ACBBlogs

¡Luces, cámara y acción!... Comienza la FINAL FOUR Madrid 2008, aunque cuando estas líneas sean publicadas ya habrá terminado.

 

En realidad, para mí, la F-4 empezó el miércoles 30 de abril cuando llegué a Madrid con la necesidad absoluta de pasar unos días de relax y basket.

 

Estar en Madrid es como estar en una tertulia de Ana Rosa Quintana. No sabes cómo y te ves rodeada de famosos y famosotes, sin ir mas lejos, el jueves 1 de mayo, dando una vuelta por Chueca-Town y celebrando el día del trabajador sin pegar ni golpe, me topé con “Fidel” de la serie “AIDA” y, esa misma noche, me encontraba cenando rodeada del mismísimo Conde Lequio, la hermana de la Obregón, Sonia Arenas y Marbelis (cada uno en sus respectivas mesas y con sus respectivos acompañantes). Me entraron ganas de juntar a todo el elenco en una mesa y comenzar a discutir el futuro próximo de Andrés Pajares y, de paso, poner un poco a caldo a la Pantoja (gran deporte nacional), pero me limité a degustar mi cena con mi buena compañía y sin hacer tertulia del cuore.

 

Por fin es día 2 de mayo y puntual acudo a mi cita con el basket y, nada más llegar al Palacio de los Deportes de Madrid, me he topado con una aficionada del CSKA de Moscú que, mucho me temo, no solo tenía la intención de animar a su equipo, sino a todos los allí presentes. Ahí va una foto para el recuerdo (sé que muchos me lo vais a agradecer)

 

Una vez sorteados los laberintos que conducían a mi asiento, me he encontrado con un pabellón teñido de verde y amarillo y, alguien que sabe mucho de basket, un día me dijo que, para seguir un partido con atención, emoción e interés, lo primero que has de hacer es decantarte por un equipo y, el destino y la moda, han querido que hoy luciese una camiseta verde, lo cual me ha hecho del Montepaschi Siena en cuanto he entrado en el complejo deportivo, aunque no deja de darme un poquito de rabia por 2 motivos:

 

1.- Porque ayer viví un momento realmente emocionante con los seguidores del Maccabi, ya que se presentaron en el hotel de la organización en donde estaban alojados todos los equipos y les hicieron saber que estaban ahí apoyando a su equipo y nos enseñaron una lección de afición que muchos tendrían que aprender.

 

 

2.- Porque seguramente, y sin saber el resultado del partido, creo que me he apuntado al equipo perdedor y mucho me temo que a nadie le gusta perder.

 

Pero la decisión ya está tomada y mi camiseta verde y yo nos disponemos a ver el primer partido.

 

¿Qué es lo mejor que te puede pasar en un partido de basket?..., sin duda alguna es que te hayan regalado la entrada, sea en la zona VIP y que tu equipo gane ¿no?... ¿Y lo peor?, ¿qué es lo peor que te puede pasar en un partido de basket?, sin duda alguna, además de que tu equipo pierda, es que te toque el “Tonto de la Trompeta” a tu lado (a partir de ahora el TT).

 

Bien, pues tengo un TT al lado y, o le da un jamacuco de tanto soplar (lo cual no parece que sea posible), o le arranco la T del TT y empezamos un conflicto diplomático, de lo que no tengo ganas a estas horas de la tarde.

 

Me he cambiado de sitio viendo que la energía del TT no iba descendiendo y, gracias a los consejos de mi Sherpa del basket, hay algo de lo que NUNCA te puedes olvidar si vas a ver un partido… ¡UN TAPÓN!, sí, un tapón de agua o de refrescos, es una solución fácil para transportar tu botellita de agua en el interior del pabellón, ya que con la normativa de no dejar vender agua o refrescos con tapotes, te privan de la libertad de transportar tus líquidos en el bolso. No siempre me acuerdo de llevarme el tapón, pero hoy si que lo he hecho y no os podéis ni imaginar lo contenta que va una con su botella en el bolso… ¡Jejeje!

