ACBBlogs

Como ya es tradición paralelamente a la Final Four, se disputó en París, en un recinto un tanto precario, todo hay que decirlo, el Nike Internacional Junior Tournament, que centra en cuatro días a ocho equipos de categoría junior europeos que lograron el pase a través de las citas previas de Roma, L´Hospitalet, Londres y Belgrado.

 

FMP Zeleznik partía como uno de los grandes favoritos, sobre todo por su condición de actual campeón en las últimas dos ediciones y por albergar en su plantilla al mayor talento del torneo, Nenad Miljenovic, del que ya hablamos profundamente en la primera entrada del blog.

 

Los serbios no pudieron repetir título al toparse con el INSEP, que comenzó perdiendo el primer partido, pero que supo crecer a lo largo del campeonato para eliminar a otro de los grandes favoritos al título, el Zalgiris Kaunas que se presentó con la baja de última hora de Tauras Jogela.

 

Ciertamente el nivel ha sido un tanto decepcionante, sin jugadores que tengan un potencial desórbitante como para pertenecer en el futuro a la superélite. El quinteto de gala se compone por Freire (Unicaja), Invernizzi (INSEP), Redikas (Zalgiris), Jean-Charles (INSEP) y Jankovic (FMP).

 

La gran “sorpresa” fue el título conseguido por el INSEP, que sacó los colores en la final al FMP, para llevarse el título en un partido en el que los serbios no supieron plantar cara a la capacidad física y atlética de los franceses.

 

La capacidad física y atlética es la gran virtud de este equipo, supliendo así en muchas ocasiones la falta de recursos técnicos. Aún así hay algunos jugadores ciertamente interesantes más allá de Leo Westermann que causó baja por lesión.

 

En sus filas milita el mvp de la competición, el 4-3 Livio Jean-Charles. Jean-Charles finalizó el campeonato firmando un 72% en tiros de campo, gracias a su buena selección de tiro y capacidad atlética. Se trata de un jugador muy atlético que ha jugado a tiempo completo de cuatro, cuando con la selección francesa lo venía haciendo últimamente de tres. Es probablemente el jugador con más margen en el equipo, ya que a sus habilidades jugando cerca del aro, su gran capacidad para leer el juego y pasar el balón, su buen tacto cerca del aro y suspensión de media distancia, se le añade un buen juego sin balón y una evolución muy buena en su juego de cara. Añadir que es un jugador sobrio en el rebote y que defensivamente es un jugador intenso que sabe usar bien sus armas.

 

Otro  jugador interesante es Hugo Invernizzi, que acompañó a Jean-Charles en el quinteto de gala de la competición. Es un jugador atípico dentro de lo que vienen siendo los últimos proyectos de la escuela francesa. Es un dos completo, que destaca sobre todo en su faceta de tirador, sacando el tiro muy rápido y pudiendo tirar en muchas posiciones tanto de larga como de media distancia. Se crea sus tiros, aunque no los fuerza, teniendo una buena selección de tiro. Inteligente leyendo el juego y en el juego sin balón, puede penetrar para descompensar la defensa y anotar por si mismo o crear para los demás.

 

Otros jugadores destacables en el campeón son el base Mathis Keita, un combo guard atlético que puede anotar por fuerza y crear juego a través de la penetración. Uno de los líderes del equipo sin duda. William Howard tiene detalles de buen tirador de larga distancia y un gran primer paso, que le hacen ser un jugador a tener en cuenta.

 

El doblemente campeón FMP fue de más a menos en el campeonato. Comenzó con una gran exhibición de baloncesto colectivo ante la Benetton y luego sufrieron para llegar a la final con dos milagros en los segundos finales de Nenad Miljenovic, con un triplazo entre tres defensores – ante Split-  y de Bogdan Bogdanovic – un tres anotador con buen físico que crea mucho juego con su gran capacidad penetradora-  con una gran canasta ante Unicaja. Ya en la final, echaron en falta la presencia de un interior realmente determinante, a pesar de tener a Nikola Jankovic – aún en edad cadete-, Nemanja Bezbradica – un center fuerte con mucho tacto cerca del aro y tiro de media distancia- y Nikola Siladi que jugó un torneo francamente decepcionante.

 


 

Miljenovic es el líder de este FMP, sobre él ha recaído todo el juego y prácticamente sus compañeros no han podido seguirle, teniendo que asumir él demasiadas responsabilidades anotadoras. De sus virtudes no vamos a hablar más, son de sobra conocidas, pero en este torneo no hemos vislumbrado prácticamente muchos cambios en su juego, sobre todo porque el equipo no le acompañaba. Así, su selección de tiro ha sido cuestionable y su acierto desde el tiro libre muy bajo.

 

El otro gran jugador del FMP en el torneo ha sido el interior cadete Nikola Jankovic, que se presenta como uno de los jugadores con mayor potencial del torneo. Es un cuatro con capacidad para jugar de tres muy completo. Con una gran capacidad de posicionamiento para el rebote, sobre todo el ofensivo, es un jugador que puede hacer muchas cosas bien. Puede jugar al poste para finalizar muy bien cerca del aro, muy bueno girando y amagando y culminando con un gran tacto cerca del aro. Juego bastante bien sin balón, puede jugar de cara poniendo el balón en el suelo e incluso tirar, sobre todo de media distancia donde es muy efectivo.

