿cómo logra estos guarismos? ¿Quién es Micic?

 

Vasilije Micic es un base 1.96, una talla excelente para su posición, que puede tanto crear juego como anotar. Es un jugador excelente, con una alta visión de juego y ejecución de pase con ambas manos con precisión y velocidad.

 

Le gusta crear juego sobre todo con la utilización de muchas pantallas y bloqueos, a través de los que se siente muy cómodo para organizar el juego de su equipo, sobre todo porque no destaca por una gran explosividad de arrancada. Aún así, es perfectamente capaz de jugar en el 1x1, sobre todo por su buen manejo de balón, manejo de técnica y visión de lo que está pasando. También puede finalizar cerca del aro, aunque, con un poco más de fuerza podría sacar mucha más ventaja en situaciones de choque. Algo que también le serviría para sacar aún más ventaja en el juego en el poste bajo, donde se maneja con cierta habilidad con rivales inferiores en talla.

 

A través de estos factores crea el juego, buscando atraer defensas para dar el pase adecuado. Suele, hacer medias penetraciones, para retroceder y volver a percutir y sacar ventajas o bien pasar e incluso tirar tras bote, con buena mecánica.

 

Suele seleccionar bastante sus tiros, pudiendo tirar tras bote pero casi siempre con el espacio que le puede dar un bloqueo, teniendo rango de triple perfectamente.

 

Defensivamente es un buen jugador, muy intenso, difícil de desbordar en el 1x1 y que saca mucha ventaja de una envergadura bastante buena para un jugador de su posición.

 

Realmente, podemos asegurar, que esta vez, el cambio ha sido para bien.

La crisis es algo que afecta a todos y por muy millonario que se sea, en un país que ha tenido que ser rescatado de la bancarrota como Grecia, también se nota. Esto es lo que han debido pensar los hermanos Gianakopoulos para tomar una decisión que hace un par de años parecía impensable, aunque realmente, la inversión en el baloncesto griego en los últimos años ha sido algo parecido a una montaña rusa.

 

El año pasado y este verano ya se estaba dejando notar una pequeña bajada en la inversión del Panathinaikos, algo que de momento no se deja notar en la vecina El Pireo, donde sus homólogos los Angelopoulos no ocultan su facilidad para sacar la chequera, mientras las fichas más elevadas de los verdes veían una pequeña rebaja.

 

Así, los máximos mandatarios –dueños- del equipo del trébol han decidido que su apuesta deportiva en los próximos años se centrará en la cantera. Cosa que no han hecho en la última década, siendo un club mayoritariamente comprador, sobre todo en lo que a jugadores griegos se refiere, teniendo especial predilección por los clubes de su alrededor. De la actual plantilla Perperoglou, Fotsis y Bogris son por ejemplo del Ilisiakos.

 

No sabemos si esta apuesta por la cantera será real o quedará en agua de borrajas y vuelvan a caer en el derroche de dinero, ofreciendo contratos imposibles como antaño.

 

Sin ser de la cantera, ya que fue fichado del club “granja” Ilisiakos encontramos al pívot Georgios Bogris, un jugador consolidado entre la élite de su generación en categorías inferiores. Se trata de un center clásico, con 2.09 de altura, razonablemente fuerte, duro, aunque poco atlético. Se mueve bien en la pintura, con buena gama de movimientos, fuerza en el juego de espaldas y duro consiguiendo la posición interior. Puede finalizar de forma algo inconstante con ambas manos y puede jugar el pick and roll. Tiene que mejorar el aspecto reboteador y atléticamente, aunque defensivamente es un buen jugador gracias a su esfuerzo y dureza.

 

En cuanto a jugadores estrictamente de la cantera verde, hay tres apuestas que parecen bastante claras, además de otras dos junior que alternan la primera plantilla con categorías inferiores cuyo recorrido, en un primer momento, no parece tan largo como el que puedan tener Maragkos, que es la estrella de las categorías inferiores de Panathinaikos.

 

Kyprianos Maragkos parece a primera vista la apuesta más clara. Es el jugador con más potencial de su generación, el faro de la misma. Su posición principal es la de ala pívot, aunque en categorías inferiores es capaz de ocupar tres posiciones, incluida la de alero, que debería ser en la que podría dar un salto muy grande de cara a profesionales gracias a sus 2.05. Aunque esto se plantea difícil por su falta de capacidad atlética para ser una fuerza real ahí.

