ACBBlogs

Llegan desde el frío. Desde países que aparentemente y tradicionalmente no tienen ninguna tradición baloncestística. Podríamos llamarle Escandinavia, tierra sobre la que nadie se pone de acuerdo sobre su formación, por lo que los llamaremos países nórdicos. En la memoria nos deja un poso de frío, pero la nueva hornada de jugadores de estos países viene caliente, queriendo emerger un nuevo baloncesto lleno de talento del que vamos a rescatar a sus máximos exponentes. Seguir el ejemplo de Jonas Jerebko, es su mayor proposito.

 

Haukur Palsson es probablemente el jugador con más potencial de los países nórdicos. Palsson es un alero islandés de 1.98 que ha sido reclutado por la prestigiosa universidad de Maryland tras pasar un año en el High School Monteverde en Florida. Es un jugador que puede jugar en las tres posiciones exteriores sin aparente problemas, con un buen físico y una buena capacidad atlética es un jugador bastante compensado.

 

 


 

 Haukur Palsson

 

Interpreta bien el juego con y sin balón. Tiene buen manejo de balón por lo que puede penetrar con mucha fuerza para finalizar muy fuerte cerca del aro o incluso con tiros cortos. Tira bien desde fuera, aunque eso sí, es un jugador que necesita su tiempo. Es un buen reboteador, utilizando muy bien su fuerza y atletismo. Además en defensa es un jugador sólido, que puede defender a una amplia gama de jugadores, presentando un buen desplazamiento lateral y una buena velocidad de manos.

 

Los mayores talentos de Suecia responden a los nombres de William Magarity y Nicholas Spires. Magarity – 1993-  es un jugador conocido por todos los clubes de Europa, incluso siendo tentado por más de uno para formar parte de sus proyectos. Él de momento, prefiere quedarse en su tierra natal donde seguir desarrollando todo su potencial.

 

Se trata de un 4-3, de 2.05 de altura y una envergadura de brazos tremenda. Es un jugador con mucha clase y buen conocimiento de juego, que puede hacer muchas cosas en ataque, postear, penetrar, pasar – con muy buena capacidad de pase y lectura de juego- y tirar, creándose sus propios tiros sobre todo de media distancia. En defensa, es un correcto reboteador y sus enormes brazos le permiten ser un gran intimidador, que posee un gran timing para el tapón.

 

Spires en un jugador que está siendo tentado por los grandes clubes europeos. Un ala pívot de 2.07 nacido en el 94, completísimo. Le gusta jugar de cara, con buena velocidad para desbordar con facilidad, puede jugar de espaldas, con un buen giro para atacar el aro, tiene tiro de media distancia, ve el juego con facilidad con extraordinaria habilidad para dar el último pase.

 

Defensivamente, sin ser un especialista es un jugador apañado, ya que tiene buena envergadura y muy buena actitud. Aún así le falta mucha fuerza física y velocidad en los desplazamientos y es un jugador propenso a caer lesionado.

 

Sueco también es el jugador de la Virtus de Bolonia Jonathan Person -1993-. Él es un base de 1.90 con una capacidad física y atléticamente muy bueno. Su primer paso es realmente rápido, es un gran penetrador gracias a esto y a una buena combinación de soluciones técnicas. A través de esto puede crear mucho juego para él y sus compañeros. Le gusta también crear juego desde el poste bajo.

 

Muchas veces, su estilo de juego es demasiado alocado y se le va el tempo de las manos, además es un mal tirador exterior, algo que debe mejorar si quiere dar el siguiente paso. Pero sus capacidades físicas y su notable rendimiento como base puro le hacen ser un jugador muy a tener en cuenta.

 

Sin salir de Suecia, nos topamos con la nueva perla del Manresa – junto con el finlandés Iikka Maki- , Markus Eriksson, uno de los mejores escoltas tiradores de la generación del 93. Pretendido por varios grandes, incluyendo el FC Barcelona, Eriksson es un tirador puro. Todo su juego se basa en el tiro, que realmente es espectacular. Muy rápido armándolo, se lo puede crear en cualquier situación, para lanzar de cualquier distancia con fiabilidad espectacular. Su debe es que no sabe aprovechar su habilidad para lanzar y ser una amenaza constante en el tiro, para penetrar o hacer otras acciones más allá del tiro. Además, le falta capacidad física y atlética.

 

Para finalizar destacar al escolta danés nacido en 1993 Esben Reinholt. Curiosamente, es un danés que juega en una de las escuelas clásicas del baloncesto europeo, el KK Split. A Reinholt lo descubrí en el NIJT de París y sorprendió a los allí presentes siendo probablemente el mejor jugador del equipo en el torneo.

 

Es un escolta fuerte, que lee bien el juego y minimiza los fallos propios y del equipo. Muy poderoso en la penetración, le gusta ir a anotar, pero también puede doblar balones con facilidad. Tiene tiro, es un buen reboteador para su posición y es un extraordinario defensor, muy físico e intenso, es muy difícil de batir en el 1x1 y cubre muy bien las líneas de pase.

Su nombre resuena en la cabeza de los grandes clubes del continente. No es ni mucho menos un desconocido para ellos, siendo uno de los nombres que está señalado en fosforito en todas las agendas. ¿Sus méritos? Ser uno de los mejores pívots jóvenes de Europa y encima quedarse liberado este verano y sin perspectivas de acudir a la llamada de la NBA.

 

Miroslav Raduljica, sin duda alguna un nombre que dará que hablar este verano, como bien lo ha hecho ya durante esta temporada. Bien por los rumores que lo colocaban en Tel Aviv, bien porque su juego habla por si mismo cuando pisa una cancha en la Liga Adriática o en la Liga Serbia.

 

Lejos de quedarse huérfana la NBL-ABA de jugadores absolutamente dominantes con la marcha del MVP Ante Tomic, Miroslav Raduljica, dio el salto definitivo para convertirse en el jugador a seguir de la competición, a pesar de la mala temporada de la factoría-equipo llamado FMP Zeleznik.

 

El pívot serbio ha ido creciendo poco a poco en el equipo de Belgrado, cada año ofreciendo al público cosas nuevas en su repertorio y alcanzando una consistencia que le convierte en uno de los jugadores más deseados del mercado, sobre todo, dentro de un mercado en el que es difícil encontrar jugadores que realmente puedan jugar en la pintura y que tengan una amplia gama de soluciones en su carta de servicios.

 

Raduljica, marca 2.13, con un tren superior muy fuerte y una capacidad atlética bastante decente para su altura, que le permite que su juego fluya, pudiendo postear, encarar y correr la pista si es menester.

 

Su juego ofensivo es bastante completo y este año se ha dejado ver con tremenda claridad, siendo la opción número uno en el ataque del Zeleznik. Su principal arma viene desde el poste bajo, volviendo a los orígenes del clásico pívot de antaño. Coge muy bien la posición en el poste, para recibir y crear pacientemente. No huye del juego físico, buscando siempre la mejor opción, con buenos movimientos de pies, giros, amagos y una amplia gama de opciones que le convierten en un gran jugador de poste. Puede solucionar de varias maneras, sin obcecarse con el aro, siendo un gran pasador que ve y entiende muy bien el juego desde su altura, para crear juego así para el resto de compañeros. A parte, tiene muy buen tacto con ambas manos para solucionar, finaliza muy fuerte, tiene gancho con la mano derecha, giro y suspensión…

 

Pero sus habilidades ofensivas no se quedan en el juego al poste, ya que es bueno leyendo y pasando desde el poste alto y medio, puede poner el balón en el suelo para atacar de cara y es bastante fiable en su tiro en un rango de hasta cinco metros del aro.

 

En la parcela defensiva es donde se ven más sus defectos, ya que no es un gran defensor y aquí se le notan más las deficiencias atléticas, en conceptos como lateralidad o en el salto. No es todo lo agresivo y físico que debiera, además su posicionamiento no es el mejor. En ocasiones se puede desconectar del partido a través de su defensa o a través de faltas innecesarias.

