ACBBlogs

Después de la gran fiesta del baloncesto español, con gran ambiente en las gradas tanto en el BEC como en La Casilla, el mundo del baloncesto vuelve a la normalidad. En la Minicopa pudimos ver, el que fue el partido de la Copa del Rey en general, la gran final que nos brindaron el Regal Barcelona y el DKV Joventut. Además, esta competición, como siempre nos dejó nuevas joyas para el baloncesto del futuro, como Marc Bauza, Matías Boho, Xavi Moreno, el brasileño Daniel Bordignon o el pívot Jon Urtxulutegi.

 

Tras esto, la rutina regresa a nuestras vidas, aunque desde aquí seguimos descubriendo a nuevos valores para un futuro. Esta vez nos vamos hasta París para seguir a dos de los grandes valores de la cantera francesa, los subcampeones de Europa junior Evan Fournier y Leo Westermann.

 

Estos dos jugadores exteriores no son el prototipo de jugador francés de nuevo cuño, más basados en su supremacía física y atlética que en los conceptos puramente técnicos.

 

Evan Fournier demostró este verano su gran talento con la selección francesa sub18, alcanzando el subcampeonato y el quinteto ideal del Europeo Sub18 como ya comentamos hace unos meses.

 

Actualmente juega en el Nanterre parisino en la ProB francesa con un papel no demasiado destacado. A pesar de ello, Fournier es un jugador de 17 años, con un perfil atlético bastante bueno y mucha talla para las posiciones de dos y de tres. Aún así, para el siguiente nivel, se antoja necesario que adquiera fuerza física, sobre todo en un tren superior que es francamente endeble, que mejore en su tiro exterior y su defensa.

 

Evan es un jugador que ofensivamente es bastante completo, puede hacer un poco de todo y anotar de bastantes maneras. En la pista sabe leer bastante bien las defensas para anotar de manera efectiva. Muy bueno penetrando, para anotar por él mismo o doblar balones. Es muy bueno finalizando a pesar de su físico, lo puede hacer con ambas manos y aguanta excelentemente el choque. Además, puede tirar con solvencia de media distancia y puede lanzar desde 6.25 aunque aún con irregularidad más allá de tiros estáticos. Tiene pase, bote y es explosivo, sobre todo jugando con la pista abierta, donde es un excelente jugador.

 

Foto FIBA Europe / Pascal Allée

 Fournier, máximo anotador de la selección francesa sub18 plata en el Europeo de Metz
(Foto FIBA Europe / Pascal Allée)

 

 

Leo Westermann es la nueva gran joya del INSEP parisino. Aún así, una inoportuna lesión le ha dejado KO para lo que resta de temporada, no pudiendo ser de la partida en el torneo de Belgrado, en el cual nos podría haber dejado nuevas sensaciones acerca de su nivel actual.

 

Westermann es un base de gran talla (1.98 de altura, lo que para un base es extraordinario). Un líder en la pista, con gran madurez en la misma (aunque esto se le notaba más en cadetes que en juniors) y capacidad para hacer bastantes cosas.

 

Su principal arma es el tiro exterior, pudiendo tirar desde lejos con una mecánica rápida creándose sus propios tiros. También tiene un interesante tiro de media distancia, que crea gracias a su habilidad manejando el balón y su potencia para penetrar. Es así, penetrando, de donde saca grandes ventajas, para crear juego o para finalizar por si mismo. Corre muy bien la pista, tiene una gran visión de juego y juega bien en situaciones de 1x1 y 2x2. Aún así muchas veces es un jugador que se precipita y toma decisiones erróneas o de una mala lectura de juego.

 

Foto FIBA Europe / Pascal Allée

  Westermann, base de la selección francesa sub18 (Foto FIBA Europe / Pascal Allée)