 

Es un auténtico todoterreno, muy inteligente jugando, con muy buena lectura de juego. Puede pasar el balón, crear ventajas desde el poste bajo con una buena gama de movimientos y facilidad para finalizar, puede doblar balones de cara y de espaldas. Tiene juego de cara, sobre todo desde poste medio y alto, tira de media distancia. Todo ello llevado a la cancha con gran agresividad en ambas partes de la cancha, lo que le ayuda también con sus limitaciones para atacar bien el rebote y ser bastante fuerte en defensa. Aún así, sus debes son bastante altos.

 

También se tiene en la casa verde mucha confianza en el desarrollo de Ioannis Dimakopoulos, el cual lo ficharon con 14 años del Esperos Patras. También nacido en 1994 se espera mucho de este jugador que ya alcanza los 2.15 de altura. A pesar de todo, le queda todo un mundo para ser un jugador aprovechable.

 

Le falta dureza, rebotea por altura pero realmente no tiene conceptos básicos para rebotear. Aún así tiene mimbres, no es un jugador egoísta, puede ver las ventajas en los 2x1 y tiene tiro. Algunos conceptos con los que empezar a trabajar en algo en lo que tienen fe, pero que le queda mucho.

 

Con ficha en la primera plantilla y jugando en el equipo junior tenemos a dos exteriores internacionales en categorías inferiores griegas, pero sin demasiado protagonismo como son Zoumpos y Karamalegos, este último, jugador con una notable capacidad para leer el juego.

 

Del mismo año que Karamalegos, tienen a dos jugadores con gran nivel dentro de las competiciones griegas, gracias a su mayor madurez y liderazgo como son los exteriores Thomas Vasileiou, Mvp del campeonato cadete griego y Thanos Hanias, a los cuales todavía no hemos podido evaluar en un torneo internacional.

 

¿Apostará realmente el club verde por la cantera? o ¿seguirá exportando jugadores de otros equipos griegos y extranjeros para su proyecto? Apostaría a que la segunda vía será la que nutra la primera plantilla casi en mayoría absoluta.

 

Muchos equipos de Euroliga seguían sus pasos y se mantenían expectantes acerca de la situación de uno de los aleros más prometedores de Europa. Finalmente, hace una semana, uno de ellos, el Olimpija de Ljubiana, equipo que tiende a apostar por gente joven, oficializaba la contratación de este jugador. Su nombre es Davis Bertans y aterriza en Eslovenia, un país de esos que viven el baloncesto con especial pasión para demostrar en estos seis años que no se han equivocado con él.

 

Los últimos meses han sido muy buenos para el letón de 18 años. En verano, una gran actuación suya, siendo el líder absoluto de Letonia, le llevó a conseguir la medalla de bronce en el Europeo sub 18 y de paso a cazar un puesto en el quinteto ideal del torneo. 14.8 puntos y 7.7 rebotes, además de un gran liderazgo en su equipo tuvieron la culpa.En la liga letona ya estaba cogiendo su parcela de protagonismo en uno de los equipos más importantes del país, el Barons de Riga, 13 puntos y 5 rebotes por partido lo atestiguan.

 

Pero, ¿quién es este letón por el que apuesta tan firmemente el Union Olimpija?

 

Davis Bertans  es un alero de 2.05 con unas grandes cualidades atléticas y un físico muy bueno para el puesto de tres, con una envergadura excelente. Aún le queda ganar algo de peso y fuerza, pero su estructura para ello, sin que pierda velocidad a priori parece muy buena.

 

A estas cualidades físico atléticas le acompaña una calidad técnica muy buena, con un gran manejo de balón con su mano derecha – algo débil con su zurda – a través de la que puede crearse su juego que está muy orientado, quizá en exceso, hacia el tiro exterior.

 

Es un muy buen tirador, con una gran mecánica, que sale de muy arriba y con una ejecución francamente rápida. Tiene mucho rango de tiro y aunque gana en situaciones de pies orientados hacia el aro es un jugador que puede crearse sus tiros, gracias a su buen manejo para ello y su rapidez en ejecución, como a tiros tras pantalla y balanceados. En situación de creación de tiros es irregular, pero no huye de la responsabilidad de creárselos y en racha es sumamente peligroso. En situaciones de media distancia también es bueno y gana regularidad en situaciones de parada y tiro.

Ofensivamente tiene más armas, como la penetración, donde puede romper con un paso muy largo y rápido para atacar el aro o doblar balones con facilidad. Puede finalizar bien, aunque debe mejorar en el contacto. Puede usar su superioridad física para jugar situaciones de espaldas al aro, pudiendo atacar el aro directamente aunque con más tendencia a girar hacia fuera para lanzar suspensiones cortas. Además suele ser una presencia activa en el rebote ofensivo.

