ACBBlogs

En anteriores entradas de este blog ya comentamos la dificultad que han tenido para llegar al profesionalismo, concretamente al más alto nivel, algunos de los jugadores rusos que en categorías inferiores tenían un alto grado de dominio del juego y de los cuales se esperaba bastante en e futuro. Véase Zavourev, Urazmanov o sin ir tan lejos aunque con una carrera superior a la de estos la de Korolev.

 

Creciendo año a año, viene con fuerza el joven prospecto ruso Sergey Karasev, nacido en 1993 y que recientemente ha cumplido 18 años. Actualmente milita en el BC Triumph ruso, equipo en el que viene desde el año pasado actuando regularmente a nivel profesional en la liga rusa con algunas actuaciones destacados y poco a poco teniendo mucho más protagonismo, hasta el punto que se ha convertido en el alero titular de su escuadra.

 

El alero ruso es uno de los jugadores con más futuro y potencial de la generación del 93. Con sus dos metros de altura es un híbrido entre la posición de dos y de tres, atléticamente muy completo, rápido, con cambio de ritmo y muy buena potencia y timing de salto. Físicamente le falta cuerpo y fuerza, además de tener más consistencia en el choque –aunque ahora parece menos reacio al contacto- y poder trabajar su juego medio e interior con más fluidez, sobre todo ante rivales menores de estatura.


 

 

(Foto FIBA Europe / Tomas Tumalovicius)

 

Puede manejar el balón con facilidad sin ser un gran manejador, aunque tiene facilidad para tratarlo con ambas manos, aunque su mano natural es la zurda. Puede ir hacia dentro con rapidez y fuerza, pudiendo finalizar –con buen tacto en las cercanías-, muchas veces con potentes mates o incluso distribuir, no siendo un mal pasador en absoluto, ya que entiende el juego bastante bien y sabe leerlo y reconocer bien los puntos fuertes en distintas situaciones de juego.

 

En cuanto a tiro, puede crearse sus tiros en muchas situaciones, aunque muchas veces fuerza el tiro exterior en demasía. Realmente su punto fuerte es el tiro tras pase, es decir, recibir y ejecutar, donde muestra una alta fiabilidad.

 

Defensivamente es un jugador de cierta fiabilidad gracias a sus cualidades atléticas, aunque tiene capacidad para crecer mucho más ya que no es ningún factor en este aspecto. Muestra muy buena habilidad y timing en el aspecto taponador para un jugador exterior.