ACBBlogs
 

Branislav Djekic, ala pívot estrella del FMP Zeleznik junior acaba de dar el mismo paso que dio hace un par de años su ex compañero Milan Macvan, en busca de un contrato profesional fuera del equipo de Belgrado. Como ya hizo Macvan en su salida a Hemofarm, Djekic, al cumplir 18 años hace 10 escasos días, queda libre para firmar su primer contrato profesional y ha tomado la decisión de hacerlo fuera del antiguamente llamado KK Reflex.

 

Por ello, el escudero de Dejan Musli en el FMP y en la selección Serbia, tras rechazar una oferta del Partizan, ha llegado a España con la intención de firmar por uno de los dos grandes con los que va a probar en esta pretemporada. Así, Branislav, empezaría a crear un sueño que empezó en Belgrado, donde ha ganado todo como junior, incluyendo dos Nike Internacional Junior Tournament y un campeonato de Europa Junior, para intentar convertirse en un jugador importante en el baloncesto continental.

 

Condiciones para convertirse en un jugador bastante interesante para el primer nivel no le faltan, aunque debería trabajar mucho. A pesar de no destacar por su altura o por su físico, Djekic presenta una capacidad atlética bastante buena, ofreciendo mucha versatilidad en su juego y siendo un jugador hábil corriendo la pista.

 

 

 

Es un ala pívot al estilo moderno, de los que les gusta jugar de cara sobre todo abriendo muchos espacios para el center - en este caso Dejan Musli-. Es alguien que no asombra por una extraordinaria técnica, pero sí, un jugador que puede hacer muchas cosas interesantes en una pista. Le gusta hacer ese trabajo que no se ve en una pista, es decir, jugar sin balón, bloquear, continuar - con tendencia a abrirse para el tiro- rebotear y ser bastante intenso en defensa, con un buen desplazamiento lateral y decente timing para el salto.

 

Él puede penetrar, jugar de espaldas con un buen manejo de sus pies - aunque prácticamente solo con rivales más débiles físicamente lo que en categoría senior es difícil- pasar el balón con mucha facilidad y tirar desde el exterior -aunque todavía con dificultades en el tiro tras dribling o pantalla- donde es bastante bueno sobre todo desde el frontal. A pesar de ser bastante inteligente en muchos aspectos del juego, sobre todo sin balón, a veces peca de lanzar en demasía desde el exterior, cuando por sus características podría aprovecharse más de su capacidad en la penetración o juego en el poste bajo y medio.