ACBBlogs
04/12/2013
“En mi casa somos como el Atleti de los viejos tiempos, unos sufridores”. Esta frase me la ha dicho esta misma mañana Azahara. Ella mejor que nadie representa lo que es ser la novia de un jugador de Supermanager. Y lo representa porque ha pasado por todas las fases.

Conocí a Azahara hace diez años en la Universidad. Ella estudiaba periodismo un curso por debajo y venía a vivir a Madrid desde Gijón. Su compañera de piso, Silvia, iba a mi clase y ya habíamos hecho buenas migas el curso anterior. Por cierto, con el tiempo Silvia cometió el error y a la vez el acierto más grande de su vida se convirtió en la novia del capullo del Supermanager.

Azahara se tuvo que tragar las horas de conversación sobre el juego de los que eran sus amigos de clase. Amigos que la mayoría no habríamos terminado la carrera si no fuera por su generosidad a la hora de pasar apuntes (GRACIAS AZA). Con el tiempo empezó a salir con Juan, uno de los paquetes del juego. Y tuvo que aguantar esas charlas como novia. A día de hoy lo hace en su fase máxima. Como esposa de un jugador… y madre de un futuro manager.

No quiero que esta entrada pueda parecer machista y que dé la sensación de que solo los chicos juegan a este juego. Por nuestra Liga han pasado alguna fémina. Pero como hablo de nuestro caso, en nuestra liga hay más colas que en las rebajas del Bherska. Yo mismo desde que empecé a jugar he tenido varias parejas. Y no todo son facilidades para compaginar…

“¡Es que no me entiendes! ¡Necesito saber si al final Navarro ha jugado!”.
No recuerdo si alguna vez dije esa frase. Pero puede ser que saliera de mi boca cuando salía con mi ex novia del cine y cuando ella se ponía a comentar la película (la verdad que tampoco era muy espabilada, así que generalmente no pillaba muchas cosas), yo no podía contestar porque con el teléfono estaba mirando valoraciones y si la web ya no tenía la maldita pantalla de “cerrado temporalmente”.

Con el paso del tiempo, ya se han acostumbrado. No les queda otra. Incluso Irene, novia de Adrián, se apunta a muchos de nuestros juegos como cuando montamos un Tour de Francia o una Vuelta a España. No nos mires, únete. Hasta Ana, novia de El Chinche, jugó la liga Teledeporte un año sin ni siquiera tener muy claro que el Baskonia era un equipo o el nombre de un Pokemon.

El paso de los años ha querido que el único jugador que queda soltero sea el que escribe estas líneas. Jugadores del Supermanager que leéis el blog, estoy para lo que necesitéis vosotras, vuestras amigas, hermanas mayores de edad, primas del pueblo e incluso madres solteras jóvenes. Quizá sea por eso por lo que pueda tener tiempo para hacerlo.

A veces soy muy pesado con mis amigos contándoles mis proyectos y mis historias, pero puedo presumir de tener un grupo de colegas lleno de buenas personas, gente sana y que me apoyan un montón con todas mis historias. Los pocos éxitos que voy logrando en la vida sería imposible sin ellos. Incluso sin el capullo.

Felicidad

Por cierto. Soy feliz. Vengo de hacer una gran jornada. De hecho llevo unas cuantas bastante buenas. Esta semana acerté con Raúl López y Pleiss. Incluso teniendo a Vives y su -11 (HIJO MÍO, ¿LO ESTABAS HACIENDO A POSTA?) sumé 223,20 y 211 puntos en mis equipos. Recorté unos 100 puntos con el capullo, que abandona el liderato y…. PAGA DOS EURAZOS. La contrapartida es que El Chinche sigue con su habitual potra y no se descuelga de los puestos de honor.

Poco a poco también estoy solucionando mi drama con el bróker y ya estoy a mitad de la tabla. De hecho ya voy a empezar a meter jugadores de los obligados. Esta semana mis cambios son:  Cabezas por Heurtel (apurando las últimas opciones de conseguir pasta), Kirksay por Robinson y Muscala por Mirotic.