 

El rebote tampoco es uno de sus mejores facetas, aunque ciertamente puede rebotear con bastante facilidad en ambas partes de la cancha debido a su buen físico, pero es un aspecto que podría mejorar con trabajo. Trabajo y calidad, como la que ha ido puliendo hasta ser una joya en el mercado.    

Como ya es tradición paralelamente a la Final Four, se disputó en París, en un recinto un tanto precario, todo hay que decirlo, el Nike Internacional Junior Tournament, que centra en cuatro días a ocho equipos de categoría junior europeos que lograron el pase a través de las citas previas de Roma, L´Hospitalet, Londres y Belgrado.

 

FMP Zeleznik partía como uno de los grandes favoritos, sobre todo por su condición de actual campeón en las últimas dos ediciones y por albergar en su plantilla al mayor talento del torneo, Nenad Miljenovic, del que ya hablamos profundamente en la primera entrada del blog.

 

Los serbios no pudieron repetir título al toparse con el INSEP, que comenzó perdiendo el primer partido, pero que supo crecer a lo largo del campeonato para eliminar a otro de los grandes favoritos al título, el Zalgiris Kaunas que se presentó con la baja de última hora de Tauras Jogela.

 

Ciertamente el nivel ha sido un tanto decepcionante, sin jugadores que tengan un potencial desórbitante como para pertenecer en el futuro a la superélite. El quinteto de gala se compone por Freire (Unicaja), Invernizzi (INSEP), Redikas (Zalgiris), Jean-Charles (INSEP) y Jankovic (FMP).

 

La gran “sorpresa” fue el título conseguido por el INSEP, que sacó los colores en la final al FMP, para llevarse el título en un partido en el que los serbios no supieron plantar cara a la capacidad física y atlética de los franceses.

 

La capacidad física y atlética es la gran virtud de este equipo, supliendo así en muchas ocasiones la falta de recursos técnicos. Aún así hay algunos jugadores ciertamente interesantes más allá de Leo Westermann que causó baja por lesión.

 

En sus filas milita el mvp de la competición, el 4-3 Livio Jean-Charles. Jean-Charles finalizó el campeonato firmando un 72% en tiros de campo, gracias a su buena selección de tiro y capacidad atlética. Se trata de un jugador muy atlético que ha jugado a tiempo completo de cuatro, cuando con la selección francesa lo venía haciendo últimamente de tres. Es probablemente el jugador con más margen en el equipo, ya que a sus habilidades jugando cerca del aro, su gran capacidad para leer el juego y pasar el balón, su buen tacto cerca del aro y suspensión de media distancia, se le añade un buen juego sin balón y una evolución muy buena en su juego de cara. Añadir que es un jugador sobrio en el rebote y que defensivamente es un jugador intenso que sabe usar bien sus armas.

 

Otro  jugador interesante es Hugo Invernizzi, que acompañó a Jean-Charles en el quinteto de gala de la competición. Es un jugador atípico dentro de lo que vienen siendo los últimos proyectos de la escuela francesa. Es un dos completo, que destaca sobre todo en su faceta de tirador, sacando el tiro muy rápido y pudiendo tirar en muchas posiciones tanto de larga como de media distancia. Se crea sus tiros, aunque no los fuerza, teniendo una buena selección de tiro. Inteligente leyendo el juego y en el juego sin balón, puede penetrar para descompensar la defensa y anotar por si mismo o crear para los demás.

 

Otros jugadores destacables en el campeón son el base Mathis Keita, un combo guard atlético que puede anotar por fuerza y crear juego a través de la penetración. Uno de los líderes del equipo sin duda. William Howard tiene detalles de buen tirador de larga distancia y un gran primer paso, que le hacen ser un jugador a tener en cuenta.

 

El doblemente campeón FMP fue de más a menos en el campeonato. Comenzó con una gran exhibición de baloncesto colectivo ante la Benetton y luego sufrieron para llegar a la final con dos milagros en los segundos finales de Nenad Miljenovic, con un triplazo entre tres defensores – ante Split-  y de Bogdan Bogdanovic – un tres anotador con buen físico que crea mucho juego con su gran capacidad penetradora-  con una gran canasta ante Unicaja. Ya en la final, echaron en falta la presencia de un interior realmente determinante, a pesar de tener a Nikola Jankovic – aún en edad cadete-, Nemanja Bezbradica – un center fuerte con mucho tacto cerca del aro y tiro de media distancia- y Nikola Siladi que jugó un torneo francamente decepcionante.

 


 

Miljenovic es el líder de este FMP, sobre él ha recaído todo el juego y prácticamente sus compañeros no han podido seguirle, teniendo que asumir él demasiadas responsabilidades anotadoras. De sus virtudes no vamos a hablar más, son de sobra conocidas, pero en este torneo no hemos vislumbrado prácticamente muchos cambios en su juego, sobre todo porque el equipo no le acompañaba. Así, su selección de tiro ha sido cuestionable y su acierto desde el tiro libre muy bajo.

 

El otro gran jugador del FMP en el torneo ha sido el interior cadete Nikola Jankovic, que se presenta como uno de los jugadores con mayor potencial del torneo. Es un cuatro con capacidad para jugar de tres muy completo. Con una gran capacidad de posicionamiento para el rebote, sobre todo el ofensivo, es un jugador que puede hacer muchas cosas bien. Puede jugar al poste para finalizar muy bien cerca del aro, muy bueno girando y amagando y culminando con un gran tacto cerca del aro. Juego bastante bien sin balón, puede jugar de cara poniendo el balón en el suelo e incluso tirar, sobre todo de media distancia donde es muy efectivo.

 

Unicaja y Zalgiris Kaunas estuvieron luchando hasta el último momento por el pase a la final, sobre todo los malagueños que fueron eliminados con la bandeja de Bogdanovic y la réplica posterior que no pudieron anotar de José Pozas. Seguramente con la participación del lesionado Servera, hubieran podido disputar la final.

 

La buena noticia es que Rafa Freire ofreció su mejor versión, dejándose ver su experiencia a nivel profesional en la pista. El base brasileño empleó sus grandes capacidades atléticas para anotar con fluidez, sobre todo a través de su gran suspensión, defender, rebotear y penetrar. Aún así, todavía tiene dificultades en algunos pases, dándolos sin seguridad y perdiendo así demasiados balones.

 


 

Del resto de la escuadra, se puede decir que fue un bloque compensado, sin demasiados altos ni bajos, en los que destaca la presencia de Mallick Fall, que sin jugar un torneo demasiado brillante, deja últimamente perlas que constatan su progresión.

 

El Zalgiris se quedó fuera de la final contra pronóstico perdiendo con el INSEP en el cara a cara por la final. Con la ausencia de Jogela, sus jugadores más destacados fueron Redikas, Ulanovas y Jakstas.

 

Dovydas Redikas es el jugador con más talento del equipo, un todoterreno que atrás es todo sacrificio  y en ataque es tremendamente elegante. El lituano es un escolta, con buen manejo de balón al que le encanta jugar con el campo abierto. Tiene tiro y le gusta penetrar con mucha fuerza pero a la vez con una técnica muy depurada para poder doblar balones o finalizar con ambas manos.

 

Ulanovas ha sido la gran sorpresa del equipo, multiplicando sus números y siendo una importante arma ofensiva para los bálticos. Es un jugador atlético al que le gusta penetrar y finalizar con muchas variantes o tirar de fuera. Jakstas es un ala pívot undersized, con buen físico y velocidad al que le gusta jugar al poste por velocidad o entrando en velocidad recibiendo en movimiento. Puede tirar, rebotear y es un buen defensor.

 

KK Split, Cajasol y Union Olimpija acabaron el torneo con una victoria cada uno. Los croatas ganaron a la Benetton en el mejor partido de su estrella, el base Toni Katic. Pese a todo Katic no firmó un torneo demasiado bueno, estando tremendamente desacertado en la finalización. El base croata basa su juego en la penetración, yendo muy fuerte al aro, a partir de donde intenta finalizar o buscar cortes interiores o tiros exteriores de sus compañeros. Por dentro le ayudaba Filip Najev un pívot fuerte en el poste bajo con mano de media distancia, que va bien al rebote en ambas partes de la pista.

