ACBBlogs
19/02/2014
Primera entrada de la segunda vuelta en uno de los años más locos del Supermanager. Para empezar os contaré las gañanadas que he hecho estas semanas. Con la Copa del Rey de por medio pensé (quien no lo ha heho…) tengo dos semanas para hacer los cambios. Ya los haré… Pues muy bien, los hice a última hora con el móvil en una estación de servicio perdida entre Córdoba y Madrid y con menos cobertura que el armario de Ricky Martin. Resumen… Se acabó el tiempo y en dos de mis equipos iba con Sekulic. Menos mal que si pude salvar el equipo del blog.

Segunda gañanada. Finalaza de Copa del Rey. Como muchos de vosotros sabréis soy muy madridista, aunque no de los que se ciegan y no son objetivos (para mí y hasta que se retire, Juan Carlos Navarro es el mejor jugador de la ACB). Pero ese día estaba muy crecido. El caso es que una amiga especial me llamó para quedar con ella y otra pareja para tomar algo. Pensé que podría ver la final en un bar. Iluso de mí…
 
Me llevaron a una coctelería de modernos en el que la tipa del bar se negó a poner el baloncesto (“aquí no ponemos salvajadas de esas”, me dijo la muy *******). Me encontraba tomando un gintonic con más cosas dentro que un cocido y a un precio de esos que cuando lo pagas te sientes más tonto que cuando pagas 8 euros por unos nachos. ¡Los nachos son doritos con ketchúp! Pero estaba tranquilo, convencido de que el Real Madrid ganaría de 20.
 
Pues no. Mi móvil ardiendo. Mensajes de mis amigos: “La mejor final en 20 años”, “partidazo”, “el barça sigue vivo”… Me perdí la canasta más emocionante de mi equipo desde el triple de Don Alberto Herreros. Y todo por intentar quedar bien con una muchacha. Sí, soy un calzonazos. Sí, soy un pagafantas. Y sí, al menos ganó el Madrid.

Tercera gañanada. Fue la jornada antes de la Copa del Rey. Mis amigos fueron a ver en directo un partido del Fuenlabrada. Fue el que jugaron ante el Murcia. Como estaba muy cansado (acabo de cumplir 30 años aunque mi atractivo físico haga parecer que tengo 18) decidí no ir. Pues bien, el maldito Chinche y el capullo Samu llenaron sus equipos de jugadores del Fuenlabrada. Resumen: Panko 32 y Feldeine 25..

El equipo con el que afronto esta jornada es este:

Chacho, Satoransky, Uriz
Mumbrú, Rudy, Van Lacke, Kirksay
Muscala, Panko, Nocioni, Mirotic


Meto a Van Lacke por ser uno de los jugadores que más me han gustado. Siempre fue un clásico en mis equipos y me cae especialmente bien.

Muchos de vosotros me seguís en Twitter y habréis visto que no he comentado nada sobre el fichaje de Lamar Odom por el Baskonia. Tiene una explicación muy sencilla. Aún estoy flipando. Suena a broma del día de los inocentes. También digo una cosa. Lamar es conocido porque le gusta mucho salir a tomar algo. Pues en Vitoria con el Txacoli y los pintxos va a disfrutar como un enano...

¡Hola amigos! Quería empezar esta entrada disculpándome por el retraso. Justo esta semana estreno mi nuevo show en Madrid y llevo dos semanas de locura. Sé que no es excusa, pero los cambios no se me han olvidado ninguna jornada. Es más, estoy en racha. Llevo varias semanas quedando arriba en la Liga Privada. Y he pasado de estar a unos 150 del líder a bajarlo a 75.

 

Hoy quiero hablaros de uno de los miembros fundadores de La Liga de las Estrellas, Adrián. Es de todos los que jugamos el que más vive el baloncesto y muy probablemente el que más sabe. Socio del Fuenlabrada desde pequeño, vivió con su padre el año mágico del Partizán en el Fernando Martín. Sigue yendo al pabellón a animar como cuando tenía 20 años.

 

Adrián entró un año después que yo en la Universidad. También estudió periodismo. Conectamos bien desde el principio al tener gustos muy similares en cine, música o deporte. Y como no éramos mucho de ir a clase, más bien nada, pues con las cervezas de la cafetería nos conocimos más. Pobres jóvenes que ahora vais a la Universidad y tenéis asistencia obligatoria. El Plan Bolonia está haciendo más daño que la Kinder Bolonia de Messina.

 

Adrián no solo es que sepa de baloncesto. Es que se lo curra mucho. Como alguna vez os he comentado, tenemos dos ligas. Una de ella es una locura. Una bendita locura. Se trata de dos grupos de siete equipos que se enfrentan entre ellos a ida y vuelta. Pasan los cuatro primeros y se forman otros dos grupos. De ahí al final, eliminatorias al mejor de tres. Y con un aliciente: La Copa del Rey. Los ocho mejores equipos a mitad de temporada juegan una Copa como lo hacen los de verdad.

