ACBBlogs
48039_3_75590_3
Milan Macvan, toda una realidad con sólo 19 años
Milan Macvan se ha hecho mayor. Lejos quedan ya sus exhibiciones en categorías inferiores tanto con la selección de Serbia como con el FMP, donde lo ha logrado todo: tanto coleccionar campeonatos, como títulos al mejor jugador.

Con 18 años decidió escapar de las garras vendedoras del FMP, ansiosas por sacar brillo a su cuenta corriente a través de las numerosas ventas de sus perlas, para firmar sin traspaso alguno, su primer contrato profesional con el Hemofarm. Macvan había decidido que la mayoría de edad ya suponía el momento del salto, el reto, de trasladar a categoría senior, lo que en junior demostraba partido sí, partido también.

Así, tras un año duro, en el que todos los balones interiores eran para , Macvan ha encontrado su sitio en el profesionalismo en la temporada 2008-2009, acallando las voces críticas que siempre han dudado de su capacidad para trasladar su juego al máximo nivel profesional, debido a su sobrepeso, su falta de talla y cierta falta de atletismo.

Macvan, encontró su sitio en el Hemofarm, firmando 10.8 puntos y 4.4 rebotes por noche en Liga Adriática y 11.3 puntos y 4.2 rebotes en Eurocup. Además, arrasó en su paso por el prestigioso Nike Hoop Summit firmando 23 puntos,  14 rebotes – 9 de ellos en ataque- y 6 asistencias.

Todo esto, llevó a que Dusan Ivkovic adquiriera una confianza ciega en Macvan, llevándolo a un escalón más alto en su carrera, con 19 años, a un Europeo con nada más y nada menos un país de la trayectoria baloncestística de Serbia. Es un paso, que nos hace pensar que Macvan ya es un presente y no un hipotético futuro.

Desde el banquillo, y supliendo al talentoso NBA Nenad Krstic, Macvan puede dar mucho de sí. Es un jugador inteligentísimo, algo que en este caso está muy por encima de los físicos y atletismos prominentes. De eso que le falla, y que decían que no le dejaría llegar. Un talento muy especial para jugar al baloncesto, un conocedor único del juego, jugando sin balón, con los bloqueos y con esa visión y capacidad de pase absolutamente extraordinaria que tiene.

Además su fortaleza – esa que ya no le permite abusar en ciertos aspectos del juego- le convierte en un defensor muy sólido y aún le permite jugar al poste, donde no es Fred Astaire, pero se puede defender, sobre todo por su manejo de ambas manos para finalizar, su visión, su pase y su delicioso giro con tiro en suspensión. Tiro que puede alargar con cierta comodidad hasta 6.25.  Tampoco abusa ya en el rebote, ahora juega realmente contra hombres, pero puede rebotear, sobre todo, por inteligencia y por su gran envergadura.

Pinta bien la nueva Serbia. La Serbia del dominio en categorías inferiores se traslada a senior. Además, que su jugador más veterano tenga 26 años, les da muchos años para trabajar y seguir completando el equipo con aquellos que vienen. A los Krstic, Velickovic, Tepic, Bjelica – un base escolta de 2.09 con una proyección que puede ser descomunal-, Teodosic o Tripkovic, añadan en su agenda a los Musli, Milutinovic, Djekic, Miljenovic, Cvetkovic, Radosavljevic…