 

El Cajasol tuvo un participación muy buena a pesar de que comenzó mal con una contundente derrota ante el Zalgiris que se fraguó en el primer cuarto, en parte por la falta de experiencia del conjunto andaluz. Logró reponerse en las dos jornadas siguientes sacándo una victoria ante Olimpija y una derrota en la prórroga – que pudo ser perfectamente una victoria- ante el campeón INSEP.

 

El senegalés Pape Amadou y Pablo Villarejo, junto con la versatilidad del pívot brasileño Darín – un pívot que hace de todo: juega en pintura, tira y rebotea-  lideraron al Cajasol. Amadou es un portento físico capaz de jugar de pívot y de alero gracias a su habilidad para jugar de cara desde el poste medio, su tiro y su toma de decisiones. Buen reboteador y defensor, tiene un amplio margen de mejora todavía. Villarejo es un exterior que tiene que utilizar su inteligencia para huír de ese handicap que le pesa en cuanto a físico y capacidades atléticas. Aún así es un muy buen tirador que puede tirar en todo tipo de situaciones y un penetrador tras pantallas bastante interesante.

 


 

Olimpija de Ljubiana tuvo su primer contratiempo cuando antes del partido inaugural se lesionó su interior estrella Gezim Morina, un pívot con buena mano y muy hábil jugando al poste bajo. Aún así, logró sacar una victoria en la primera jornada contra el a la postre campeón, gracias a tres triples seguidos convertidos por Micic y su estrella Jan Span.

 

Span es el claro líder de este equipo, un jugador con experiencia, ya que entrena con la primera plantilla a tiempo completo. Es un base inteligente, que sabe controlar el juego y ver las mejores opciones. Le gusta mucho jugar con pantallas y bloqueos – muy bueno en pick and roll-  para penetrar y ver las opciones de anotación suyas y de los suyos, incluyendo una parada y tiro muy interesante.

 

Benetton Treviso fue con diferencia el peor equipo de la competición, con una selección de tiro realmente paupérrima y con un juego interior inexistente. Lo cierto, es que la baja de su estrella Alessandro Gentile – convocado por el primer equipo- les hizo mucho daño y los llamados a liderar el equipo, el croata Armin Mazic y el búlgaro Pavlin Ivanov no funcionaron.

 

Así que fue Alessandro Zanelli el que asumió el liderazgo. Zanelli es un escolta en el cuerpo de un base, al que le gusta mucho penetrar para crear su juego y el del equipo. Tremendamente vertical, casi siempre que lo intenta saca algo positivo. Tiene  un tiro muy rápido que lo saca en cualquier situación y distancia.

  En el juego exterior, destaca el jugador del Rathiofarm Ulm Robin Benzing. En su primer año en Ulm, Benzing está rindiendo a gran nivel, siendo el jugador elegido para construir el equipo alrededor suyo en su último año de contrato.

 

El alero nacido en 1989 tiene unas condiciones excepcionales para este deporte, ya que estamos hablando de un alero de 2.08 con una bastante buena capacidad atlética. Aún así le hace falta ganar mucha fuerza y así poder mejorar en el aspecto reboteador y defensivo.

 

En ataque es un jugador que prioritariamente tiene dos opciones a través de las que anotar en las que es muy bueno: tiro exterior, sobre todo recibir y tirar y penetrar gracias a un gran primer pase y unas buenas habilidades para acabar debajo del aro. A pesar de que este año con la confianza que les están dando y está mejorando en este aspecto, es un jugador que debería aprovecharse más de su talla y calidad para jugar en el poste y jugar alrededor del aro sin balón para anotar. También tiene buena visión de juego y esa capacidad para ejecutarlo pasando el balón.

 

En defensa es un jugador capaz de cambiar tiros y decisiones, pero hay que decir que no es su punto fuerte. Con interiores le falta fuerza y con exteriores sufre mucho porque le falla el desplazamiento lateral. Además tiene que mejorar en el aspecto reboteador.

 

El otro gran jugador de gran talento en la actual selección junior, junto con Philipp Neumann, es el escolta Patrick Heckmann, que está siendo la gran sensación a nivel de categorías inferiores en Alemania, siendo el Mvp del All Star de la liga junior alemana. Además en el torneo disputado estas navidades en Barakaldo ya dejó buenísimas sensaciones.

 

El jugador del ASC Mainz es un jugador con una notable capacidad atlética, bastante delgado, aunque fibroso. Necesita ganar fuerza y potencia para dar el salto, pero tiene una serie de cualidades muy buenas para llegar a ser un buen jugador. 

 

Un líder sobre la pista que presenta una buena capacidad para entender el juego y crear para sus compañeros, de ahí y de su buen manejo de balón puede que su futuro se oriente a las posiciones de uno y de dos, más que de dos-tres. Es un gran penetrador, con muchas soluciones para llegar al aro o crear juego manejando ambas manos sin problemas. Muy bueno en transición, bastante comprometido atacando el rebote de fuera hacia adentro, sacando el juego muy rápido. Además, puede tirar con bastante acierto, aunque realmente no es un tirador que pueda crearse con facilidad sus tiros, sino más bien, recibir y tirar. 

 

Este año está siendo de lo mejorcito en Alemania, por encima de otros jugadores con más experiencia como Kevin Bright – alero anotador (tirador) de raza negra que jugó un gran torneo en el NITJ de Berlín- y brillando con jugadores como Borekambi o el pívot Daniel Theis.

 

 

Un año mayor de 1991 nos encontramos al alero del Alba de Berlín Niels Giffey. Giffey es un alero de 2 metros que este año apenas ha podido jugar debido a una mononucleosis que le ha tenido apartado mucho tiempo de las canchas. Aún así, sigue siendo un alero bastante interesante por su capacidad de hacer un poco de todo en una pista de baloncesto.

 

Es un jugador que puede anotar, tirando desde el exterior, con buena mano desde tres, penetrar sobre todo a través de su potencia, lanzar en suspensión de media distancia, pasar decentemente el balón… No es un grandísimo jugador en ningún apartado, pero es sólido en bastantes. Rebotea bien y es un buen defensor.

 

Después de cuatro años de formación en Estados Unidos, Lucca Staiger ha vuelto a Alemania para formar parte del Alba de Berlín. Fichado de la universidad de Iowa State, su contratación está más encaminada hacia el futuro que hacia el presente, ya que su relevancia en la plantilla es escasa.

 

Aún así, Staiger es un jugador muy interesante por su capacidad tanto anotadora como defensiva. Física y atléticamente es un buen jugador, algo de lo que se aprovecha para ser un buen defensor.

 

Ofensivamente, se puede decir que es un tirador extraordinario por encima de todo, pudiendo lanzar de muchas maneras, recibiendo y tirando e incluso tras dribling.

 

 

 

 

El baloncesto es un deporte en alza en los últimos años en Alemania. Vital importancia para este desarrollo la tiene la superestrella de la NBA, Dirk Nowitzki, un espejo en el que los jóvenes alemanes se miran en el espejo cuando toman la decisión de jugar a baloncesto en detrimento de otros deportes de gran tradición como fútbol, el balonmano o el hockey.

 

Así, en los últimos años el buen hacer de la federación alemana ha hecho que la selección haga un buen papel en torneos internacionales y ayudado a fomentar una cantera bastante interesante.

 

En la parte negativa, siempre queda, que las expectativas muchas veces están por encima de las realidades en ese afán de buscar el nuevo Nowitzki, como en otras escuelas están obcecados en ver a los nuevos Petrovic o Kukoc.

 

Aquí veremos los jugadores que vienen desde abajo golpeando con fuerza para labrarse una buena carrera en el baloncesto Europeo y quien sabe si en el baloncesto NBA.

 

La tradición de jugadores alemanes de origen norteamericano sigue muy vigente en la actualidad en la Alemania baloncestística, con un máximo exponente en el 3-4 Elias Harris. El jugador de la Universidad de Gonzaga está causando un gran impacto en la liga universitaria americana, siendo el líder del equipo con Matt Bouldin, promediando 14.7 puntos y 7.2 rebotes por noche.

