ACBBlogs

La crisis es algo que afecta a todos y por muy millonario que se sea, en un país que ha tenido que ser rescatado de la bancarrota como Grecia, también se nota. Esto es lo que han debido pensar los hermanos Gianakopoulos para tomar una decisión que hace un par de años parecía impensable, aunque realmente, la inversión en el baloncesto griego en los últimos años ha sido algo parecido a una montaña rusa.

 

El año pasado y este verano ya se estaba dejando notar una pequeña bajada en la inversión del Panathinaikos, algo que de momento no se deja notar en la vecina El Pireo, donde sus homólogos los Angelopoulos no ocultan su facilidad para sacar la chequera, mientras las fichas más elevadas de los verdes veían una pequeña rebaja.

 

Así, los máximos mandatarios –dueños- del equipo del trébol han decidido que su apuesta deportiva en los próximos años se centrará en la cantera. Cosa que no han hecho en la última década, siendo un club mayoritariamente comprador, sobre todo en lo que a jugadores griegos se refiere, teniendo especial predilección por los clubes de su alrededor. De la actual plantilla Perperoglou, Fotsis y Bogris son por ejemplo del Ilisiakos.

 

No sabemos si esta apuesta por la cantera será real o quedará en agua de borrajas y vuelvan a caer en el derroche de dinero, ofreciendo contratos imposibles como antaño.

 

Sin ser de la cantera, ya que fue fichado del club “granja” Ilisiakos encontramos al pívot Georgios Bogris, un jugador consolidado entre la élite de su generación en categorías inferiores. Se trata de un center clásico, con 2.09 de altura, razonablemente fuerte, duro, aunque poco atlético. Se mueve bien en la pintura, con buena gama de movimientos, fuerza en el juego de espaldas y duro consiguiendo la posición interior. Puede finalizar de forma algo inconstante con ambas manos y puede jugar el pick and roll. Tiene que mejorar el aspecto reboteador y atléticamente, aunque defensivamente es un buen jugador gracias a su esfuerzo y dureza.

 

En cuanto a jugadores estrictamente de la cantera verde, hay tres apuestas que parecen bastante claras, además de otras dos junior que alternan la primera plantilla con categorías inferiores cuyo recorrido, en un primer momento, no parece tan largo como el que puedan tener Maragkos, que es la estrella de las categorías inferiores de Panathinaikos.

 

Kyprianos Maragkos parece a primera vista la apuesta más clara. Es el jugador con más potencial de su generación, el faro de la misma. Su posición principal es la de ala pívot, aunque en categorías inferiores es capaz de ocupar tres posiciones, incluida la de alero, que debería ser en la que podría dar un salto muy grande de cara a profesionales gracias a sus 2.05. Aunque esto se plantea difícil por su falta de capacidad atlética para ser una fuerza real ahí.

 

Es un auténtico todoterreno, muy inteligente jugando, con muy buena lectura de juego. Puede pasar el balón, crear ventajas desde el poste bajo con una buena gama de movimientos y facilidad para finalizar, puede doblar balones de cara y de espaldas. Tiene juego de cara, sobre todo desde poste medio y alto, tira de media distancia. Todo ello llevado a la cancha con gran agresividad en ambas partes de la cancha, lo que le ayuda también con sus limitaciones para atacar bien el rebote y ser bastante fuerte en defensa. Aún así, sus debes son bastante altos.

 

También se tiene en la casa verde mucha confianza en el desarrollo de Ioannis Dimakopoulos, el cual lo ficharon con 14 años del Esperos Patras. También nacido en 1994 se espera mucho de este jugador que ya alcanza los 2.15 de altura. A pesar de todo, le queda todo un mundo para ser un jugador aprovechable.

 

Le falta dureza, rebotea por altura pero realmente no tiene conceptos básicos para rebotear. Aún así tiene mimbres, no es un jugador egoísta, puede ver las ventajas en los 2x1 y tiene tiro. Algunos conceptos con los que empezar a trabajar en algo en lo que tienen fe, pero que le queda mucho.

 

Con ficha en la primera plantilla y jugando en el equipo junior tenemos a dos exteriores internacionales en categorías inferiores griegas, pero sin demasiado protagonismo como son Zoumpos y Karamalegos, este último, jugador con una notable capacidad para leer el juego.

 

Del mismo año que Karamalegos, tienen a dos jugadores con gran nivel dentro de las competiciones griegas, gracias a su mayor madurez y liderazgo como son los exteriores Thomas Vasileiou, Mvp del campeonato cadete griego y Thanos Hanias, a los cuales todavía no hemos podido evaluar en un torneo internacional.

 

¿Apostará realmente el club verde por la cantera? o ¿seguirá exportando jugadores de otros equipos griegos y extranjeros para su proyecto? Apostaría a que la segunda vía será la que nutra la primera plantilla casi en mayoría absoluta.