ACBBlogs

El baloncesto es un deporte en alza en los últimos años en Alemania. Vital importancia para este desarrollo la tiene la superestrella de la NBA, Dirk Nowitzki, un espejo en el que los jóvenes alemanes se miran en el espejo cuando toman la decisión de jugar a baloncesto en detrimento de otros deportes de gran tradición como fútbol, el balonmano o el hockey.

 

Así, en los últimos años el buen hacer de la federación alemana ha hecho que la selección haga un buen papel en torneos internacionales y ayudado a fomentar una cantera bastante interesante.

 

En la parte negativa, siempre queda, que las expectativas muchas veces están por encima de las realidades en ese afán de buscar el nuevo Nowitzki, como en otras escuelas están obcecados en ver a los nuevos Petrovic o Kukoc.

 

Aquí veremos los jugadores que vienen desde abajo golpeando con fuerza para labrarse una buena carrera en el baloncesto Europeo y quien sabe si en el baloncesto NBA.

 

La tradición de jugadores alemanes de origen norteamericano sigue muy vigente en la actualidad en la Alemania baloncestística, con un máximo exponente en el 3-4 Elias Harris. El jugador de la Universidad de Gonzaga está causando un gran impacto en la liga universitaria americana, siendo el líder del equipo con Matt Bouldin, promediando 14.7 puntos y 7.2 rebotes por noche.

 

Jugando casi a tiempo completo de ala pívot Harris es un jugador que debería ir dando pasos hacia el puesto de tres, ya que es quizá algo corto para la posición de cuatro en la alta competición profesional. Aún así presenta unas cualidades físicas excelentes, siendo muy fuerte y atléticamente bastante rápido. Puede tirar de media distancia, de larga incluso si tiene tiempo y está colocado y puede postear con algún movimiento interesante finalizado en gancho. Aún así, su fuerza vital es la penetración, donde es un jugador muy explosivo y fuerte, a través de lo que saca muchas faltas y/o anotar, a pesar de que no es un gran finalizador.

 

Defensivamente es un jugador que puede rebotear con cierta fluidez gracias a sus características físicas, lo que hacen que sea un jugador bastante fiable en defensa gracias también a la agresividad que despliega en todas sus acciones. Así lo entendió Bauermann este verano, convirtiéndolo en su especialista defensivo, curiosamente jugando en la posición de escolta.

 

En posiciones interiores es donde Alemania tiene un mayor potencial, claramente marcado, por tres jugadores de gran potencial como Ohlbrecht, Pleiss y Neumann.

 

Tim Ohlbrecht es un jugador con un tremendo potencial, tanto es así que en el país teutón fue apodado como “el nuevo Nowitzki”. A pesar de eso, nunca ha sido capaz de desarrollar ese potencial que atesora, demostrando con los años ser un jugador con dudosa actitud, algo que hizo que en el pasado verano dejara el Bamberg para acabar en Bonn, donde de la mano del mítico Michael Koch está jugando su mejor baloncesto y relanzando todo ese pontecial.

 

Ohlbrecht ha ganado mucha potencia física en los últimos años, siguiendo manteniendo además una buena capacidad atlética. Este año ha vuelto a una posición en la que se siente más cómodo, la de cuatro. Koch le está dando mucha confianza y a pesar de seguir sin ser un jugador muy proclive a aprovecharse de sus cualidades en el poste, está evolucionando con pasos cortos pero firmes.

 

Su actitud es mucho más positiva que en años anteriores. Ha mejorado en el rebote, sabe controlarse mucho más en temas de faltas, sigue siendo un jugador excelente recibiendo y tirando de larga distancia, anota fácil al aprovecharse de las ayudas defensivas – finalizando fuerte y con muy buen tacto- y es un jugador que intimida defensivamente. Pero toda esta mejora ha venido por la confianza y un cambio radical en cuestión de actitud.

 

Tibor Pleiss es un año más joven que Ohlbrecht y curiosamente llegó este verano a Bamberg en detrimento del ahora jugador del Telekom Baskets. Pleiss se ha hecho un hueco en la selección absoluta y este año se ha hecho con el puesto de pívot titular en el equipo que lucha de forma directa con el Alba de Berlín por el título de la BBL.

 

Tibor es un 2.15 con gran envergadura y muy buena capacidad atlética. Es un jugador con bastante talento y proyección. Puede jugar en el poste con solvencia, finalizando con suspensiones cortas o con gancho. También puede romper en situaciones cercanas al aro jugando de cara – aún así y a pesar de tener un buen tacto, muchas veces tiene problemas en el choque- , o lanzar suspensiones medias con bastante facilidad. En ataque lee bien situaciones de bloqueos indirectos, directos y sobre todo el pick and roll.

 

En defensa, es un jugador que intimida mucho, va bien al tapón pero que sufre en ocasiones en el rebote en demasía y sufre con gente muy fuerte.

 

El otro gran talento interior alemán es Philipp Neumann. El jugador del Bamberg –será parte de la primera plantilla el año que viene-, es el otro gran interior de la generación del 92, aunque siempre ha sido eclipsado por el foco mediático de Enes Kanter y Jonas Valanciunas.

 

El interior alemán ya dejó muy buenas sensaciones en su paso por el torneo de Barakaldo y fue el jugador más dominante en el NIJT de Belgrado. Él es uno de lo s jugadores con más potencial de su generación, un híbrido entre 4 y 5, que cada vez más se inclina por el juego orientado a la posición de ala pívot, eso sí, uno muy completo.

 

Físicamente es un jugador interesante, relativamente fuerte y con buena movilidad, aunque sin ser un prodigio atléticamente. En el apartado ofensivo puede hacer un poco de todo, jugar al poste con una gama amplia de movimientos y bastante fuerza para finalizar con muy buen tacto con ambas manos, jugar de cara para ir fuerte al aro con un buen manejo de balón y un primer paso muy largo o hacer tiros de media o larga distancia, desde donde está mejorando bastante. Además también puede pasar el balón, aunque muchas veces retiene el juego en exceso y le cuesta tomar algunas decisiones. Corre muy bien la pista…

 

En defensa es un jugador muy implicado, muy activo y comunicativo y que ataca muy bien el tapón. Además es un valor seguro en el rebote y es bastante efectivo defendiendo missmatches.