 

Jugando casi a tiempo completo de ala pívot Harris es un jugador que debería ir dando pasos hacia el puesto de tres, ya que es quizá algo corto para la posición de cuatro en la alta competición profesional. Aún así presenta unas cualidades físicas excelentes, siendo muy fuerte y atléticamente bastante rápido. Puede tirar de media distancia, de larga incluso si tiene tiempo y está colocado y puede postear con algún movimiento interesante finalizado en gancho. Aún así, su fuerza vital es la penetración, donde es un jugador muy explosivo y fuerte, a través de lo que saca muchas faltas y/o anotar, a pesar de que no es un gran finalizador.

 

Defensivamente es un jugador que puede rebotear con cierta fluidez gracias a sus características físicas, lo que hacen que sea un jugador bastante fiable en defensa gracias también a la agresividad que despliega en todas sus acciones. Así lo entendió Bauermann este verano, convirtiéndolo en su especialista defensivo, curiosamente jugando en la posición de escolta.

 

En posiciones interiores es donde Alemania tiene un mayor potencial, claramente marcado, por tres jugadores de gran potencial como Ohlbrecht, Pleiss y Neumann.

 

Tim Ohlbrecht es un jugador con un tremendo potencial, tanto es así que en el país teutón fue apodado como “el nuevo Nowitzki”. A pesar de eso, nunca ha sido capaz de desarrollar ese potencial que atesora, demostrando con los años ser un jugador con dudosa actitud, algo que hizo que en el pasado verano dejara el Bamberg para acabar en Bonn, donde de la mano del mítico Michael Koch está jugando su mejor baloncesto y relanzando todo ese pontecial.

 

Ohlbrecht ha ganado mucha potencia física en los últimos años, siguiendo manteniendo además una buena capacidad atlética. Este año ha vuelto a una posición en la que se siente más cómodo, la de cuatro. Koch le está dando mucha confianza y a pesar de seguir sin ser un jugador muy proclive a aprovecharse de sus cualidades en el poste, está evolucionando con pasos cortos pero firmes.

 

Su actitud es mucho más positiva que en años anteriores. Ha mejorado en el rebote, sabe controlarse mucho más en temas de faltas, sigue siendo un jugador excelente recibiendo y tirando de larga distancia, anota fácil al aprovecharse de las ayudas defensivas – finalizando fuerte y con muy buen tacto- y es un jugador que intimida defensivamente. Pero toda esta mejora ha venido por la confianza y un cambio radical en cuestión de actitud.

 

Tibor Pleiss es un año más joven que Ohlbrecht y curiosamente llegó este verano a Bamberg en detrimento del ahora jugador del Telekom Baskets. Pleiss se ha hecho un hueco en la selección absoluta y este año se ha hecho con el puesto de pívot titular en el equipo que lucha de forma directa con el Alba de Berlín por el título de la BBL.

 

Tibor es un 2.15 con gran envergadura y muy buena capacidad atlética. Es un jugador con bastante talento y proyección. Puede jugar en el poste con solvencia, finalizando con suspensiones cortas o con gancho. También puede romper en situaciones cercanas al aro jugando de cara – aún así y a pesar de tener un buen tacto, muchas veces tiene problemas en el choque- , o lanzar suspensiones medias con bastante facilidad. En ataque lee bien situaciones de bloqueos indirectos, directos y sobre todo el pick and roll.

 

En defensa, es un jugador que intimida mucho, va bien al tapón pero que sufre en ocasiones en el rebote en demasía y sufre con gente muy fuerte.

 

El otro gran talento interior alemán es Philipp Neumann. El jugador del Bamberg –será parte de la primera plantilla el año que viene-, es el otro gran interior de la generación del 92, aunque siempre ha sido eclipsado por el foco mediático de Enes Kanter y Jonas Valanciunas.

 

El interior alemán ya dejó muy buenas sensaciones en su paso por el torneo de Barakaldo y fue el jugador más dominante en el NIJT de Belgrado. Él es uno de lo s jugadores con más potencial de su generación, un híbrido entre 4 y 5, que cada vez más se inclina por el juego orientado a la posición de ala pívot, eso sí, uno muy completo.

 

Físicamente es un jugador interesante, relativamente fuerte y con buena movilidad, aunque sin ser un prodigio atléticamente. En el apartado ofensivo puede hacer un poco de todo, jugar al poste con una gama amplia de movimientos y bastante fuerza para finalizar con muy buen tacto con ambas manos, jugar de cara para ir fuerte al aro con un buen manejo de balón y un primer paso muy largo o hacer tiros de media o larga distancia, desde donde está mejorando bastante. Además también puede pasar el balón, aunque muchas veces retiene el juego en exceso y le cuesta tomar algunas decisiones. Corre muy bien la pista…

 

En defensa es un jugador muy implicado, muy activo y comunicativo y que ataca muy bien el tapón. Además es un valor seguro en el rebote y es bastante efectivo defendiendo missmatches.

 

Después de la gran fiesta del baloncesto español, con gran ambiente en las gradas tanto en el BEC como en La Casilla, el mundo del baloncesto vuelve a la normalidad. En la Minicopa pudimos ver, el que fue el partido de la Copa del Rey en general, la gran final que nos brindaron el Regal Barcelona y el DKV Joventut. Además, esta competición, como siempre nos dejó nuevas joyas para el baloncesto del futuro, como Marc Bauza, Matías Boho, Xavi Moreno, el brasileño Daniel Bordignon o el pívot Jon Urtxulutegi.

 

Tras esto, la rutina regresa a nuestras vidas, aunque desde aquí seguimos descubriendo a nuevos valores para un futuro. Esta vez nos vamos hasta París para seguir a dos de los grandes valores de la cantera francesa, los subcampeones de Europa junior Evan Fournier y Leo Westermann.

 

Estos dos jugadores exteriores no son el prototipo de jugador francés de nuevo cuño, más basados en su supremacía física y atlética que en los conceptos puramente técnicos.

 

Evan Fournier demostró este verano su gran talento con la selección francesa sub18, alcanzando el subcampeonato y el quinteto ideal del Europeo Sub18 como ya comentamos hace unos meses.

 

Actualmente juega en el Nanterre parisino en la ProB francesa con un papel no demasiado destacado. A pesar de ello, Fournier es un jugador de 17 años, con un perfil atlético bastante bueno y mucha talla para las posiciones de dos y de tres. Aún así, para el siguiente nivel, se antoja necesario que adquiera fuerza física, sobre todo en un tren superior que es francamente endeble, que mejore en su tiro exterior y su defensa.

 

Evan es un jugador que ofensivamente es bastante completo, puede hacer un poco de todo y anotar de bastantes maneras. En la pista sabe leer bastante bien las defensas para anotar de manera efectiva. Muy bueno penetrando, para anotar por él mismo o doblar balones. Es muy bueno finalizando a pesar de su físico, lo puede hacer con ambas manos y aguanta excelentemente el choque. Además, puede tirar con solvencia de media distancia y puede lanzar desde 6.25 aunque aún con irregularidad más allá de tiros estáticos. Tiene pase, bote y es explosivo, sobre todo jugando con la pista abierta, donde es un excelente jugador.

 

Foto FIBA Europe / Pascal Allée

 Fournier, máximo anotador de la selección francesa sub18 plata en el Europeo de Metz
(Foto FIBA Europe / Pascal Allée)

 

 

Leo Westermann es la nueva gran joya del INSEP parisino. Aún así, una inoportuna lesión le ha dejado KO para lo que resta de temporada, no pudiendo ser de la partida en el torneo de Belgrado, en el cual nos podría haber dejado nuevas sensaciones acerca de su nivel actual.

 

Westermann es un base de gran talla (1.98 de altura, lo que para un base es extraordinario). Un líder en la pista, con gran madurez en la misma (aunque esto se le notaba más en cadetes que en juniors) y capacidad para hacer bastantes cosas.

 

Su principal arma es el tiro exterior, pudiendo tirar desde lejos con una mecánica rápida creándose sus propios tiros. También tiene un interesante tiro de media distancia, que crea gracias a su habilidad manejando el balón y su potencia para penetrar. Es así, penetrando, de donde saca grandes ventajas, para crear juego o para finalizar por si mismo. Corre muy bien la pista, tiene una gran visión de juego y juega bien en situaciones de 1x1 y 2x2. Aún así muchas veces es un jugador que se precipita y toma decisiones erróneas o de una mala lectura de juego.