 

Unicaja y Zalgiris Kaunas estuvieron luchando hasta el último momento por el pase a la final, sobre todo los malagueños que fueron eliminados con la bandeja de Bogdanovic y la réplica posterior que no pudieron anotar de José Pozas. Seguramente con la participación del lesionado Servera, hubieran podido disputar la final.

 

La buena noticia es que Rafa Freire ofreció su mejor versión, dejándose ver su experiencia a nivel profesional en la pista. El base brasileño empleó sus grandes capacidades atléticas para anotar con fluidez, sobre todo a través de su gran suspensión, defender, rebotear y penetrar. Aún así, todavía tiene dificultades en algunos pases, dándolos sin seguridad y perdiendo así demasiados balones.

 


 

Del resto de la escuadra, se puede decir que fue un bloque compensado, sin demasiados altos ni bajos, en los que destaca la presencia de Mallick Fall, que sin jugar un torneo demasiado brillante, deja últimamente perlas que constatan su progresión.

 

El Zalgiris se quedó fuera de la final contra pronóstico perdiendo con el INSEP en el cara a cara por la final. Con la ausencia de Jogela, sus jugadores más destacados fueron Redikas, Ulanovas y Jakstas.

 

Dovydas Redikas es el jugador con más talento del equipo, un todoterreno que atrás es todo sacrificio  y en ataque es tremendamente elegante. El lituano es un escolta, con buen manejo de balón al que le encanta jugar con el campo abierto. Tiene tiro y le gusta penetrar con mucha fuerza pero a la vez con una técnica muy depurada para poder doblar balones o finalizar con ambas manos.

 

Ulanovas ha sido la gran sorpresa del equipo, multiplicando sus números y siendo una importante arma ofensiva para los bálticos. Es un jugador atlético al que le gusta penetrar y finalizar con muchas variantes o tirar de fuera. Jakstas es un ala pívot undersized, con buen físico y velocidad al que le gusta jugar al poste por velocidad o entrando en velocidad recibiendo en movimiento. Puede tirar, rebotear y es un buen defensor.

 

KK Split, Cajasol y Union Olimpija acabaron el torneo con una victoria cada uno. Los croatas ganaron a la Benetton en el mejor partido de su estrella, el base Toni Katic. Pese a todo Katic no firmó un torneo demasiado bueno, estando tremendamente desacertado en la finalización. El base croata basa su juego en la penetración, yendo muy fuerte al aro, a partir de donde intenta finalizar o buscar cortes interiores o tiros exteriores de sus compañeros. Por dentro le ayudaba Filip Najev un pívot fuerte en el poste bajo con mano de media distancia, que va bien al rebote en ambas partes de la pista.

 

El Cajasol tuvo un participación muy buena a pesar de que comenzó mal con una contundente derrota ante el Zalgiris que se fraguó en el primer cuarto, en parte por la falta de experiencia del conjunto andaluz. Logró reponerse en las dos jornadas siguientes sacándo una victoria ante Olimpija y una derrota en la prórroga – que pudo ser perfectamente una victoria- ante el campeón INSEP.

 

El senegalés Pape Amadou y Pablo Villarejo, junto con la versatilidad del pívot brasileño Darín – un pívot que hace de todo: juega en pintura, tira y rebotea-  lideraron al Cajasol. Amadou es un portento físico capaz de jugar de pívot y de alero gracias a su habilidad para jugar de cara desde el poste medio, su tiro y su toma de decisiones. Buen reboteador y defensor, tiene un amplio margen de mejora todavía. Villarejo es un exterior que tiene que utilizar su inteligencia para huír de ese handicap que le pesa en cuanto a físico y capacidades atléticas. Aún así es un muy buen tirador que puede tirar en todo tipo de situaciones y un penetrador tras pantallas bastante interesante.

 


 

Olimpija de Ljubiana tuvo su primer contratiempo cuando antes del partido inaugural se lesionó su interior estrella Gezim Morina, un pívot con buena mano y muy hábil jugando al poste bajo. Aún así, logró sacar una victoria en la primera jornada contra el a la postre campeón, gracias a tres triples seguidos convertidos por Micic y su estrella Jan Span.

 

Span es el claro líder de este equipo, un jugador con experiencia, ya que entrena con la primera plantilla a tiempo completo. Es un base inteligente, que sabe controlar el juego y ver las mejores opciones. Le gusta mucho jugar con pantallas y bloqueos – muy bueno en pick and roll-  para penetrar y ver las opciones de anotación suyas y de los suyos, incluyendo una parada y tiro muy interesante.

 

Benetton Treviso fue con diferencia el peor equipo de la competición, con una selección de tiro realmente paupérrima y con un juego interior inexistente. Lo cierto, es que la baja de su estrella Alessandro Gentile – convocado por el primer equipo- les hizo mucho daño y los llamados a liderar el equipo, el croata Armin Mazic y el búlgaro Pavlin Ivanov no funcionaron.

 

Así que fue Alessandro Zanelli el que asumió el liderazgo. Zanelli es un escolta en el cuerpo de un base, al que le gusta mucho penetrar para crear su juego y el del equipo. Tremendamente vertical, casi siempre que lo intenta saca algo positivo. Tiene  un tiro muy rápido que lo saca en cualquier situación y distancia.