En defensa es un jugador activo, no tiene problemas con su lateralidad y es rápido en la recuperación. Aún así tiene herramientas para ser un factor más importante en esta parte de la cancha, ya que además entiende razonablemente bien el movimiento defensivo colectivo. Puede rebotear en defensa y sacar el juego muy rápido hacia la otra pista por si mismo para comenzar la transición de inmediato.

Definitivamente, el fichaje de Bertans es un buen movimiento para Union Olimpija, ya que se hacen con un jugador joven, de unas cualidades atléticas y físicas muy buenas para la posición de tres, aunque deben trabajar en algunos aspectos técnicos, físicos y de lectura de juego, sobre todo en cuestión de lectura de algunos tiros mal tirados, precipitados o en malas posiciones. Además, debe ver, que tiene que aprovecharse más de sus corales cualidades y no centrar su juego en demasía en su lanzamiento exterior.

La Euroliga regresa. La máxima competición continental, está de vuelta y como siempre ofrece un escaparate inigualable para aquellos jóvenes con hambre, ávidos de triunfo y de mostrar al mundo que son jugadores preparados para dar el salto y ser importantes en un presente o un futuro próximo.

 

Aquí os presentamos a algunos de los jugadores Sub22 más importantes de la competición obviando a algunos precoces, con una carrera definida en la elite como pueden ser Ricky Rubio o Jan Vesely.

 

Hay algunos talentos inscritos en esta Euroleague que ya están sobradamente preparados para ese reto, como ya demostraron en la temporada pasada. Es el caso de Bojan Bogdanovic, que está destinado a erigirse desde ya en uno de los líderes del siempre joven Cibona. Sin Gordon y sin Tomas, él será la principal arma de la Cibona, con su gran combinación de talento y físico para el puesto de tres. Buen reboteador, control de pies, tiro… Hará una gran temporada sin duda alguna y se ganará un oneroso contrato con algún equipo grande.

 

 

 

Bojan Bogdanovic (Foto Euroleague/Getty)

 

Con él, en la joven Cibona nos encontramos con otros tres jugadores interesantes, como son Zubcic, Radosevic y Delas. Radosevic ha irrumpido con fuerza en el equipo tras un año de aprendizaje, siendo un jugador destinado a tener muchos minutos esta temporada. Un pívot trabajador con buen físico, que puede jugar de cara con rivales más lentos y que juega de espaldas por percusión siendo capaz de doblar balones para cortes. Zubcic es un grandísimo talento. Un 4-3 de 2.11, rápido, con gran manejo de balón y con capacidad para pasar, tirar, penetrar y rebotear. Aunque la irregularidad le puede marcar. Mario Delas, al igual que Zubcic también es del 90 y fue elegido MVP en el 2009 del mundial sub 19. Un gran talento en el puesto de 4-5, aunque con un físico un poco endeble. Puede jugar de espaldas y de cara perfectamente, con gran lectura de juego y capacidad para el pase. Tácticamente un buen defensor, aunque a veces le cuesta por su falta de peso.

 

La prolífica escuela balcánica nos deja además otros nombres. Directamente desde el Estrella Roja nos topamos con un dúo de aleros que han firmado suculentos contratos con dos grandes de la competición como son el Caja Laboral y el Olympiacos. Ambos equipos se enfrentaron por cerrar la contratación de Nemanja Bjelica, pero fue el equipo vitoriano el que se llevó el gato al agua. Aún muy tierno para la exigencia de la Euroleague o de la ACB, Bjelica es un jugador de gran talento, que juega de 3 desde sus 2.09. Lo tiene todo para triunfar, ya que maneja todos los aspectos del juego gracias a una grandísima técnica individual. Ahora tiene que dar un salto de madurez y de dureza – mental y física- en su juego para asentarse como un alero top.

 

En contraprestación al fallido fichaje de Bjelica, el Olympiacos decidió firmar a su recambio en Estrella Roja y en la selección Serbia, Marko Keselj. Con un paso fugaz por la ACB, ha sido en el equipo rojo donde se ha asentado hasta llegar a tener un papel importante en la selección plavi. Keselj es un alero con un físico y unas cualidades atléticas potentes, jugador de raza, que puede penetrar, tirar y defender, aunque le falta el conocimiento y cualidades técnicas de Bjelica, él realmente tiene la raza y carácter que le falta al del Caja Laboral.

