ACBBlogs

La semana pasada hablábamos del tipo al que todos odiamos en una privada. Esta semana me quiero centrar en su antítesis. En el polo opuesto de ese maldito diablo. Me refiero al jugador que nunca gana, que le pone más ilusión y más ganas que los demás y ya sea por mala suerte o porque simplemente es muy malo, no ha ganado ni una privada en diez años. Cabe decir que yo no pertenezco a este grupo. Que yo no haya ganado una privada se debe al complot que hay en mi contra y que el único año que llegué con opciones a la última jornada me la jugó un tal Álex Mumbrú. Ya habíamos hablado antes de las manías… No le he vuelto a fichar desde entonces.

En mi liga privada hay dos de estos tipos. A ver si os sentís identificados. Uno de ellos es Javi Soriano. Y lo más curioso de todo es que… ¡es primo del capullo de la Liga! Es decir, si ya es difícil aguantar a Samuel por whatsapp o en persona, imaginad en Nochebuena, Nochevieja, bodas… Ir mal en el Supermanager y coincidir en una cena familiar con el líder de tu liga puede ser un infierno.

Javi es de una generación anterior a la nuestra. De los que disfrutó del Madrid en los 80 (la mayoría de nuestra liga nació en 1984). Sabe muchísimo de baloncesto, le pone de los nervios Sergio Llull y es un pagador habitual. Una anécdota muy divertida (Javi, espero que tu mujer no lea el blog). Hubo un año que le tocó agar unos 45 euros, el mismo año que su primo pagó 3 o 4. Como ya os he contado cenamos en un bar de los de toda la vida en Fuenlabrada. Javi tuvo que mentir piadosamente a su mujer y decir que íbamos a cenar a un sitio caro de los de 45 euros el cubierto.

El otro eterno perdedor es Juan Escribano. Y es curioso ya que Juan es de los socios fundadores de la liga privada que jugamos. Diez años. Una década (en mi caso yo me perdí los dos primeros años y este es mi octavo). ¡Imaginad diez años jugando con la misma gente siendo una mera comparsa! Y es otro de los que no será por ilusión. Ahora es padre y está casado… Creo que su matrimonio es una farsa para tener una excusa para poder decir el porqué de que sea tan sumamente malo en el juego.

Son los dos claros ejemplos del jugador que lleva toda la vida sin ganar nada… Y lo curioso es que creo que esa frase nos define al 80% de los jugadores de esto. Corregidme si me equivoco. El verdadero mérito de este juego es que es tan divertido y maravilloso que aunque en diez años no hayan ganado nada les sigue gustando como al principio. Lo disfrutan y lo pasan bien. Y llevan con dignidad llevar dos lustros aguantando los vaciles del “capullo”.

Pasando a analizar mi equipo que es el de todos (poquita ayuda me estáis dando en Twitter amiguetes…) sigo contento con los cambios. El bróker que tengo es lamentable. Soy el equipo más pobre de la Liga. Si fuera real, tendría problemas de presupuesto y tendría que recortar. Por cierto, yo nunca recortaría en animadoras. De hecho creo que hacen falta más animadoras.

He decidido vender a Lampe que la semana pasada subió de bróker pero que creo que se va a establecer y fichar a Muscala del que espero que aún me dé un par de subidas. Mi idea es que estabilice su precio y venderle para reforzar el puesto de pívot que ocupa Larsen, que suma muy poco. Vendo a Richotti, otro que se estabiliza y ficho a Rudy, que sube fácil y si hace una de las suyas puede asegurar hasta medio milloncete. Y también me deshago de Neto, otro que se estabiliza, para dar entrada a Bellas.

Tengo nueve millones de bróker. El líder de la liga en esto, el maldito Chinche, lleva 10 millones y pico. Me saca mucho. Así que tengo que ir con de jugadores que den bróker al máximo hasta intentar acercarme, aunque me toca luchar en desigualdad todo el año. Como Alonso con el Ferrari.

El equipo queda así:

Vives, Uriz, Bellas
Carroll, Dragic, Arco, Rudy
Martin, Sekulic, Larsen, Muscala

Esta semana Carroll y Arco posiblemente tengan su última subida así que la semana que viene toca remodelar los aleros. Los bases tienen pinta que van a ser los mismos unas semanas.