 

Foto FIBA Europe / Pascal Allée

  Westermann, base de la selección francesa sub18 (Foto FIBA Europe / Pascal Allée)

Enero de 2010, este es el mes que Ante Tomic recordará toda su vida por ser el comienzo de su gran aventura, su gran oportunidad. Oportunidad que ha tardado en llegar, pero que venía escrita desde hace tiempo en su destino, la posibilidad de probarse e intentar triunfar en lo más alto de la escena europea.


Llevaba mucho tiempo buscándolo, sin prisas, pero de una forma u otra buscando ese gran salto. Huir de un espacio que ya se le había quedado pequeño y en el que pocas cosas le quedaban por demostrar, sobre todo después de haber sido nombrado como el mejor jugador de la pasada Liga Adriática.

 

En los últimos veranos su nombre ha sonado a bombo y platillo, siempre vinculado a los grandes de Europa, aunque especialmente, casi siempre al Maccabi Tel Aviv, donde veían en él al sustituto del gran Nikola Vujcic. Aun así, nadie se había atrevido a dar el paso final, lanzar un órdago sobre la mesa y poner la cantidad que el KK Zagreb pedía por su hombre estrella, por el jugador que trajeron de la bella Dubrovnik.

 

Allí destacaba jugando en posiciones exteriores, hasta que un crecimiento súbito, hizo que todo su aprendizaje le fuera de gran valía para el jugador que actualmente es: velocidad, habilidad con el balón, pase y control de pies. Esto le ha llevado a ser internacional croata en categorías inferiores, con papeles fundamentales y llegar a la absoluta.

 

Ante Tomic viene de ser una de las estrellas de la Liga Adriática (Foto adriaticbasket.com)

 Ante Tomic viene de ser una de las estrellas de la Liga Adriática (Foto adriaticbasket.com)

 

Esta temporada estaba liderando al equipo de moda en la Liga Adriática, el KK Zagreb, el vecino que vive a la sombra del mítico equipo de la C Roja, la Cibona. Allí ha estado conviviendo con jugadores como Kruno Simon, mitos del baloncesto croata que queman sus últimos cartuchos después de exitosas carreras como Damir Mulaomerovic o Nikola Prkacin o la nueva sensación croata Dario Saric.

 

Un equipo al que liderar (18 puntos y 9 rebotes por noche lo atestiguan), un equipo que le va a echar muchísimo en falta.

 

Porque Tomic está siendo el mejor jugador de la competición, el mejor hombre alto. Un 2,17, con buenas habilidades al poste y con una buena capacidad para finalizar con ambas manos, que además puede jugar de cara y poner el balón en el suelo para penetrar ante jugadores interiores que en general suelen ser más lentos que él. Además, cuenta con un tiro un tanto lento pero efectivo desde media distancia, que lo culmina con esa herencia de ex jugador exterior que era con una lectura adecuada de juego y capacidad de pase que ha pasado a ser su mayor virtud. Ve bien el juego, se coloca bien sin balón para que jueguen sobre él y ve con facilidad la colocación de sus compañeros para él jugar sobre ellos.

 

Un jugador que está ya preparado para su gran salto, quizá antes no lo estuviera por otro tipo de razones -sobre todo físicas, que poco a poco va solventando habiendo ganado fuerza en los últimos años-, pero Ante Tomic ya está preparado para su gran reto. Aunque eso sí, quizá el Real Madrid de Messina en estos momentos no sea lo más óptimo para él, más que nada por el rol que va adquirir aquí, estando acostumbrado a ser el jugador que marca las diferencias.

El primer torneo clasificatorio para el NIJT de París - Nike International Junior Tournament- nos trae consigo al primer equipo que tiene garantizado su pase para la gran cita del baloncesto junior de clubes en Europa: el Zalgiris de Kaunas.

Han sido tres días de baloncesto en el torneo Città di Roma en los que rápidamente se han decidido cuales iban a ser los dos equipos que se disputaran el honor de poder competir en la capital francesa. Tras dos partidos disputados y vencidos, tanto Zalgiris Kaunas y Benetton de Treviso, sabían que iban a disputar la final.

El campeón Zalgiris Kaunas, llegó a la final por la vía rápida tras despachar de forma contundente a Montepaschi, Benetton Friburgo y Stella Azzurra por una media de 35 puntos a cada rival. El que más oposición le puso fue el Montepaschi, aunque un parcial en el primer cuarto de 18-10 y uno de 11-0 en el cuarto final le bastó al equipo báltico para  llevarse el partido con cierta comodidad. Hay que decir, que los toscanos se presentaron al torneo sin su estrella Tomasso Ingrosso, que podría haber formado un dúo muy interesante con su mejor hombre en este torneo, el base anotador Diego Monaldi. Un jugador rápido y habilidoso con un gran poder anotador, aunque el exceso de responsabilidad le han hecho que tenga unos porcentajes muy bajos de tiro.

El equipo lituano que ha tenido en sus filas al Mvp el combo forward Rolandas Jakstas - que ha sido en este torneo una máquina de rebotear- , no tuvo piedad y consiguió matemáticamente su paso para la final al ganar por 41 puntos al Benetton Fribourg, cuyo jugador más talentoso es el pequeño base anotador Stefan Petkovic que es un gran tirador y penetrador con bastante conocimiento de juego, pero que su escasa talla le limita mucho.

Aún así los lituanos no se relajaron ante el Stella Azzurra y los liquidaron por 48 puntos. A pesar de esto los italianos lograron la tercera plaza ante un FMP que jugó ese partido sin sus dos estrellas Miljenovic y Bezbradica, gracias al gran trabajo de la estrella letona Ojars Silins.

Por el otro lado del cuadro, la Benetton de Treviso también consiguió el primer puesto tras dos partidos al ganar dos meritorios partidos ante FMP y CSKA de Moscú.

Alessandro Gentile sacó toda su raza y clase en estos dos partidos. Un jugador de enorme talento y con un excelente perfil físico. Tiene licencia para tirar todo lo que quiera y así lo demostró en el torneo, anotando 40 puntos con 31 tiros lanzados para destrozar al FMP y ganando al CSKA en la segunda prórroga con un final de partido suyo espectacular con 2 triples seguidos - cuando iba 0 de 17 en triples- para firmar 35 puntos y ser letal conjuntamente con el genial croata de primer año Armin Mazic.

Por el FMP destacar como siempre a Nenad Miljenovic, a pesar de estar por debajo de su nivel habitual, sobre todo en anotación y cometiendo demasiados errores. Acabó sin jugar los dos últimos partidos resentido por una lesión de la que se acababa de recuperar.

Aún así, entran en escena junior dos jugadores de talento. El pívot de primer año Nemanja Bezbradica, un pívot fuerte y bastante contundente en la pintura y el ala pívot Nikola Siladi que recuerda al 4 que vienen teniendo siempre los juniors del Zeleznik, con capacidad de jugar de cara o de espaldas, aunque Siladi es un jugador con menos temple que Bojan Subotic o Branislav Djekic.

En el CSKA su mejor jugador es Andrey Loginov, un ala pívot que rebotea muy bien, sobre todo con especial instinto para el rebote ofensivo y anotar desde ahí y que se posiciona muy bien para recibir y anotar fácil.

Con todo decidido y sin Alessandro Gentile, la Benetton cayó con bastante autoridad ante la floja Lottomatica de Roma. Gentile, se cayó de este partido y de la final por un esguince en su tobillo izquierdo que se realizó en el último partido del decisivo partido ante el CSKA. Su padre, el mítico Nando Gentile, tuvo que salir a la pista a consolarle después de la lesión.

Sin Gentile, la final se presentaba tremendamente desnivelada y tan solo el croata Armin Mazic, haciendo absolutamente de todo, fue capaz de plantar cara al Zalgiris, que contó con la mejor cara de Jakstas y de Dovydas Redikas un 2-3 tremendamente elegante y bastante rápido que es capaz de hacer de casi todo en el campo ofensivo y al que veremos curiosamente con Lietuvos Rytas en L´Hospitalet. Así los lituanos ganaron por 79-55 en un torneo en el que también estuvieron a un nivel muy alto Jankaitis y Jogela.