 

Vago errante por el Palacio de los Deportes buscando un sitio en donde ubicarme y no tener al TT pegado en mi oreja y me doy cuenta de algo curioso. No sé si vais a estar de acuerdo conmigo pero creo que la moda básquet es injusta con las mujeres, por que debe haber 10 mujeres en el planeta a las que les quede bien una camiseta de basket convencional y, mucho me temo pero ninguna de ellas está hoy aquí metida.

 

Llega el final del partido 1 y los pollitos pían como locos. Mi primer equipo adoptado y mi primera derrota… ¡Pero aún me quedan 3 opciones más!

 

Debo resaltar la profesionalidad de las animadoras de los tiempos muertos. Creo que son unas animadoras profesionales de Barcelona y creo que han hecho un trabajo excelente. Podrían darle clases a muchas animadoras de otros clubs que le ponen muchas ganas, pero muy poco talento…

 

He recuperado el ánimo de mi primera derrota gracias a que estos de la Euroliga saben montar eventos y me han regalado la posibilidad de ver a 50 históricos. Especialmente emotivo el momento en el que la madre de Petrovic ha subido en su nombre a recoger un premio, de verdad que casi se me saltan las lágrimas        (¡Sensibilitis aguda!).

 

Empieza el segundo partido y he adoptado como equipo favorito al Tau (¡la tierra tira!). Creo que hoy tengo el alma romántica, por que mucho me temo que el CSKA es favorito, pero todo sea por motivar el encuentro.

 

Ahora la marea roja invade las gradas pero... ¿¡¿Dónde estaban antes?!?

 

Finaliza el partido y me vuelvo a mi hotel con dos derrotas a mis espaldas…, nada que una buena cena y un buen baño no curen. Me tomaré este día de intermedio como reflexión para decidir con qué equipo ir... ¡Espero tener mejor suerte el domingo!

 

“DÍA DE INTERMEDIO”

Día de shopping, paseitos y hurtos por Madrid. A las 14:00h con un sol radiante y en plena puerta del Sol, me han robado la chaqueta con la técnica del tirón (¿?¿?). ¡¿Para qué?! ¡Si realmente hace un calor de órdago! Pido un minuto de silencio por mi chaqueta marrón que ya no se encuentra entre nosotros…

 

“DOMINGO FINALFOURERO”

 

Dispuesta a ir a mi cita con el basket y justo en la puerta de mi hotel, nada más salir, he sido arrollada por un taxi… lo sé, sé que parece el diario de “la pupas”, pero así ha sido.

 

Un taxi que conducía a dos aficionadas del Maccabi al partido no me ha visto y me ha llevado por delante, menos mal que iba muy poco a poco y que todo a parecido más aparatoso de lo que ha sido en realidad. Tras el susto y sin ningún hueso roto, las Maccabi-fans y mi taxi-agresor, se han ofrecido a llevarme por la patilla al pabellón y he accedido, todo sea por ahorrarme el pateo en metro.

 

Durante este día de reflexión y pensando en el color de las camisetas que me he traido a Madrid, me he decantado por el Maccabi. No sé si les hago un favor o una jugada, pero aquí estoy, luciendo mi camiseta amarilla y a punto de que empiece el espectáculo.

 

Las gradas están teñidas de rojo y amarillo y, sin quererlo, han formado una desordenada bandera española.

 

 

22:56 Los pollitos ya no pían y ha sucedido lo que me temía, ha ganado el CSKA de Moscú.

 

Mientras que el cuerpo de seguridad del pabellón juega a un extraño ritual parecido al corro de la patata o a una mega-sardana en torno a la pista, la organización entrega los premios.

 

 

Mi aventura madrileña está a punto de finalizar.

Días de famoseo, relax, psico-hurtos de chaquetas, buen basket y pseudo-atropellos y me vuelvo a mi casa con la satisfacción de haber participado en un histórico momento con este irrepetible 50 aniversario.

 

¡Estoy segura de que esta noche rulará el VODKA a borbotones por Madrid!

 

Con la esperanza de que estas líneas no os hayan aburrido, me despido y pongo rumbo a mi rutina diaria.

 

ENJOY!!!!