 

En mi paupérrimo palmarés destaco que yo la gané hace un año. Este sistema de enfrentamientos crea cosas tan maravillosas como que tu rival quede segundo en la privada con 200 puntos y ganarle quedando primero por 0`20. O que quedando penúltimo de la jornada con 120 puntos, ganes tu eliminatoria y un colega/enemigo íntimo no gane su partido con 80 puntos más. Si queréis echarle un vistazo la web es www.urjcleague.com.

 

Pero es que además Adrián hace scouting. Sube vídeos en plan “el jugador Michael Tuprima del Instituto de Wichita” o “Bojan Clementovic, joven esperanza del cadete B del Partizan”. Y acierto con muchos de ellos. Y como colofón es un viciado de la NBA y de los videojuegos de basket.

 

LA CONCLUSIÓN
¿A dónde quiero llegar? Adrián es un pésimo jugador del Supermanager. En serio, malísimo. Algunos años incluso ha dado pena verle con dos millones de bróker menos que tú. Y el tío lo vive, lo intenta. Pero en diez años no ha metido ni miedo. Ridículo, tras ridículo, tras ridículo. Siendo el que más sabe a estas alturas de temporada, con su mejor equipo está a 250 puntos de la cabeza. Y con el otro… ¡a 400! Más o menos las veces que me habré reído de lo malo que es.

 

Os dejo mi equipo
Sergio Rodríguez, Vives, Bellas
Sato, Rudy, Navarro, Toolson
Tomic, Sekulic, Nocioni, Mirotic

Qué raros son estos días de Navidad. Vacaciones, horarios raros y comer, comer y comer. En una semana he ingerido más calorías que en los tres meses antes. Si dicen que somos lo que comemos, yo soy un langostino. O un Gintonic. ¿A qué viene esto? A uno de los mayores sentimientos de fracaso en la vida. Que se te olvide hacer los cambios en el SuperManager.

El viernes pasado abrí mi ordenador. Iba a cambiar a Guillem Vives y poco más. Jugaba contra el Real Madrid. Era un cambio claro. Pues no sólo me encuentro con que la jornada ya ha empezado sino con que me he comido un -5 como un castillo. Ya lo dice el refrán, no hagas los cambios del SuperManager mañana si los puedes hacer el mismo domingo de madrugada. Pero no solo eso. Muy informado yo, tampoco sabía que había jornada pocas horas después. En resumen, que he desperdiciado seis cambios muy ricos.

Una de las comidas de Navidad de este año fue la del SuperManager. Y tengo que decir que el Karma de debe haber castigado. Todo el año esperando este día, para no poder disfrutarla. El jueves anterior actué en Badajoz con fiebre. El viernes, inconsciente de mi, salí a dar una vuelta. El sábado estaba totalmente afónico. Un mal menor si tu trabajo no es ser monologuista y tienes que actuar el domingo. Así que fui, comí y me retiré a mi casa con el rabo entre las piernas. Esta es una frase que Joey Dorsey no podría decir nunca.

Pero el poco tiempo que estuve pude hacer una venganza que llevaba pensada de casa. Hacernos una foto todos juntos. Colocarme estratégicamente detrás del capullo de la Liga Privada y colocarle unos bonitos cuernos para que toda la gente de ACB.com y todos los que tenemos un capullo en nuestras Ligas privadas podamos reírnos bien fuerte por dentro.

El equipo con el que he afrontado estas dos jornadas ha sido este:

Sergio Rodríguez, Guillem Vives, Raúl López
Sato, Rudy, San M, Robinson
Tavares, Sekulic, Doellman, Mirotic

He de decir que la Liga Privada está emocionante. Por arriba El Chinche y El Capullo están con 1948 y 1939 puntos. Los cinco primeros equipos están en cincuenta puntos, como la Premier League de este año. Yo voy el primero de los mortales, con 1856 y 1855 puntos en mis dos equipos, sexto y séptimo. He de decir que si hubiera hecho los cambios tendría mínimo 30 o 35 puntos más.

Para terminar mi última entrada de 2013 os voy a contar algo gracioso. El sábado 28 estuve actuando en Móstoles. Y al bajar del escenario me vino un tipo a hablar. Yo no soy el típico cómico al que le vienen bellas mozas a ofrecer placer. Se me acercan maromos. Pensando que me iba a felicitar o pedir una foto le sonreí y el tío me dijo: “Eres un mierda en el SuperManager”. Y se fue. Así, así de maravilloso es este juego.

En la Edad Media para mandar un mensaje desde un castillo a otro, un tipo con un caballo tenía que recorrer cientos de kilómetros, tardando días en entregarlo. Imaginad que risa para hacer llamadas perdidas… A día de hoy, puedes ver un partido de curling en Nueva Zelanda en directo. ¿A qué viene esta idiotez? Hoy voy a hablar de nuestros exiliados.

Andrés y yo nos conocimos en 5º de EGB. Desde entonces hemos sido colegas. Este viernes volví a verles después de dos años. Los mismos que lleva viviendo junto a su novia en Australia. Sí, sí, Australia. La otra puñetera punta del mundo. Y desde allí, sigue siendo un fiel del Supermanager KIA. De hecho, estos son sus planes. El primer día ve a sus padres y el segundo tiene la cena del juego. Como dato curioso, el año pasado GANÓ. Jugando desde allí, viendo los partidos a través de la web de la ACB.