Así con Jakstas como Mvp de la final, el quinteto ideal quedó formado por Dovydas Redikas (Zalgiris), Alessandro Gentile (Benetton), Diego Monaldi (Montepaschi), Nikola Siladi (FMP) y Andrey Loginov (CSKA).

Después de ver como las grandes estrellas rusas en categorías inferiores, jugadores dominantes, se iban poco a poco estrellando en su paso al baloncesto senior, como Artur Urazmanov, Yaroslav Korolev o Vassily Zavoruev, mis reticencias ante este tipo de prospect proveniente de tierras rusas iba aumentando.

 

Aún así a pesar de las pocas oportunidades que ha tenido en los últimos años, tan solo brillando en el junior del CSKA y en el CSKA-Trinta, nunca he perdido la fe en él desde que me impresionó en el Torneo de la Euroliga del año 2006. Además ha sido un fijo en las categorías inferiores de la selección rusa en categoría sub 18 y sub 20.

 

Esta semana por fin parece que ha llegado su oportunidad definitiva. Oportunidad que le ha llegado en forma de cesión al vecino y archirival Dynamo de Moscú. Cesión de la armada roja al equipo de la policía, para hacer que las cosas fluyan. Allí Shved, se ha encontrado a uno de los jugadores más prometedores de la escuela rusa, el también base Khvostov, que sigue sin empezar a carburar como se esperaba.

 

Ha sido pasar del Universal Sports Hall al Krylatskoe y las cosas han cambiado. En un par de entrenamientos el talentosísimo Shved se ha hecho indiscutiblemente con las riendas del equipo y en su debut este fin de semana con sus nuevos compañeros en Copa Rusa ante el mejor equipo de la segunda división de la liga rusa el Nizhniy Novgorod, se destapó rozando el triple doble. En 29 minutos, demostró todo su impresionante potencial firmando 16 puntos, 9 rebotes y 10 asistencias. Un comienzo francamente prometedor que reafirmó en la derrota de su equipo en Eurocup ante la mítica Benetton con 16 puntos, 8 rebotes y 2 asistencias.

 

 

Shved, en el Reebok Eurocamp de Treviso

 

 

La verdad es que ya era hora de que el joven base ruso tuviera su oportunidad de crecer y enseñar todo su talento.

 

Alexey Shved es un base puro de 1.97 nacido en el 88. De marcado perfil atlético una de sus carencias es su falta de físico, siendo un jugador muy delgado y al que en muchas ocasiones del juego le falta fuerza para completarlas, aún así, tiene una envergadura tremenda.

 

Técnicamente es un grandísimo jugador, con un manejo de balón con ambas manos excelente. Ofensivamente es muy rápido, ve el juego con fluidez, encontrando tiros fáciles para sus compañeros gracias a su visión, su gran capacidad de pase e imaginación. Muy bueno rompiendo en el 1x1, gracias a su manejo de balón y velocidad en su primer paso, puede finalizar con ambas manos o doblar con mucha facilidad, aunque por su físico le cuesta finalizar con contacto.

 

Aún así, muchas veces se crece e intenta ir más allá de sus habilidades, excediéndose en la creatividad o abusando de su talento creyéndose capaz de ganar por él mismo los partidos.  Aunque esto, por otra parte, viene dado por su carácter ganador y carisma en la pista. Es un líder y esto lo dejó claro con los juniors del CSKA o en el Eurocamp del 2008 donde fue de lo mejorcito.

 

A pesar de ello, no es un jugador dado a tomar malas decisiones, normalmente suele autocontrolarse bastante y selecciona bastante bien sus decisiones.

 

Siguiendo con sus virtudes ofensivas, decir que es un jugador que ya ha regularizado bastante su tiro desde su paso por la categoría junior. Sabe crearse con mucha facilidad sus tiros y es capaz de tirar con gran fluidez tras dribbling de larga y media distancia con mucha eficacia. Además, es muy rápido jugando en transiciones y contraataques donde es especialmente hábil.

 

 

Foto FIBA Europe/Aldis Neimanis

 

Shved, con la camiseta de Rusia (Foto FIBA Europe/Aldis Neimanis)

 

En defensa tiene cualidades para ser muy bueno, aunque aún así, su predisposición va más encaminada al juego en ataque. Tiene brazos muy largos, con los que robar muchos balones, sobre todo buscando líneas de pase y su desplazamiento lateral es muy rápido. Además se posiciona muy bien en la defensa colectiva, pero todavía le falta trabajo y sobre todo sacrificio atrás. En lo que destaca de forma increíble para su posición es en el rebote, donde es realmente bueno, sobre todo en el defensivo.

 

Veremos donde le lleva su evolución en el Dynamo de Moscú, con minutos podrá estabilizarse en la categoría senior e ir poco a poco creciendo. Por talento y cualidades atléticas no faltará, porque en esos aspectos es un jugador sobresaliente.

Si hay un hombre que está pegando fuerte esta temporada en Italia ese no es otro que Pietro Aradori. Tras tener poco protagonismo en sus anteriores temporadas en la Lega, - eso sí, con una buena temporada en su primer paso por Biella-  incluyendo una temporada por uno de los equipos más poderosos del país el Armani Jeans de Milán junto con su mejor amigo Danilo Gallinari, Aradori se ha destapado esta temporada como la nueva gran estrella emergente del país trasalpino.

 

Aradori ha encontrado un lugar fantástico en Biella para practicar su baloncesto total, un baloncesto que tan solo necesitaba de un aporte de confianza para salir a la luz. En su comienzo de temporada, el exterior italiano está firmando unos sobresalientes 18.4 puntos – 55.4% en tiros de dos, 50% en tiros de 3 y 82.4% en tiros libres- 5.1 rebotes, 2 recuperaciones y 2 asistencias para firmar una valoración 21 que le sitúa como uno de los mejores jugadores de la competición, además de ser el mejor nacional.

 

Pietro Aradori, con la camiseta de Italia (Foto FIBA Europe/Neimanis)

 

Pietro Aradori, con la camiseta de Italia (Foto FIBA Europe/Neimanis)

 

La explosión de Pietro no es nada casual ya que es un jugador con una trayectoria larga en categorías inferiores italianas, con experiencia internacional y que ha sabido crecer poco a poco hasta llegar su gran explosión a nivel senior. De hecho, el potencial de Aradori alias “Pietro il Grande” quedó patente cuando fue el segundo máximo anotador en el Europeo sub 18 de Grecia en el año 2006, anotando por choque 22.1 puntos.

 

Pietro Aradori es un escolta de 1.94, con capacidad para actuar en las tres posiciones exteriores a pesar de no ser un jugador especialmente físico ni atlético. A pesar de ello es un jugador bastante potente, que ayuda en muchos aspectos del juego, haciendo un juego muy completo. Él es un anotador, siempre lo ha sido, pero no es en lo único que destaca. Es un jugador intenso en defensa, quizá algo lento para defender con consistencia a exteriores pequeños rápidos. Eso lo suple con bastante inteligencia defendiendo líneas de pase, lo que le permite correr mucho en situaciones fáciles y siendo bastante hábil y rápido de manos. Además es un muy buen reboteador para su posición, yendo con mucha fuerza al rebote en ambas partes de la cancha.

 

En ataque, sabe hacer muchas cosas, tiene la virtud de ver el juego bastante bien y jugar tanto para él como para sus compañeros. Capaz de pasar el balón, postear o penetrar, Aradori destaca por ser un muy buen tirador. No es el mejor creador de tiros que puedas ver en el continente, pero tiene cierta facilidad para ello y para parar y tirar. Si está solo es un killer. Además, es un jugador con carácter, uno de esos jugadores con carisma sobre la pista y al que le gustan los momentos calientes del juego. No rehuye de la responsabilidad, es más, en esos momentos le gusta jugarse los tiros y sus porcentajes no bajan.

