ACBBlogs

Cuando me propusieron realizar un blog en ACB.COM, el primer nombre que se me pasó por la cabeza para la primera entrada fue el de Timofey Mozgov, aunque por circunstancias de la vida, cuando ya se hizo este proyecto realidad, estaba totalmente hechizado por un cadete serbio que ronda por Belgrado cuya historia ya conocéis. Bastantes meses después de aquello, el muchacho del que iba a hablar ya es se ha convertido en toda una realidad, en un jugador determinante.

 

Harto de la venta de miles de rusos que van camino de ser el nuevo supercrack europeo, ejemplos de ellos a puñados, como por ejemplo Jake Koroleev, aunque sí, con pasado NBA, Artur Urazmanov, que se dedicó durante años en categorías inferiores a dominar por su potencia físico - atlética o del tirador Vassili Zavoruev, que no pudo ni tan siquiera encontrar su sitio en la "poderosísima" liga chipriota. Hay muchos más ejemplos de este perfil de jugador en los últimos años. Pero la cuestión es que entre esta vorágine de jugadores que se estrellan después de ser semi encumbrados, Mozgov es todo lo contrario.

Dentro de toda esta hornada de jugadores, con discreción - bueno, todo lo discreto que puede ser un jugador de 2,14- llegó Mozgov. Un jugador cuya explosión radica en los últimos nueve meses, y es que el joven pívot ruso a comienzos de este año 2009 no contaba con ninguna experiencia ni profesional - más allá de unos meses en el segundo equipo del Khimki- ni con ningún equipo de las selecciones de categorías inferiores de Rusia, donde aquellas estrellas del futuro su lucían. Su primera irrupción en un torneo internacional fue en Vilagarcía en 2008, donde tuve noticia de él por primera vez.

 

 

FIBA Europe/Castoria-Wiedensohler
 

 

 

Pero su carrera cambió con una serie de lesiones en el frontcourt del Khimki a comienzos de este año que obligaron a Scariolo a tener que contar con aquel chaval del filial de 2,14. Curiosamente, sin tener ninguna experiencia significativa en su trayectoria, consiguió hacerse con un hueco importante en la plantilla. Sus buenas actuaciones, le llevaron a convertirse en un básico de la rotación tanto del Khimki en Eurocup y Superliga, como de la selección Rusa en la que está cuajando un muy buen Europeo. En cuestión de pocos meses, pasó de ser un desconocido sin experiencia a un jugador muy cotizado en Europa y que este año irrumpe en la Euroliga con el afán de ser una de las sensaciones del campeonato.

Todo esto, lo ha labrado estando lejos de ser un prodigio técnicamente. Gracias, al trabajo diario, con lo que ha logrado una mejora realmente espectacular en el último año y un físico prácticamente incomparable al de ningún pívot en Europa, a lo que le acompaño una capacidad atlética envidiable para un jugador de su tamaño.

Mozgov anota gran parte de sus puntos a través del rebote ofensivo, donde al igual que en el defensivo es muy bueno, en parte gracias a una buena capacidad de salto, como de una envergadura extraordinaria. Es muy bueno palmeando, tiene un gran tacto de cara al aro en las cercanías del aro con ambas manos, sobre todo siendo bastante agresivo finalizando. Puede anotar ofensivamente después de hacerse hueco en la zona con su gran físico para finalizar directamente cerca del aro, a lo que le acompaña un gancho bastante interesante. Ha mejorado mucho últimamente en su lectura de algunos aspectos del juego, donde antes era casi nulo, como cortes para anotar fácil y sobre todo aplicación de algunos sistemas en los que se envuelto directamente él. Le gusta bloquear mucho, siendo sobre todo muy hábil y rápido para buscar el aro para un pase que le permita una canasta fácil.

En defensa es un jugador tremendamente activo y agresivo, algo que muchas veces le pasa factura, al igual que en ataque, en cuestión de faltas evitables. Es muy grande e intimida mucho, además es bastante hábil taponando. A veces tiene algunos fallos en la defensa colectiva, porque aún está aprendiendo a leer el juego, pero cada vez crece más en este apartado y es que sus capacidad atlética le hace un jugador bastante interesante para defender missmatches con jugadores exteriores. Es un valor seguro en el rebote.

Lo que ha hecho Mozgov en este año es realmente increíble, ya que de un físico y pocos recursos técnicos ha sacado un jugador francamente interesante, gracias al trabajo diario en una categoría profesional.