Ya os he hablado de Andrés. Alias El Chivo. Por una tontería. Andrés es muy español. Es decir, con 15 años tenía una barba digna de Fernandisco. Siempre fue, como si familia, un tío muy campechano. Y aunque el colegio empezara en septiembre, como eran fiestas en su pueblo (Baeza, Jaen), él no empezaba hasta octubre. A su ritmo, sin ningún tipo de prisa. No se fuera a agobiar. Supongo que sería 3º de ESO. El caso es que cuando muchos de nosotros teníamos pelusilla en la cara, se plantó en el colegio un mes tarde y con una perilla como la de Guti en sus buenos tiempos. Quince años después sigue con el mismo mote. Dicho esto, en Móstoles si no tienes mote, no eres nadie.

Estoy entre nervioso y excitado. Voy a ver a mi mejor amigo de siempre después de dos años. Mucho han cambiado las cosas desde entonces. Hace dos años vivía con mi antigua pareja en Colmenar Viejo, pesaba 35 kilos más, me gustaba Mourinho y el Real Madrid de baloncesto era incapaz de ganar al Barcelona. Todo eso es historia. Lo bonito es que llegará, estaremos cenando, bebiendo cerveza sin alcohol (JAJJAJJAJJAJA) y hablando de basket y será como si no hubiera pasado el tiempo. Vuelvo a lo mismo que he dicho varias veces. El juego a veces es el medio. El medio para unir a un grupo de amigos.

La cena ya es definitiva

Nos ha costado ponernos de acuerdo… Entre los que trabajan, mis actuaciones, los que ya son padres y el inmigrante australiano… Pero al final encontramos fecha definitiva. Este sábado de diciembre en Fuenlabrada, una de las cunas del baloncesto español. Y para mí, con los canarios, la mejor afición de este país. Que nadie se enfade.

Gracias al buen trabajo de las últimas semanas llego a la cena como un señor. El principio de temporada fue desolador. El capullo de la liga me repetía en directo y por whatsapp que iba a hacer el ridículo con el blog. El equipo del blog es sexto y mi otro equipo cuarto. Y he sido capaz de arreglar el tema del bróker.

Para esta semana he decidido meter a Pedro Llompart en los bases. Soy de esos que apuran el bróker, aunque sean dos durillos, hasta el final. Le meto en lugar de Heurtel, que solo me ha durado una semana. Los otros dos cambios son en los aleros. Fuera Kirksay y Dragic y dentro Robinson y un clásico del juego SanM.

El equipo queda así:

Llompart, Vives, Raül López    
Sato, Rudy, San M, Robinson
Mirotic, Monroe, Pleiss, Sekulic
04/12/2013
“En mi casa somos como el Atleti de los viejos tiempos, unos sufridores”. Esta frase me la ha dicho esta misma mañana Azahara. Ella mejor que nadie representa lo que es ser la novia de un jugador de Supermanager. Y lo representa porque ha pasado por todas las fases.

Conocí a Azahara hace diez años en la Universidad. Ella estudiaba periodismo un curso por debajo y venía a vivir a Madrid desde Gijón. Su compañera de piso, Silvia, iba a mi clase y ya habíamos hecho buenas migas el curso anterior. Por cierto, con el tiempo Silvia cometió el error y a la vez el acierto más grande de su vida se convirtió en la novia del capullo del Supermanager.

Azahara se tuvo que tragar las horas de conversación sobre el juego de los que eran sus amigos de clase. Amigos que la mayoría no habríamos terminado la carrera si no fuera por su generosidad a la hora de pasar apuntes (GRACIAS AZA). Con el tiempo empezó a salir con Juan, uno de los paquetes del juego. Y tuvo que aguantar esas charlas como novia. A día de hoy lo hace en su fase máxima. Como esposa de un jugador… y madre de un futuro manager.

No quiero que esta entrada pueda parecer machista y que dé la sensación de que solo los chicos juegan a este juego. Por nuestra Liga han pasado alguna fémina. Pero como hablo de nuestro caso, en nuestra liga hay más colas que en las rebajas del Bherska. Yo mismo desde que empecé a jugar he tenido varias parejas. Y no todo son facilidades para compaginar…

“¡Es que no me entiendes! ¡Necesito saber si al final Navarro ha jugado!”.
No recuerdo si alguna vez dije esa frase. Pero puede ser que saliera de mi boca cuando salía con mi ex novia del cine y cuando ella se ponía a comentar la película (la verdad que tampoco era muy espabilada, así que generalmente no pillaba muchas cosas), yo no podía contestar porque con el teléfono estaba mirando valoraciones y si la web ya no tenía la maldita pantalla de “cerrado temporalmente”.

Con el paso del tiempo, ya se han acostumbrado. No les queda otra. Incluso Irene, novia de Adrián, se apunta a muchos de nuestros juegos como cuando montamos un Tour de Francia o una Vuelta a España. No nos mires, únete. Hasta Ana, novia de El Chinche, jugó la liga Teledeporte un año sin ni siquiera tener muy claro que el Baskonia era un equipo o el nombre de un Pokemon.