 

A pesar de ello, es un jugador que a estos niveles necesita una dosis muy alta de confianza. Él necesita que crean en él como un jugador importante, para así él mismo auto motivarse y creerse imparable como lo está haciendo en este inicio de campaña.

Este verano, lleno de competiciones en categorías junior, ha hecho sacar a la luz nuevos nombres al gran público, ese público ansioso por descubrir a la nueva gran estrella europea. Para ello suenan nombres de los que ya hemos hablado anteriormente, como los talentos balcánicos Nenad Miljenovic o el fallido fichaje del Baskonia Darijo Saric.

 

Junto a ellos y a un viejo conocido en este blog, como el también cadete Aleks Cvetkovic, está un jugador que hace menos ruido, pero que se alzó por encima de ellos para levantar una medalla de bronce y un merecidísimo Mvp en el pasado campeonato de Europa cadete promediando 15.6 puntos y 8.9 rebotes por choque. Su nombre es Tauras Jogela.

 

Jogela es un alero lituano de 16 años que juega en las categorías inferiores del Zalgiris, también conocida como la Escuela de Arvydas Sabonis. A pesar de su talento, aún no ha tenido impacto en el circuito europeo de categoría junior, como sí que lo han tenido otros cadetes como su compatriota Jonas Valanciunas o el mismísimo Miljenovic. A pesar de eso, ya jugó algunos minutos en el Torneo Città de Roma, clasificatorio para el NIJT – Nike Internacional Junior Tournament- y logró el pase para el prestigioso Jordan Brand Classic de Nueva York,  junto con los ya nombrados Miljenovic y Cvetkovic, y jugadores como Bakary Konaté – que finalmente no pudo acudir -, Kerem Hotic o Luka Rupnik.

 

Con dos metros de altura, Jogela es un jugador a tener en cuenta para un futuro. Seguramente no para ser una gran estrella, pero sí para ser un jugador con una carrera sólida en el continente, sobre todo por su capacidad para ser constante en todas las facetas del juego. Es un jugador con una buena capacidad física y atlética, sobre todo para su posición de alero puro, para la que tiene unas cualidades excelentes.

 

Es un jugador muy completo. Ofensivamente es un jugador que tiene varias armas para hacer su juego, aunque muchas veces tiene errores de selección en su juego – cosa lógica por otra parte en estas categorías-. A pesar de esto, entiende notablemente bien el juego, puede pasar el balón con facilidad, sobre todo creando tras penetración, donde es bastante bueno y también puede finalizar. Le gusta jugar mucho el Pick and Roll, tanto como bloqueador, como pasador.

 

Además como buen alumno de la escuela lituana, Jogela es un jugador con gran mano exterior, pudiendo tirar en muchas situaciones, aunque todavía tiene que darle más consistencia.

 

Pero Jogela, no es solo eso, es un jugador muy útil en defensa, pudiendo defender a exteriores con facilidad e incluso ser muy útil en los cambios defensivos con los interiores. Esto lo completa, con una muy buena capacidad reboteadora, sobre todo para un jugador exterior.

50972_3_63015_3
Albert Homs, una nueva perla verdinegra

Que el DKV Joventut apueste por la cantera no es ninguna sorpresa para nadie, aún ni cuando osan a colocar en la primera plantilla a jugadores con tan solo quince años, como fue el caso de Ricky Rubio, que aún con esa edad ya parecía todo un veterano de guerra. En este caso con 15 años y cinco meses aparece en la primera plantilla a causa de las lesiones de Mario Fernández y la duda de otro precoz como Joseph Franch el talentosísimo Albert Homs.


Homs es el mejor jugador de la generación del 94, un base con unas cualidades físico- técnicas extraordinarias para el baloncesto, sin duda unas de las futuras estrellas del baloncesto español. Su planta física es excepcional, ya que es un “uno” que con solo 15 años, mide 1.97 y que cuenta con una capacidad para seguir creciendo y evolucionando físicamente. Su envergadura es impresionante para un base, algo en lo que recuerda a Ricky Rubio, es decir, bases con brazos interminables que se convierten en una pesadilla para sus rivales en defensa. Atléticamente, es un jugador muy coordinado y rápido, con buen manejo de sus pies y muy potente.


Un trabajador nato, al que le quede mucho para llegar, ya que se trata tan solo de un cadete, opero que tiene unas condiciones y un potencial muy grande. Puede alternar en cadete, las cinco posiciones del campo, aunque la ley natural le lleva al puesto de base, donde rinde extraordinariamente bien, gracias a su buen conocimiento del juego, a su sapiencia en la dirección y a su minimización de errores en la toma de decisiones. Sabe llevar el juego a donde está la ventaja e incluso convertirse él en la ventaja, aprovechando muy bien missmatches o aprovechando su superioridad física atacando de cara a rivales interiores o jugando al poste con un gran manejo de pies a los rivales más bajos y menos fuertes.


A su dirección de juego añade su capacidad para saber que tipo de juego le conviene a su equipo en cada momento, capaz de jugar en estático, crear a través de él mismo o correr la pista, Homs es uno de esos jugadores que a primera vista ya enamoran.


Excelente manejador de balón con ambas manos, puede crear a través de él mismo, con una capacidad de dribling muy buena, capaz de botar el balón y mirar todo el campo, con una gran amplitud de vista que le permite el medir 1.97 y estar un paso por delante de los demás. Nunca baja la cabeza, algo que es realmente impresionante para un jugador tan alto y tan joven. Su capacidad de penetrar es muy buena, gracias a su control de cuerpo y variedad técnica con el balón, pudiendo pasar el balón o finalizar tras choque con ambas manos. Aún así ofensivamente tiene que trabajar algunos aspectos, como principalmente su tiro.


En defensa, es un jugador que puede aportar mucho en rebote en su posición y puede defender bastante, gracias a sus cualidades físicas y atléticas y a que es un jugador trabajador y esforzado.

En esta tercera y última entrega descubriremos los talentos de Musli, Andjusic, Subotic, Vukasovic y Djekic.

 

Dejan Musli es el gran dominador de los torneos junior de clubs en los últimos dos años, aunque a nivel de selecciones últimamente le ha salido un duro competidor como es Enes Kanter y en ambos ámbitos tiene al lituano Jonas Valanciunas. La gente que trabaja personalmente con él tiene muchas esperanzas puestas en él aunque, realmente, a mí me crea más dudas, a pesar de que en el último año ha evolucionado bastante en algunos aspectos técnicos en el juego al poste.

 

Con un gran físico que le ha permitido dominar las dos zonas en categoría junior, Musli es un jugador al que le gusta buscar balones dentro de la zona para subir el balón con giros no demasiado complicados para finalizar cerca del aro con mucha facilidad y muchas veces de forma agresiva. A pesar de esto, su control de pies es bueno. Muy bueno buscando la posición, con cierta mano de media distancia e incluso de larga. Su juego es inteligente, ya que se aprovecha muy bien de ayudas para moverse bien y buscar el pase, así como atraer hacia sí mismo defensas para crear espacios a sus compañeros. En defensa es un gran reboteador, con buena capacidad para posicionarse. Es un buen intimidador y es activo en defensa.

 

 

Foto FIBA Europe / Pascal Allée
Dos jóvenes colosos: Dejan Musli, de cara; Enes Kanter, de espaldas
(Foto FIBA Europe/Pascal Allée)

 

 

Danilo Andjusic es un tirador puro. Básicamente es poco más que un tirador, pero que cuando se dan las condiciones óptimas es absolutamente letal. Es un exterior ciertamente extraño, ya que prácticamente su juego se basa en el tiro y tampoco es el típico jugador con tiro a lo Tripkovic, es decir, capaz sobre todo de elevar sus porcentajes en tiros complicados tras dribbling o saliendo de bloqueos, sino un tirador más bien estático. Le cuesta crearse por sí mismo los tiros, es un jugador que se crea los tiros con un buen juego sin balón, buscando espacios para recibir y tirar con una mecánica muy rápida y efectiva. Más allá de esto, es difícil verle hacer más cosas sobre la cancha. Aun así,  tirando es un killer.

