ACBBlogs

Si bien Mario Hezonja ganaba el campeonato de Croacia cadete anotando este fin de semana 46 puntos, la generación europea del 95 no se queda tan solo ahí. Hoy hablamos de la nueva perla del bósforo, James Metecan Birsen, cuyo potencial es realmente ilusionante, al nivel del propio Hezonja o de otros talentos destacados de la generación como Dusan Ristic o Agustí Sans. Además, llega con fuerza otro buen proyecto desde la República Checa, Adam Pechacek.

 

El turco Birsen es un jugador de gran talento y con una planta física, aunque por desarrollar,  muy buena. Es alto -2.03- y versátil, ya que su posición natural se encuentra en el juego exterior, en un futuro, probablemente como un swingman, es decir, un híbrido entre el escolta y el alero. A pesar de ello, físicamente aún le falta por desarrollar, ganar fuerza y definir, mientras que atléticamente le falta dar un pasito en temas de explosividad, cosa que con el trabajo diario que realiza en el Fenerbahçe dará sin duda alguna.

 

 

(Foto FIBA Europe / Marko Metlas)
 

Aún así, ya tiene la fluidez y la velocidad para ejecutar su juego, si bien, le va a venir bien ganar esa chispa de explosividad que le haga dar un salta cualitativo tremendo, que haga que sus enormes capacidades técnicas se multipliquen de forma exponencial.

 

 

Toda esta combinación hace que actualmente en juniors sea capaz de jugar en prácticamente cuatro posiciones. En el NIJT le pudimos ver en muchísimos momentos jugando como base, gracias a su capacidad para doblar balones y ver el juego en 360 grados.

 

Desde un buen manejo de balón puede crear juego, normalmente para él mismo, atacando el aro directamente con su capacidad de cambiar de dirección y ritmo para finalizar con ambas manos. Puede llevar a sus rivales al poste, atacar directamente y tirar con una buena mecánica aunque de momento muchas veces con cierta inconsistencia.

 

Sin duda un proyecto de futuro muy interesante, por su capacidad para poder mejorar sus buenos fundamentos físico-técnicos y por su ya impacto en el juego.

 

Adam Pechacek representa a la nueva generación checa post-Vesely. El jugador checo es un espigado ala-pívot de 2.08 con unas capacidades atléticas bastante interesantes. Su envergadura es bastante buena, aunque da la impresión de ser mayor de lo que es por su capacidad atlética.

 

Muy versátil, rápido y con un tren superior fuerte, el jugador de la Virtus de Bolonia tiene un físico tremendamente útil para jugar en las posiciones de 4 y de 5, aunque su juego está mucho más orientado a la posición de ala pívot. Su juego siempre va de fuera hacia dentro, aunque puede hacer daño en posiciones interiores pero siempre jugando de cara en situaciones en las que desborda por su velocidad y su gran habilidad para poner el balón en el suelo, sobre todo con su mano buena, la izquierda.

 

(Foto FIBA Europe / Siim Semiskar)

 

Realiza con mucha fluidez las continuaciones para finalizar muy fácil en las cercanías al aro, con bandejas, tiros cortos a una mano o mates. Además puede tirar con cierta facilidad de distancia media e incluso de larga distancia.

 

En defensa, tiene unas facultades muy buenas para ser un buen defensor, tiene capacidad atlética, muy buen timing y un cuerpo que aún puede moldear más, fibroso y fuerte. En un futuro puede ser una buena arma en missmatches, dada su buena versatilidad.

 

Un jugador realmente interesante, sobre todo por su capacidad atlética, su tren superior y su habilidad para poner el balón en el suelo y tirar. Habrá que seguir de cerca su evolución, ya que se puede convertir en el futuro en un jugador importante.