El paso de los años ha querido que el único jugador que queda soltero sea el que escribe estas líneas. Jugadores del Supermanager que leéis el blog, estoy para lo que necesitéis vosotras, vuestras amigas, hermanas mayores de edad, primas del pueblo e incluso madres solteras jóvenes. Quizá sea por eso por lo que pueda tener tiempo para hacerlo.

A veces soy muy pesado con mis amigos contándoles mis proyectos y mis historias, pero puedo presumir de tener un grupo de colegas lleno de buenas personas, gente sana y que me apoyan un montón con todas mis historias. Los pocos éxitos que voy logrando en la vida sería imposible sin ellos. Incluso sin el capullo.

Felicidad

Por cierto. Soy feliz. Vengo de hacer una gran jornada. De hecho llevo unas cuantas bastante buenas. Esta semana acerté con Raúl López y Pleiss. Incluso teniendo a Vives y su -11 (HIJO MÍO, ¿LO ESTABAS HACIENDO A POSTA?) sumé 223,20 y 211 puntos en mis equipos. Recorté unos 100 puntos con el capullo, que abandona el liderato y…. PAGA DOS EURAZOS. La contrapartida es que El Chinche sigue con su habitual potra y no se descuelga de los puestos de honor.

Poco a poco también estoy solucionando mi drama con el bróker y ya estoy a mitad de la tabla. De hecho ya voy a empezar a meter jugadores de los obligados. Esta semana mis cambios son:  Cabezas por Heurtel (apurando las últimas opciones de conseguir pasta), Kirksay por Robinson y Muscala por Mirotic.

"El tiempo va, pasarán las olas" (Sergio Dalma). Sí, amigos, como decía el gran poeta catalán, el tiempo pasa. Son diez años jugando al Supermanager. Es curioso ver cuanto tiempo me ha acompañado este juego. Hace 10 años mi vida era muy diferente. Tenía 19, estudiaba segundo de periodismo en Fuenlabrada. Fue el año que el capullo del supermanager, Samuel, entró a primero. Samuel y yo nos conocíamos desde los quince años
pero por cosas de la vida el entró un año más tarde en la universidad. Y entre la gente de mi clase y la de la suya hicimos un buen grupo de amigos.

Era 2003. Yo apenas tenía responsabilidades. Básicamente aprobar asignaturas de una carrera que nunca me vio por clase. Y no nos engañemos, periodismo no es demasiado difícil. Basta ver algún programa futbolístico de noche para comprobarlo. Intentaba pasármelo bien y ligar lo poco que me dejaban. Es en lo único que no ha cambiado mi vida en este tiempo. Faltaban dos años para el triple de Herreros, Pau Gasol empezaba a consolidarse como jugador franquicia de Memphis y en los bares la música de la gente de OT1 lo petaba. Normal, porque a tu lado, mi música es tu voz.

Pero como en la vida, en el Supermanager también hay gente que se queda por el camino. Y he aquí lo más bonito del juego. No solo es la competición en sí. Es la excusa. Es el nexo de unión. Es una maravillosa forma de tener un contacto semanal con gente que lleva muchos años en su vida. Y en mi caso, que tienen todos novia y tienen que dedicarle un tiempo. Algunos como Juan y Tito incluso esposas e hijos. HAN PASADO 10 AÑOS Y YO TENGO UN PELAZO Y NI UNA SOLA CANA, MUHAHAHAHAHAHHA.

 

Por el camino se quedó gente como Didier, un compañero gallego que se fue debiéndonos 96 eurazos; Mancebo, amigo de la infancia de muchos de los jugadores de la Liga que se fue del juego y de sus vidas sin dejar rastro; o Carlos, que directamente se fue porque era muy malo y no quería pagar Curioso lo de Carlos, porque de baloncesto sabe un rato. Durante años fuimos él y yo los encargados de la información de baloncesto en la web y las revistas del Madrid. De sus padres es el bar en Fuenlabrada donde hacemos la cena.

Y da pena, sí. Da pena que se vayan. No por jugar menos gente, siempre hay nuevos rivales que llegan (maldigo a El Chinche, que en tres años ha ganado más que yo en 10). Da pena porque rompen un bonito vínculo de unión, una excusa para vernos cada cierto tiempo, tomar una cerveza juntos y decir: "Sí, yo también me comí a Rudy el día que no jugó".


UN POQUITO DE AUTOBOMBO

Me vais a permitir un poquito de Spam antes de hablar de mi equipo. Muy poquito. Tras varios meses de curro inauguro un nuevo show en Madrid capital. Como las cosas están muy jodidas he ajustado todo lo que he podido la entrada a seis euros con una birra o un refresco. En diciembre, estaremos el 5 y el 22. Os dejo la información:

http://alvarovelascocomico.blogspot.com.es/2013/11/fotomaton-comedy-club.html

Sigo buscando el poco bróker que pueda ganar a estas alturas de la Liga. Esta semana cambio a Uriz, Tomic y Larson por Cabezas, Caner-Medley y Pleiss. El equipo queda así:

Cabezas, Vives, Neto
Sato, Rudy, Dragic, Beirán
Caner-Medley, Sekulic, Pleiss, Muscala

En la general me encuentro en mitad de la tabla. Doce de veintidós, con 770 puntos. El líder (sí, el capullo de todos los años) lleva 885. En bróker llevo 11 millones, lejos de los 12.200.000 de El Chinche. Pero el Tour no se acaba hasta que pasan los Pirineos.