 

Bojan Subotic es el prototipo de ala pívot que viene teniendo el FMP junior en estos últimos años. Un todoterreno que es capaz de hacer de todo en una pista sin destacar en nada en demasía. Muy inteligente en su juego, era el jugador que hacía la vida más fácil a Musli hace dos años.

 

Muy versátil, capaz de jugar de espaldas o de cara de forma muy inteligente. Su combinación de físico y sapiencia en su utilización le hacen un jugador peligroso jugando de espaldas y jugando de cara con mucha agresividad para finalizar debajo, doblar balones con su buena capacidad de pase o para tirar con mucha facilidad. Además, añade que es un buen conocer del juego, se maneja muy bien sin balón leyendo siempre eficazmente lo mejor para el equipo. Atrás, es muy intenso y rebotea con cierta facilidad.

 

Nikola Vukasovic es un jugador que lleva un año bastante decepcionante y es que un servidor esperaba que esta pasada temporada hubiera explotado ofensivamente en su segundo año de junior. A pesar de no explotar sus capacidades ofensivas, en tiro –con capacidad para crearse sus tiros– y penetración –muy rápido y con un gran manejo de balón–, Vukasovic sigue siendo un perfil de base director bastante interesante. Jugador de los que les gusta imponer su ritmo y leer el juego, dando lo que el equipo necesita tanto en estático, como en transición. Además, también puede ser un creador, penetrando y doblando balones con mucha facilidad

 

Branislav Djekic, en una entrada anterior de este mismo blog.

En esta segunda entrega descubriremos los talentos de Milutinovic, Cvetkovic, Radosavljevic y Bjelica.

 

Andreja Milutinovic es una de las debilidades personales de un servidor. Este año ha conseguido arañar algunos minutos en el primer equipo del FMP. Hablamos de un escolta- alero, con capacidad incluso de jugar de base gracias a un gran conocimiento de juego, siendo capaz de controlar el ritmo y dirigir con solvencia, además de ser muy inteligente sin balón. Con una buena capacidad atlética, su juego en ataque se basa en la penetración, con una gran capacidad de soluciones en la misma, gracias a su control, manejo de balón y visión para dar el pase, además siendo capaz de finalizar con ambas manos o tirar de media distancia.

 

Y es que el tiro es otro de sus puntos fuertes, sin llegar a ser un tirador nato, es rápido armando y muy bueno con los pies orientados al aro. En defensa es un jugador esforzado, muy rápido, lo que le permite salir rápido a la contra, donde es muy hábil tanto para él mismo como con sus compañeros. Aun así, aún es un jugador que tiene muchos bajones de tensión en ambas partes de la cancha durante demasiados minutos.

 

Foto JOMA/Encancha.com

 

 Andreja Milutinovic, en su participación en el Torneo de Hospitalet (Foto JOMA/Encancha.com)

 

 

Aleksandar Cvetkovic es la otra gran estrella de la generación de Nenad Miljenovic. A pesar de que Nenad se lleva todos los focos, Cvetkovic es su fiel escudero en la selección cadete, que este año dará el salto definitivo a categoría junior. Sin tener la altura de Nenad, Cvetkovic es un jugador que actualmente alterna las posiciones de uno y de dos pero que sin duda en un futuro deberá ser un base claro, ya que presenta unas habilidades para dirigir bastante buenas, una buena capacidad de pase, pero que aún, debido a su capacidad anotadora, no la utiliza en exceso. Es muy rápido, puede penetrar y anotar o doblar y sobre todo es un tirador compulsivo, aunque muchas veces demasiado alocado. Puede tirar y anotar de todas las distancias y formas.

 

Lazar Radosavljevic es el exterior estrella de la cantera del Estrella Roja. Esta temporada ha tenido buenas actuaciones con el junior de los de Belgrado y una actuación destacada en la selección junior campeona de Europa. Se trata de un alero de 2.03 con una buena capacidad atlética y mecánica de tiro. A pesar de sus virtudes físicas, abusa de su lanzamiento exterior, que por otra parte es bueno, siendo muy rápido en la ejecución y pudiendo lanzar desde cualquier lugar de la pista con acierto. A pesar de esto, es un jugador con buena visión y capacidad para el pase, que puede postear con rivales inferiores y tiene una buena habilidad para penetrar, aunque todavía no es capaz de aprovechar todas sus virtudes. También es un buen reboteador para su posición.

 

Nemanja Bjelica ya ha conseguido entrar en la selección absoluta gracias a su extraño perfil y es que realmente se trata de un base-escolta de 2.08 de los de verdad. Un perfil difícil de encontrar en el baloncesto. Tras un paso por Austria, Pesic, se enamoró de sus cualidades y no dudó un instante en reclutarlo para su Estrella Roja. Perefectamente comprensible, porque no todos los días uno se encuentra a un 2.08 cuya posición natural es la de “uno-dos”. Un jugador de su altura, que puede poner el balón en el suelo, penetrar, rebotear, defender, tirar y pasar, siempre es alguien al que seguir de cerca.

 

Foto FIBA Europe/Castoria-Parausic

 

 Nemanja Bjelica, uno de los grandes proyectos serbios (Foto FIBA Europe/Castoria-Parausic)

Serbia siempre se ha caracterizado, así como sus antiguos “compañeros” en la extinta Yugoslavia, por ser un país con gran pasión por el baloncesto y por tener algunos de los mayores talentos del baloncesto Europeo. Esto se ha confirmado en el Europeo de Polonia, en la que con una base muy sólida basada en los juniors de oro de Serbia, han conseguido un grandísimo resultado, cayendo ante los otros juniors de oro, los españoles.

 

Con una base muy sólida y muy joven, con los Teodosic, Tripkovic, Tepic o Velickovic, sumando la veteranía – a pesar de sus 26 años-  y disposición del NBA Nenad Krstic, los serbios muestran tintes de poder dominar el concierto europeo en breve espacio de tiempo, siempre y cuando la tan mentada ÑBA les deje paso.

 

En estas entregas, vamos a ver los posibles remaches que en los próximos tres-cuatro años pueden llegar a la selección absoluta y así poder consolidar a esta base tan fascinante que con mucha hambre prometen reinar Europa próximamente.

 

Milan Macvan (http://blogs.acb.com/blog/futuro/post/bienvenido-al-presente-milan ), a pesar de haber jugado ya este Europeo, su presencia en próximas citas se antoja de mayor relevancia, gracias a su calidad y tremenda inteligencia para el baloncesto.

 

Miroslav Raduljica también ha jugado con la absoluta este verano, quizá con algunos minutos más de lo esperado aunque casi irrelevantes. Como no, de la cantera del FMP de Belgrado, este pívot de 2.13 es un pívot clásico, bastante fuerte y versátil al que le gusta el juego de espaldas, con un razonable control de pies y muy buena finalización con ambas manos cerca del aro y en tiros cortos. Le acompaña un concepto de juego en equipo muy bueno, tanto en ataque como en defensa, entendiendo bastante bien el juego y con una buena capacidad de pase. Además puede poner el balón en suelo para jugar e intentar jugar desde el poste medio, donde es bueno.

 

Nenad Miljenovic (http://blogs.acb.com/blog/futuro/post/miljenovic:-un-talento-especial ), quizá él sea el gran elegido para ser la nueva gran estrella serbia y el salto de calidad que pueda necesitar esta selección en busca del paso definitivo. Su talento eclipsa, rindiendo siempre mejor en categorías superiores a la suya porque puede mostrar más de sí que rindiendo por puro físico. Un supertalento, absolutamente deslumbrante.

 

Dragan Labovic es el interior estrella del FMP de Zeleznik. Compañero de generación de la nueva base de la selección Serbia, tuvo un brillantísimo paso por las categorías inferiores Serbias y ahora se consolida como profesional. Tiene mucho talento para jugar a baloncesto a pesar de ciertos problemas en el apartado atlético. Muy completo, con un gran conocimiento del juego y visión de juego desde todas las partes del ataque de su equipo a lo que le acompaña una notable capacidad para el pase. Esto lo completa con un juego de espaldas y de cara muy completo, con un gran control de pies atacando de cara y en el poste finalizando con ambas manos. Además tiene buena mano en tiros medios y tiene actitud defensiva.