 

Serbia nos deja, además, tres pívots muy interesantes para el futuro y el presente, empezando por el talento de Miroslav Radulijca, que firmó un generoso contrato de cinco años con el Efes Pilsen, con el cual no va a poder debutar hasta dentro de algo más de un mes por lesión. Es un pívot con mucho talento ofensivo, gran jugador al poste, con capacidad de pase, puede encarar…

 

Boban Marjanovic es un a de las apuestas del nuevo CSKA, un 2.22 bastante atlético, que juega bastante bien sin balón para recibir y hacer sencillos gestos para ser muy efectivo cerca del aro. Tiene una gran envergadura, siendo un jugador que puede intimidar mucho en la parcela defensiva. Dejan Musli, tendrá su gran oportunidad al firmar por cinco años con el Caja Laboral, después de haber dominado en categorías inferiores. Al parecer se quedará en la primera plantilla en búsqueda de una oportunidad para poder ofrecer su buen tacto cerca del aro gracias a su inteligencia en el juego sin balón.

 

Sin salir de los Balcanes, nos topamos también con otros jugadores que pueden ser interesantes en el corto plazo. Dragan Milosavljevic, puede ser la gran revelación de la temporada en el nuevo Partizan de Belgrado. Es un escolta, muy buen tirador de todas las distancias y con capacidad para penetrar. Además es un buen defensor. El bosnio Djedovic, ofrecerá su talento a la Lottomatica Roma tras ser cedido de nuevo por el Barcelona. Es un escolta con buenas cualidades físicas y muy completo técnicamente, que aún necesita aprendizaje si quiere recalar en el equipo catalán el año que viene. Tendrá un rol importante en el equipo italiano, por lo menos en la Lega. El montenegrino- español Nikola Mirotic completa este viaje por los Balcanes, siendo un pívot realmente talentoso, con capacidad de jugar de espaldas y de cara y esa capacidad de pase cotizadísima en un jugador interior. Sin irnos de la ACB, los brasileños de Unicaja Rafa Freire y César Lima, también esperan como agua de mayo una oportunidad para enseñar su valía.

 

Otra escuela de gran tradición es la lituana, donde seleccionamos a dos jugadores cuyos roles tienen visos de ser de relevancia. De Jonas Valanciunas ya hemos hablado en este blog en varias ocasiones. Pívot, grande y atlético, con una envergadura impresionante, que debe ser una amenaza esta temporada en Lietuvos Rytas como center titular. Sin embargo es nuestra primera referencia al combo forward del Zalgiris Mindaugas Kuzminskas. Un jugador atlético, que puede postear con facilidad a jugadores más débiles, penetrar con capacidad para finalizar y doblar balones y una gran capacidad de tiro exterior. Un jugador que tendrá un rol interesante en Kaunas.

 

En dos escuelas tan diferentes como la alemana, la italiana y la griega nos encontramos a cuatro viejos conocidos de este blog. Pleiss, Neumann, Aradori y Papanikolaou. Pleiss, se presenta como el jugador referencia del juego interior del Bamberg. Grande, atlético y efectivo cerca del aro. Neumann, uno de los grandes proyectos alemanes, aunque tendrá que trabajarse muchos los minutos esta temporada. Aradori, llega a Mens Sana Siena para ofrecer su capacidad de anotación y su juego todoterreno. Mientras tanto el joven Papanikolaou, un jugador también del club de los que son capaces de hacer de todo sin destacar demasiado en nada, espera su oportunidad en el Olympiacos de Ivkovic.

 

Para finalizar, destacar a la perla captada por el Armani Jeans de Milán, un ala pívot bastante completo y con mucho talento que además puede combinar las dos posiciones de forward. Tiene las cualidades de un tres, con muy buen manejo de balón, buen pasador, penetrador, conocimiento de juego, tiro, algo de juego de espaldas... pero le falta desplazamiento lateral para defender a jugadores exteriores muy rápidos. Un jugador que contará con minutos, pero que será más importante más adelante. Tiene cuatro años de contrato.

El periodo estival siempre nos depara un sinfín de acontecimientos baloncestísticos muy interesantes. Mundobasket, preeuropeo – que finalmente tras la ampliación de la FIBA no ha servido para nada- y sobre todo múltiples campeonatos en categorías de formación entre los que destacan siempre una serie de jugadores que crean expectativas muy altas. Algunas son consagraciones, otras son gratas sorpresas que hacen que este deporte más divertido y que nunca puedas quitar el ojo de encima al deporte de la pelota naranja.