La semana pasada hablábamos del tipo al que todos odiamos en una privada. Esta semana me quiero centrar en su antítesis. En el polo opuesto de ese maldito diablo. Me refiero al jugador que nunca gana, que le pone más ilusión y más ganas que los demás y ya sea por mala suerte o porque simplemente es muy malo, no ha ganado ni una privada en diez años. Cabe decir que yo no pertenezco a este grupo. Que yo no haya ganado una privada se debe al complot que hay en mi contra y que el único año que llegué con opciones a la última jornada me la jugó un tal Álex Mumbrú. Ya habíamos hablado antes de las manías… No le he vuelto a fichar desde entonces.

En mi liga privada hay dos de estos tipos. A ver si os sentís identificados. Uno de ellos es Javi Soriano. Y lo más curioso de todo es que… ¡es primo del capullo de la Liga! Es decir, si ya es difícil aguantar a Samuel por whatsapp o en persona, imaginad en Nochebuena, Nochevieja, bodas… Ir mal en el Supermanager y coincidir en una cena familiar con el líder de tu liga puede ser un infierno.

Javi es de una generación anterior a la nuestra. De los que disfrutó del Madrid en los 80 (la mayoría de nuestra liga nació en 1984). Sabe muchísimo de baloncesto, le pone de los nervios Sergio Llull y es un pagador habitual. Una anécdota muy divertida (Javi, espero que tu mujer no lea el blog). Hubo un año que le tocó agar unos 45 euros, el mismo año que su primo pagó 3 o 4. Como ya os he contado cenamos en un bar de los de toda la vida en Fuenlabrada. Javi tuvo que mentir piadosamente a su mujer y decir que íbamos a cenar a un sitio caro de los de 45 euros el cubierto.

El otro eterno perdedor es Juan Escribano. Y es curioso ya que Juan es de los socios fundadores de la liga privada que jugamos. Diez años. Una década (en mi caso yo me perdí los dos primeros años y este es mi octavo). ¡Imaginad diez años jugando con la misma gente siendo una mera comparsa! Y es otro de los que no será por ilusión. Ahora es padre y está casado… Creo que su matrimonio es una farsa para tener una excusa para poder decir el porqué de que sea tan sumamente malo en el juego.

Son los dos claros ejemplos del jugador que lleva toda la vida sin ganar nada… Y lo curioso es que creo que esa frase nos define al 80% de los jugadores de esto. Corregidme si me equivoco. El verdadero mérito de este juego es que es tan divertido y maravilloso que aunque en diez años no hayan ganado nada les sigue gustando como al principio. Lo disfrutan y lo pasan bien. Y llevan con dignidad llevar dos lustros aguantando los vaciles del “capullo”.

Pasando a analizar mi equipo que es el de todos (poquita ayuda me estáis dando en Twitter amiguetes…) sigo contento con los cambios. El bróker que tengo es lamentable. Soy el equipo más pobre de la Liga. Si fuera real, tendría problemas de presupuesto y tendría que recortar. Por cierto, yo nunca recortaría en animadoras. De hecho creo que hacen falta más animadoras.

He decidido vender a Lampe que la semana pasada subió de bróker pero que creo que se va a establecer y fichar a Muscala del que espero que aún me dé un par de subidas. Mi idea es que estabilice su precio y venderle para reforzar el puesto de pívot que ocupa Larsen, que suma muy poco. Vendo a Richotti, otro que se estabiliza y ficho a Rudy, que sube fácil y si hace una de las suyas puede asegurar hasta medio milloncete. Y también me deshago de Neto, otro que se estabiliza, para dar entrada a Bellas.

Tengo nueve millones de bróker. El líder de la liga en esto, el maldito Chinche, lleva 10 millones y pico. Me saca mucho. Así que tengo que ir con de jugadores que den bróker al máximo hasta intentar acercarme, aunque me toca luchar en desigualdad todo el año. Como Alonso con el Ferrari.

El equipo queda así:

Vives, Uriz, Bellas
Carroll, Dragic, Arco, Rudy
Martin, Sekulic, Larsen, Muscala

Esta semana Carroll y Arco posiblemente tengan su última subida así que la semana que viene toca remodelar los aleros. Los bases tienen pinta que van a ser los mismos unas semanas.

Todas las Ligas Privadas tienen a un individuo común. Es ese que gana casi todos los años, que se mofa de ti en tu cara cuando te comes un jugador, que todo lo que arriesga le sale bien aunque ponga tipos que ni conoce, que si se le olvida hacer los cambios en una jornada entre semana es capaz de ganar la jornada... Vamos, un capullo al que amas y odias. En mi Liga ese hombre se llama Samuel.

