ACBBlogs

Me sentía en la obligación moral de comenzar este blog presentando a uno de los nuevos supertalentos de la profílica cantera balcánica. Su nombre: Nenad Miljenovic.

 

Corría el pasado mes de diciembre de 2008, cuando estaba inmerso en la realización de un pequeño reportaje para Solobasket acerca de la cantera del FMP Zeleznik - cantera que para muchos puede estar sobrevalorada, aunque es innegable que el trabajo de formación que hace el equipo de Nebojsa Covic es impresionante-, cuando le comenté a un grandísimo experto en baloncesto balcánico como Juan Antonio Hinojo que estaba intentando hacer un artículo sobre ello. Él entonces me enseñó la luz al final del camino, me habló de un tal Nenad Miljenovic, y me dijo: este chico es el futuro.

 

Pronto me puse a documentarme e intentar ver algunos vídeos del chaval y lo que vi me dejó ciertamente impresionado: aquel cadete apadrinado por el gran Vladimir Stankovic era un jugador impresionante... pero lo de Berlín ya superó todas mis expectativas acerca del chaval.

 

Estaba hablando a pie de pista del majestuoso O2 World de la capital alemana con Luis Fernández - toda una eminencia del baloncesto para la prestigiosa web Draft Express - cuando charlando de los jóvenes del NIJT, se paró a hablarme de un base cadete del FMP cuyo nombre no le salía. "Nenad Miljenovic" exclamé. Entonces recordé a Juanan y él mismo me dijo "que vivía enamorado del talento de este chaval".

 

Pero lo mejor estaba por llegar, su consagración como cadete dentro de un mundo de juniors de segundo año en un partido entre los dos equipos junior que más han demostrado este año en Europa: el FMP y el Lietuvos Rytas de Jonas Valanciunas. Miljenovic se antojaría fundamental en la victoria del FMP firmando 17 puntos, 8 rebotes, 10 asistencias - JA! Mínimo repartió 13-14 - 3 robos, 4 pérdidas, 2 tapones, 9 faltas recibidas para 34 de valoración. La facilidad en su juego y la magia que destila entre sus dedos les recordaba a nuestros amigos Juanan y Luis a Sergio Rodríguez. "Nunca me había impresionado tanto nadie en un junior como el Sergio Rodríguez de Zaragoza, ahora Miljenovic lo ha hecho".

 

 

Y es que Miljenovic es un jugador especial, como decía Juanan en un escrito sencillamente genial después de la Final Four, Miljenovic es "la sonrisa balcánica", un jugador alegre, que disfruta escuchando a la gente que más sabe, que disfruta trabajando y mejorando y que sobre todo disfruta y hace sonreír tanto a él mismo como a todo el mundo que se encuentra a su alrededor observando cada uno de sus sobresalientes movimientos.

 

Es un base de 1.95, todavía con un físico por formar - ya que prácticamente es un niño-, con un conocimiento del juego realmente asombroso sobre el que deja fluir toda su imaginación y extraordinario talento. Con un manejo exquisito de balón, un control de su cuerpo magnífico es capaz de ver todo lo que sucede en la pista, ver todas las opciones y ejecutar la mejor con movimientos y pases precisos. Él sabe como montar el ataque, sabe como correr la pista para él y para los demás y sabe como anotar, preferentemente gracias a penetraciones perfectas. Además, puede tirar, aunque debe coger más regularidad, puede rebotear con facilidad y es un experto, gracias a su rapidez y envergadura en cortar líneas de pase.

 

Le falta madurez física y defensiva, pero en definitiva, la sonrisa bálcanica de Miljenovic ya tiene a su grupo de incondicionales.