ACBBlogs

Enero de 2010, este es el mes que Ante Tomic recordará toda su vida por ser el comienzo de su gran aventura, su gran oportunidad. Oportunidad que ha tardado en llegar, pero que venía escrita desde hace tiempo en su destino, la posibilidad de probarse e intentar triunfar en lo más alto de la escena europea.


Llevaba mucho tiempo buscándolo, sin prisas, pero de una forma u otra buscando ese gran salto. Huir de un espacio que ya se le había quedado pequeño y en el que pocas cosas le quedaban por demostrar, sobre todo después de haber sido nombrado como el mejor jugador de la pasada Liga Adriática.

 

En los últimos veranos su nombre ha sonado a bombo y platillo, siempre vinculado a los grandes de Europa, aunque especialmente, casi siempre al Maccabi Tel Aviv, donde veían en él al sustituto del gran Nikola Vujcic. Aun así, nadie se había atrevido a dar el paso final, lanzar un órdago sobre la mesa y poner la cantidad que el KK Zagreb pedía por su hombre estrella, por el jugador que trajeron de la bella Dubrovnik.

 

Allí destacaba jugando en posiciones exteriores, hasta que un crecimiento súbito, hizo que todo su aprendizaje le fuera de gran valía para el jugador que actualmente es: velocidad, habilidad con el balón, pase y control de pies. Esto le ha llevado a ser internacional croata en categorías inferiores, con papeles fundamentales y llegar a la absoluta.

 

Ante Tomic viene de ser una de las estrellas de la Liga Adriática (Foto adriaticbasket.com)

 Ante Tomic viene de ser una de las estrellas de la Liga Adriática (Foto adriaticbasket.com)

 

Esta temporada estaba liderando al equipo de moda en la Liga Adriática, el KK Zagreb, el vecino que vive a la sombra del mítico equipo de la C Roja, la Cibona. Allí ha estado conviviendo con jugadores como Kruno Simon, mitos del baloncesto croata que queman sus últimos cartuchos después de exitosas carreras como Damir Mulaomerovic o Nikola Prkacin o la nueva sensación croata Dario Saric.

 

Un equipo al que liderar (18 puntos y 9 rebotes por noche lo atestiguan), un equipo que le va a echar muchísimo en falta.

 

Porque Tomic está siendo el mejor jugador de la competición, el mejor hombre alto. Un 2,17, con buenas habilidades al poste y con una buena capacidad para finalizar con ambas manos, que además puede jugar de cara y poner el balón en el suelo para penetrar ante jugadores interiores que en general suelen ser más lentos que él. Además, cuenta con un tiro un tanto lento pero efectivo desde media distancia, que lo culmina con esa herencia de ex jugador exterior que era con una lectura adecuada de juego y capacidad de pase que ha pasado a ser su mayor virtud. Ve bien el juego, se coloca bien sin balón para que jueguen sobre él y ve con facilidad la colocación de sus compañeros para él jugar sobre ellos.

 

Un jugador que está ya preparado para su gran salto, quizá antes no lo estuviera por otro tipo de razones -sobre todo físicas, que poco a poco va solventando habiendo ganado fuerza en los últimos años-, pero Ante Tomic ya está preparado para su gran reto. Aunque eso sí, quizá el Real Madrid de Messina en estos momentos no sea lo más óptimo para él, más que nada por el rol que va adquirir aquí, estando acostumbrado a ser el jugador que marca las diferencias.