Tiene una apariencia angelical. Rubio, con ojos azules y una educación exquisita. Un tío guapete con cara de buena persona. Para cualquier madre que no lo conociera sería el yerno ideal. Mis propios padres creen que es un tipo que se viste por los pies. Pero cuando le conoces desde los quince años... Es un demonio. Solo puedes desear que pierda. Generalmente lo primero que hago es ver cómo van mis equipos y después ver si los suyos son de los últimos.

Para recochineo, este año con el blog se pone líder desde el principio. Realmente le agradezco que está siendo una persona que me está ayudando mucho a sacar ideas para contar aquí. Y no tengo nada en su contra, es mi amigo. Pero representa lo que muchos de nosotros odiamos así que como diría alguna folclórica: Si me queréis, odiadle.

Lo peor de este tipo de "capullos del SuperManager" individuos es tener que aguantarles. Porque cuando van bien todo gira alrededor del juego. No callan. En concreto, nuestro capullo puede hablar horas y horas sin parar. Tiene la virtud de tener unas glándulas salivales especialmente desarrolladas, lo que le permiten largar y largar durante interminables ratos sin apenas respirar. Pero amigo... Si van mal frases como "ya no es lo que era", "este año está siendo aburrido" o "es que el que gana tiene mucha suerte" son su Biblia.

Y no digo que sus victorias no sean merecidas, que lo serán... Dicen que hay que saber ganar. Yo creo que eso es fácil. Creo porque como en todos los años que llevo jugando no he ganado CASI nada pues tampoco tengo claro qué se siente. Y digo casi porque entre mis amigos soy el actual ganador del SuperManager Olímpico y eso es algo que hasta el año 2016 no me va a quitar nadie (¡chúpate esa Samuel!).

Escribo esto esta semana porque en la última jornada la ha liado. Ha hecho 196 puntos. El equipo del Blog que es el de todos ha sumado 138 y ha quedado quinto. Otros han hecho ridículos tales como 80, 82 y 89 puntos. Y luego van de que saben de esto... En la general no vamos mal, amigos. Pero tampoco bien, no nos engañemos. Estamos a 100 puntos del killer de ojos azules, que con 475 lidera la tabla. Pero hasta que no se
pasan los Pirineos, no se acaba el Tour....

Por cierto... ¡Qué gustito da acertar con un cambio! Vendí a Jaime Fernández y compre a Guillem Vives. Y el del FIATC Joventut se disfrazó de Petrovic para darme unos puntitos muy ricos. Cuando aciertas con un cambio de este tipo te sientes Dios. Piensas que has sido el único. Entonces le mandas un whatsapp al capullo de tu liga o al grupo general y... No eres el único... Pero que te quiten ese rato de creerte un General Manager de nivel.

Esta semana por primera vez estoy contento con los cambios que he hecho. Los tenía claros desde que cerró la jornada. Se van Lampe, Shermadini y Sergio Rodríguez que no aseguraban subida y liberan un buen dinero. Con el dinero he comprado a Nacho Martín y Sekulic (mira que alguien por Twitter me dijo que lo metiera la primera jornada y yo por hacerme el entendido no le hice caso), dos pivots que me aseguran unas buenas semanas de broker y olvidarme de esas dos posiciones.


Como base pongo a un clásico de la ACB, Javi Salgado, que como mínimo debería dar pasta un par de semanas. Digo debería porque basta que yo lo ponga para que se dedique a lanzar ayukens durante todo el partido. Y es que esa es otra. Hay gente que por Internet me pide consejo. Es como pedirle a Rafa Mora que te aconseje un libro. Aunque esta semana he visto que Juan Magán es asesor de un concurso de cantantes, así que si eso es posible, todo es posible... Incluso que algún día gane una privada.

Bases: Vives, Salgado, Neto
Aleros: Carroll, Richotti, Arco, Dragic
Pivots: Nacho Martín, Sekulic, Larsen, Caner-Medley

Esta cuarta semana quiero dar las gracias a toda la gente que a través de Twitter me está comentando que le gusta el blog. Yo estoy encantado con el trato que me está dando la ACB y especialmente agradecido a Dani Barranquero, sin el cual, esto no habría nacido. Gracias a todos.

¿Existe una fórmula matemática para ganar el Supermanager? Puede ser que sí, pero mi experiencia me dice que no. Os contaré la historia. Ocurrió hace unas temporadas, en el primer curso que mi amigo El Chivo jugaba a este amado y odiado juego. No recuerdo exactamente el año, pero era sobre 2008.

 

Andrés estudiaba económicas en la URJC. Le conozco desde críos, cuando íbamos juntos al colegio. El tipo es una máquina con los números y pensó idear esa fórmula matemática. Pero no lo hizo solo. Pidió ayuda a varios profesores, lo habló con compañeros y durante unas semanas le dedicó mucho tiempo, hasta que llegó a un resultado. Con el consiguiente aburrimiento que fue el tener que escucharle. Se puso muy muy muy plasta con sus numeritos.

 

¿Qué pasó? Su temporada estaba siendo más que discreta. A partir de ese momento (fin de la primera vuelta) en la que empezó a usar criterios matemáticos, su temporada se fue por la borda. Empezó a caer y caer hasta niveles absolutamente ridículos. Lo cual es bueno para los demás ya que las risas fueron bastante grandes.

