ACBBlogs

Seamos claros: ni Messina ni Maceiras ficharon a Jorge Garbajosa para que fuera el eje del equipo, que fuese el máximo anotador o el referente ofensivo. Le ficharon para días como el de hoy, para ganar partidos en los que la experiencia, el conocimiento del juego y el inmenso talento del de Torrejón de Ardoz pudiera decantar la balanza.

Es un hecho que Jorge Garbajosa ya no es una estrella determinante al primer nivel, pero también que con tamaña calidad y mentalidad puede cambiar cualquier partido en un momento. Lo sabe Scariolo, su ‘coach’ en aquel histórico Unicaja y ahora valedor en la Selección Española, y lo sabe muy bien Ettore Messina.

Es curioso porque todo entrenador que ha tenido a Garbajosa ha intentado recuperarlo, síntoma de todo lo que es capaz de aportar dentro y fuera de la pista. Siempre he creído que una de las principales virtudes de un jugador es crear el máximo número de “espacios de peligro” sobre el parqué, zonas del ataque en las que puede hacer daño a la defensa sea anotando o creando para sus compañeros.

Por ello, siempre he considerado único a Jorge Garbajosa al unir su soberbio tiro con una sensacional lectura del ataque rival, buena habilidad de pase y capacidad para poner el balón en el suelo. Si recibía el balón en el poste alto o más allá de la línea de tres, todo el ataque se convertía en una zona de peligro.

Hoy quizá no aúne tantas capacidades, al tener una explosividad limitada por aquella grave lesión sufrida en Toronto, pero sí mantiene esa muñeca letal y esa magnífica lectura de juego. Y este sábado lo demostró con 11 puntos en el último cuarto, todos ellos castigando las pequeñísimas fisuras de la defensa del Cajasol, especialmente cuando estaba situado en zona. En cada ataque, Garbajosa encontró la manera de buscarle las cosquillas al rival... y liársela.

 

 

 

 

 

Quizá sin Garbajosa el Madrid ahora estaría eliminado. O quizá no. Pero sin duda, este partido reafirma el valor de tener a un jugador como ‘Garbo’, un hombre con la experiencia, el conocimiento y la calidad para ser importante en un momento crítico. Como hoy.

Pinceladas

Tariq Kirksay es el summum de la inteligencia sobre el parqué. No le acompaña el físico pero rebotea como el que más, es más listo que el hambre en defensa y a la hora de recuperar balones se convierte en un genio, sólo rivalizando con la habilidad del gran Ricky Rubio.

Andrés Miso es uno de los jugadores más infravalorados de la liga a día de hoy. Ha hecho una temporada excepcional y en ese ‘combo’ 1-2 está siendo muy importante en cada partido.

Me comentaba tiempo atrás un gran conocedor del Cajasol que Earl Calloway tenía un problema con las bandejas, que se le salían. La de hoy no ha sido la primera que ha fallado esta temporada, pero no debe empañar su partidazo. Otro jugador infravalorado.

Louis Bullock ha sido el máximo anotador del Real Madrid en los dos partidos de cuartos... sólo lo había sido en un partido liguero en todo 2010, contra el Asefa Estudiantes.

El Real Madrid ha salvado el match-ball desde el oficio y la inteligencia. Ahora es favorito para el tercer partido, pero el Cajasol no se va a rendir, y lo ha dejado muy claro en la segunda mitad.