ACBBlogs
 

A pesar de que era algo que en el mundo del baloncesto Europeo se sabía hace bastante tiempo, el Cajasol ha anunciado esta misma semana la contratación de la gran perla checa - junto a Jelinek y Vesely- Tomas Satoransky. Este fichaje es una declaración de intenciones por parte del equipo sevillano, ya que parece que quieren empezar a invertir dinero adquiriendo jovenes talentos como demuestra el haber "robado" al base checo a varios de los conjuntos más grandes de Europa.

 

Satoransky, que en octubre cumplirá 18 años, es un base- escolta checo de casi dos metros de altura y gran talento que procede del Praga. Además es un fijo en la selección nacional checa absoluta.

 

Con una altura absolutamente privilegiada para su posición, un cuerpo aún físicamente por formar y una capacidad atlética sobresaliente, Tomas, es un base con un talento extraordinario, considerado uno de los mejores jugadores de su generación.

 

Sin duda alguna prefiere jugar de base que es donde él se siente realmente cómodo y es realmente bueno. Su visión de juego es muy buena lo que combinado con su facilidad y creatividad para el pase lo convierte en un jugador que puede crear juego para sus compañeros. No es nada egoísta, lo que lo convierte en una gran amenaza en creación y dirección y anotación. Extiende su visión y su creación tanto al juego estático, como sobre todo en transición y contraataque donde es letal. En estático, ve muy bien el juego, sobre todo cortes y tiros abiertos, además su fantástico primer paso le hace que pueda crear en penetración doblando a interiores o tiros abiertos.

 

Para anotar también prefiere la penetración, ya que su primer paso, su excelente manejo del balón y una amplia gama de movimientos técnicos le hacen acabar debajo del aro fácilmente, donde es un buen finalizador, aunque tiene algunos problemas para anotar con gente muy fuerte por su físico.

 

Además puede anotar en suspensión, sobre todo en tiros de media distancia donde puede tener una fiabilidad considerable. También puede tirar de 6.25, aunque le falta adquirir regularidad.

 

Además cada vez más, expresa sus emociones en la pista, convirtiéndose en un líder para sus compañeros. Un jugador muy activo en ataque y en defensa - donde le ayuda mucho su desplazamiento lateral- que a buen seguro será un referente para la nueva hornada checa.