 

Andrés es el tipo que os conté que ahora vive en Australia. En Navidad viene un par de semanas a España y podremos celebrar por fin “La Cena del Supermanager” de este año. Creo que la haremos en Fuenlabrada un 27 de diciembre. Así de glamourosos somos nosotros: empanadillas, tortilla, cerveza y baloncesto. Es curioso seguir la liga desde tan lejos, pero gracias a la web de ACB puede ver casi todos los partidos. De hecho hay veces que hablamos por teléfono una hora: 10 minutos de cómo estamos, 5 minutos de chicas y 45 del Supermanager. Como podréis imaginar en la cena hay de todo, pero la ausencia de féminas es desoladora.

 

Cada uno hace los cambios a su manera. Estadísticas, instinto y azar. Yo tengo mis propias reglas, como intentar poner a los que juegan contra su ex equipo de la temporada anterior. Pero sobre todo tengo una: la regla del rencor. Y esta semana me ha pasado. Meto a Jaime Fernández y se casca un -5. Bien, pues el bueno de Jaime no va a volver a mis equipos en toda la temporada. De hecho, y no tengo nada en contra suya, pero no he vuelto a fichar a Berni Rodríguez desde que me hizo un - muchísimo, lo vendí y se cascó un 30 y le volví a fichar y se hizo un -11.

 

Esta semana mis cambios han sido bastante irritantes. Quité a Uriz y Pleiss por Jaime Fernandez y Lampe… De ahí que este juego tenga esa mezcla entre amor y odio. Lo que me ha hecho ir muy mal en la Liga Privada. Es más voy en el puesto 20 de bróker. Lo cual es más ridículo teniendo en cuenta que son 20 equipos. El Chinche ya me saca casi un millón. Le conozco y seguro que ya ha podido meter a Mirotic…

 

¡No tener bróker es un drama! Arrastrar un millón menos es ir con un jugón menos que los demás. Me voy a tirar toda la temporada deseando que haya fichajes nuevos de los que dan pasta cuando ya los demás han estabilizado sus precios. Quitando aquel año que jugaron equipos impares y siempre descansaba uno y podías currarte hacer un montón de cambios. ¡Señores de ACB a los que escriben los blogs deberían darle un millón extra!

 

Mi objetivo es empezar a arreglar el bróker cuanto antes. Ya sé que no voy a poder estar arriba esta temporada por este inicio tan paquetil… Pero al menos poder solucionarlo. Vendo a Jaime Fernández desde el rencor y meto a Vives, me quito a Joan Sastre para meter a Salva Arco y me veo obligado a meter a Larsen debido a mi pobreza. Me queda un equipo en el que todos deberían subir un 15% a excepción de Lampe. A Shermadini le queda una subida, así que la semana que viene liberaré casi 1.200.000 para poder mejorar en algún puesto.

 

La buena noticia es que dos jugadores que ya tenía y que pensaba que me iban a dar problemas se han puesto en modo darme dineritos: Carroll y Caner-Medley. El equipo de esta semana queda así:

Sergio Rodríguez, Guillem Vives, Raulzinho Neto

Jayce Carroll, Salva Arco, Zoran Dragic, Nicolas Richotti

Giorgi Shermadini, Nik Caner-Medley, Rasmus Larsen, Maciej Lampe

18/10/2013

Vas a ser el hazmerreir del Supermanager” o “¿No querías hacer reír? Pues con ese equipo vas a hacer reír pero bien”. Son algunos de los comentarios que he tenido que aguantar esta semana por parte de mis “supuestos” amigos (en la guerra, el amor y el supermanager, la amistad NO EXISTE). ¡Y no solo eso! Uno de mis enemigos acérrimos, el Chinche, que hizo los equipos media hora antes del cierre, ha quedado primero y segundo de la privada con 160 puntos. Por favor, uno de los objetivos es que le odiéis. Todos juntos: ¡Chinche, te odiamos!

Para esta segunda entrada había pensado hablaros del Chivo (en Móstoles si no tienes apodo, no eres nadie). Un amigo que ahora vive en Australia y que mientras estudiaba económicas intentó buscar una fórmula matemática perfecta para el juego. Pero eso será más adelante… Vamos a hablar del temido DOBLETE.

 

 

 

En nuestra Liga Privada somos 10 personas con dos equipos cada uno. Los seis últimos pagan un euro. Si quedas entre los dos primeros con un equipo y pagas con el otro, corre un puesto. Quedaros con el funcionamiento de la liga para el resto del año. El Doblete es quedar entre los seis últimos con dos equipos y… ¡Quién narices ha creado un grupo de whatsapp llamado supermanager! Tus amigos ya no solo se ríen de ti a la cara, ahora lo pueden hacer desde el sofá de casa y todos a la vez… Esta semana no he empezado tan mal, pero no he empezado nada bien. Un eurito a la hucha, otro de David (rival peligroso) y dobletes para Chivo y Juan (eterno aspirante y el más paquete de todos con diferencia).