 

Por encima de todo, este verano nos ha firmado la gran consagración de dos jugadores que se presentan como dos de las más grandes promesas de los últimos años. De sobra conocidos en el mundo del baloncesto – y en este blog-, sus nombres responden a Dario Saric y Jonas Valanciunas.

 

Dario Saric no ha dejado de sorprendernos torneo tras torneo durante todo el verano. Ha doblado con Croacia con las selecciones sub 16 y sub 18, jugando además en abril el prestigioso torneo de Manheimm Albert Schweitzer. El talentoso jugador de Sibenik ha liderado a cada uno de esos equipos, llegándose a proclamar campeón cadete de Europa siendo él el MVP.

 


 

De Saric ya hemos hablado en este blog. Es un jugador especial, único, con un talento, unas cualidades físicas y atléticas y un potencial que nadie en Europa tiene, ni ha tenido en muchos años. Líder, capaz de hacer absolutamente de todo en una pista con 2.04. Botar, pasar, tirar, rebotear, defender, jugar de cara y de espaldas… Es el jugador total, verle jugar impresiona, realmente.

 

Con 16 años el futuro es suyo, llegará donde él quiera llegar. Este año contará con más minutos en Liga Adriática, lo cual ayudará a su aprendizaje a jugar aún más duro y a aprender a saber jugar mejor sin balón, ya que con él en sus manos, ya ha demostrado que puede hacerlo (casi) todo.

 

 

 

El otro gran dominador del verano es otro viejo conocido, el pívot lituano Jonas Valanciunas. El joven pívot aprovechó su último torneo en categoría junior para dejar su impronta como líder de un equipo – el lituano- que arrasó en su propio europeo de forma descomunal.

 

De todas formas, en estas categorías nunca hemos podido ver realmente el impacto que podría haber tenido de llegar a ser la primera opción de su equipo. En este torneo han jugado algo más para él, pero siempre ha estado enmarcado en equipos que abusaban del juego exterior y que nunca han sacado partido a sus enormes cualidades.

 

A pesar de ello, en este torneo Jonas ha tomado buenísimas decisiones ante las defensas muy concentradas en él, creando muchos espacios en beneficio de su equipo y tirando del carro cuando era necesario. Es muy atlético, con una envergadura excelente. Suele tomar buenas decisiones y no le gusta forzar tiros, lo cual se ve reflejado en sus excelentes porcentajes. Puede jugar de espaldas – casi siempre jugando hacia su lado derecho – aunque tiene que añadir más movimientos a una gama que aún se antoja algo escasa- , puede jugar de cara con un primer paso largísimo y muy rápido, tiene cierto rango de tiro, juega el bloqueo directo, ataca como nadie el rebote ofensivo…

 

 

 

Pero donde realmente viene su gran dominio es en defensa, donde su capacidad atlética, su conocimiento del juego, no rehuir el choque y su gran envergadura le hacen un jugador muy dominante.

 

Este año será el pívot titular del Lietuvos Rytas al que podremos seguir en la Euroleague. No sería de extrañar verlo el año que viene en la selección de Lituania señor. Personalmente, no me extrañaría.

 

En esta misma selección nos topamos con un jugador que me ha sorprendido de gran manera en este torneo, Deividas Pukis. Pukis es un escolta- alero de formación americana. Pukis es un gran tirador, que puede tirar de muchas maneras y crearse sus propios tiros a pesar de no ser un jugador especialmente atlético, ya que puede tirar en poquísimo espacio y desequilibrado. Tiene una buena mecánica, sacando el balón de muy arriba y con grandísima puntería.

 

Esa es su especialidad, el tiro, como los lituanos de la vieja escuela. A parte es un jugador entregado, trabajador, aunque tiene algunos problemas defensivos, sobre todo por falta de desplazamiento lateral. Ofensivamente, también puede aportar su capacidad penetradora, sobre todo con campo abierto finalizando con bastante fuerza.

 

Ponitka ha sido otra gran sensación, sobre todo por su exponencial salto cualitativo en un año. Empezó de manera sobresaliente el verano – con el mundial sub17 – y lo ha acabado de manera tremenda llevándose el MVP del Basketball without Borders celebrado en Barcelona.

 

Mateusz Ponitka es un jugador muy completo ofensivamente hablando, aunque tampoco se queda atrás en labores defensivas, donde destaca por una capacidad atlética muy buena y una capacidad para robar balones en línea de pase excelente.

