ACBBlogs

El domingo finalizó el campeonato de Europa sub 18 que tuvo lugar en la localidad francesa de Metz. Fue un torneo interesante, aunque el del 2010 promete aún emociones más fuertes.

 

El torneo se vio marcado, por tres buenos proyectos de pívot que han sido capaces de dominar el campeonato y por lo tanto recompensados con el quinteto ideal. Sí, un quinteto ideal en el que aparecen tres centers puros. Tres pívots diferentes pero dominantes en estas categorías, aunque hay dudas sobre su salto a senior, ya que difícilmente serán capaces de continuar con esta hegemonía dominante, al que también habría que añadir al alemán Neumann.

 

Completando el quinteto ideal, nos encontramos con un base que ha doblado este verano convocatoria con Croacia, Toni Prostran y el escolta francés Evan Fournier.

 

 

Foto FIBA Europe / Pascal Allée
De izquierda a derecha: Musli, Fournier, Prostran, Valanciunas y Kanter
(Foto FIBA Europe / Pascal Allée)

 

Prostran ha tenido el mejor verano de su vida con Croacia, dando un salto cualitativo importantísimo. Sin tener un buen físico, siendo algo corto de talla para lo que se estila estos días, Prostran ha sido capaz de dominar el juego gracias a su extrema rapidez y manejo de balón. Siempre ha sido un anotador, le gusta hacer y deshacer, penetrar y volver sobre sus pasos, para romper, asistir o anotar. Ha mejorado en facetas de distribución, sigue siendo un buen pasador y cada vez es capaz de ver mejor el pase exacto. En el tiro sigue siendo algo inconsistente, pero puede convertirse en un buen tirador saliendo de dribbling.

 

En el puesto de escolta nos encontramos con el talentoso francés de primer año Evan Fournier. Se trata de un jugador de gran talento, al que no le cuesta echarse el equipo a las espaldas y capaz de tener rachas anotadoras muy buenas. Puede tirar en estático, pasar el balón y sobre todo penetrar y correr, donde es muy bueno. Maneja muy bien sus pies en penetración, pero sobre todo destaca su gran control finalizando en contacto.

 

Jonas Valanciunas, en su primer año como junior ha sido una de las nuevas sensaciones de la categoría, a pesar de que en su enfrentamiento directo con Musli en Berlín saliera perdiendo claramente. Aún por formar físicamente, es un jugador con una gran envergadura y una movilidad muy buena. Le queda mucho, pero es un proyecto francamente interesante. Puede correr la pista, rebotear, poner de vez en cuando el balón en el suelo e incluso atacar de cara, jugar muy bien el pick and roll y jugar de espaldas con bastante efectividad. En cambio le falta fuerza en las finalizaciones y eso le impide ser más productivo. En defensa, tiene muy buen timing y posicionamiento, pero le falta fuerza en el 1x1.

 

El gran dominador en estos últimos años ha sido Dejan Musli, jugador del FMP de Zeleznik. Musli ha sido el MVP de los dos últimos torneos de la Euroliga, dominando el juego gracias a su capacidad física, a su gran fuerza y su gran inteligencia para utilizar su cuerpo en ataque, además de saber leer muy bien los espacios que le han abierto sus compañeros Branislav Djekic y Bojan Subotic. Inteligente en la colocación, buscando la posición, para recibir balones doblados y rebotear ofensivamente para ser muy contundente finalizando. Hoy en día, más que nada estamos hablando de un finalizador que utiliza muy bien su cuerpo para ir al aro. Además en este campeonato, hemos podido ver una mejora en su juego de espaldas, teniendo más control de pies y algunos movimientos interesantes

 

 

Foto FIBA Europe / Pascal Allée

 De coloso a coloso: Enes Kanter le juega de espaldas a Dejan Musli

(Foto FIBA Europe / Pascal Allée)

 

Pero el nuevo gran rey de la pintura es Enes Kanter, MVP del torneo en el que ha acabado promediando 18.6 puntos y 16.4 rebotes. No hay duda que ha sido capaz de dominar el torneo, sobre todo desde su abuso en el rebote, para el cual tiene mucha intuición, timing y colocación, pero quedan algunas dudas sobre si será capaz de trasladar sus virtudes al profesionalismo, ya que no tiene movimientos reales de espaldas al aro. Su juego se basa en una buena movilidad, buena colocación, un físico muy superior y la agresividad con la que lo utiliza. Así consigue anotar en posiciones fáciles, sobre todo tras mate y en tiros muy cortitos, ya que no tiene recursos reales para crear tiros más allá de tres metros del aro. De espaldas al aro, anota por percutir por fuerza sobre el defensor hasta acabar debajo del aro. Corre bien la pista y puede pasar el balón con relativa facilidad, aunque difícilmente pondrá el balón en el suelo. En defensa, le gusta ir al choque, pero le falta desplazamiento y timing en el salto para ser más efectivo.