Esta jornada mi equipo, que es el vuestro (juntos podemos derrotar a los capullos de mis amigos) ha hecho 105 puntos. No me preocupa. Lo que sí me preocupa es el bróker: ¡he perdido casi 300.000 en la primera jornada! Y como los señores de ACB no entienden de favores, no me dejan hacer ocho cambios. Rabaseda y Uriz me han destrozado, y como soy un rencoroso, se van los dos fuera. Tampoco ha ayudado nada el partidito de Caner-Medley, pero me lo voy a quedar. Muy a mi pesar. Como además de poco dinero tengo problemas de banderitas, los cambios son:

Uriz por Jaime Fernández (Jaimito, no me hagas uno de tus negativos, porfis).
Rabaseda por Richotti.
Pleiss por Lampe.

El equipo queda:
BASES: Sergio Rodríguez, Jaime Fernández, Neto

ALEROS: Carroll, Sastre, Dragic, Richotti

PÍVOTS: Shermadini, Caner-Medley, Tillie y Lampe.

El objetivo es como mucho la semana que viene tener a once jugadores que suban el 15% pero este comienzo me va a lastrar durante varias semanas. Mal de mucho, consuelo de tontos, por lo que me habéis escrito muchos por Twitter (@alvaro_velasco) somos muchos los que no hemos empezado nada bien.

Pdta: La foto corresponde a una de las cenas del Supermanager en la que tenemos varios juegos de beber relacionados con el basket y de los que hablaremos.

Antes de nada, empezaré presentándome. Me llamo Álvaro Velasco, soy periodista deportivo y cómico en Paramount Comedy. De Móstoles. Y un paquete de proporciones descomunales jugando al Supermanager KIA. Y eso que llevo diez años.

El Supermanager, el Supermanager… Te da la vida y te la quita. En este blog no esperéis consejos para ganar. Eso es cosa de los Fergetxo y compañía. Aquí vamos a hablar de sentimiento, de pasión, de cómo un domingo te quedas sin huellas dactilares de tanto dar al F5 esperando a que compute la jornada.

Aquí vamos a hablar de ese amigo impresentable y vacilón que presume de no haber hecho los cambios (mintiendo, evidentemente) y te mete 60 puntos en una jornada. Del que en la vida real te manda un vídeo de un jugador universitario de Wichita con unos porcentajes +/- espectaculares y que a la hora de la verdad fracasa más que Howard con los libres. Del que se apunta sin tener ni idea y ficha a los jugadores por sus nombres y se convierte en un maquinón. Hubo un año que uno de mis amigos pensó durante 20 jornadas que Curtis “Dios de las valoraciones” Bordchart era negro.

Hablar de cómo te gastas un millón y medio en un jugador y te calza un -7 y le vendes para que se haga un 35 + bonus. O de cómo te ves animando a un rival. Yo que soy madridista me he visto jaleando a Navarro y maldiciendo cada rebote de Mirotic porque no estaban en mi equipo.

Y de mi peor experiencia con diferencia en el juego. Después de varios años intentando convencer a mi mejor amigo (aquí le llamaremos El chinche) para que jugase para así tener un paquete que se hinchase a pagar euros, llega y gana la Liga Privada. El Chinche es ese amigo del que disfrutas cuando le va mal en el juego.

Todos los impresentables de los que os hablo tienen nombre y durante este año os iré contando nuestras andanzas. Formamos la liga cuando nos conocimos en la Facultad de Periodismo de la URJC hace diez años. Desde entonces seguimos jugando en una mezcla de mis compañeros de universidad y amiguetes de Móstoles. Ya os explicaré en la siguiente entrada las “particulares” reglas de nuestras privadas pero os diré que en una de las ligas vamos con dos equipos y los últimos de cada jornada pagan un euro con el que luego nos vamos a cenar (beber cerveza y hablar de chicas, ahora que las novias de algunos no nos leen). En la otra liga fliparéis: sorteo con dos grupos, enfrentamientos, parón para la Copa del Rey y Playoff. Una pasada.

Para que veáis lo realmente malo que soy uno de mis equipos será público cada semana. Se aceptan consejos y sobre todo debate. Que para eso es un blog. El equipo se llamará “Real Inter Blog ACB Sí se puede”. Mi idea es hacer un equipo en el que pronto junte a 11 jugadores que suban rápido de pasta. Los puntos no me importan tanto cómo llegar a los 13-14 millones en 10 jornadas. En la primera jornada nunca pongo extracomunitarios para poder pillar más fácilmente un par de ellos que suban durante mínimo 5/6 jornadas seguidas.

Aquí va:

Bases: Sergio Rodríguez, Ricardo Uriz, Raulzinho Neto

Aleros: Jaycee Carroll, Joan Sastre, Zoran Dragic, Xabi Rabaseda

Pívots: Giorgi Shermanidi, Nik Caner-Medley, Kim Tillie, Tibor Pleiss

LA SUERTE ESTÁ ECHADA. Espero que en este camino que vamos a hacer juntos esta temporada termine ganando mi primera liga privada en diez años y poder dar en los morros a más de un amigo. ¡Juntos podemos!