 

Ofensivamente es un quebradero de cabeza para la defensa rival ya que puede hacer de todo, medias penetraciones con suspensión, tiro de tres – creado o en estático -, penetrar con un buen manejo de balón y creatividad para finalizar en contacto o doblar balones – ayudado por un buen primer paso-…


En definitiva un jugador bastante completo en todos los aspectos, cuya evolución ha sido escandalosa en tan solo un año. De seguir así, puede convertirse en un jugador muy importante en el baloncesto europeo, enmarcado dentro de una más que interesante nueva hornada de talentos polacos.

 

 

Uno de los bases con más proyección de toda Francia tendrá la oportunidad de dar un paso más en su formación, con la excelente oportunidad de poder jugar en la liga más importante del continente a través del Meridiano Alicante. Su nombre es Thomas Heurtel y de continuar con su progresión, formará parte de la selección nacional absoluta en pocos años.

 

Heurtel llega cedido del Asvel Lyon, equipo que lo ha captado después de aglutinar dos excelentes temporadas en la Liga francesa con el Pau Orthez y el Strasbourg, donde se ha consolidado esta temporada como el mejor jugador joven de la competición, obteniendo, dicho sea de paso, el galardón al mejor jugador joven, algo que ya consiguiera un conocido nuestro como Nando de Colo. Por noche ha firmado unos excelentes 9.4 puntos y 4.8 asistencias.

 

Otro premio que ha de su sumar a su palmarés es el de MVP del prestigioso Eurocamp de Treviso de este año donde deslumbró con su – a veces excesiva – creatividad.

 

El jugador de Beziers es un híbrido entre base y escolta de 1.86 con mucho talento. Aún así, desprende dudas acerca de cual será su posición definitiva una vez se asiente al más alto nivel, ya que algunos de su defectos le podrían llegar a catalogar como un escolta con talento creador más que como un base, pero su talla hace que quizá pueda tener problemas para desarrollarse en esta posición en un futuro.

 


 

Heurtel es un base creativo y anotador al que en Francia comparan su estilo de juego con el de Juan Carlos Navarro. Un jugador rápido, con un gran primer paso, manejo de balón con ambas manos y capacidad de tiro.

 

En ataque le gusta mucho atacar a su defensor para crear mucho juego. Tiene un primer paso muy bueno con el que desborda, aunque también puede desbordar con mucha facilidad a través de una excelente, aunque muchas veces excesiva capacidad de dribling. Aquí es donde reside su gran arma creadora, ya que ve muy bien la situación y ejecuta muy bien los pases en estas situaciones para conseguir canastas fáciles y tiros abiertos, si bien muchas veces quiere recrearse demasiado y eso le pasa factura en cuestión de pérdidas.

 

Como anotador, puede finalizar algunas de estas situaciones que comentamos en el párrafo anterior, si bien, su primera opción es en la mayoría de ocasiones el pase. Muchos de sus puntos pueden venir también de contraataques, sobre todo a través de robos al estar listo en líneas de pase.

 

Otro de sus puntos fuertes como anotador es el tiro, aunque a veces también se transforma en un punto negro, que viene del que es su gran debe. Su mecánica es buena y rápida. Puede lanzar en cualquier situación ya que se crea muy bien sus tiros, aunque muchas veces su selección de tiro es mala, demasiado forzada y ansiosa.

 

Aquí es donde es importante comentar su gran debe, que no es otro que la lectura de juego en muchas ocasiones y su poca capacidad de liderazgo. Muchas veces toma decisiones erróneas y precipitadas, mientras que en otras muchas se deja llevar por la espectacularidad, lo cual le impide en algunas ocasiones no ser tan eficaz como debiera. En cuanto a liderazgo, le falta mucho que aprender. No es un líder natural y es incapaz de ser la prolongación del entrenador en la pista, no siendo capaz de ordenar a sus compañeros en muchas ocasiones.

 

Defensivamente, debe aprender a ser más intenso, ya que tiene unas cualidades muy buenas para ser un buen defensor: buen desplazamiento lateral, rapidez de manos, capacidad para leer líneas de pase, anticipación… pero tiene que ser mucho más intenso en la pista, algo que en la ACB tendrá que desarrollar para poder crecer y jugar minutos en un nivel de exigencia como este, que sin duda le llevará a tener que minimizar errores si quiere aprovechar esta excelente oportunidad de aprendizaje que se le presenta.